miércoles,19 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa mayoría de la prensa escrita reconoce el fracaso de Rajoy en...
Más matices en titulares que en editoriales o en columnas

La mayoría de la prensa escrita reconoce el fracaso de Rajoy en Andalucía

Redacción
La mayoría de la prensa escrita reconoce hoy en fracaso de Mariano Rajoy en Andalucía, junto al del candidato Bonilla, que algunos atribuyen a la vicepresidenta. Estas opiniones son más matizadas en los titulares de primera que en los editoriales o en las columnas de algunos articulistas, si bien entre los más próximos al PP se habla del fracaso de Podemos o de tranquilidad en Moncloa. O al menos de un segundo aviso a Rajoy sobre el riesgo de quedar fuera del ruedo tras las urnas mayo próximo.

Todos los diarios destacan de alguna manera en sus primeros titulares el triunfo del PSOE o de su candidata."Díaz obtiene una sólida mayoría", titula EL PAÍS, añadiendo que "el PSOE logra mejor resultado de lo previsto" y "el PP recibe la peor votación en 20 años"; Podemos se apodera del espacio de IU" y "Ciudadanos puede tener la llave del Gobierno". EL MUNDO resume que "Díez se legitima, el PP queda tocado e irrumpen Podemos y Ciudadanos". "Susana Díaz gana y frena las expectativas de Podemos", titula ABC, y destaca que "el PP asume el peor resultado en Andalucía en 25 años". En similares términos, LA RAZÓN señala que "Susana Díaz gana y frena a Podemos", y añade que la presidenta de la Junta "salva la cara a los socialistas, aunque tendrá que pactar para formar Gobierno". "Susana Díaz triunfa, C´s perfora al PP y Podemos se come IU", es la interpretación que hace LA VANGUARDIA en sus páginas de información nacional. "Susana sí puede", concluye EL PERIÓDICO en su portada.

Editoriales de los principales diarios

El PSOE golpea primero  ​(EL PAÍS): Los resultados de las urnas andaluzas ofrecen al PSOE una nítida victoria sobre sus oponentes, principalmente el PP. Obtiene un resultado francamente meritorio y tras años de crisis de identidad del socialismo, Díaz consigue también poner el pie en la pared frente a la acometida de Podemos, aunque no logra la mayoría absoluta. Los partidos emergentes muestran un considerable empuje. Están muy lejos de dar un vuelco al mapa político, como pretendía Podemos, pero sí altera el espacio de la izquierda.El PP ha sufrido una áspera derrota. El mal resultado salpica al presidente del Gobierno, que se ha volcado inútilmente en la campaña junto con gran parte de los ministros. El PP se ha resistido tercamente a dar un mayor perfil político a su Gobierno y a sustituir a ministros quemados -quizá otros lo llamen firmeza-; ha dado una respuesta insuficiente al problema de la corrupción y se ha manifestado en términos desabridos sobre oponentes políticos. Lo relevante es que el PSOE gana el primer embate electoral de 2015, mientras el PP inaugura el calendario de comicios en España bajo la carga de un descalabro.

Éxito de Díaz a costa de un PP tocado e irrupción de los nuevos partidos(EL MUNDO): Andalucía mantuvo ayer intacto su respaldo al PSOE, dejó muy tocado al PP y consagró a los partidos que recogen el hartazgo con la corrupción y el alejamiento de la clase política como fuerzas con capacidad para condicionar el poder, anticipando lo que puede suceder en el resto de las elecciones de este año.La presidenta andaluza sale de su arriesgada apuesta reforzada. Su mayor éxito ha sido el descalabro del PP, que supone una severa advertencia al modelo de partido y a la forma de entender y ejercer la política de Mariano Rajoy. El PP aparece ante la sociedad como una organización antipática, sin capacidad para atraer a las clases medias y alejada de los jóvenes. Hoy debe recordarse al asesor aúlico, Pedro Arriola, refiriéndose como frikis a Podemos tras las elecciones europeas. Esta derrota cuenta en el debe directo de Rajoy por haber designado a un candidato débil como Moreno Bonilla tras un choque entre Javier Arenas y Dolores de Cospedal, porque él mismo se volcó en la campaña y porque no basta con presentarse como garante de la estabilidad para recuperar la confianza de los ciudadanos .

Andalucía: El PSOE está vivo (LA VANGUARDIA): Las elecciones andaluzas han asestado al PP un formidable golpe que sin duda determinará el año político. El PSOE está vivo. Dos factores parecen haber influido en el mal resultado de los populares: el descrédito del partido por causa de los escándalos de corrupción que afectan a figuras destacadísimas; y la falta de empatía con la que el Ejecutivo español ha dirigido la política de austeridad durante toda la legislatura. Rajoy aparece como un cirujano demasiado frío, indiferente al dolor que su política causa, pendiente de las grandes cifras, poco ejemplar en el manejo de las cuentas internas, demasiado cercano a compañeros de partido que han abusado del erario y de las prebendas del poder, muy apegado a la letra de la Constitución, pero alejado del espíritu dialogante, social e inclusivo de la misma. El prólogo andaluz es un serio reproche a la política de Rajoy, que tiene, ciertamente, capacidad de maniobra en otras zonas de España, pero que parte con este primer plomo en las alas.Podemos y Ciudadanos eran la gran novedad de estas elecciones, pero ni uno ni otro consiguen situarse como posibles competidores del bipartidismo en la carrera por La Moncloa.

Andalucía refuerza al PSOE (EL PERIÓDICO): Susana Díaz ha culminado con éxito su arriesgada apuesta al beneficiarse de un retroceso clamoroso del PP. Es arriesgado decir si la severa derrota sufrida ayer por esta formación política le anuncia lo mismo en mayo y en las legislativas de finales de año, pero el partido gubernamental había apostado muy fuerte en Andalucía, con continuas presencias de Rajoy, y ha perdido clamorosamente, sin obtener rédito electoral del desgaste de los socialistas por el escándalo de los ERE ni la mejora de las estadísticas macroeconómicas. Todo lo contrario que Podemos, que confirma las expectativas. Pero su irrupción parlamentaria y la de Ciudadanos en Andalucía no ha supuesto el fin del bipartidismo que algunos auguraban.

Díaz gana en Andalucía y en el PSOE (ABC):Susana Díaz ha demostrado a su partido que ella sí es capaz de conseguir una victoria para el malogrado socialismo, a dos meses de que las municipales y autonómicas sometan a Pedro Sánchez a su primer plebiscito. Los quince escaños de Podemos confirman la realidad de una nueva manera de hacer política, pero quedan lejos de las expectativas generadas y engordadas por el ruido mediático y los estruendos de las redes sociales. Moreno Bonilla registra el peor resultado del PP en Andalucía de los últimos 25 años; un severo revés que, por esperado, no debe resultar menos doloroso ni terapéutico, sobre todo de cara a las nuevas citas electorales. Los populares tienen razones objetivas para demostrar que sus cuatro años en La Moncloa han sido positivos para España y ahora deben saber demostrarlo.

El efecto Susana Díaz (LA RAZÓN): Los votantes andaluces determinaron un Parlamento regional fragmentado el que las combinaciones para formar mayorías de gobierno estables serán complejas. El PSOE de Susana Díaz ganó los comicios y logró revalidar el apoyo de 2012, más de lo que se les presumía y el mérito personal de la presidenta de la Junta parece incuestionable, pues consiguió parar el golpe e invertir un estado de opinión derrotista. Sin duda, el liderazgo político de Díaz sale reforzado con un triunfo de evidente proyección nacional. El PP de Moreno Bonilla fracasó. Es un pésimo resultado sin matices ni paños calientes. Para los populares, el peso de la crisis, que distorsionó los equilibrios electorales, la irrupción de Ciudadanos y una deficiente política de comunicación han pesado en sus resultados, aunque no sólo eso. Deben reflexionar sobre la necesidad de recuperar ciertos valores perdidos, algo que su electorado ha castigado.

Las lecciones de las urnas andaluzas (CINCO DÍAS): El bipartidismo se desinfla y da paso a nuevas formaciones que abren el espectro de los pactos. Continuar con las reformas es la mejor manera de lanzar el mensaje a los inversores extranjeros de que España es un país fiable. Y el primer paso es que la Administración central y la andaluza construyan en común desde el primer segundo.

El refuerzo de la izquierda Andalucía: un aviso para Rajoy (EL ECONOMISTA): Susana Díaz se convierte en una alternativa real para dirigir Andalucía, e incluso deseable, dada la fortaleza que ha mostrado al frenar el avance del populismo. El PP debe tomar nota de unos muy malos resultados. El PP en absoluto sabe capitalizar los logros de la recuperación. Ante los siguientes comicios, urge una revisión completa de sus estrategias.

Opiniones de columnistas

A la primera, victoria (EL PAÍS, Anabel Díez): Con la llegada de nuevos actores políticos, los socialistas se apuntan la victoria al comienzo de un tiempo nuevo que, en principio, les amenaza directamente. Los socialistas aguardaban con ansiedad una prueba real de la fuerza de los nuevos. Su irrupción no es desdeñable como "fuerzas de oposición"

Díaz supera la maldición (EL PAÍS, Fernando Garea): El PSOE vuelve a ser el más votado y provoca la debacle del PP. Este partido corre el riesgo de pasar, por segunda vez en su corta historia, directamente de la mayoría absoluta a la oposición.

Díaz salva la cara y Rajoy la pierde (EL MUNDO ,Victoria Prego): La única opción para Díaz es pactar con Ciudadanos. La catástrofe del PP no cabe achacarla al acierto o no en la elección del su candidato. Los malos resultados hay que adjudicárselos directamente a Rajoy.

Susana Díaz y los satélites (ABC 3, Ignacio Camacho): Apoyada en el voto inercial andaluz y en el sentimiento de vulnerabilidad social, ha resistido haciendo girar el escenario a su alrededor para mejorar su posición sin moverse de ella.

Andalucía, la Historia rima (EL MUNDO, Lucía Méndez): Los andaluces marcan el principio del fin del sistema de la Transición.

Segundo Aviso (ABC, Isabel San Sebastián): El primero fue el de las elecciones europeas. Si Rajoy continúa emulando a don Tancredo, las elecciones de mayo pueden sacarle del ruedo.

Experimentos (ABC 12, Luis Ventoso): Las cualidades de Moreno Bonilla las conocía la vicepresidenta del Gobierno, pero no los andaluces. Rajoy ha mitineado con intensidad en favor de Bonilla, pero era quemarse con un caballo perdedor.

Susana gana a Rajoy (EL MUNDO, F. Jiménez Losantos): El bipartidismo sale herido de muerte. En las generales, Rivera e Iglesias pueden dejar al bipartidismo para el crematorio.

Fracasó Podemos (ABC, Ramón Pérez-Maura): Si el resultado de ayer puede extrapolarse en parte, la amenaza sobre el bipartidismo no es tan clara

Tranquilidad en la Moncloa (ABC 23, Curri Valenzuela): Rajoy, tranquilo como siempre, incluso contento al dar por hecho que le bipartidismo sigue vivo.

Una victoria con interrogantes (ABC, José Mª Carrascal): Díaz quería "una gran mayoría" para dar estabilidad a Andalucía. Pues bien: no lo ha conseguido.

Lo que mal acaba (ABC 15, Gabriel Albiac): Andalucía, en suma, vuelve a asomarse al abismo.

El PSOE de Monterroso (ABC, David Gistau): Una certeza: Susana Díaz ha conseguido agarrar las costuras de lo viejo.

Lo viejo vence a lo nuevo (EL MUNDO, Pedro G. Cuartango): Surgen en el mapa electoral dos nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos, pero sin la fuerza suficiente para cuestionar el modelo bipartidista.

Las tres decisiones de Susana Díaz (EL MUNDO,Rafael Moyano): Díaz ha conseguido que el PP se hunda, pero no la estabilidad que se puso como meta.

Con Díaz "el PSOE ha vuelto" (LA RAZÓN 12,Toni Bolaño): Díaz ha movido con inteligencia sus piezas en el tablero político y se consolida como líder en Andalucía y en España.

Terremoto neocomunista (LA RAZÓN 20, Alfonso Merlos): Los votantes de IU se han ido con el emergente y potente caballo ganador.

Ambiciones frustradas (LA RAZÓN ,José Mª Marco): Tal vez los resultados de las elecciones andaluzas han mostrado el tope de Podemos.

De interés

Artículos Relacionados