martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLa prensa española carga contra May y su Brexit duro
Oxford Economics considera mínima la probabilisad de acuerdo

La prensa española carga contra May y su Brexit duro

Redacción
Todos los diarios impresos españoles critican como el presidente Rajoy la actitud de la primera ministra británica Theresa May de querer salir a medias de las instituciones europeas, y animan a responder a las autoridades comunes con una actitud de similar firmeza para defender sus intereses sin complejos. La prestigiosa consultora Oxford Economics estima mínimas (de 0% al 14%) las probabilidades de acuerdo en el plazo de 3 años, aunque mantiene que el PIB británico será mayor hacia 2030.

Los diarios destacan que May ha elegido un "Brexit duro", como refleja el titular de LA RAZÓN. En este sentido, LA VANGUARDIA titula: "Fuera de Europa, y punto". EL PAÍS y EL MUNDO coinciden en que May renuncia al mercado único para controlar la inmigración. ABC enfatiza en su primera que "May amenaza a la UE con una guerra comercial". De igual modo, EL ECONOMISTA dice que "May amenaza con una guerra fiscal si recibe castigo de la UE". CINCO DÍAS señala que "May desafía a la UE con un brexit hostil". Por su parte, EL PERIÓDICO resalta que "May elige el brexitduro".

La primera ministra británica, Theresa May, confirmó el martes que el Reino Unido abandonará el mercado único europeo, aunque intentará negociar un acuerdo comercial "lo más amplio posible" con la Unión Europea (UE). En un discurso en Londres, afirmó que la permanencia en el mercado único significaría en la práctica que este país no sale de la UE, como se votó en el referéndum del pasado 23 de junio, porque aún estaría sometido a la legislación europea. May insistió en que intentará conseguir "un acuerdo ambicioso de comercio libre" con los 27 y "máximo acceso al mercado único en base totalmente recíproca", aunque remarcó que prefiere acabar sin pacto que aceptar uno que perjudique los intereses del país. Señaló también que quiere salir de la unión aduanera, porque continuar en ella "impediría firmar acuerdos comerciales" con otros países fuera de la UE, pero que querría conservar acuerdos concretos de ausencia de tarifas para sectores y mercados específicos.

La primera ministra abogó por un acuerdo "transitorio" entre Londres y Bruselas que permita aplicar de forma ordenada el nuevo marco resultante de la negociación del Brexit. Aceptó que el Reino Unido probablemente tenga que continuar haciendo contribuciones a la UE una vez abandone el bloque, dependiendo del acuerdo que se negocie, pero que estas serán "relativamente pequeñas" comparadas con las que hace actualmente.

May subrayó que Reino Unido controlará el número de inmigrantes que entran en el país una vez que Londres se retire del bloque europeo, y señaló que quiere garantizar los derechos de los comunitarios que viven en Reino Unido y los de los británicos que residen en el continente "lo antes posible". Subrayó que su país quiere recibir a los ciudadanos extranjeros más cualificados y a visitantes, pero recalcó que el referéndum fue un voto a favor de que Reino Unido asuma el control de la inmigración. May prometió que el acuerdo final con Bruselas será sometido al voto del Parlamento británico.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, acusó a la primera ministra de querer convertir Reino Unido en un "paraíso fiscal a orillas de Europa" y le pidió mayor claridad sobre su estrategia ante el Brexit.

Por su parte, la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, afirmó que el plan del Gobierno británico de abandonar el mercado único acerca la posibilidad de convocar un nuevo referéndum para que Escocia elija un "futuro distinto" al de Reino Unido.

Desde Bruselas, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, cree que el discurso de May deja "las cosas claras" y espera que ahora Londres active el proceso para pactar la salida de la Unión Europea. El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, valoró el anuncio "más realista" realizado por la primera ministra británica y reiteró que la UE está "unida" y preparada para negociar el proceso.

El presidente de Francia, François Hollande, instó a May a iniciar "cuanto antes" el proceso de ruptura con la Unión Europea, para el que todavía no existe un calendario cerrado.

Por su parte, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió  de que "no se pueden disociar" las cuatro libertades que conllevan la pertenencia a la UE. Es decir, personas, capitales, mercancías y servicios. En la rueda de prensa posterior a la Conferencia de Presidentes, Rajoy recordó que los estados de la UE empezarán a negociar con Reino Unido cuando los británicos "digan formalmente" ante Bruselas que quieren dejar la Unión, aunque subrayó que la idea es mantener con ese país una relación "lo más intensa posible".

Editoriales de los principales diarios impresos españoles

May salta al vacío con un 'Brexit' extremista (EL PAÍS):  "Hasta hace poco, el Gobierno británico prometía a sus ciudadanos y empresas que no perderían el acceso al mercado interior de las UE". "Aunque exigía para ello que se le permitiese limitar la inmigración y discriminar a los ciudadanos europeos, cercenando la libertad de circulación de personas en el espacio común: un requisito legalmente imposible, moralmente avieso y políticamente inviable". "La primera ministra Theresa May, dibujó ayer ante el Parlamento su hoja de ruta para una completa autoexclusión británica de la UE". "Se trata de un cambio radical de posición que le lleva ahora a postular una separación total de Europa que rompe con sus promesas anteriores y dibuja un Brexitduro, extremo y extremista. Sostiene May que abandonar el mercado interior, librarse de la jurisdicción europea y concluir un mero tratado bilateral será ventajoso para Reino Unido". "Pero esas ventajas son sólo tácticas. Todo en el discurso de May chirría". "La promesa de un acuerdo "positivo" es falaz. No es positivo despreciar a los ciudadanos europeos ni discriminar a los residentes". "Tampoco tiene sentido amenazar a los europeos con los que tendrá que negociar durante los próximos dos años".

May reta a Bruselas con el 'Brexit' más duro posible (EL MUNDO): Theresa May planteó ayer a los británicos una desconexión radical y completa con la UE y, después, negociar un tratado bilateral de libre comercio con el bloque. Soberanía en las cuentas públicas, soberanía ante los tribunales y soberanía en las fronteras". "May planteó el Brexit como si el Reino Unido se desprendiera de un corsé que ha tenido constreñido al país y que ahora, con más libertad de actuación, le permitirá negociar nuevos acuerdos más eficaces con la propia UE y con terceros países en materia comercial, de lucha contra el terrorismo o de fomento de la investigación y la innovación". "Pero la realidad es que Gran Bretaña entra ahora en un territorio inexplorado porque el Brexit supone un giro de 180 grados en la historia reciente del país"."Una cosa son las intenciones del Ejecutivo y otra las reacciones que se vayan produciendo en la vida social y empresarial según se desarrollen las negociaciones. Nadie se atreve a aventurar qué puede pasar con el boyante negocio bancario de la City". "Se trata de un Brexitduro, el más duro de los posibles". "La Comisión Europea ya sabe las cartas con las que se presenta el Reino Unido a una negociación inédita, complicada y trascendental. Bruselas tiene que mantenerse firme ante los postulados maximalistas del Gobierno británico". "Como la ruptura está consumada, sólo queda esperar que produzca los menos daños posibles".

No más mentiras sobre el 'Brexit' (ABC):  Hay que agradecer que la primera ministra británica, Theresa May, haya hecho, por fin, un ejercicio de claridad al enumerar las líneas generales de lo que piensa que puede ser el futuro de la UE y no en un estatus intermedio". "Sin embargo, y por lo que se deduce de sus palabras, May sigue engañando a los ciudadanos de su país al prometer que puede formular una situación en la que resultaría más provechoso estar fuera que dentro del club comunitario". "La visión de una Gran Bretaña 'abierta al mundo' y libre de fijar sus alianzas es una utopía irrealizable"."Reconocer que será imposible que el Reino Unido pueda permanecer en el mercado único europeo, en contra del criterio de los empresarios británicos, no puede compensarse en ningún caso con la estrafalaria amenaza de convertir al Reino Unido en un paraíso fiscal para intentar atraer a las empresas europeas". "Abandonar la UE ha sido la decisión más perniciosa adoptada por los británicos, y estos han de tener presente que el resto de socios comunitarios no van a permitir en ningún caso que este salto al vacío que quieren dar les resulta más ventajoso que haberlo evitado. Es simple sentido común".

Un Brexit costo y duro (LA VANGUARDIA):  "La primera ministra británica, Theresa May, quiere el mejor de los mundos para su país: un tratado de libre comercio con la UE que permita mantener los actuales intercambios sin ninguna restricción, al tiempo que se desliga institucionalmente por completo del club comunitario y recupera la plena soberanía sobre sus fronteras, sus leyes y sus instituciones". "Un Brexitclaro y duro, que permita al Reino Unido su completa libertad de acción en el mundo como país totalmente independiente". "El tratado de libre comercio que propone May, sería también la mejor alternativa para la economía de conjunto de la UE Lo envenenado del planteamiento es que la UE no puede permitir políticamente que Gran Bretaña se vaya de rositas, sin coste de ningún tipo, ya que ello podría abrir nuevas grietas en el edifico europeo"."Esa dura política que se pretende de cierre de fronteras a la inmigración abre un grave precedente en Europas, por el ejemplo que puede suponer para otros países". "May ha planteado un diseño ideal para un Brexit claro y duro". "Es evidente que las negociaciones eran duras y que el Brexit hará daño en ambas partes. De lo que se trata es de intentar lograr que sea el mínimo posible".

Londres renuncia al mercado único (EL PERIÓDICO): "Tras varios meses en los que las intenciones de la primera ministra británica, Theresa May, se resumían en un eslogan (Brexit es Brexit), ayer la premier dejó claro en un discurso que la salida del Reino Unido de la UE está completa. Londres renunciará al mercado único, dará por terminada la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Justicia y rechaza la posibilidad de un acuerdo parcial al estilo de Noruega o Suiza". "Las palabras de May implican la victoria del antieuropeísmo puro y duro, que se impuso por un estrecho margen en el referéndum, y dejan en una situación muy incómoda a Escocia" "La dureza de los términos no se entiende sin la irrupción de Donald Trump, que con Vladimir Putin coincide en su objetivo de debilitar a Europa". "La UE debe afrontar la negociación con Londres con serenidad y firmeza, y defender sus intereses sin complejos en una separación que todo indica que está será costosa". "No sólo los intereses de la UE están en juego sino su misma existencia".

La UE no puede negociar el Brexit con amenazas ( LA RAZÓN): "Seis meses ha tardado la primera ministra de Reino Unido en decir alto y claro cuál es su plan para la desconexión de la UE". "De su esperadísima intervención se desprende que el Brexit será duro. Muy duro". "Nada de parecerse a Noruega ni de medias tintas; los británicos abandonan por completo el mercado único y el control de fronteras". "Una vez dicho esto, la sucesora de David Cameron explicó que aspira a lograr un nuevo y estupendo marco comercial con Bruselas". "Si las condiciones no son óptimas Londres romperá la baraja. Y aquí la primera ministra introdujo su amenaza". "Más o menos vino a decir que si el club comunitario trata de castigarlos se vengarán con una guerra comercial". "El negociador de la UE dijo que en ningún caso aceptará que Reino Unido se quede mejor de lo que estaba".

Defender los intereses, recuperar la identidad (CINCO DÍAS):  "El apodo de Dama de Hierro con el que se bautizó a Theresa May cuando tomó posesión de su cargo como primera ministra de Reino Unido, emulando a su antecesora Margaret Thatcher, resultó ayer acreditado ante una Europa perpleja por la dureza del discurso británico sobre el Brexit". "May dejó claro que Londres llevará a cabo una ruptura total con la UE. Bruselas no necesita tanto utilizar el miedo o la demagogia, cuyo efecto suele ser incierto y transitorio, como el realismo". "El objetivo es claro: convencer a los europeos de que unidos suman y separados no".

Freno a los planes de separación de May (EL ECONOMISTA) : "El Brexitcontinuará, pero la mayoría contraria a la desconexión en las Cámaras suavizará la hoja de ruta".

 

De interés

Artículos Relacionados