martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa prensa extrema críticas a Sánchez por buscar el voto negativo a...
La oposición debate no priorizar la agenda nacionalista

La prensa extrema críticas a Sánchez por buscar el voto negativo a Rajoy y un Gobierno social

Redacción
Con la crítica de todos los diarios impresos, Pedro Sánchez propondrá al Comité Federal del PSOE el 1 de octubre mantener el voto negativo a la investidura de Mariano Rajoy, además de su intención de tratar de formar un gobierno "alternativo" que priorice la agenda social sobre la nacionalista.Tras el augurado desastre en las elecciones en Galicia y el País Vasco, hasta EL PAIS niega que Sánchez sea la persona más adecuada "para encabezar la travesía del desierto que tendrá que abordar el PSOE"

 El secretario general del PSOE abogó en Bilbao por "dejar atrás el debate identitario" en Euskadi y "anteponer la agenda social a la agenda nacionalista", tras criticar el "conglomerado de siglas" de Elkarrin Podemos, "que se disfrazan de izquierdas pero defienden la independencia como el PNV y Bildu" y atacó también "la mirada resignada y la autocomplacencia" del PNV, así como "la falta de proyecto político de Urkullu". Ademas, en un discurso durante un acto electoral del PSE-EE en la localidad vizcaína de Portugalete, Sánchez reiteró que volverá a votar contra la investidura de Rajoy, por su falta de "ejemplaridad" ante los "muchísimos dirigentes" del PP implicados en casos de corrupción. Sánchez, que negó que su partido sea el del "no", sostuvo que, al contrario, es el partido de un "sí con muchos noes: a la corrupción, a la desigualdad, al desempleo y a la pobreza", que, subrayó, "han traído las políticas del PP".

El líder socialista emplazó a los de Podemos y Ciudadanos, Pablo Iglesias y Albert Rivera, respectivamente, a trabajar junto con el PSOE para formar un gobierno de cambio. Desde Bilbao, dijo que "merece la pena levantar los vetos cruzados y trabajar para poner en marcha el gobierno de cambio que merece este país". Dirigiéndose a Iglesias, le instó a "trabajar juntos para echar a Rajoy de La Moncloa". Sobre Albert Rivera, dijo que les unen "muchas cosas, como la regeneración democrática o la recuperación de los derechos cercenados".

Sin embargo, los barones del PSOE siguen críticos de Sánchez, desde un Abel a Caballero que siendo alcalde de Vigo y presidente de la FEMP no ha participado con él en la campaña gallega hasta la alternativa citada en tertulias y mentideros. La presidenta de la Junta de Andalucía y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz,  dispuesta según el naciente digital EL INDEPENDIENTE dirigido por Casimiro García a Abadillo a dar definitivamente el paso a Madrid y descabalgar al actual líder sin primarias, dijo que no sabe nada sobre la propuesta del Sánchez de formar un gobierno alternativo al de Rajoy. Preguntada pon los periodistas sobre este asunto en un acto en Sevilla, Díaz respondió: "no tengo información", tras lo que añadió, "no puedo decir nada".

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, reconoció que tampoco habla con el líder del PSOE, Pedro Sánchez, desde el 26-J y que, por ello, no conoce sus planes, al tiempo que señaló que "no tienen sentido que llame a los dirigentes territoriales" y luego los "criminalice". En otro momento, Page apuntó que para evitar que en el PSOE se hagan "daño unos a otros", apostó porque hablen "ya" los militantes.

El presidente de la Generalitat y secretario general de los socialistas valencianos, Ximo Puig, habló de la necesidad de debate en todos los partidos "no sólo en el PSOE", porque, según explicó, "si no se hace algo diferente, vamos encaminados a terceras elecciones"

EL PAÍS titula en portada: "Sánchez, dispuesto a un congreso para hacerse fuerte en el cargo. EL MUNDO destaca: "Sánchez dispuesto a un 'congreso exprés' para blindarse ante Díaz. ABC subraya: "Sánchez plantea blindarse con una consulta a la militancia el 23 de octubre", mientras que en páginas interiores publica: "Máxima tensión entre Ferraz y los barones socialistas".LA VANGUARDIA, que también utiliza la expresión "congreso exprés", señala que con ello Sánchez "descoloca a sus críticos", al tiempo que evita que "planteen un rival". En una línea semejante, EL PERIÓDICO incide en que "Sánchez se pertrecha para afrontar la nueva batalla interna en el PSOE".LA RAZÓN, desde otro punto de vista, dice en portada que "Sánchez busca la 'vía 170' con los soberanistas para un pacto 'anti Rajoy'". También CINCO DÍAS apunta que "Sánchez propondrá al Comité Federal intentar formar un Gobierno alternativo", mientras que EL ECONOMISTA dice que Sánchez está "decidido a formar un Gobierno 'Frankenstein' con los independentistas"

Rivera descarta facilitar un Gobierno con los independentistas

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, dijo que su partido "no va a sumar" votos con "los independentistas" para hacer presidente del Gobierno al líder socialista, Pedro Sánchez, ya que ello supondría meter a España en "un desgobierno". Durante un mitin en Vitoria, en el que respaldó a los candidatos de Ciudadanos a las lecciones vascas del domingo, recordó a Sánchez que el PSOE obtuvo sus peores resultados en las últimas elecciones, al tiempo que subrayó que España se merece un gobierno estable y no uno "con 85 escaños y 44 partidos".

En respuesta a que el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, espera unas posibles terceras elecciones que apuntó: "Nadie se merece un presidente que esté pensado en unas terceras elecciones". Pero Rivera adelantó que, si recibiese una llamada de Sánchez tras las elecciones vascas y gallegas, plantearía de nuevo la necesidad de llegar a un acuerdo para controlar a un gobierno del PP desde la oposición. "Es el único gobierno posible", subrayó.

Rajoy pide al PSOE que recapacite

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, dijo en un paseo electoral por Lugo que él ofreció al secretario general del PSOE "posibilidades diversas, por activa y por pasiva", desde una gran coalición, a pactos, pero sin éxito. En el caso de que vuelva a haber otros comicios generales, avanzó que "el PP daría la batalla, como lo ha hecho en la primera y segunda convocatoria. También dijo que estará "con fuerza, con ganas, con ilusión y con determinación".

EL PAÍS apunta que "Rajoy asume volver a las urnas tras conocer el plan de Sánchez". Según EL MUNDO, "Rajoy no hará nada y se prepara para los comicios". Para LA RAZÓN, "Moncloa asume otras elecciones salvo que Sánchez se estrelle el 25-S". Este diario también señala que "la cúpula popular cree que el Gobierno alternativo es una maniobra para ganar tiempo".

Iglesias pide que no haya líneas rojas

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, señaló que acudirá a esa negociación "sin líneas rojas", y enfatizó que dialogará con el PSOE "de igual a igual", al tiempo que reclamó que se incluya en la negociación a los independentistas de ERC y a la antigua Convergència. Así lo señaló en el Congreso tras hacerse públicas las intenciones de Sánchez y un día después de que la portavoz adjunta de su formación, Irene Montero, admitiera que hay un debate en Podemos sobre cómo se debe relacionar con el PSOE. "Nadie quiere elecciones, pero, si las hubiera, ya veríamos que pasa", dijo  sobre la espectativa de Rajoy de esperar ganar.

Por otra parte, Compromis  confía en que el PSOE y Podemos sean capaces de salvar "pequeñas diferencias" para formar un gobierno alternativo al del PP, con el apoyo de su formación, según reiteró el portavoz de Compromis en el Congreso, Joan Baldoví.

Editoriales de los principales diarios 

La deriva de Sánchez agudizará la crisis del PSOE y provocará otras elecciones (EL PAÍS):  La hoja de ruta que Pedro Sánchez planteará al Comité Federal del PSOE es "poco responsable", ya que "provocará, con seguridad, una inmensa crisis en su partido y nos llevará a la convocatoria de las terceras elecciones generales en un año". "La estrategia de Sánchez parece olvidar los intereses de España -e incluso los de su propio partido- para centrarse en su pura supervivencia como líder socialista. Utilizando a Mariano Rajoy como excusa", el líder socialista "ha ido cerrando todos los puentes hacia la gobernabilidad mientras insiste en buscar un pacto imposible, con la escasa autoridad de quien pretende gobernar después de haber sufrido dos derrotas históricas consecutivas". Gobernar con 85 diputados "y con los apoyos de fuerzas políticas con preferencias radicalmente incompatibles entre sí, o que al día siguiente quieran imponer sus criterios para ocupar tu espacio, es un proyecto condenado al fracaso". "En vez de plantear una deriva que conduce hacia la ingobernabilidad en España y que agudizará la crisis de su partido, Sánchez debería abrir un tiempo de análisis y debate interno". Tras el previsible desastre en las elecciones en Galicia y el País Vasco, no parece que Sánchez sea la persona más adecuada "para encabezar la travesía del desierto que tendrá que abordar el PSOE". "Solamente desde la oposición y con un nuevo proyecto político sólido y consensuado pueden los socialistas afrontar los enormes problemas que tienen ante sí". "Primero hay que evitar esas terceras elecciones dejando que gobierne el partido más votado, y luego emprender la refundación" del PSOE.

Sánchez busca ganar tiempo para desactivar a los barones (EL MUNDO): "Pedro Sánchez sigue empecinado en formar Gobierno. Pretende hacerlo desde la raquítica base de 85 diputados socialistas y respetando las líneas rojas fijadas por el Comité Federal, que le impiden llegar a acuerdos con los independentistas. El entorno de Sánchez habló ayer de forjar un 'Gobierno alternativo' sin matizar cómo ni con qué formaciones". Una ambigüedad que es "uno de los mayores lastres del PSOE". La convocatoria del Comité Federal, por tanto, "puede entenderse como una maniobra de Sánchez en clave puramente interna". Pretende "situar a los barones de su partido ante el dilema de apoyarle a él en el desesperado intento de formar Gobierno o bien de pedir explícitamente la abstención para permitir gobernar al PP. Y para atornillar su chantaje, sopesa apoyarse en la militancia a través de una consulta para reforzar su postura". "La falta de claridad en las palabras de Sánchez evidencian que el objetivo esencial de éste es ganar tiempo para desactivar a los disidentes y, de esta forma, consolidarse de facto como único candidato posible a una tercera cita electoral". "Todo menos aceptar que el PSOE pase a la oposición tras facilitar con la abstención que el PP gobierne, con lo que se rompería la insostenible situación de bloqueo del país. De Sánchez sigue siendo la responsabilidad de que la España política se ponga a funcionar".

La peor apuesta de Sánchez (ABC): "Es evidente que Sánchez trata de marcar la agenda para acallar a los dirigentes territoriales críticos e imponer sus tiempos y estrategias más allá de que los resultados de las elecciones vascas y gallegas sean demoledores para el PSOE. Por otro, también es una realidad que Sánchez pretende cortocircuitar cualquier amago de rebelión organizada contra su liderazgo y mantenerse como secretario general, ocurra lo que ocurra en esos comicios autonómicos y pase lo que pase en la negociación con Podemos y otros partidos para una eventual investidura, o en el camino hacia unas nuevas elecciones". La incógnita "más peligrosa y menos deseable" ante el Comité Federal es si Sánchez comunicará a su partido que dispone de los votos de Podemos Convergència, ERC, PNV o Compromis. "La gran dificultad es el rechazo frontal de parte de los dirigentes territoriales del PSOE, y el veto que supone la resolución del Comité Federal del pasado diciembre, que prohíbe expresamente negociar con independentistas. Ese es con toda probabilidad el órdago que está ocultando Sánchez para buscar después la complicidad de las bases con una consulta teledirigida. De algún modo, se trata de abocar a los críticos a una resignación sumisa para que acepten como un mal menor, y preferible, abrir una negociación con los secesionistas para impedir que gobierne Rajoy".

El único proyecto político de Sánchez es acabar con Rajoy (LA RAZÓN): "No se trata, por supuesto, de negar el derecho que le asiste a Pedro Sánchez a intentar sumar los apoyos parlamentarios necesarios para llegar a La Moncloa, pero sí de advertir del riesgo que correría la estabilidad de España ante un Ejecutivo hipotecado con según que pactos. Porque las cuentas son las que son y, salvo un cambio radical en la posición de Ciudadanos, la alternancia del líder socialista exige un acuerdo de investidura" con Podemos y los nacionalistas. "Si bien todos ellos coinciden con Pedro Sánchez en su rechazo a Rajoy, es muy poco bagaje para plantear cualquier proyecto político en positivo". "Desconcierta", sin embargo que el líder socialista insista en la propuesta. "Él no pierde nada, cierto, pero puede provocar indeseadas consecuencias a su partido y al conjunto de la sociedad".

De interés

Artículos Relacionados