jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónPaula Requeijo: "Los políticos no saben pronunciar más de tres frases sin...

Paula Requeijo: «Los políticos no saben pronunciar más de tres frases sin mirar un papel»

Marga Peñafiel
Una persona transmite un mensaje mediante la palabra y los gestos que hace. En el mundo de la política y el periodismo es fundamental para expresar siempre con eficacia y persuadir al público. Paula Requeijo es la encargada de la conferencia ´Comunicación política y debates´ en el curso ´Nuevas formas de comunicación: redes sociales y comunicación no verbal´ que se impartirá del 24 al 26 de septiembre en la sede de A Coruña de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

Ibercampus: ¿Qué aporta el curso ´Nuevas formas de comunicación: redes sociales y comunicación no verbal´?

Paula Requeijo: Creo que aporta dos aspectos fundamentales para desenvolverse con éxito en el entorno comunicativo actual: por un lado, técnicas y herramientas para ser un buen orador y, por el otro, cómo las corporaciones y las personas pueden proyectar la imagen deseada a través de las nuevas tecnologías. Contamos con periodistas de amplia trayectoria como Marta Reyero o Tomás Fernando Flores, expertos en oratoria y técnicas verbales o psicólogos.

Me gustaría detenerme en el primer aspecto que he comentado, el de la oratoria, para reflexionar brevemente sobre la necesidad que tenemos en España de aprender a hablar en público con independencia de que se trate de un auditorio amplio o reducido. Algunos de nuestros principales políticos nos muestran a diario su propia incapacidad para poner en escena un discurso.

No pueden pronunciar más de tres frases sin mirar un papel, les cuesta mirar a los ojos a sus interlocutores o a la cámara, no dominan el paralenguaje (tono, ritmo, pausas), etc… En mi opinión, se debe, en parte, a la falta de importancia que en España le damos a la oratoria y a la ausencia de una preparación en este sentido a lo largo de toda nuestra vida académica, desde los primeros a los últimos niveles.

Queremos mostrar a los alumnos del curso los principios básicos para poner en escena un discurso tanto a nivel verbal como no verbal. El discurso abarca cuatro aspectos: la proxémica (cómo manejamos las distancias al interactuar con otros), la kinésica (gestos, miradas, expresiones faciales y posturas), el paralenguaje (tono, ritmo, volumen, etc…) y el contenido. Es fundamental aprender a integrarlos todos, contenido y forma, para ser buenos oradores y conseguir persuadir a través de nuestro discurso.

Ibercampus: ¿A quién va dirigido?

Paula Requeijo: Fundamentalmente, a periodistas, expertos en el mundo de la comunicación y a los que quieran iniciar un futuro profesional en las ramas de la Comunicación Política y Empresarial, asesorando a empresarios y políticos. Sin embargo, creo que puede interesarle a cualquier persona que quiera aprender oratoria para poder poner en escena un discurso o desenvolverse frente a una cámara o un micrófono, así como servirse de las nuevas tecnologías para proyectar una imagen adecuada de una persona, empresa o institución.

Ibercampus: ¿Puede aplicarse lo que se aprenda este curso a situaciones de la vida cotidiana?

Paula Requeijo: Por supuesto. Precisamente, lo que buscamos es que todo lo que exponemos tenga una aplicación práctica en el contexto profesional de los asistentes. Por ejemplo, si se dedican al periodismo, podrán incorporar lo que les cuenten Marta Reyero, Tomás Fernando Flores o Francisco Iglesias a su propia experiencia frente a la cámara o el micrófono. Igualmente, si se dedican a asesorar a empresarios y a políticos, podrán aplicar lo que comenten los profesionales de los medios citados y lo que Felicísimo Valbuena y Ángel Lafuente expliquen sobre la elaboración de discursos.

Yo misma, antes de comenzar la mesa redonda sobre “Comunicación Política y debates”, explicaré cuáles son los campos y categorías de la comunicación no verbal basándome en imágenes y vídeos. José María López-Galiacho y Susana del Coso expondrán claves relacionadas con la importancia de la imagen.

Félix Urosa, consultor de la empresa de marketing digital Top Position y el abogado Manuel Ollé se dedicarán a las nuevas tecnologías prestando una atención especial a las redes sociales.

Ibercampus: ¿Puede una empresa tradicional del periodismo reinventarse con éxito a través del periodista 2.0?

Paula Requeijo: Claro. En los últimos años, encontramos numerosos ejemplos que demuestran que las nuevas tecnologías, lejos de poner en peligro los medios tradicionales, los potencian. La experiencia que yo he vivido más de cerca es la puesta en marcha de la web de Radio Televisión Española, en concreto, la de la emisora en la que trabajé dos años: Radio 3.

Las posibilidades de Radio 3 de conectar con sus oyentes crecieron enormemente gracias a la página web, los blogs y las redes sociales. Los oyentes pueden consultar el nombre de un grupo o una canción que ha sonado en alguno de los programas, opinar sobre cualquier tema o escuchar el programa a cualquier hora y en cualquier parte. Como dice una de las cuñas institucionales de Radio 3, “Radio 3 se extiende”.

Ibercampus: En la web el uso de las nuevas tecnologías está a la orden del día. ¿Podría un periodista de radio o televisión aplicar nuevas fórmulas de comunicación para ser mejor profesional?

Paula Requeijo: Hoy en día es habitual que los periodistas, con independencia de que trabajen en prensa, radio o televisión tengan que saber cómo utilizar las nuevas tecnologías para hacer cosas tan básicas como subir una crónica a la página web de su medio, un vídeo, imágenes, etc… Por otro lado, también deben manejar las redes sociales ya que, además de proporcionarles notoriedad, le permiten fidelizar a su público y conocer cuáles son sus características.

Ibercampus: ¿Cree que la universidad ha cambiado sus planes de estudio para ofrecer una enseñanza acorde con el entorno digital?

Paula Requeijo: Cada universidad y cada facultad es un mundo en sí misma pero creo que el ámbito que yo conozco, que es el del Periodismo, la Publicidad y la Comunicación Audiovisual sí ha hecho un esfuerzo en este sentido. Buena prueba de ello es que hay itinerarios dentro del grado de periodismo que permiten especializarse en lo digital al igual que Títulos Propios y Máster. Por supuesto, hay que seguir mejorando y tratar de ofrecer asignaturas que cubran estas necesidades.

Ibercampus: La comunicación no verbal transmite incluso más que las palabras. ¿Podría decir ejemplos positivos y negativos de lo que dice nuestro cuerpo?

No soy partidaria de calificar como positivo o negativo lo que transmitimos a través de lo no verbal. Creo que, simplemente, hay que ser consciente de que no sólo comunicamos a través de las palabras que pronunciamos sino del cómo las pronunciamos, de la mirada, los gestos, etc… con que las acompañamos.

Al preguntarme por algún ejemplo relacionado con lo que “dice” nuestro cuerpo, me vienen a la mente las elecciones norteamericanas de 1988 en las que Michael Dukakis, candidato demócrata a la presidencia, se enfrentaba a George Bush padre. En uno de los debates, Bernard Shaw, periodista de la CNN, preguntó a Dukakis que era contrario a la pena de muerte lo siguiente: “Gobernador, si a Kitty Dukakis (su mujer) la mataran y la violaran, ¿sería partidario de una condena a muerte irrevocable para el asesino?” Dukakis respondió: “No, Bernard, y creo que sabe que me he opuesto a la pena de muerte toda mi vida” y añadió una serie de datos relacionados con la ineficacia de la pena capital en lo que a descenso de la criminalidad se refiere.

La respuesta duró sólo unos segundos pero, la expresión facial de Dukakis y el tono que empleó, le parecieron a los comentaristas y al público demasiados fríos. Esto provocó un importante rechazo hacia él, pues se comenzó a plantear su falta de empatía. Hay que tener en cuenta que los medios hablan de los debates como si se tratara de una contienda y repiten las imágenes y le dan vueltas y vueltas a los “aciertos” y “errores de los candidatos”.

Otro ejemplo dentro de la política norteamericana pero, en este caso, positivo es el de Barack Obama en 2008. Sus dotes como orador y su capacidad para integrar contenido y forma en sus discursos fueron un elemento importante a la hora de convertirse en Presidente de los EEUU y, desde luego, lo que le permitió obtener el Premio Nobel de la Paz. Obama domina a la perfección los tres campos de lo no verbal y sabe cómo emplear argumentos de pathos y ethos y combinar distintas figuras retóricas de forma natural en sus discursos.

Aquí, en España, me viene a la cabeza un ejemplo de lo que no hay que hacer. El debate entre Rubalcaba y Rajoy con motivo de las elecciones generales de 2011 puso de manifiesto la importancia de no transmitir intranquilidad a los espectadores. Rajoy lo hizo a través de un adaptador de objeto: agarrar continuamente papeles. Rubalcaba a través de un parpadeo constante.

Más información sobre el curso en la web de UIMP

De interés

Artículos Relacionados