lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLas revistas académicas de acceso abierto cobraron 50 millones de euros a...
Las 7 del nuevo oligopolio ingresan al año 500 millones, frente a los 720 del oligopolio tradicional que cobra por acceder (suscripción)

Las revistas académicas de acceso abierto cobraron 50 millones de euros a sus autores españoles en 2017-2019

Los profesores e investigadores españoles pagaron por publicar sus artículos en revistas académicas de acceso abierto al menos 50 millones de euros en el trienio 2017-2019, según una investigación pagada por la Agencia Nacional de Evaluación (ANECA) de sus currículos. Así España es el 5º país del mundo en artículos publicados en esas revistas y consolida su nuevo oligopolio de la difusión científica, donde 7 empresas facturan 500 millones de euros al año y compiten con el oligopolio más tradicional de revistas tradicionales, que cobran por acceder (suscripción), en Europa otros 720 millones de euros. Ambos se alimentan de investigaciones que son financiadas en su mayoría con dinero público y sirven para ascender a los profesores en el actual modelo de evaluación ("publica o muere")

Las 7 principales editoriales de acceso abierto analizadas (BMC, PLOS, Scientific Reports, MDPI, Frontiers, Hindawi e IGI Global) tienen indexadas en Journal Citation Reports en su edición de 2020 (factor de impacto de 2019) un total de 429 revistas, el 3,52% del total de revistas indexadas ese año.

Esos grupos privados del nuevo oligopolio global han provocado en los últimos 15 años un cambio de modelo en la difusión de la investigación, que ha asado de la suscripción al acceso abierto, nuevo modelo alimentado por la pandemia al que ahora empiezan a sumarse los oligopolios tradicionales. Estos (principalmente Elsevier, Springer, Wiley y ACS) impulsan lo que presentan como un modelo transformativo, financiado en España también con cargo a los presupuestos públicos y lograron firmar la pasada primavera acuerdos totalmente opacos con la Conferencia de Rectores (CRUE) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Excluyendo a PLOS One, que no proporciona el número de artículos publicados por año, se ha estimado que sólo las revistas de estas editoriales que están indexadas en JCR han generado en global unos ingresos de 472.900.828 euros en 2020, sin tener en cuenta los posibles descuentos que hayan podido aplicar en función de su política editorial, de lo que las editoriales no proporcionan información detallada.

A partir los artículos publicados en 2020 por las revistas de las editoriales BMC, PLOS, Scientific Reports, MDPI, Frontiers, Hindawi e IGI Global indexadas en JCR, los autores de la investigación han multiplicado el número de artículos publicados en cada una de ellas en 2020 por cobro por procesamiento de artículos (APC en inglés).

Considerando que el acceso a las revistas de suscripción (tanto incluidas como no incluidas en JCR) se estima en 720 millones de euros para el conjunto de Europa, el ingreso generado por las siete editoriales analizadas gracias, en exclusiva, a las revistas que tienen indexadas en JCR supone el 65,68% del coste de acceso a todas las revistas de suscripción en toda Europa. Es decir, actualmente, por publicar en las revistas de acceso abierto de las editoriales mencionadas en JCR hay que añadir casi un 66% más a lo que se paga por el acceso a las revistas de suscripción en Europa.

El estudio de ANECA se titula Análisis bibliometrico e impacto de las editoriales open-access en España. Lo han realizado tres docentes de la Universidad de Sevilla: la catedrática de Economía Aplicada M. Rosario González Rodríguez, con casi 130 citas académicas M. Ángeles Oviedo García, quien tiene casi 1200 citas académicas según Google; José Carlos Casillas Bueno, de la misma universidad y presidente en Sociedad Española de Investigadores en Empresa Familiar (SAFER).

Según comentarios recogidos a través de un foro de RedIris, el estudio ha sido realizado por un grupo con nula experiencia en bibliometria, que recibió el encargo en una convocatoria no competitiva. Visto el listado, parece también evidente que los autores desconocen la estructura de muchas disciplinas científicas y que el informe no ha pasado ningún tipo de revisión por expertos.

 

De interés

Artículos Relacionados