miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaPor 15 votos contra 13 y 3 ausencias, la banca gana en...
El Pleno enmienda a la Sección e indigna a los consumidores

Por 15 votos contra 13 y 3 ausencias, la banca gana en el Supremo a sus 8 millones de hipotecados

Redacción
La jurisprudencia que estableció que el impuesto de las hipotecas lo pagaban los bancos no ha durado ni 20 días. El Pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha acordado, por 15 contra 13 votos y 2 ausencias, que quien paga el Impuesto de Actos Jurídicos Documentados es quien solicita el crédito. La jurisprudencia ha sido anulada y cambiada para que la banca no tenga que pagar más de 20.000 millones de euros desde principios del 2000.

Pese a la decisión adoptada hoy por el Tribunal Supremo, los hipotecados sí pueden reclamar otros gastos inherentes a la firma de una hipoteca, como la notaría, el registro de la propiedad, la gestoría o la tasación, según se informaba desde las organizaciones de consumidores, donde se extendió la indignación, miemtras Podemos e IU convocaban movilizaciones para este sábado. 

Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) detallaban que las hipotecas firmadas entre octubre de 2014 y julio de 2018 son las que no han prescrito desde el punto de vista fiscal, y por tanto aquellas en las hubiera sido posible el recurso ante las haciendas autonómicas por el pago de este impuesto.

La decisión del Pleno supone enmendar la plana a esa la Sección Segunda de la Sala, que es la que tiene encomendada la resolución de todos los recursos en materia tributaria. En el Pleno, en cambio, han entrado a votar magistrados del resto de secciones, que en el día a día resuelven recursos de otros ámbitos. Fueron cinco de los magistrados, de esa Sección Segunda, los que decidieron anular el reglamento del impuesto e interpretar que lo que realmente se desprendía de la ley era que el obligado tributario era el banco.

Terminan así tres semanas de polémica e incertidumbre jurídica que arrancaron el pasado 18 de octubre, cuando el tribunal comunicó un giro jurisprudencial que establecía que eran los bancos y no los clientes quienes debían asumir el coste del tributo. El revuelo social, político y económico que generó el fallo provocó que sólo un día después el propio tribunal diera marcha atrás en su decisión y paralizase cualquier medida al respecto.

El presidente del Supremo, Carlos Lesmes, emplazó entonces a los magistrados a una deliberación que comenzó ayer, 5 de noviembre, y ha terminado a media tarde de este martes, con la votación que ha acabado dejando las cosas como estaban.

Las reacciones al pronunciamiento del Supremo no han tardado en aparecer. Por parte del Gobierno, la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha dicho que "hay que respetar" las resoluciones judiciales.

Más crítico se ha mostrado el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, que ha utilizado un mensaje en Twitter para llamar a una "gran movilización cívica". "La independencia del Supremo está en entredicho y la democracia debilitada", ha escrito en la red social;

El sábado por la tarde, frente al Tribunal Supremo a las 18:00, nos vemos con la ciudadanía para defender la justicia social, la independencia judicial y la dignidad. Los partidos no debemos ser protagonistas, pero debemos estar con nuestro pueblo.

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha afirmado que la justicia "se ha vuelto a poner de nuevo del lado de los más poderosos". Para Álvarez, este nuevo cambio de criterio del Alto Tribunal genera "inquietud, incertidumbre y desconfianza de la ciudadanía en la justicia", sobre todo después de que hace unas semanas el mismo Supremo cambiase la doctrina presente hasta este momento fallando a favor de los clientes. "Se trata de una sentencia difícil de entender", dijo 

La indignación se extendió enseguida también entre las asociaciones de consumidores: "Hoy gana la banca y pierde toda la sociedad", era una de las afirmaciones más reiterada.

Adicae señaló que la decisión del Supremo es "impugnable" y recuerda que todavía se puede reclamar en los tribunales por la vía civil el impuesto hipotecario

La OCU considera que la sentencia pone en cuestión la independencia del poder judicial frente al poder de la banca y que crea una situación de desconcierto e inseguridad jurídica en la sociedad

Facua tachó de "aberración" el fallo del Tribunal Supremo:

El Supremo decide que el cliente pague el impuesto de las hipotecas. Una aberración. Pero no nos sorprende después de que en 2013 decidiera que la banca se quedara con todo lo que defraudó con la cláusula suelo. Por fortuna, después el TJUE hizo Justicia. #SupremoHipotecado

Tras la primera jornada de deliberaciones del pleno, el Ibex 35 subió este lunes un 0,20 % animado por el sector financiero, aunque este martes la sesión ha transcurrido en sentido contrario y las perdidas de las entidades bancarias arrastraron al índice por debajo de los 9.000 puntos.

Toda la banca (las patronales CECA, AEB y UNACC) reaccionó con una nota conjunta diciendoq ue asi se preserva la "seguridad jurídica":

Una vez conocida la nota informativa del Pleno de la Sala Tercera del Tribunal Supremo sobre el impuesto de actos jurídicos documentados (IAJD), y a la espera de la sentencia

definitiva, las asociaciones de entidades de crédito quieren hacer las siguientes consideraciones:

 El Tribunal Supremo ha confirmado que, como venía ocurriendo hasta ahora y de acuerdo con la normativa vigente durante más de 20 años, el sujeto pasivo del impuesto en la constitución de hipotecas es el prestatario. Esta decisión está en línea con el marco jurídico de los países de nuestro entorno.

 La decisión adoptada hoy por el Tribunal Supremo preserva la seguridad jurídica necesaria para el buen funcionamiento del mercado.

 

De interés

Artículos Relacionados