lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLas elecciones gallegas y vascas y el panorama europeo dificultan la educación...
Podemos,hundido,y PSOE tampoco rentabiliza su Gobierno

Las elecciones gallegas y vascas y el panorama europeo dificultan la educación y sanidad públicas

Redacción
Gallegos y vascos optaron por la continuidad y la moderación para gestionar la peor crisis de la democracia con motivo del COVID 19, según las interpretaciones editoriales extendidas en la prensa española tras las elecciones del domingo 12 de julio. Feijóo y Urkullu salen reforzados y lanzan un aviso a la política nacional. Mientras el primero ha reforzado su mayoría absoluta en Galicia, el segundo podrá mantener su gobierno con el PSOE, que tampoco rentabiliza el Gobierno estatal de Sánchez.

En este contexto, que sigue a la derrota de la vicepresidenta económica Nadia Calviño en su candidatura a presidir el eurogrupo, el presidente Pedro Sánchez comenzó este lunes una gira presentada como dirigida a aplacar la resistencia del bloque del Norte ante el previsto fondo de recuperación europeo, del que España e Italia serán las mayores beneficiarias. Los países conocidos como los cuatro frugales (Holanda, Austria, Suecia y Dinamarca) exigen una dura condicionalidad para la recepción de ayudas a fondo perdido y reclaman a España ahondar en la reforma laboral y abordar otras como las de las pensiones o la educativa o la sanitaria para frenar el programa del Gobierno de coalición progresista del PSOE y Podemos también en sus aspectos de subir impuestos a quienes más tienen para financiar mayor gasto público en sanidad y educación, objetivos que también son cuestionados por los ganadores de las elecciones de Galicia y País Vasco. Previamente, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, lanzó una nueva propuesta para que los Estados miembros podrán aprobar o rechazar los planes de inversiones y reformas de los países por mayoría cualificada.

La amplia victoria del PP gallego, que iguala el récord de las cuatro mayorías absolutas consecutivas de Manuel Fraga, e incluso gana un escaño respecto al 2016, hasta 42, ha supuesto además la debacle de Podemos, cuya marca Galicia en Común no logró ni un solo asiento en el Parlamento gallego. La caída de la formación morada no fue aprovechada por los socialistas gallegos, que repitieron el mismo resultado (14 escaños), si no que los votos fueron a parar al BNG, el otro gran triunfador de la noche, con 19 asientos, frente a los 6 con los que partían.

En el País Vasco, igualmente, el PNV subió de 38 a 41 diputados, por lo que reeditará Gobierno con los 10 que cosechó el Partido Socialista de Euskadi. EH Bildu también fue protagonista, ampliando sus asientos de los 18 a los 22. Los derrotados fueron, de nuevo, Podemos, que vio mermada su representación de los 11 a los 6 escaños, y la coalición de PP y Ciudadanos, que solo pudieron sumar 5 diputados, frente a los 9 con los que contaban anteriormente.

Los socialistas fueron arrollados junto a Podemos en Galicia por el impulso del BNG de Ana Pontón, que toca techo en escaños con 19. Y la otra pata del Gobierno, la de Podemos y sus aliados, desaparece del mapa, tras perder de un plumazo sus 14 diputados del 2016, mientras en el País Vasco el PNV obtuvo el 39,12% de los sufragios. Tras él se situó EH Bildu, que se hizo con 22 asientos y el 27,84% de los votos. En tercera posición quedaron los socialistas vascos, que ampliaron en un escaño su representación, hasta los 10 diputados autonómicos y el 13,64% del voto. Este resultado permitirá al lehendakari, Iñigo Urkullu, repetir en el cargo, pues se prevé el tradicional pacto entre PNV y PSE-EE. Además, la suma de ambos les proporciona mayoría suficiente para recuperar la iniciativa legislativa que le ha faltado en la pasada legislatura al estar en minoría, y, sobre todo, para sacar adelante unos Presupuestos cruciales para 2021.Tras ellos, Elkarrekin Podemos se tuvo que conformar con 6 escaños, frente a los 11 con los que contaba, mientras que la unión de PP y Ciudadanos solo les dio para hacerse con 5 asientos, lejos de los 9 de las pasadas elecciones. Por su parte, Vox logró obtener un escaño por Álava. Los comicios vascos están marcados también por el récord de abstención, con un 47,2%, 13 puntos por encima del dato registrado hace cuatro años.

El vicepresidente del Gobierno y secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha admitido que el «espacio político» de su partido «ha sufrido hoy una derrota sin paliativos» en las elecciones autonómicas de Galicia y del País Vasco. Así se ha expresado el líder ‘morado’ tras los malos resultados en lo que era la primera cita electoral de Unidas Podemos desde que entró en el Gobierno central en coalición con el PSOE. Con una pérdida de más de 200.000 votos, bajo la marca Galicia en Común, ha desaparecido del Parlamento gallego; algo mejor ha ido en Euskadi, aunque sus seis diputados se han quedado lejos de los 11 que lograron hace cuatro años.

Editoriales de valoración en la prensa española

Respaldo de los electores a dos liderazgos consolidados es la interpretación editorial de El País y Cinco Días, que dicen abre una auténtica reválida para los Gobierno de ambas comunidades. Alberto Núñez Feijóo e Íñigo Urkullu han obtenido sendas victorias claras que les permitirá formar Gobierno, el primero con mayoría absoluta y el segundo pudiendo pactar con el PSE. Las conclusiones a escala nacional no se deberían de hacer, sobre todo por la experiencia de hace cuatro años, por eso al final de todo este proceso, lo que queda claro es que nadie puede cantar victoria a nivel nacional.

El editorial de ‘El País’ destaca las elecciones celebradas en el País Vasco y en Galicia, que reafirman a sus respectivos gobiernos. En unas elecciones marcadas por la pandemia los electores no cambian, y esa parece ser la primera conclusión de unos comicios en los que gallegos y vascos han apostado por la certidumbre y la estabilidad, lo que muestra la gran dificultad de establecer una alternativa política a los gobiernos de Núñez Feijóo y Urkullu. Por otra parte, las elecciones también demuestran la debacle de Podemos que desaparece del parlamento gallego, dándole protagonismo al BNG y en el País Vasco a EH Bildu.

Estabilidad reforzada, titula asimismo el editorial de ‘La Vanguardia’ resaltando que los anteriores gobernantes han mejorado notablemente sus posiciones en los parlamentos autonómicos, al salir Alberto Núñez Feijóo e Iñigo Urkullu triunfantes de unas elecciones especiales, premiando el perfil de buenos gestores y que hacen gala de la moderación.

‘El Mundo’ también indica que las elecciones en Galicia y en el País Vasco no han arrojado grandes sorpresas, siguiendo el resultado previsto en las encuestas, aunque añade que hay una profunda sensación de alarma por el fuerte repunte del voto nacionalista en ambas comunidades. Destaca este auge en el País Vasco, donde PNV y EH Bildu copan casi el 70% de los votos, mientras que la coalición entre PP y Ciudadanos no ha sido recompensada. En Galicia ha renacido el galleguismo radical, ya que el BNG vuelve a ser la segunda fuerza política, con 19 escaños, a costa de la desaparición de Podemos y al bajón del PSOE.

El editorial de ‘ABC’ afirema que no son los únicos datos que tendrán que ser analizados con atención, pues la victoria rotunda y sin matices del PP en Galicia, con Feijóo a la cabeza, no debería despacharse como una cuestión rutinaria, no sólo porque es la cuarta mayoría absoluta de los populares, sino porque se produce con un Gobierno central volcado en la militancia contra el principal partido de la oposición.

Victoria del pragmatismo, titula su editorial ‘El Periódico de Catalunya’ al destacar la apuesta clara del electorado por el continuismo en unos momentos tan inciertos, pues dice que en ambas autonomías se ha premiado a los dos gobiernos que han tenido que gestionar la crisis del coronavirus: Las primeras elecciones en tiempos de pandemia deben de servir de ejemplo para el futuro y para estar avisados sobre el derecho al voto de los ciudadanos confinados y la limitación al voto de ciudadanos enfermos ante futuras convocatorias electorales.

Expansión’ destaca la confianza del electorado en ambas comunidades a la labor desarrollada durante los últimos cuatro años, además de que ello supone un gran apoyo para afrontar la nueva recesión pandémica. La debacle electoral del PSOE y de Podemos demuestra que no hay confianza en el Gobierno nacional en la gestión de la crisis del coronavirus, aunque también el Partido Popular en Euskadi se ha visto muy perjudicado, poniendo en riesgo la imagen de Casado entre sus internos.

También ‘El Economista’ subraya la moderación como elemento clave para lograr una mayor cantidad de votos, además también se premia la buena gestión de ambos gobiernos. Por otro lado destaca el batacazo de Podemos en los comicios, que se resiente de los alardes de radicalismo que hace tiempo ya levantó recelos en Europa.

En la prensa digital,  Ignacio Escolar de Eldiario.es asegura que Feijóo y Urkullu resisten sin dificultad en las primeras elecciones después de la pandemia que suponen un fracaso para Podemos, un mal resultado para el PSOE y una nueva amenaza para Pablo Casado: la cuarta mayoría absoluta de su principal rival en el partido.Feijóo gana en las urnas y al discurso de Casado, cuya coalición estrella con Cs fracasa en Euskadi.

Por su parte, Infolibre.es destaca que el presidente de la Xunta de Galicia revalida su cuarta mayoría absoluta sin presencia de Cs y Vox en el Parlamento. La coalición PP+Cs pierde cuatro escaños respecto a 2016. Las cinco actas son el peor resultado de la historia de los conservadores en Euskadi. La extrema derecha accede a la Cámara vasca por Álava, feudo tradicional del PP

De interés

Artículos Relacionados