martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónTrump apenas tiene un tercio de probabilidad de acabar el mandato, dice...

Trump apenas tiene un tercio de probabilidad de acabar el mandato, dice Bannon,su cesado estratega

Redacción
Para Steve Bannon, cesado estratega de Trump en su campaña para llegar a la Casa Blanca, la probabilidad de que el presidente de los EEUU termine su mandato es de un tercio, y a causa de la incompetencia demócrata. Le da otro tercio a de que sea expulsado de la presidencia por la 25ª Enmienda (incapacidad mental), y el tercero a que se inicie un proceso de destitución en su contra. El libro revela que creyó que perdería, no duerme con Melania, es un tremendo mujeriego y su hija quiere el poder

El hecho de que el hombre que durante muchos meses fue el brazo derecho de Trump haga descaradamente esas catastróficas predicciones es ya bastante notable. Pero dejar que el mundo lo sepa a través de Wolff podría convertirlas además en una profecía autocumplida. Es lo que dice la reseña publicsda por The Guardián-Eldiario.es del libro  “Fire and Fury. Inside the Trump White House”, obra de Michael Wolff, Quien presenta a Steve Bannon, entonces estratega jefe de la Casa Blanca, caminando de un lado a otro en el Ala Oeste de la Casa Blanca mientras habla abiertamente sobre las probabilidades de Donald Trump de permanecer en el cargo.

Lo más explosivo de las palabras de Bannon reveladas en Fire and Fury es la gestión que hizo Donald Trump –o más bien la mala gestión– de la investigación rusa en torno a él. Asumiendo que el relato de Wolff sea auténtico (y hasta ahora Bannon no ha dicho nada que sugiera lo contrario) el exconsejero consideraba a Trump totalmente incapaz en lo relativo a la investigación del consejero especial Robert Mueller sobre posibles vínculos entre Rusia y el equipo del actual presidente.

A nivel práctico, Trump no tenía la "disciplina para manejar una investigación difícil", escribe Wolff, ni la inteligencia para contratar abogados poderosos. Según Bannon, lo más grave era que Trump era incapaz de comprender "lo mucho que Mueller sabía sobre él y su familia"."Es posible que él no vea lo que se avecina", dice Bannon.

Desde que  the Guardian ofreció  extractos del libro, sabemos que Bannon considera como “traición” la reunión celebrada en junio de 2016 entre el hijo de Trump y los rusos, en la que le prometían aportar información escandalosa sobre Hillary Clinton. También sabemos que para Bannon la probabilidad de que Donald Jr. no haya informado a su padre sobre ese encuentro es "cero".

Aunque no se trata de una prueba capaz de satisfacer a un fiscal tan meticuloso como Mueller, sí cambia el marco de la investigación rusa. Tal vez Trump intente menospreciar la participación de Bannon en la campaña y su posterior papel en la Casa Blanca, burlándose y diciendo que tuvo "poco que ver con nuestra victoria histórica", pero pocos le creerán.

Como dijo Richard Painter, jefe de la oficina de ética de la Casa Blanca con George W. Bush, "Bannon formaba parte de la campaña al más alto nivel, y en la Casa Blanca hasta agosto pasado". "Hablaba constantemente con el presidente; no puedo imaginarme a Trump sin confiar en él, incluso sobre la investigación de Rusia", dijo Painter.

Eso a su vez plantea la posibilidad de que Bannon pueda cooperar con esa investigación. Lo cierto es que nada lo une a los miembros de la familia Trump, especialmente al yerno del presidente, Jared Kushner.

Según Painter, "tal vez Bannon ya esté cooperando con Mueller, por lo que sabemos". "No tiene ningún incentivo para encubrir a Trump o a su familia."

Todo lo cual aumentará la importancia de la perspectiva de Bannon sobre la investigación rusa a medida que llegue a etapas posiblemente críticas. En el libro está claro cuál es la clave para Bannon: los movimientos financieros de Trump y de su familia.

Durante una  entrevista en el periódico  The New York Times en julio, Trump advirtió a Mueller de que no investigara las finanzas de su familia. La respuesta de Bannon fue mordaz. Así lo describió Wolff: "¡Ehhhh… ehhh… ehhh!" gritó Bannon imitando el sonido de una alarma. "¡No miren aquí!". "¡Digámosle al fiscal qué es lo que no tiene que mirar!".

Bannon es concreto en lo que considera el aspecto más peligroso de la investigación de Mueller: "Es lo del Deutsche Bank y toda la mierda de Kushner. Esa cagada de Kushner es muy pegajosa. Van a ir directamente a por eso".

En diciembre se supo que los fiscales federales estaban investigando los lazos de Kushner con el Deutsche Bank. Estos vínculos incluyen 285 millones de dólares prestados por un banco implicado en escándalos de blanqueo de dinero ruso para refinanciar su parte en la compra del antiguo edificio del New York Times en Manhattan. En julio,the Guardian reveló que Kushner  había comprado la propiedad a un oligarca nacido en la Unión Soviética cuya empresa aparece en un conocido caso de blanqueo de dinero en Nueva York.

"Cuidado con Kushner "y" cuidado con el Deutsche Bank "parecen ser los dos temas centrales de este capítulo extraordinario en una presidencia excepcional. El libro también da cuenta de los acontecimientos a bordo del Air Force One, en el 

Como ya se sabía, Trump se hizo cargo de la declaración, insistiendo en que durante la reunión se trató exclusivamente del tema de la adopción de niños rusos. Lo cierto es que el contingente ruso ofreció información incriminatoria sobre Hilllary Clinton, un detalle crucial que no se mencionó entonces pero que se hizo público en cuanto se dio a conocer la cadena de correos electrónicos de Donald Jr.

Si volvemos a asumir la exactitud de su relato, la interpretación de Wolff es más completa. Escribe que todo el equipo de comunicaciones de la Casa Blanca fue relegado a la parte de atrás del avión mientras Trump se quedaba al frente redactando una declaración pública que podría ser interpretada como un intento de encubrimiento, lo que expone al presidente a riesgos legales.

"Solía herir mis sentimientos cuando los veía corriendo por ahí haciendo cosas que formaban parte de mi trabajo", dice Sean Spicer, entonces secretario de Prensa de la Casa Blanca. "Ahora me alegro de no estar al tanto".

La persona que sí estaba al corriente era Hope Hicks, actualmente directora de comunicaciones de la Casa Blanca.

Wolff cita a Bannon diciendo de Hicks que no era "nada más que una pobre facilitadora presidencial" y una lacaya de "Jarvanka" (contracción de los nombres de Jared  Kushner e Ivanka Trump, yerno e hija del presidente).

 ¿Estaba detrás de su elección la mano del presidente ruso, Vladimir Putin? El columnista y escritor Michael Wolff -biógrafo del magnate de los medios de comunicación Rupert Murdoch- desvela que todo es mucho más sencillo en su libroFire and Fury: Inside the Trump White House (Fuego y Furia: Dentro de la Casa Blanca de Trump). 

Previsto para su publicación el 9 de enero, ofrece una crónica explosiva sobre los trapos sucios de la Casa Blanca. La revelación estrella: Trump no quería ser presidente, sólo perseguía la promoción para abrir un canal de televisión

Elaborado a través de cientos de entrevistas, una de ellas al propio presidente, el libro ha levantado ampollas incluso antes de salir a la venta sólo con los capítulos que suelen adelantar las casas editoriales a los medios de comunicación. 

La reacción del mandatario no se ha hecho esperar y, a través de su cuenta de Twitter, ha asegurado que la publicación está "llena de mentiras" y fuentes inventadas. "No autoricé ningún acceso a la Casa Blanca (de hecho le dije que no varias veces) al autor de este libro falso! Nunca hablé con él para el libro. (Está) lleno de mentiras, tergiversaciones y fuentes que no existen".

El libro no sólo ha provocado uno de los comunicados más contundentes de un líder de Estados Unidos que se recuerdan en la historia. También, ha hecho que los abogados de Trump se echen encima de Steve Bannon, el ex jefe de estrategia de la Casa Blanca que ha hecho las declaraciones más jugosas. El equipo legal del mandatario ha lanzado una ofensiva para evitar la publicación, enviando una carta de 11 páginas al autor y al editor del libro en la que exigen la suspensión de su publicación y distribución. Los responsables deben, según esa misiva, retractarse públicamente y pedir disculpas. 

Bannon, mientras, intentó templar ayer la guerra abierta con su antiguo jefe calificándole de "gran hombre" al que "apoyo sin descanso".

La polémica proporciona munición a los demócratas para un impeachment (moción de censura). Sobe todo después de que ayer se supiera que una docena de congresistas entre ellos un senador republicano) se reunieron con el prestigioso psiquiatra Bandy X. Lee para evaluar si el presidente está capacitado para ejercer su cargo. 

Revelaciones más señaladas del libro: 
Trump no quería ser presidente. Pero su equipo tampoco. "Esto es más grande de lo que jamás he soñado", le dijo a su amigo (recientemente fallecido) Roger Ailes, ex jefe de la Fox dimitido después por acoso sexual. "No veo que vaya a perder, porque no será perder. Será ganar completamente", le confesó después de asegurarle que cuando se terminasen las elecciones iba a abrir una cadena de televisión, Trump TV. Entonces daba por hecho que no vencería. Cuando supo que había ganado, "Trump parecía un fantasma", cuenta el libro. Su esposa Melania rompió a llorar. 
ENCUENTRO CON LOS RUSOS
Ha sido la revelación de la reunión de una abogada rusa con su hijo, Donald Junior, y su yerno, Jared Kushner, la que ha desatado la ira de Trump. El ex jefe de estrategia del presidente, Steve Bannon, tilda de "antipatriota" y "traición" aquel encuentro con Natalia Veselnitskaya en la campaña de junio de 2016. "Los tres cargos más altos de la campaña pensaron que era una buena idea encontrarse con un Gobierno extranjero dentro de la Torre Trump en la sala de conferencias de la planta 25 y sin abogados", resalta Bannon al autor del libro. "Todo se trata de lavado de dinero. Mueller eligió a Weissmann al principio, que es experto en lavado de dinero", indica Bannon en referencia a Andrew Weissman, uno de los fiscales veteranos dentro del equipo de Robert Mueller, ex director del FBI nombrado al frente de la investigación del Rusiagate. 
TOMA DE POSESIÓN
A Trump no le gustó su ceremonia de investidura, según el explosivo documento contra el que ha lanzado una ofensiva legal. Faltaron famosos y había discutido con su mujer, a la que le había asegurado que no iba a ganar la presidencia. 
MIEDO DE LA CASA BLANCA
Al máximo líder del planeta le daba miedo la Casa Blanca cuando aterrizó en ella, según el libro. Los primeros días se recluyó en su habitación. No quería salir, lo que recuerda episodios históricos, como el del presidente John F. Kennedy y su esposa Jackie durmiendo en habitaciones separadas. Trump pidió que le instalasen dos televisiones, sobre todo para ver la cadena conservadora Fox, a cuyo dueño, el magnate australiano Rupert Murdoch, admira. 
IVANKA 'FOR PRESIDENT'
Ivanka Trump quiere ser presidenta de Estados Unidos. La hijísima y su marido, Jared Kushner, tienen un plan para convertirla en la primera mujer al frente de la Casa Blanca. Ya al principio de la presidencia de Trump, cuando reinaba el caos, el republicano valoró que su yerno fuese jefe de Gabinete. En un principio, le ofrecieron al ex portavoz de la Cámara de Representantes John Boehner, republicano de Ohio. Pero, Trump no sabía quién era. El presidente tampoco conocía las enmiendas de la Constitución, se las tuvo que enseñar un ayudante. 
PRIORIDADES EN LA CASA BLANCA
Nadie sabe qué prioridades hay en la Administración Trump. Durante los primeros días, Kushner fue incapaz de responder qué había marcado en rojo el Gobierno. Ya el magnate Rupert Murdoch le advirtió a Trump de que sólo tenía seis meses para dar forma a su presidencia. El resto de tiempo, señaló, se emplea en defenderse de los ataques de la oposición y las intrigas de su partido
BLAIR QUERÍA UN CARGO
El ex premier Tony Blair quería convertirse en asesor de Trump para Oriente Proximo. Un "rumor" desmentido por el propio Blair, que según el libro de Wolff, sin embargo, le informó a cambio de que la Inteligencia británica le espiaba.

De interés

Artículos Relacionados