martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaLos malos directivos expatriados crean pérdidas por 2.460 millones de euros a...
Hay 200.000 ejecutivos nacionale en todo el mundo

Los malos directivos expatriados crean pérdidas por 2.460 millones de euros a las empresas españolas

Redacción
La expatriación de directivos ha alcanzado un papel clave en los negocios de las empresas españolas, cada vez más volcadas en el desarrollo y apertura de nuevos mercados que les den las oportunidades que no han tenido en el territorio nacional durante toda la crisis.

Así lo pone de relieve Talengo, firma global de consultoría de liderazgo y búsqueda de directivos, que afirma que un 70% de la facturación de las compañías españolas que cotizan en bolsa, 391.349 millones de euros, ya proviene de la actividad desarrollada en el exterior y el número de empresas con actividad en otros países, 4.183, se incrementa cada año.

En este contexto, Talengo advierte de que la figura del directivo expatriado tiene un peso de creciente relevancia estratégica para las compañías, que no se ve reflejado en los procesos de selección de los ejecutivos que lideran proyectos en el exterior, poco profesionalizados en opinión de la consultora.

En la actualidad, las firmas españolas tienen a unos 200.000 directivos en destinos de todo el mundo dedicados a la apertura de mercados y de negocios. Talengo asegura que más del 41% de las operaciones de expatriación que se realizan resultan fallidas, de manera que la empresa tiene que volver a buscar un sustituto.

Esta situación ha supuesto pérdidas de 2.460 millones de euros tan solo en masa salarial por las selecciones realizadas en los últimos tres años. De hecho, cada expatriación que no funciona supone para la empresa unas pérdidas que suponen dos veces el salario del directivo, una media de 150.000 euros anuales.

Pero ese no es el único coste. No fichar a la persona adecuada repercute de muchas otras formas en las compañías, que deberán, por ejemplo, abrir un nuevo proceso de búsqueda, lo que paraliza el arranque de la operación durante seis meses, con unos costes de oportunidad que son mucho mayores. Además, será necesario reparar el daño que ocasiona la repatriación a la imagen de marca, tanto con stakeholders locales como internos, que han sufrido un mal estilo de liderazgo.

Causas del fracaso y recomendaciones

Entre las principales causas del fracaso en la búsqueda de directivos expatriados, Talengo destaca, entre otras, enviar al extranjero a la persona de confianza de la dirección de la empresa, escoger al primero que levanta la mano, pensar que el profesional sirve para cualquier país, creer que el idioma no es un problema, formar en aspectos culturales al expatriado olvidando los aspectos de negocio, poner el foco en aspectos concretos salariales y legales de la contratación y dejar al azar la adaptación cultural, expatriar al que no tiene cargas familiares porque es más barato o fichar a un profesional de la competencia en el país de destino sin valorar su ajuste a la cultura corporativa.

Así mismo, Talengo recomienda, para aumentar las posibilidades de éxito de los procesos de expatriación, facilitar al directivo seleccionado la formación adecuada y un acompañamiento en destino, acompañar a este profesional con un expatriado o local con mayor ajuste cultural y conocimiento del mercado y dominar la lengua propia del país de destino, además de hablar inglés (teniendo en cuenta que hablar español podría no ser suficiente en destinos en Latinoamérica).

De igual manera, será necesario crear programas ´on boarding´ que permitan al profesional adaptarse rápidamente y valorar al mejor profesional a nivel global, tanto en aspectos técnicos como en términos de compromiso, confianza y perfil de adaptación cultural.

Fuente: RRHHPress

De interés

Artículos Relacionados