viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaRectores y estudiantes deciden aplazar al 2017 la reforma universitaria aprobada por...
Las decisiones de CREU y CREUP limitan el Decreto Wert 3+2

Rectores y estudiantes deciden aplazar al 2017 la reforma universitaria aprobada por el Gobierno

Redacción
La conferencia de rectores españoles (CRUE) y la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP) decidieron este lunes por separado aplazar al menos hasta el 2017 el paso de 4 cuatro años de carrera y uno de másteres a 3+2 . Ambos se plantan así ante la decisión adoptada por el pasado Consejo de Ministros, para evitar entre otros problemas mayor carestía de los estudios, que según los datos oficiales obtenidos por Ibercampus han subido un 32,2% desde el 2012.

Por 57 votos a favor contra cinco abstenciones y el no de la universidad privada madrileña Camilo José Cela, la CRUE, nutrida por  50 universidades públicas y 26 privadas, concretó la fecha del aplazamiento reclamado hace varios meses al Ministerio de Educación en la rueda de prensa desarrollada a partir de las 6,30 de la tarde,  bajo la presidencia de Manuel López, trasla asamblea extraordinaria convocada en Madrid para confirmar su rechazo al nuevo Decreto de ordenación de las enseñanzas universitarias y de doctorado.

Los rectores según su presidente acordaron   “una actuación prudente, demorada en el tiempo que permita analizar y cuestionar de una manera razonable la adaptación a un nuevo sistema”. Aunque el  calendario previsto por la CRUE carecerá como esta de capacidad normativa, supone que las universidades empiecen a pedir acreditaciones para nuevas titulaciones de tres años en 2016 y a ofertarlas en el curso 2017-2018.

 “En este 2015, sea cual sea el resultado de las elecciones, habrá Gobiernos nuevos”, añadió López, “no parece que sea el momento oportuno de implantar nuevos grados,  y no muy oportuno que este tema esté en el candelero electoral”.

Entre tanto llega el año 2017, la mayoría de las universidades quieren dedicar el tiempo a  evaluar la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior (el plan Bolonia, del que salieron, en 2014, los primeros titulados).  También quieren estudiar el impacto sobre las tasas de los estudiantes, que ha visto encarecida la universidad los tres últimos años una media del 32,2% según los datos sacados por Ibercampus del Instituto Nacional de Estadística. Igualmente, proyectan  “explicar con claridad a las familias lo que supone el cambio”, además de intentar acordar que las titulaciones tengan la misma duración en todos los campus españoles.

Acuerdos de los rectores

La nota oficial publicada por los rectores tras su reunión dice textualmente lo que sigue:

"En relación con la aprobación el día 30 de enero de 2015, por el Consejo de Ministros, del Real Decreto por el que se modifica el Real Decreto 1393/2007, de 29 de octubre, por el que se establece la ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales y el Real Decreto 99/2011, de 28 de enero, por el que se regulan las enseñanzas oficiales de doctorado, la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE), reunida en Asamblea General el 2 de febrero de 2015, tras un amplio debate acuerda:

1.- Reafirmarse en la necesidad de una moratoria que en su día pidió respecto a la aplicación de este Real Decreto.

2.-Solicitar a todas las universidades y comunidades autónomas que no se comience la tramitación de propuestas al amparo de esta disposición hasta septiembre de 2016. El objetivo principal es poder aplicar esta normativa de una forma prudente, evitando la confusión de la sociedad en su conjunto y preservando de este modo la cohesión del sistema universitario español.

3.- Manifestar que, pudiendo considerarse el cambio en la estructura de algunos de los estudios universitarios, es prioritario culminar primero la evaluación de las titulaciones actualmente vigentes. Del mismo modo, consideramos preciso llevar a cabo una profunda reflexión sobre el futuro de la universidad española también en lo referente al modelo de financiación, antes de poner en marcha un cambio que de hacerse con precipitación tendría graves consecuencias para todo el sistema universitario.

4.-Declarar que la mayor preocupación de la CRUE, es la defensa de la calidad de la oferta académica de nuestras universidades, garantizando además una verdadera igualdad de oportunidades para sus estudiantes. Asimismo, consideramos necesario que la sociedad cuente con la suficiente información sobre la nueva oferta curricular de grados y másteres oficiales que pueda derivarse de esta disposición, con el objetivo de asegurar la mejor formación y empleabilidad de nuestros egresados".

Decisión de la coordinadora de estudiantes

Por su parte, también reunida  aparte en el mismo edificio de la Universidad a Distancia (UNED), la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), presente en 26 de los 50 campus españoles que suman casi 900.000 alumnos, había decidido horas antes  solicitar un aplazamiento del Decreto.  Su presidente, Luis Cereijo, acusó a Educación de cometer “una torpeza”  y rechazó un  modelo que dijo “duplica los precios” de la formación, ya que los másteres resultan  más caros que las licenciaturas y grados ( 18,42 euros por cada uno de los créditos frente a 40,11 euros en los másteres, según datos oficiales medios.

Frente al argumento de Educaciónen el sentido de que las familias ahorrarán “150 millones de euros” al tener que pagar un año menos de universidad, Cereijo afirmó que “no es cierto que se vaya a reducir el coste a las familias porque con tres años un egresado no es competitivo”. 

De interés

Artículos Relacionados