lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa reacción por el español y contra el catalán, respaldada en la...
2.500 personas y algunos diarios, por extenderla a Baleares

La reacción por el español y contra el catalán, respaldada en la calle y por la prensa conservadora

Redacción
La reacción del Gobierno del PP para garantizar la elección o inmersión del español en Cataluña en línea con una demanda de Ciudadanos, cuyo apoyo a los Presupuestos del 2018 necesita, se ha extendido a Baleares y contra las divisiones de PSOE y Podemos, siendo respaldada en la calle y por la prensa conservadora. Solo algunos columnistas de EL PAÍS y diarios como LA VANGUARDIA llaman a "no usar las lenguas como gasolina". Recuerdan estos la minoría allí del PP y la mayoría social del catalán.

Mientras alrededor de 2.500 personas se manifestaron este domingo en las calles de Palma para exigir que el personal sanitario no tenga que cumplir el requisito de aprender catalán para trabajar en los centros sanitarios públicos de las islas, los diarios conservadores resaltan que  el líder socialisdta catalán Iceta defiende el modelo lingüístico de la escuela catalana y que no hay discrepancias en ello por parte de Pedro Sánchez.

Bajo el lema Los idiomas no salvan vidas. Por una sanidad sin fronteras lingüísticas, la marcha de Palma transcurrió sin incidentes, presidida por la plataforma Mos Movem, surgida hace unos meses con el objetivo de frenar la iniciativa del gobierno de la socialista Francina Armengol de exigir el catalán para acceder a un puesto en la sanidad pública balear. El Gobierno balear planteó hace meses la aprobación de un decreto que obligaba a quienes opositaran a una plaza pública a tener un conocimiento de nivel medio del catalán. La iniciativa contó con el rechazo frontal de todos los sindicatos del sector sanitario que votaron en contra del decreto.

Tras una oleada de críticas y la oposición de buena parte del sector, el Ejecutivo balear inició una nueva negociación con los sindicatos que culminó hace dos semanas con la aprobación de un nuevo decreto que rebaja a niveles mínimos la exigencia del catalán en la sanidad. La nueva medida contempla la exención del conocimiento del catalán para acceder al concurso de oposiciones, pero obliga a los sanitarios que obtengan plaza a obtener en dos años un título básico de catalán. Si no lo obtienen tendrán vetada la solicitud de traslados, los ascensos y el acceso a la carrera profesional aunque podrán seguir ejerciendo y siendo los titulares de la plaza obtenida en la oposición.

El líder del PSC, Miquel Iceta, defendió el modelo de inmersión lingüística en la educación pública catalana, y aseguró que los socialistas no permitirán "nunca" que la lengua suponga un motivo de división entre los niños. En su intervención durante el acto de inauguración de la nueva sede del PSC en Barcelona, el dirigente insistió en que el PSC defenderá siempre una escuela catalana en la que el catalán sea el centro de gravedad, pero con el objetivo de que al terminar la enseñanza obligatoria dominen tanto el catalán como el castellano.

La alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat y miembro de la Ejecutiva del PSOE, Núria Marín, aseguró, por su parte, que Pedro Sánchez está a favor de la inmersión lingüística y negó que haya discrepancias entre el PSC y el PSOE en esta cuestión. En esta línea, Marín quitó importancia a la opinión de los baronesdel PSOE que ayer se pronunciaron en defensa del castellano. "Lo que puedan decir Lambán y otros compañeros, con todo el respeto, a mí no me sirve", indicó.

Los diarios conservadores resaltan este lunes que el gobierno socialista de Francina Armengol, con apoyo de Podemos y los nacionalistas, obligó a los médicos a saber catalán para ejercer y optar a traslados. Esta medida cuenta con el rechazo de la mayoría de la comunidad sanitaria, que considera que va en contra de la igualdad para el acceso laboral. El diario anterior,  LA VANGUARDIA, al pedir no usar las lenguas como gasolina, recordaba que  en Cataluña la mayoría social apoya y la comunidad escolar avala la inmersión en catalán. 

Todo ello en el mismo fin de semana iniciado por el Gobierno de Rajoy con la confirmación, tras su Consejo de Ministros del viernes, de que está estudiando la fórmula que mejor "garantiza" el derecho de los padres a elegir el castellano como lengua vehicular de sus hijos en los centros educativos de Cataluña, según señaló en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros el titular de Educación, Íñigo Méndez de Vigo. "El cómo lo hagamos, lo estamos estudiando, pero sin duda lo haremos", aseveró el portavoz del Gobierno, quien explicó que durante los tres últimos cursos el Ejecutivo "no ha estado de acuerdo" en cómo se llevaba a cabo la garantía de poder estudiar en castellano como lengua vehicular en Cataluña y lo ha recurrido.

Méndez de Vigo añadió que lo "coherente" es que, de acuerdo con esos recursos, se modifique la preinscripción, aunque recalcó que eso no significa "ningún cambio del modelo educativo de Cataluña". El portavoz del Gobierno recordó que "los modelos educativos están en las leyes", en la Lomce y, en este caso, en la Ley de Educación catalana de 2009, "que está plenamente vigente", y apuntó que ningún Gobierno puede modificarla, ya que el único que puede hacerlo es el Parlamento catalán.

El ministro de Educación insistió en que no se trata "más que cumplir con una obligación" tal y como establece el Tribunal Constitucional (TC), el Tribunal Supremo (TS) y el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). En este sentido, recordó que el TSJC fijó que se imparta un mínimo del 25% de clases en castellano.Méndez de Vigo dijo que desarrollar ahora la garantía de elección del castellano es "una cuestión técnica" y el Gobierno "lo va a hacer de la mejor manera que sepa". El ministro no quiso hablar de "casillas" de formularios ni de "ningún modelo concreto", y concluyó: "No es un globosonda".

El PSOE señaló que intervenir el modelo lingüístico de Cataluña corresponde al Parlamento catalán y al futuro Govern, y no al artículo 155. En el mismo sentido se expresó el PNV.

Para el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, el modelo educativo es el del Tribunal Constitucional, que dictaminó una presencia "conjunta y equilibrada" del catalán y el castellano en las escuelas y animó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a pasar "de las palabras a los hechos".

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont opinó que la pretensión del Gobierno "intenta dividir a los alumnos catalanes por su lengua". "Pero el catalán resistirá. Y la verdad se impondrá", escribió en su cuenta de Twitter.

Desde ERC, el eurodiputado Josep-María Terricabras dijo que los cambios que pretende introducir el Gobierno en el modelo educativo catalán generarían problemas y una "sociedad dual", con divisiones según la lengua que se habla.

Mientras, la Federación de AMPAS de Cataluña y la Confederación Cristiana de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos de Cataluña se sumaron a las críticas y consideraron que no se debe segregar a los alumnos por su lengua.

Opiniones de los grandes diarios

"La experiencia indica que las políticas de uso obligatorio de una lengua, en el caso de Baleares, el catalán, acaban aplicando medidas coercitivas, como ocurrió en Cataluña con la rotulación de comercios. Baleares sigue los mismos pasos, incluso de una forma aún más radical. Así deben entenderse que el gobierno socialista de Francina Armengol, con apoyo de Podemos y los nacionalistas, obligue a los médicos a saber catalán para ejercer y optar a traslados", afirma este lunes LA RAZÓN en su editorial, titulado"Entrar en una guerra de lenguas es un retroceso"

"Despótica deriva catalanista del Gobierno balear ", titula también este lunes su editorial EL MUNDO,  que pide a Pedro Sánchez que reacciones porque "es casi imposible elegir el castellano como lengua vehicular en los colegios", tras indicar que la desmedida ambición de poder de Francina Armengol ha convertido a los ciudadanos de Baleares en rehenes del nacionalismo catalanista radical de Mès y Podemos, los dos grupos políticos que la mantienen al frente del Govern.

Por el contrario, Xavier Vidal-Folch desde EL PAÍS se declara En defensa del catalán:  Cataluña es el catalán. No busquen eliminar -en el fragor del pulso contra la secesión- la riqueza económica, cultural y lingüística que aportan los catalanes. Igualmente, Almudena Grandes, tambien en EL PAÍS, titula su comentario de este lunes Pirómanos, para resaltar este mensaje: Me parece sospechosa esta ocurrencia de aprovechar el 155 para cargar contra la inmersión lingüística en Cataluña.

Estos dos columnistas de EL PAIS siguen la estela de un editorial titulado el dominfo "No usar las lenguas como gasolina" por el diario LA VANGUARDIA: “A pesar de las enormes exigencias a las que debe enfrentarse hoy el sistema escolar, el sistema de inmersión puede considerarse un buen método. Y a pesar de ello, debería revisarse. Han pasado ya muchos años y ha llegado el momento de evaluar si, al margen de la bondad del sistema (que, a pesar de las críticas de Ciudadanos, la mayoría social apoya y la comunidad escolar avala), hay que introducir algunas correcciones. Por una parte, hay que reforzar la función simbólica de la lengua castellana, situada por el sistema actual en un plano de estricta asignatura. Por otra, hay que reforzar el inglés, lingua franca mundial que se sigue atragantando a nuestros jóvenes. Pero la revisión de una ley tan delicada no puede venir impuesta desde el exterior de la sociedad catalana, que tiene competencias exclusivas en educación. Entrar en la cristalería de la educación catalana por la puerta falsa del 155 es una irresponsabilidad. Equivale a rociar con gasolina un incendio que puede quedar definitivamente fuera de control".

Por el contrario,  otros columnistas se decantan este lunes en la línea de la prenmsa conservadora:

Iceta, el domador, titula su comentario F. Jiménez Losantos en EL MUNDO, donde indica que Iceta ha resucitado para defender la doma (Boadella) de los niños de lengua española, que empieza en la infancia.

Cesarismo populista, opina Raúl del Pozo también en EL MUNDO, para afirmar que en el Comité Federal del PSOE, Lambán criticó el maltrato injusto e ilegal a la lengua castellana, pero la dirección federal no quiso meter las manos en la cesta de las serpientes de la inmersión lingüística.

La lengua catalana, dice Juan Manuel de Prada en ABC: No hay que relegar el catalán para beneficiar el castellano, sino restaurar el catalán como lengua plenamente española.

Hablar español, comenta Isabel San Sebastián en ABC: Proteger el libre uso del español en toda España, incluida Cataluña, es un deber sagrado del gobernante.

El catalán (José Mª Carrascal. ABC 14) Las lenguas son instrumentos de entendimiento entre los pueblos. En España son justo lo contrario: mecanismos para distanciarnos y enfrentarnos.

Siguen así estos columnias comentarios publicados por otros colegas en esos mismos diarios:

Casilla sonda (EL MUNDO, Tadeu): El amago del PP de activar por la vía excepcional del 155 la casilla del castellano en las preinscripciones escolares catalanas persigue dos finalidades: "darle a Cs donde más duele (…) y mentarles la bicha a los indepes recalcitrantes que siguen deshojando la margarita bruselense a bofetones".

La casilla (ABC, Ignacio Camacho): "El Estado no puede permitir que constituya una extravagancia la simple idea de estudiar español en una parte de España".

Primeros editoriales a favor de la acción del Gobierno

Los primeros editoriales en favor de la acción del Gobierno en Cataluña habian sido el domingo estos:

Acabar con la discriminación del castellano(EL MUNDO): “No es de extrañar que el bloque soberanista haya reaccionado unánimemente ante el anuncio del Gobierno de hacer que se respeten los derechos de los castellanohablantes y se revoque de facto la inmersión lingüística. El idioma ha sido utilizado en Cataluña como una forma de rechazo a todo lo español y como un instrumento para la segregación". "Aunque llega tarde, hay que felicitarse de la voluntad del Gobierno, que ahora puede utilizar la legitimidad que le otorga la aplicación constitucional del 155 para acabar con la impunidad lingüística del nacionalismo". "Méndez de Vigo se comprometió ayer a garantizar el derecho de todos los alumnos a elegir la lengua vehicular que quieran en la enseñanza, aunque no explicó cómo lo hará. Sorprende que, después de tantos años, el Gobierno esté buscando desesperadamente la forma de hacer que se cumpla ley en una comunidad autónoma. Porque se trata de eso, de hacer que se cumplan las sentencias y se apliquen las normas educativas. Hasta la formación de un nuevo Govern, hay margen para articular algún mecanismo efectivo que acabe con la segregación del alumnado por idioma". "El Gobierno debe evitar la tentación de utilizar esta batalla con fines electoralistas y ha de buscar el apoyo de los principales partidos constitucionalistas. Es mucho lo que está en juego".

Una promesa de obligado cumplimiento(ABC): “La iniciativa del Gobierno de Rajoy "puede tener un recorrido corto: su portavoz y ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, la diluyó ayer en un mero compromiso para garantizar el uso del castellano en las escuelas catalanas. No hubo concreción de plazos, de reformas legales, de políticas activas. El Gobierno debería saber que no es bueno lanzar compromisos si no está seguro de que puede cumplirlos. Y en este objetivo tendría el respaldo abrumador de la sociedad española. De la misma manera que la aplicación del artículo 155 no conmovió los cimientos de Cataluña -incluso los ha reforzado-, quizás un cambio en las situaciones protegidas por el miedo a las consecuencias fuera igualmente poco traumático. Dicho de otro modo: la política monolingüística en Cataluña necesita un 155 también. Como era previsible, el PSOE no apoya la idea del Gobierno de Rajoy y opta de nuevo -como ha hecho con TV3- por mantener en manos nacionalistas los resortes esenciales para el intervencionismo en la sociedad catalana. Los socialistas quieren seguir teniendo un pie en cada orilla".

El castellano, lengua de Cataluña(LA RAZÓN): El nacionalismo lingüístico ha cometido la mayor atrofia que se podría hacer a una lengua: convertirla en una herramienta política representación de una ideología. El catalán es patrimonio de todos, por encima de si se es o no nacionalista. No de otra manera puede entenderse que desde los sucesivos gobiernos de la Generalitat se hayan desobedecido -sin consecuencia alguna- las sucesivas sentencias". "Que el Gobierno se proponga asegurar la enseñanza de castellano es justo y necesario, aunque es una medida que llega tarde. Pese a que ha advertido de que no quiere cambiar el modelo lingüístico catalán, esta iniciativa debe ponerse en marcha no sólo porque el artículo 155 lo permite, sino porque la Generalitat está incumpliendo la Ley, todas las sentencias y en nada perjudica al catalán. Confiamos en que no sólo sea una iniciativa para presionar y que se acabe constituyendo un gobierno legal en Cataluña, porque de nuevo estaríamos en el uso político de la lengua que ha impuesto el nacionalismo".

De interés

Artículos Relacionados