miércoles,8 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónCambio de rasante
Jimena Tierra/ Grupo Tierra Trivium

Cambio de rasante

Sonia Yáñez Calvo
«Rojo se había aferrado a la idea de que Verónica se había convertido en el contrapeso esencial de su balanza. Con su sola presencia ella era quien le obligaba a mantener el rumbo correcto sin dejarse arrastrar por espectros despiadados cuya única misión era llevarle consigo al infierno. Perderla no era una opción. De este modo, ante la urgente necesidad de reubicarse y la falta de ganas de ir dando tumbos innecesariamente alquilaron una oficina tan gravosa como impersonal...»
«Cambio de rasante» es la segunda novela de Jimena Tierra, que cuenta además con la colaboración de Rosario Curiel (escritora finalista en los premios de novela Nadal en 2006 y Fernando Laera en 1996) y la colaboración de María Blasco Marhuenda (directora del CNIO).

«Cambio de rasante» es la vuelta de Anastasio Rojo y Verónica, que están unidos tanto  profesionalmente como en lo personal, pues se han convertido en una familia. Un vínculo que se sale del cliché de la pareja con tensión sexual no resuelta que suele aparecer en las novelas al uso. 

Aunque no es obligatorio leer Equinoccio, pues son dos historias distintas, convendría leerlo por la curiosidad de saber como han acabado trabajando juntos Anastasio Rojo y Verónica y por seguir la evolución del vínculo casi familiar que les ha unido.

La historia lleva a Anastasio Rojo y Verónica a una historia de desapariciones y crímenes relacionados con la búsqueda de la cura para el envejecimiento, las residencias de nuestros mayores, y los intereses económicos que tienen como escenario principal la universidad de Albahaca (reconocible como el palacio de la Magdalena de Santander).

Anastasio Rojo y Verónica no son los únicos protagonistas de esta historia:

Por un lado tenemos a Daniel Careaga, que está en Albahaca estudiando un curso del Inem: casado y esperando un hijo, su obsesión por buscar sexo fuera del matrimonio le hará conocer a Regina Ménguez y verse envuelto en una compleja trama criminal.

A Regina Ménguez le mueve la venganza, no dudará en quitar de en medio a quien se oponga a su cometido…

El claro ejemplo de corrupción por el interés económico y la falta de ética son Capdevila, el rector de la Universidad de Albahca y Bridget Bauman, la directora de la residencia de ancianos.

La denuncia que hace la autora de los terribles hechos que se producen en la residencia a manos del violento vigilante alemán Roberts, me han recordado a Stieg Larsson en su famosa saga Millenium, donde la vengativa Lisbeth Salander, sería la propia Regina Ménguez.

Jimena Tierra con su propio estilo, nos hace ver que el horror lo tenemos muchas veces más cerca de lo que creemos, no hay que pensar en la «falsa comodidad» de esto nunca me pasará a mí, o esto nunca pasaría aquí. Jimena desmonta ese falso mito de seguridad. La maldad está a la orden del día y vamos camino de la deshumanización. Hemos involucionado.

El ritmo de la novela cambia según el pasaje lo requiere, con vueltas de tuerca imprevisibles para el lector.  El lenguaje es muy rico y el trabajo de investigación no puede ser mejor.

Una novela con intriga de principio a fin más grandes dosis de terror,y la investigación científica como elemento casi de ciencia ficción; lo convierten en un thriller de ficción que no solo nos hará disfrutar como mero entretenimiento, sino que nos hará reflexionar sobre una sociedad en la que los valores se van perdiendo al vertiginoso ritmo de esta novela…  

Su autora:

Jimena Tierra (Madrid, 1979) nos atrapa con una nueva novela. La polifacética autora, conocida por su manuscrito Equinoccio nos sorprende con una novela actual y asfixiante que juega con la concepción del envejecimiento desgranando los avances de la ciencia y ahondando en un abismo de grandes conflictos éticos y morales.

Jimena cultiva, también, relato corto y poesía. Ha sido galardonada en los siguientes certámenes: AVINESA (2013) con Mi marido es perfecto; Ediciones Saldubia (2014) con Escombros; Atrévete a Rimar Aragón con Sueño (2014) con La vida es Aragón, la vida es sueño; y el certamen Don Manuel (Moralzarzal, 2017) con No fue un verano cualquiera.

Además es una de las coordinadoras del Grupo Tierra Trivium. Un nuevo modelo de editorial joven, comprometido con valores sociales, emprendedor e innovador, que trata de aportar una perspectiva diferente al proceso empresarial actual.

De interés

Artículos Relacionados