miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónMiedo al recambio

Miedo al recambio

Goliardos s.XXI
Los periodos electorales nos sirven a los analistas sociales como elementos de comprobación de las distintas hipótesis que solemos manejar. Y a los periodistas nos es muy difícil romper, en muchas ocasiones, las redes de la ignorancia.

Sin embargo. muchos políticos usan el desconocimiento como instrumento para alcanzar y permanecer en el poder que emana de los procesos electorales. Como afirmaba William Shakespeare: “No hay oscuridad; sólo ignorancia”. Y es por eso por lo que las grandes instituciones económicas y políticas fomentan el oscurantismo del conocimiento por parte de la sociedad. A algunos políticos les interesa esa falta de formación política de la sociedad, pues así pueden dar explicaciones falsas que justifiquen sus propuestas y a sí mismos. Como decía Cicerón: “Como un campo (aquí sociedad) aunque sea fértil, no puede dar frutos si no se cultiva, así le sucede a nuestro espíritu sin el estudio”, convirtiendo a los españoles en un pueblo que se encamina hacia la autodestrucción.

Y la forma de agarrotar la inteligencia y la sabiduría social es a través del miedo. Y eso es lo que estamos empezando a oír en los discursos electorales. Cosas tan curiosas como que el PSOE abandona su línea centrista y se entrega a los radicalismos de izquierdas; que el único partido que se mantiene en el centro es el PP, y que nunca ha sido de extrema derecha; que el radicalismo de los partidos de izquierda, si llegan al poder anulará los logros económicos alcanzados por la política del PP que está consiguiendo sacar a España de la crisis. Pero no cuentan qué cantidad de miles de millones de euros han tenido que dar a la industria financiera para no hundir el país. No cuentan qué tipo de contrato están ofertando a los desempleados, y por cuánto tiempo. En resumen, como venían predicando desde hace muchos años, se tenía que destruir la sociedad del bienestar y anular las políticas sociales y de igualdad. Nadie nos ha contado cuál es el coste social de ese ficticio desarrollo económico, y quién lo está pagando. ¡Desde luego, la banca no! 

Tampoco nos han explicado que la situación económica es una crisis financiera internacional provocada por la banca norteamericana, que empezó por Lehman Brothers, que por cierto, el representante de esta institución en España era un ministro del gobierno del Sr. Rajoy. Y al final han echado la culpa el presidente Zapatero a quien tacharon de incapaz y obtuso. Pues nos seguirán mintiendo, e intentarán llenar nuestro espíritu de miedo, fomentando el terror a que el pueblo reaccione y exija responsabilidades a los defensores del pensamiento único económico y a los sicarios del capitalismo internacional, que en España es la extrema derecha. Nos dirán que cualquier cambio que intente redistribuir la riqueza entre los españoles es una acción revolucionaria que traerá nefastas consecuencias. Y en esta situación recuerdo al pensador Gordon cuando afirmaba que “una revolución está bien hecha, cuando sólo es necesario deshacerse de un solo hombre” y de unas pocas ideas que impiden que se piense en el pueblo.

De interés

Artículos Relacionados