martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadTrump mundializa la guerra de Siria con éxito
Rusia y China, sin mayoría en la ONU para evitarlo

Trump mundializa la guerra de Siria con éxito

Redacción
"Siria, de guerra civil a guerra mundial", titula este domingo en primera página el diario LA RAZON", que en su editorial juzga el ataque de EEUU con apoyo de Francia e Inglaterra a objetivos de supuesta producción de armas químicas como legítima y proporcionada. Así lo ve el Gobierno Rajoy, no a quienes preocupa el giro de esa guerra.El Consejo de Seguridad de la ONU rechazó la condena de Rusia apoyada por China y Bolivia.Dice que es una violación del derecho internacional y de la propia Carta

La mundualizacion del conflicto queda reflejada en el debate de la ONU, donde EEUU ha tenido mayor éxito que con el primer ataque de Trump a Siria hace un año y tiene mayoría entre las potencias con capacidad de veto por la exclusión de este de Japón y Alemania por su actitud en la II Guerra Mundial. La resolución de Rusia, China y Bolivia en su Consejo de Seguridad tras el polémico ataque de la madrugada del sábado pedía a EEUU, Francia e Inglaterra que eviten en el futuro el uso de la fuerza contra el régimen de Bachar al Asad. Se abstuvieron 4 países rotatorios de los 15 miembros de ese Consejo, donde Rusia y China tienen poder de veto al igual que los 3 aliados en el ataque: Perú, Kazajistán, Etiopía y Guinea Ecuatorial. Así no ha obtenido el mínimo de los 9 votos necesarios para que fuera aprobada la resolución, y votado en contra Estados Unidos, Reino Unido, Francia (tres de las 5 potencias con capacidad de veto), Suecia, Costa de Marfil, Kuwait, Holanda y Polonia.

El texto también expresaba la "grave preocupación" por la "agresión" contra la soberanía territorial de Siria e instaba a la comunidad internacional para permitir los trabajos de un equipo de expertos que ha llegado este sábado al país para investigar denuncias sobre el supuesto uso de armas químicas el pasado 7 de abril. El embajador ruso, Vasili Nebenzia, cuyo país había pedido la convocatoria de esta reunión, ya había anticipado su intención de llevar al consejo este proyecto de resolución, que tenía muy escasas posibilidades de ser aprobado.

Se trata de la quinta reunión tenida esta semana el Consejo de Seguridad para conocer la situación en Siria tras las denuncias del supuesto ataque en la localidad de Duma. Las anteriores citas se cerraron también sin acuerdos, pero con fuertes divisiones entre Estados Unidos y Rusia, país a cuya ayuda se atribuye la victoria electoral de Trump  junto al uso de inteligencia artificial y datos robados a casi un centenar de millones de usuarios de Facebook. En la más reciente, el secretario general de la ONU, António Guterres, afirmó que "la Guerra Fría ha vuelto" y señaló que Oriente Medio vive una situación de "caos".

Guterres, que tenía programado viajar este sábado a Riad para participar en la cumbre de la Liga Árabe, decidió aplazar su salida de Nueva York.En un comunicado difundido tras el ataque de las últimas horas, Guterres ha instado a los países miembros de la ONU a que muestren moderación "en estas circunstancias peligrosas" y se mantenga el respeto al derecho ñinternacional:"Insto a todos los Estados miembros a que muestren moderación en estas circunstancias peligrosas y eviten cualquier posible escalada de la situación y el sufrimiento del pueblo sirio", ha dicho Guterres.l

El Departamento de Defensa de Estados Unidos ha asegurado que en el ataque se alcanzaron todos los objetivos "con éxito" y destacó que "ninguno" de los aviones ni los misiles de la coalición formada por EE UU, Francia y Reino Unido fue interceptado por el ejército sirio, negando así las afirmaciones del régimen de Bachar el Asad. La portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, explicó en una rueda de prensa que el objetivo del ataque era "neutralizar instalaciones de investigación y desarrollo de armamento químico" como el que, según el Pentágono, fue utilizado por el régimen sirio el pasado 7 de abril en la ciudad de Duma, al este de Damasco, matando a docenas de hombres mujeres y niños. "¡Misión cumplida!", resumió el presidente estadounidense, Donald Trump, en un mensaje escrito en Twitter, en el que agradeció a Francia y Reino Unido su colaboración en "un ataque perfectamente ejecutado".

El Gobierno sirio, por su parte, denunció la "agresión bárbara y brutal" de Occidente. Según informó la agencia oficial de noticias Sana, el régimen sirio considera que el objetivo del ataque es obstaculizar la investigación independiente de los supuestos ataques químicos en la ciudad de Duma, cuya autoría niegan Damasco y Moscú. "La agresión de los regímenes arrogantes y de la hegemonía occidental fue el resultado de la frustración después de que el proyecto conspiratorio en Siria no tuviese resultado", señala un comunicado difundido por las autoridades de Damasco.

Rusia advierte de consecuencias

El Gobierno de Rusia condenó ayer el ataque contra Siria lanzado por Estados Unidos, en colaboración con Francia y Reino Unido. El presidente ruso, Vladimir Putin, lo tachó de "agresión contra un Estado soberano". "Con sus acciones, EE UU empeora aún más la catástrofe humanitaria en Siria, llevan el sufrimiento a la población civil, y de hecho, consienten a los terroristas que torturan desde hace siete años al pueblo sirio", afirmó Putin en un comunicado difundido por el Kremlin. "No se quedará sin consecuencias", advertía poco antes el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, quien señaló que "los peores presagios se han cumplido". El Gobierno de Irán, por su parte, responsabilizó a EE UU y sus aliados de las posibles "consecuencias regionales" de un ataque que, a su entender, supone una violación flagrante de la ley internacional".

Los dirigentes europeos cerraron filas a la hora de mostrar su apoyo al ataque de Estados Unidos, con el apoyo de Francia y Reino Unido, al régimen sirio. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo en un comunicado que la respuesta al ataque en Duma "se ha circunscrito a las capacidades del régimen sirio que permiten la producción y el empleo de armas químicas". "No podemos tolerar la banalización del empleo de armas químicas, que es un peligro inmediato para el pueblo sirio y para nuestra seguridad colectiva", añadió. En la misma línea, la primera ministra británica, Theresa May, dijo que "no podemos permitir que el uso de armas químicas sea normalizado en Siria, en las calles del Reino Unido o en cualquier otra parte de nuestro mundo".

En España, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, considera que al ataque aliado fue "legítimo y proporcionado". Aprovechando un acto organizado por el PP en Zamora, Rajoy señaló que la gravedad de utilizar armas químicas contra la población civil siria "no podía quedar sin respuesta" porque se trata de un "ataque contra la humanidad". "Evidentemente siempre pretendemos una acción concertada internacional, pero también creemos que la gravedad de los ataques perpetrados contra la población indefensa, contra mujeres y niños no puede quedar sin respuesta", apuntó

El Ministerio de Defensa confirmó ayer que Estados Unidos utilizó sus efectivos en España para el ataque contra Siria. En concreto, dos aviones de aprovisionamiento en vuelo de la fuerza aérea norteamericana que se encontraban en la base de Zaragoza prestaron apoyo logístico a la operación. También participó un destructor de la base de utilización conjunta de Rota (Cádiz), aunque el buque hacía operaciones rutinarias en el Mediterráneo oriental desde antes del ataque químico a Duma.

Sánchez, Iglesias y prensa piden que cesen bombardeos

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, evitó ayer mostrar su apoyo al ataque aliado contra Siria, y se limitó a reclamar "respeto a la legalidad internacional y las resoluciones de la ONU". "Pedimos que cesen los bombardeos y que haya una solución política, dialogada, que resuelva la crisis y la guerra civil en Siria", señaló en un mitin celebrado en Cantabria.

En opinión del líder de Podemos, Pablo Iglesias, "el ataque de Trump y sus aliados ignora a la ONU y desprecia la legalidad internacional". Así lo escribió en su cuenta de Twitter, en la que recuerda que el ataque contra Siria "se produce justo cuando los inspectores internacionales iban a investigar el uso de armas químicas". "¿Qué opina nuestro Gobierno? ¿Y Cs? ¿Nos van a contar que Trump busca la paz? No a la guerra", añadió.

Ciudadanos, por su parte, mostró su total apoyo a los socios de España en la OTAN. "Desde luego hay que tomar decisiones, no se puede seguir permitiendo que se produzca un genocidio con armas químicas", declaró José Manuel Villegas, secretario general de Cs.

Occidente debe forzar a Siria a respetar los límites (EL PAÍS): El ataque contra Siria ha sido quirúrgico y localizado para no generar bajas pero, sobre todo, para enviar un mensaje coordinado desde EE UU, Reino Unido y Francia de que no se volverá a permitir el uso de armas químicas. La multilateralidad en la responsabilidad del ataque abre nuevas oportunidades a la solución del conflicto. Que EE UU sea capaz de coordinarse con sus aliados en un ataque preciso y sin bajas envía un mensaje de firmeza nuevo para Damasco, Teherán y Moscú. La nueva exhibición de firmeza de Occidente muestra la verdadera línea roja que supone el uso indiscriminado de armas químicas y fija el camino de un pulso diplomático en el que Rusia se debe involucrar para llevar al régimen sirio a una verdadera mesa de negociación y avanzar en el fin del conflicto. Este sería el verdadero éxito.

Un ataque que deja todo como estaba(EL MUNDO): Las potencias internacionales no podían dejar impune el último ataque de Damasco con armas químicas. EE UU y sus aliados han optado por la máxima contención para no dañar más las relaciones con Rusia, gran valedora de El Asad. Esta operación era necesaria como advertencia disuasoria al régimen sirio de que la comunidad internacional no estará de brazos cruzados si persiste en el empleo de armas químicas. Pero, más allá, este ataque no tendrá efectos geoestratégicos. Ha sido más una escenificación de fuerza que una operación militar real, y no cambia la dinámica bélica en Siria ni perturba el avance del régimen de Asad. La ofensiva de ayer es legítima pero no oculta la falta de una estrategia occidental para Siria.

Respuesta obligada y justificada contra Siria (ABC): El ataque de EE UU, Gran Bretaña y Francia contra objetivos del régimen sirio está plenamente justificado y es perfectamente proporcionado a la gravedad de los hechos. Que la guerra de Siria acabe siendo una victoria estratégica para países como Rusia e Irán, poco amigos de la democracia, es la peor opción para el mundo. Que París y Londres hayan participado en la operación solo salva parcialmente el honor de Europa, que es la más directamente implicada por los efectos de esta guerra, ya que somos los receptores de sus refugiados y dependemos del petróleo del Golfo. Por tanto, los gobiernos europeos deben convencerse de que no podemos sobrevivir sin una capacidad militar propia y eficaz. La izquierda tiene una insensata fe en que la paz se puede alcanzar solo exigiéndola en manifestaciones. Pero lo que no incluyen las críticas de la izquierda son alternativas para reducir el sufrimiento de los sirios.

Ataque legítimo y proporcionado(LA RAZÓN): Bachar el Asad lleva años violando la convención sobre armas químicas suscrita por Siria y el pacto que hizo en 2013 con Obama, cuando se comprometió a destruir todo su arsenal bajo la supervisión rusa. Cinco años perdidos en una guerra que que Rusia utiliza para plantar cara indirectamente a EE UU. Con este ataque, El Asad y Putin han recibido el mensaje claro de que no todo vale para acelerar el final de este conflicto. El sufrimiento de la población siria no puede ser la moneda de cambio para que regímenes como el de Irán o Rusia hagan valer sus posiciones frente a Occidente. La operación ha concitado todo el consenso que cabía esperar; la OTAN y la UE se han puesto del lado de sus aliados. Es una buena noticia comprobar cómo EE UU no ha renunciado a su responsabilidad internacional pese al declarado deseo de Trump de abandonar el multilateralismo. Lástima que Occidente tenga que esperar a barbaridades como la guerra química para poner límites al espanto.

La esperanza de paz sigue estando lejos en Siria (LA VANGUARDIA): Ha sido una respuesta limitada en el tiempo y en la forma, destinada más a enviar un mensaje de firmeza occidental contra el régimen de El Asad que a cambiar el curso de la guerra en Siria. Fue una intervención preparada para evitar una escalada del conflicto, planificada para evitar bajas civiles y para no afectar a las posiciones rusas e iraníes en el país. Con ella, Trump ha logrado su objetivo de mostrarse como un presidente resolutivo y de lanzar un mensaje a Rusia de que, si es necesario, EE UU actúa y a su presidente no le tiembla el pulso. En definitiva, una actuación que permite a Trump recuperar el capital político a nivel interno y reiterar la imagen de firmeza. Sin embargo, este ataque no cambiará el curso de la guerra. Hay que analizarlo más en clave de política interna de algunos de sus protagonistas que en un deseo de acabar con el conflicto. La esperanza de paz sigue estando lejos en Siria.

Trump no tiene un plan para acabar con la guerra  (EL PERIÓDICO):El Pentágono ha reconocido que el ataque lanzado por Trump hace un año tras el uso de armas químicas por El Asad no sirvió para nada. ¿Servirá para algo el lanzado conjuntamente por EE UU, Reino Unido y Francia ayer? Quizá sirva, a lo sumo, para entorpecer temporalmente la fabricación de armas químicas, pero estratégicamente esta acción no va a tener grandes efectos sobre el desarrollo de la guerra. Los ataques occidentales han asegurado que el objetivo de la operación no era el cambio de régimen, sino solo una operación quirúrgica. Y a Trump la operación le ha servido para demostrar que cumple sus promesas, pero no significa que haya un plan o una estrategia seriamente planteada para terminal esta brutal guerra en Siria. Más bien demuestra el cinismo de unos dirigentes que ahora se rasgan las vestiduras cuando han cerrado los ojos ante los desmanes de El Asad, de cuya continuidad nadie duda.

La tragedia sin fin: ¿qué va a pasar ahora? (José Manuel García-Margallo. LA RAZÓN):Mientras el destino de El Asad sea la cuestión que resolver no habrá solución. No está dispuesto a acabar como Gadafi.

Asad, Putin y Jamenei pueden dormir tranquilos (Felipe Sahagún. EL MUNDO): Los tres líderes fueron avisados con antelación para reducir sus bajas y daños. El ataque de ayer es otro pie de página inútil en la guerra siria.

Las causas de siempre (Juan Pablo Colmenarejo. ABC): No faltan los populistas antisistema, que después de no decir nada durante las matanzas químicas se rasgan las vestiduras, sea quien sea el inquilino de la Casa Blanca, porque vuelan los misiles de las democracias.

Ataquito (Ignacio Camacho. ABC ): Corbyn, Sánchez, Mélenchon, Iglesias… y Le Pen han protestado. Contra el gas sarín, su receta mágica es el diálogo.

Un malvado reconocible y una ONU obsoleta (Inocencio Arias. LA RAZÓN):¿Podía quedar impune Asad aunque el castigo se lo imponga el bocazas del flequillo?

Civiles gaseados, sí; refugiados, no (Ramón Lobo. EL PERIÓDICO): No se sabe qué quiere Trump, un día dice que sacará las tropas y otro tira bombas. La indignación fuera de contexto es una pose, no salva vidas ni pone fin a una guerra

 

De interés

Artículos Relacionados