lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaPrioridad formativa a jóvenes, mujeres y parados de más duración tras las...
Habrá subvenciones de 4.000 a 9.000 euros,y preocupa a ERGON

Prioridad formativa a jóvenes, mujeres y parados de más duración tras las alarmas en la última EPA

Redacción
Las políticas activas de empleo que ultima el Ministerio de Trabajo y ha empezado a negociar con agentes sociales y comunidades autónomas darán prioridad a mujeres,jóvenes, parados de larga duración y mayores de 45 años. Habrá subvenciones a la contratación indefinida de 4.000 euros a 9.000 euros. Se considera insuficiente la mejora del empleo tras el desconfinamiento de verano, pues al terminar septiembre eran un 33,74% más jóvenes los jóvenes en paro respecto a 12 meses antes según la EPA.

El borrador a consulta incluye una subvención a la contratación indefinida, con carácter general, de 4.000 euros (4.500 si es mujer o una persona con discapacidad de más de 45 años).La ayuda aumenta hasta los 5.000 euros (5.500 si es mujer o una persona con discapacidad de más de 45 años) en el caso de contratar a quien percibe una prestación o subsidio por desempleo, el ingreso mínimo o una renta mínima autonómica. También podrán recibir esta ayuda las empresas que incorporen a mujeres en ocupaciones o sectores con presencia mayoritariamente masculina o aquellas que lleven más de dos años desempleadas después del nacimiento o adopción de un hijo.La norma contempla elevar la subvención a 7.000 y 7.500 euros para colectivos especialmente vulnerables como los parados de larga duración que superen los 45 años. Además, todas estas ayudas podrán tener un plus de 2.000 euros cuando se trate de un autónomo o cooperativa que contrata a su primer empleado fijo.

Desde Fundación ERGON consideran positivo que se inicie el diálogo para una reforma en profundidad de las políticas activas de empleo, pero les preocupa que pivote más sobre las subvenciones a la contratación, cuya eficacia ha sido reiteradamente puesta en cuestión en reiteradas ocasiones, la más reciente por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AiREF) que sobre la necesidad de responder a los desafíos que amenazan la empleabilidad en España. Vivimos en una sociedad dónde el cambio se ha convertido en la norma.  Trayectorias vitales, entornos personales, familiares y profesionales no están prediseñados ni resultan previsibles. No hay periodos de tiempo definidos o estándar ni para el trabajo, ni para la formación ni para el ocio.  Los procesos de cambio van a ser constantes y su duración impredecible.  La tecnología está cambiando nuestras vidas y la forma de relacionarnos con los demás.

 Fundación ERGON, que reúne un grupo multidisciplinar e independiente de expertos del ámbito laboral con el objetivo de minimizar la brecha entre talento y empleo,  defiende un menor intervencionismo público, la presencia de políticas y líneas de actuación globales y coordinadas entre los distintos SPEs, el cuestionamiento de lo que no funciona (empezando por las subvenciones a la contratación), la vinculación real (aunque no policial) de las prestaciones de desempleo a la actividad real de búsqueda de nuevas alternativas etc son cambios “culturales” que ayudarían a reducir el gap entre demanda y oferta de empleo y a corregir las “brechas digitales” que a menudo son incluso mayores que lo a menudo somos capaces de admitir.Por ello, en base a los criterios que formula la Estrategia Española de Activación para el Empleo 2017-2020 y de los datos y conclusiones planteados en el informe de la AiREF:

– La necesidad de regirse sobre los principios de eficiencia y agilidad de aplicación imperativa para dar respuesta a las necesidades del mercado de trabajo.

-El análisis de los enfoques y la revisión de la forma de asignación y distribución de los fondos disponibles.

-El rediseño de las políticas que han de centrarse en el análisis de la realidad del mercado de trabajo y en la segmentación de los usuarios.

-La formulación de un nuevo marco de coordinación entre los diferentes ámbitos y de la gestión de los sistemas de información con un análisis y un planteamiento claro sobre los principios de concurrencia y de eficiencia en la gestión.

-El replanteamiento racional de la colaboración público-privada y de los factores relativos a la especialización y segmentación en función de las demandas/necesidades y la de los perfiles de los usuarios.

-La adopción de medidas dirigidas a mejorar la percepción y el reconocimiento social sobre el conjunto del sistema, sus roles, criterios de actuación y sus resultados.

Establecimiento de criterios homologables y homogéneos para evaluar y validar la eficiencia y los resultados alcanzados en las diversas políticas.

Otras prioridades del borrador de políticas activas de empleo

La reunión de más de cuatro horas de este martes entre el Gobierno y los agentes sociales consiguió presentar un borrador para el futuro decreto que regulará las políticas activas de empleo, siendo el primer documento para renovar la estrategia de creación de empleo para el periodo 2021-2024. El futuro decreto tiene como objetivo garantizar una entrada con buenas condiciones al mundo laboral, así como proteger los empleos ya existentes. En este sentido, el borrador recoge medidas para incentivar el empleo en los colectivos vulnerables como son las mujeres, los jóvenes y los parados de larga duración (concretamente los mayores de 45 años).

Los objetivos principales detallados en el futuro decreto sostienen garantizar un empleo de calidad para aquellos que acaben de llegar al mercado laboral, como ocurre con los jóvenes. Se contempla en el documento que a los jóvenes se les deberá realizar un contrato de acuerdo a sus necesidades y características. De esta forma, el decreto plantea incentivar su entrada al mercado laboral a través de contratos (de formación, de prácticas o el más adecuado dependiendo de su caso en concreto), o aquellos ingresos que se realicen sin concreto de trabajo (becas).

A su vez, el documento también recoge un plan para la vuelta de aquellos jóvenes que han salido de España a buscar trabajo en los últimos años. En este sentido, se pretende cubrir los gastos de desplazamiento de aquellos talentos jóvenes que hayan tenido que abandonar el país por motivos laborales, y que regresen a España con el fin de ser contratados indefinidamente o para comenzar un trabajo de forma emprendedora por cuenta propia.

En cuanto a las mujeres, el borrador busca una igualdad en las oportunidades ofrecidas por el mercado laboral, tanto en la inserción de las mujeres en trabajos o empleos que estén predominantemente masculinizados, como en la inserción laboral de mujeres que hayan sido víctimas de violencia de género.

Por ello, una de las principales medidas acordadas en el decreto se basa en el programa de incentivos a través de la contratación de mujeres en los sectores y empleos en los que se encuentran poco representadas. Asimismo, para que la presencia femenina sea palpable en el mercado laboral, se busca fomentar que los programas o acciones de mejora de empleabilidad estén formados por alrededor de un 50% de mujeres.

Por otro lado, también se contempla una serie de ayudas económicas para aquellas empresas que quieran regresar a España a aquellos trabajadores que se encuentran en el extranjero. En este caso, se les proporcionarían distintas subvenciones que cubrirían los gastos de desplazamiento, la ejecución de los contratos y la difusión de los proyectos de emprendimiento. Además, para aquellas personas que sean mayores de 45 años, el futuro decreto prevé el despliegue de medidas con el objetivo de evitar que sufran discriminación en el mercado laboral debido a su edad.

Por último, debido a la pandemia de coronavirus, el borrador recoge ayudas para aquellas empresas que promuevan la conciliación, pudiendo recibir ayudas de hasta 9.000 euros. Del mismo modo, quienes contraten a personas desempleadas para cuidar a niños menores de tres años o a familiares dependientes, también recibirán bonos en la cotización de la Seguridad Social.

El decreto que termine aprobándose tiene como objetivo que cada comunidad autónoma pueda modificar sus propios planes de activación del empleo en asuntos como la igualdad de género o la lucha contra la precariedad laboral.

Según fuentes del ministerio de Trabajo, antes de la reunión realizada este martes con los agentes sociales, las regiones ya habían dado su punto de vista positivo al borrador. Si al final se llega un acuerdo con el diálogo social, le texto deberá volver a ser revisado por las comunidades.

El Ministerio de Trabajo ha multiplicado el dinero invertido en las próximas políticas activas de empleo de 2021. Se han alcanzado los 6.482 millones de euros, incrementándose un 35,75% más que en el presupuesto anterior. Una parte de los 6.482 millones se dan a las comunidades autónomas, que tienen un papel muy importante en estas políticas.

Esta bonificación invertida se realiza para transformar definitivamente la entrada al mercado laboral y que esta pueda ser eficaz para los colectivos más vulnerables.

En definitiva, si se suma tanto el dinero que tramita el Ministerio de Educación como el que gestiona el Ministerio de Trabajo, la suma total asciende a los 7.405 millones, un 29,5% más.

El sindicato UGT ha manifestado este martes en la Mesa de diálogo social sobre políticas activas de empleo, el “alto consenso” entre los agentes sociales, reclamando la idoneidad del momento actual para una reforma del sistema de estas políticas.

La secretaria de Empleo de UGT, Mari Carmen Barrera, ha insistido en que es necesaria la reforma de las políticas activas de empleo “para dar solución a 3,5 millones de desempleados, a la altísima tasa de desempleo juvenil o ese 1,5 millón de desempleados que no tiene ningún tipo de protección”.

Pensamos que ahora es el momento para alcanzar esos objetivos porque la sociedad lo necesita y porque es el momento idóneo porque el marco presupuestario europeo puede facilitar el que por fin esas demandas históricas se hagan una realidad”, ha manifestado la secretaria.

El empleo de los jovenes, sin recuperarse en el tercer trimestre 
El número de ocupados se incrementó en el tercer trimestre del año en 569.600 personas, lo que supone un aumento del 3,06%, y lleva la cifra total de ocupados a 19.176.900, nivel de ocupación similar al del primer trimestre de 2018, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es la mejor estadistica de empleo,  pero sigue tan alterada por el COVID como para ofrecer fuertes aumentos sobre el trimestre anterior y descensos en 12 mes, como los del  ÷33% en 3 meses y  -36% en 12 estimado para los jóvenes menores de 19 años (ver grafico). Entre julio y septiembre se crearon 569.600 empleos, un 53% de los ocupados que los perdieron en el trimestre precedente. Hay algo más de medio millón de personas que perdieron su puesto con el confinamiento y aún no lo recuperaron, y en términos de empleo equivalente al empezar el cuarto trimestre había un 7% menos que al empezar la pandemia.
De este modo, se ha iniciado la recuperación gradual del empleo perdido en la primera mitad del año como consecuencia de los efectos que la pandemia del Covid-19 está teniendo sobre la economía. En este trimestre se ha recuperado más de la mitad del empleo perdido en el trimestre anterior. Este proceso se ha producido en paralelo a la incorporación a sus puestos de trabajo de cerca del 80% de las personas que estaban en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs).
El número total de horas efectivas trabajadas, tras el descenso del 22,59% registrado en el segundo trimestre, también se recupera de forma relevante, con una subida del 15,1%.Según la EPA, más del 10% de los ocupados trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días, lo que supone un retroceso sobre el 16,2% del segundo trimestre.En términos interanuales, se produce una caída del número de ocupados de 697.500 personas, el -3,51%, amortiguándose el impacto respecto al descenso de más del 6% y 1.074.000 ocupados que se registraba en el trimestre anterior.
El número de desempleados crece en el trimestre en 355.000 personas, frente a la evolución contenida en el segundo trimestre, lo que eleva la tasa de paro hasta el 16,26%.En el tercer trimestre el incremento de la ocupación es generalizado en todos los sectores, salvo Agricultura, que experimenta un descenso de 32.300 ocupados. El mayor incremento se produce en el sector Servicios, con 476.300 personas más trabajando, seguido de Construcción, con 80.300, e Industria, con 45.400.
El incremento de la ocupación en el tercer trimestre es generalizado en todas las Comunidades Autónomas, a excepción de Canarias y la Ciudad Autónoma de Ceuta. Los mayores aumentos de empleo se dieron en Cataluña, con 96.400 ocupados más, seguida de la Comunidad Valenciana, con 81.800, y Andalucía con 76.200.
En el último año se ha registrado un descenso de la ocupación en todas las Comunidades Autónomas, a excepción de la Región de Murcia. Las comunidades que más reducen su ocupación son Cataluña, con 138.500 menos, Andalucía con 115.600 menos y la Comunidad de Madrid con, 90.800 ocupados menos.
El incremento de la ocupación en el tercer trimestre se concentra en los trabajadores con contrato temporal, con 422.900 ocupados más, frente a los 158.300 con contrato indefinido. No obstante, en términos interanuales la mayor pérdida de ocupados se concentra en los trabajadores temporales.
El incremento de la ocupación en el trimestre ha beneficiado más a los hombres, con 320.800 ocupados más, que a las mujeres, con un incremento de 248.900. En términos interanuales la caída es de 370.300 ocupados en el caso de los hombres y de 327.100 en el de las mujeres.
El mantenimiento de las medidas de flexibilización y el apoyo público a los ERTEs permite seguir amortiguando el impacto de esta crisis en términos de desempleo. La tasa de paro está en el 16,26%, con una subida de 0,93 puntos en el trimestre y de 2,34 puntos en términos interanuales. En el trimestre, el número de parados sube en 355.000 personas, mientras que en los últimos 12 meses lo hace en 508.500.
Por sectores, el desempleo se incrementa este trimestre en Agricultura, con 39.700 parados más y en Servicios, con 21.300 más. Sube también entre quienes perdieron su empleo hace un año y entre quienes buscan su primer trabajo. Disminuye, por el contrario, en Industria, con 31.800 desempleados menos y Construcción, con 12.300 menos.
En términos anuales, el sector Servicios concentra la mayor subida del paro, con 415.700 desempleados más.
Por Comunidades Autónomas, en el tercer trimestre sube el paro en todas ellas, a excepción de Islas Baleares, donde se reduce en 9.200 personas. Los mayores incrementos se producen en Andalucía, con 143.800 parados más, Canarias, con 47.800, y Cataluña, con 33.600.
En términos anuales el paro se incrementa en prácticamente todas las comunidades, salvo Asturias, con una reducción de 2.300 personas menos y las Ciudades Autónomas de Ceuta y Melilla, con 1.100 y 1.000 parados menos, respectivamente. Los mayores incrementos se producen en la Comunidad de Madrid, con 105.000 parados más, seguida de Cataluña, con 84.500, y la Comunidad Valenciana, con 83.100.
El número de desempleados se incrementa en el trimestre en 90.300 entre los hombres y en 264.700 en el caso de las mujeres, que tienen una mayor representación en las actividades que están viendo más afectadas por la pandemia. De esta forma, la tasa de paro femenina se sitúa en el 18,39%, superior en cuatro puntos a la masculina.

 La ocupación, segun la  Encuesta de Población Activa del tercer trimestre difundida por el INE, ha subido en 569.600 personas este trimestre. Hay que tener en cuenta que a los afectados por un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) con suspensión de empleo, según la metodología de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat) y de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se aplica en la EPA, se les considera ocupados.

 Descienden las ausencias del empleo por ERTE y paro parcial por razones técnicas o económicas, o enfermedad, accidente o incapacidad temporal en el tercer trimestre. Ello ha hecho que el número de horas trabajadas crezca respecto del trimestre anterior. Así, las horas efectivas de trabajo realizadas han aumentado un 15,10% respecto al segundo trimestre a pesar de ser un periodo típicamente vacacional.

 El 10,30% de los ocupados (1.975.100) trabajaron desde su propio domicilio más de la mitad de los días, frente al 16,20% observado en el segundo trimestre.

 El final del confinamiento en junio va normalizando el comportamiento de la población activa, recuperándose el número de activos y disminuyendo, por tanto, el de las personas que están fuera del mercado de trabajo.

 Una visión más pormenorizada de las transiciones observadas entre ocupación, paro e inactividad se obtiene con la Estadística de Flujos, que refleja que 928.700 inactivos han pasado a la ocupación y 1.320.500 al paro. El flujo de salida de ocupación a la inactividad se cifró en 659.300 y del paro a la inactividad en 676.100. Como resultado se produce una fuerte recuperación del número de activos este trimestre.

En términos interanuales, el número de parados sube de forma similar, 256.900 entre los hombres y 251.600 entre las mujeres

De interés

Artículos Relacionados