domingo,17 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadRobots termitas para levantar futuras ciudades
Multiplicarán también por miles de veces tu tamaño

Robots termitas para levantar futuras ciudades

Redacción
Al final las termitas dejarán de simbolizar entre los humanos la destrucción. Tras servir sus altas capacidades constructivas de inspiración para diseñar robots a investigadores estadounidenses, los nuevos ingenios serán capaces de construirnos estructuras muy complejas, quizá evitando al mismo tiempo burbujas inmobiliarias.

Mientras os seres humanos necesitamos planos para guiarnos a la hora de hacer algo complicado, las termitas pueden levantar nidos de miles de veces su tamaño sin un plan centralizado. Lo hacen sin necesidad de ciencia, pero con observación: a partir de las pistas que obtienen de otros individuos y del entorno para saber dónde depositar el siguiente montón de tierra y, en último término, construir una estructura que se adapta al entorno.

"Las termitas son las que han inspirado nuestro trabajo. Vimos las cosas increíbles que estos pequeños insectos pueden construir y dijimos: ¡Fantástico! ¿Cómo creamos y programamos robots que trabajen como las termitas, pero construyan lo que los humanos queramos?", explica Justin Werfel, del Instituto Wyss de Ingeniería de Inspiración Biológica de Cambridge (Estados Unidos) y autor principal de la investigación cuyos resultados publica la revista ´Science´.

Los científicos diseñaron algoritmos -conjuntos de instrucciones- que simulaban el comportamiento de las termitas y programaron con ellos unos pequeños robots que sólo necesitan de la habilidad para percibir el ladrillo o la proximidad de otro robot para dar el siguiente paso. "Hay dos tipos de reglas: las que son las mismas para cualquier estructura que construyan y las ´leyes de tráfico´ propias de la estructura específica. Estas últimas dicen a los robots a qué sitios pueden moverse a continuación: el tráfico sólo fluye en un sentido entre dos sitios adyacentes, lo que mantiene un flujo continuo de robots y material moviéndose por la estructura". La programación impide atascos.

Entornos hostiles

Según los investigadores, aunque cada robot conoce sólo unas reglas muy simples -cuando colocar un ladrillo, girar, subir o bajar un escalón-, juntos exhiben un comportamiento inteligente que les permite crear estructuras complejas. Al no haber un control centralizado, indica Werfel, un robot puede averiarse y el resto seguirá haciendo su trabajo. "No hay un elemento crítico que eche todo abajo si falla". Para estructuras más grandes, no cambian las reglas; sólo hacen falta más robots.

Werfel ve, en el futuro próximo, cuadrillas de robots termitas que, ante inundaciones, construyan diques para protección sin que seres humanos corran riesgos y, más lejos en el tiempo, que levanten estructuras en entornos hostiles, como "hábitats submarinos o en otros planetas".

De interés

Artículos Relacionados