domingo,29 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaDigitalizaciónMónica de Oriol "prefiere" contratar mujeres que no vayan a tener hijos
Presidenta del Círculo de Empresarios

Mónica de Oriol «prefiere» contratar mujeres que no vayan a tener hijos

Redacción
La empresaria y presidenta del Círculos de Empresarios, Mónica de Oriol, ha afirmado que "prefiere" contratar a mujeres mayores de 45 años o con edades inferiores a los 25 años por el amparo que da la ley a las madres trabajadoras. "Si una mujer se queda embarazada y no la puede echar durante los 11 años siguientes a tener a su hijo, ¿a quién contratará el empresario?", se ha preguntado la presidenta del Círculo en alusión a las mujeres trabajadoras que se cogen jornada reducida.

"Prefiero a una mujer después de los 45 años o antes de los 25 porque, por el medio, ¿qué hacemos con el problema?", ha subrayado la presidenta del Círculo, que ha añadido que "esa protección de la mujer la desvincula del alineamiento con los intereses de la empresa" y la desconecta del "esfuerzo diario", una de las variables que más influye en la motivación. "Un recursos humanos elegiría antes a un hombre que a una mujer", ha asegurado. Lo cierto es que la reducción de jornada también la puede ejercer el padre.

"Sacrificios" para llegar antes

Mónica de Oriol ha afirmado, además, que para que las mujeres lleguen a altos cargos directivos no hacen falta leyes, sino sacrificios.

"Cuando le dices a una mujer de 35 años si quiere volver tarde por la noche y viajar constantemente, la realidad es que no. Llegar a puestos directivos no se consigue con cuotas o regulaciones, sino con que la mujer sepa que un puesto directivo requiere sacrificios", ha subrayado. Por eso, considera que es mejor que una alta directiva "se case con un funcionario o con un marido al que le gusten mucho los niños".

En una mesa redonda celebrada el jueves en el marco de la 25ª Asamblea Plenaria del Consejo Empresarial de América Latina (CEAL), la presidenta del Círculo ha indicado que las regulaciones, "en vez de favorecer a la mujer, la están condenando", y ha abogado por vincular a las mujeres con su productividad diaria.

Cuota femenina

La presidenta del Círculo ha explicado que entró en el consejo de administración de una empresa por la cuota femenina mínima que se exige. "Cuando llegué, éramos las cuotas, pero no decíamos tonterías (…) En un consejo de administración, la edad media son 56 años y casi todo hombres, que esperaban poco de nosotras, pero conocer es amar", ha agregado.

En esta mesa redonda participaron además la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan; la vicepresidenta de Eulen, María José Álvarez; la vicepresidenta ejecutiva y jefa de operaciones del Banco Iberamericano de Desarrollo (BID), Julie Katzman, y la secretaria de Estado de la Comunicación, Carmen Martínez de Castro.

Precisamente, Martínez de Castro respondió a las palabras de la presidenta del Círculo de Empresarios afirmando que "no todas las mujeres tienen que ser presidentas, pero todas tienen que poder trabajar". "Hay que conseguir que las mujeres se incorporen de forma satisfactoria al trabajo, favoreciendo la conciliación, o si no, habrá un problema en el futuro para que tengan hijos", dijo.

Editorial de El Mundo

La presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, volvió ayer a hacer gala de su incontinencia verbal con unas declaraciones injustificables. La ejecutiva, popular por sus meteduras de pata, aseguró en un acto empresarial que prefiere contratar a mujeres mayores de 45 o menores de 25 para evitar el «problema» del embarazo y que se acojan a una reducción de jornada. Además, añadió que lo mejor que puede hacer una mujer que aspire a convertirse en alta directiva es «que se case con un funcionario o con un marido al que le gusten mucho los niños».

Sólo desde un machismo residual pueden proferirse tales dislates. Ysólo desde la falta de mesura puede pretenderse hacer pasar por audacia tales consideraciones. Lejos de pedir perdón sin matices -que es lo que debería haber hecho ya- Mónica de Oriol puntualizó luego el sentido de sus palabras alegando que pretendía advertir de que un exceso de protección de la mujer en la legislación laboral es contraproducente. Todo el mundo tiene perfecto derecho a criticar los posibles efectos perversos de la discriminación positiva, e incluso de las discutibles políticas de igualdad y de conciliación laboral. El problema es suplir con imprudencia la falta de argumentos sólidos. Mónica de Oriol tiene una responsabilidad añadida porque, cuando se pronuncia, no lo hace simplemente como una directiva, sino como representante de uno de los principales lobbies de emprendedores, de tal suerte que sus salidas de tono empañan aún más la ya castigada imagen de la clase empresarial española.

No es de extrañar que el Gobierno y todos los partidos censuraran estas desafortunadas declaraciones, que merecieron también la reprobación de la patronal vasca Confebask y de la Federación de Mujeres Directivas. Pero sí que el Círculo de Empresarios mantenga como presidenta a una persona que, recurrentemente, salta a los titulares por sus polémicas opiniones. De Oriol -una destacada ejecutiva con seis hijos- ha sido noticia en varias ocasiones por decir que los «ninis no valen para nada», que los subsidios en un país con un 24% de paro generan «parasitismo» y que sindicatos y patronal son una «casta». Sus críticas pueden ser comprensibles, pero sus formas resultan intolerables. El Círculo de Empresarios no merece una portavoz tan inoportuna.

De interés

Artículos Relacionados