Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

jueves, 24 de septiembre de 2020  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Las inversiones de impacto social y medioambiental positivo pasaron de 90 a 229 millones en 2019
Bayer pierde 8.059 millones de euros por el glifosato tras admitir que Monsanto espiaba a críticos
Cómo las empresas del AVE corrompieron al Rey emérito empaña la información debida en RSC de todas
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Los economistas, por bajar fiscalidad de módulos,a la riqueza y el endurecimiento en comprobaciones
Dos alumnas UPM ganan el James Dyson Award 2020 con 3 mascarillas en un solo producto más ventilado
Primer estudio del síndrome del trabajador quemado entre los doctorandos españoles: lo sufre un 36%
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los niños rara vez son el caso primario de un brote, pero algunos viven en familias sin comida"
"Si tenemos que cerrar los colegios en las primeras semanas de curso, habrá sido un fracaso"
"Al ver daños y retorno del juego vía impuestos, el perjuicio multiplica con creces al beneficio"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
Trabajo propone a sindicatos y patronal mantener el veto al despido objetivo por COVID hasta 2021
Este curso hay 8.294.270 alumnos matriculados en 28.624 de centros y confirma el mayor alza de FP
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
CEPAL pide a los Estados garantizar el acceso a agua,electricidad y alimentos a los más vulnerables
Más de 130 años de cárcel al exmilitar Montano por la Matanza de Estado de jesuitas en El Salvador
¿Cómo evaluar y retroalimentar para movilizar aprendizajes ante la COVID-19?", plantea UNESCO
TENDENCIAS Ampliar +  
Competencia aconseja atacar los factores de abuso de poder en la cadena alimentaria con la nuevaLey
El mar podría aportar la cuarta parte de la alimentación mundial para 2050
El comercio online crece un 67% en España durante el segundo trimestre del año


Crack bursátil 29 ¿Qué pensaba Keynes?


Después de asistir al crack bursátil del 29 me parecía un delito imperdonable no conocer, en vivo, las opiniones de quien se considera por muchos el mayor economista de todos los tiempos, John Maynard Keynes. Posiblemente, él podría explicarme, mejor que nadie, por qué se había producido aquel tremendo debacle bursátil y las razones por las que podría tener efectos tan perversos y generales.
Futurolandia 7 de marzo de 2016 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


 Keynes nació en 1883, precisamente el mismo año en que murió Karl Marx. Su niñez se desarrolló también, como gran parte de la vida de Marx, en la Inglaterra victoriana, con una esmerada educación en el selecto colegio de Eton, célebre por la dureza de sus costumbres.

Sus estudios universitarios siguieron en otra institución elitista: el King´s College de Cambridge, donde convivió con algunos de los grandes de la historia de la ciencia económica como Alfred Marshall o su sucesor Pigou, que le invitaba a comer todas las semanas para poder discutir con tan avanzado discípulo.

Keynes siempre fue un hombre con muchos campos
simultáneos de interés, dentro y fuera de la economía. Se integró en un reducido grupo de intelectuales que se hizo célebre por la mordacidad de sus declaraciones, el círculo de Bloomsbury, al que también pertenecían personas tan conocidas como Virginia Woolf, la célebre novelista y feminista inglesa. Aunque Keynes no participó en la misma, se comentó mucho, en aquella seria Inglaterra del momento, “la broma del acorazado de guerra” en que el grupo se disfrazó de representantes del emperador de Abisinia e hizo que lo recibieran con honores en uno de los acorazados de la flota británica.

En 1929, Keynes tenía 46 años y había ya realizado un largo camino vital. En 1907 había ingresado en la Administración, concretamente en el Departamento de la India. Al cabo de dos años presentó su dimisión y se dedicó a su cátedra en la Universidad de Cambridge, que ya nunca abandonó definitivamente. Durante los años de la Guerra Mundial, fue llamado al Ministerio de Hacienda para ocuparse de las finanzas británicas en ultramar. Al final del conflicto bélico asistió como jefe de delegación a la Conferencia de Paz, que culminó en el Tratado de Versalles, con el que siempre demostró su desacuerdo, publicando su libro Consecuencias económicas de la Paz, presentando su dimisión y reintegrándose en la Universidad.

Pero Keynes no fue nunca un hombre de una sola actividad. Con un reducido capital inicial se dedicó a especular en los mercados financieros internacionales, llegando a ganar varios millones de dólares. Fue presidente de una empresa de seguros, tesorero del King´s College, director del Economic Journal, autor de artículos de opinión en la prensa, coleccionista de obras de arte, empresario de teatro, rector de Cambridge y uno de los directores del Banco de Inglaterra.

Naturalmente, mi entrevista no podía celebrarse en un lugar más apropiado que el antiguo y prestigioso “campus” de la Universidad de Cambridge, en su despacho del edificio central del King´s College.

Como había visto muchas fotografías, no me sorprendió su cuidado aspecto. Era un hombre elegante, con un rostro apuntado hacia la barbilla, nariz recta, bigote recortado, labios gruesos y unos ojos inquisitivos y penetrantes bajo el arco de unas gruesas cejas. Un profesor de constitución enjuta, aspecto ascético y mirada ardiente; un hombre reconcentrado y profundamente serio. Me llamó la atención, durante nuestra charla, su tendencia a esconder las manos dentro de la manga opuesta de su chaqueta, al estilo de los mandarines chinos.

Yo quise ir directamente al tema de la crisis bursátil. Así que, después de una presentación protocolaria, entré de lleno:

-He visitado hace unos días la Bolsa de Nueva York y he podido asistir a su debacle. ¿Un economista de su experiencia, esperaba que esto pudiera ocurrir?

-Ya sabe usted que a largo plazo, todos muertos. Así que después de una subida de las cotizaciones, en algún momento tenían que corregirse ciertos excesos. Los ciclos económicos son una realidad con la que tenemos que habituarnos a convivir.

-Es decir -insistí- que usted ya sabía lo que iba a ocurrir, no como su colega, Irving Fisher, de la Universidad de Yale, que unos días antes del hundimiento anunciaba que el país caminaba por una “elevada meseta permanente” de prosperidad.

-Conocer los riesgos de una situación y las sutiles leyes del funcionamiento de una economía, no significa saber cuándo las cosas van a ocurrir y, por tanto, la mayor o menor concentración de efectos.

La mirada penetrante de Keynes parecía querer ver mi interior. ¿Estaría pensando yo merecía su precioso tiempo?. Por si acaso, intenté dar un rasgo de erudición económica.

-Usted, profesor Keynes, avisó hace años que la imposición a Alemania de pagar por reparaciones de guerra una suma tan enorme, superior a los 50.000 millones de dólares, llevaría a una crisis internacional. ¿No es así?

-Advertí ya hace diez años que las medidas económicas, entonces adoptadas, eran inadecuadas y que nos amenazaba el peligro de un rápido descenso del nivel de vida de las poblaciones europeas, hasta el punto que supondría para algunos el hambre y, arrastrados en su angustia, podrían incluso atentar contra la estabilidad político-social del mundo.

-Según su opinión, ¿entonces caminamos hacia el desastre económico?

-Yo no creo en las depresiones definitivas –respondió con seguridad. Los gobiernos de los países deben tener unas políticas económicas activas para responder a los acontecimientos. Medidas equivocadas de largo alcance pueden dificultar la marcha de la economía mundial, pero a posibles etapas de depresión seguirán otras de recuperación. Lo importante es aplicar políticas adecuadas para gobernar esas inevitables fluctuaciones.

-Pero ahora, en 1929, con una fuerte convulsión bursátil en Nueva York que se está transmitiendo al resto de países industrializados, ¿qué debería hacerse?

-Mire usted, el mundo económico se rige por el juego de la cuerda, en que unos tiran de sus rentas para ahorrar y otros tiran en dirección contraria para invertir. Lo ideal es que ambas fuerzas se compensen y ahí el sector público puede tener un papel decisivo, ahorrando a través de un superávit presupuestario o invirtiendo por encima de los recursos disponibles en ese momento, endeudándose a futuro.

Hasta varios años más tarde, Keynes no concretaría mucho más sus ideas. Pero en 1936, su Teoría general del empleo, el interés y el dinero, daría una respuesta que guiaría la política económica de países durante décadas, empezando por la del New Deal del presidente Roosevelt en EE.UU. El Gobierno, siguiendo los consejos de Keynes se convirtió, en época de depresión, en un inversor de primera fila. Había que hacer carreteras, presas, puertos, viviendas o incluso abrir y cerrar hoyos si no existiese otra alternativa. Había que “cebar la bomba”, para que la máquina de la inversión privada se pusiera en marcha.

Aunque sabía de antemano su contestación, no quise terminar la entrevista sin pedirle su opinión sobre Marx y el comunismo. Algunos contemporáneos de Keynes, habían pensado que su defensa de la actuación del estado era una forma encubierta de socialismo.

-¿Cómo puedo yo aceptar la doctrina comunista que establece como Biblia propia, por encima y más allá de toda crítica, un libro de texto anticuado, que a mí me consta que no sólo es científicamente erróneo, sino que, además, carece de interés y aplicación en un mundo moderno?. ¿Cómo puedo adoptar un credo que, prefiriendo el barro a los peces, exalta al tosco proletario por encima de la burguesía y de la intelectualidad que, con todas sus faltas, son la espuma de la vida y llevan, con toda seguridad, dentro de sí las semillas de todos los logros del género humano?

Visto con suficientemente perspectiva histórica no hay duda alguna de que Keynes fue un conservador para el sistema capitalista de libre empresa, absolutamente irreconciliable con una economía centralizada dirigida desde el Estado.

Pero también es verdad que abrió un resquicio, nunca cerrado, respecto a la cuantía adecuada de intervención pública. Por eso, para los más liberales, en la tradición más pura del Adam Smith de la “mano invisible”, las tesis keynesianas de un Estado económicamente activo siempre resultaron sospechosas, si no ampliamente peligrosas.

Respecto a la trayectoria personal de Keynes, es bien conocido que durante el inicio de la II Guerra Mundial retornó al departamento de Hacienda; que su influencia se incrementó pareja con el triunfo político del que había sido su antiguo jefe en la Administración, Winston Churchill; que en reconocimiento por todos sus servicios se le designó miembro de la Cámara de los Lores; que ideó el sistema moderno que rigió durante muchos años las relaciones económicas internacionales que se acordó en Bretton Woods y del que nacieron el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Durante toda su vida, Keynes fue fiel a uno de sus principales mandamientos para cualquier economista, que bien podría ampliarse a otros muchos campos: “Estudiar el presente a la luz del pasado, pero pensando en el porvenir”.

En 2016 se han cumplido 80 años de la publicación de su Teoría General y muchos economistas consideran vivo su legado. Robert Skidelsky, uno de los seguidores más fieles de su obra, escribía hace unos días que el reciente colapso económico que se inició en 2008 "fué la revelación del poder corrupto del sistema financiero(...) y controlar los mercados financieros en interés del pleno empleo y la justicia social, encaja en la tradición keynesiana"

Antonio Pulido twitter.com/PsrA.


Otros asuntos de Blogs

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
¡Jugad, jugad, malditos! La epidemia del juego en España: ludópatas y capos del azar
Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar un virus: el de la viruela
Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones y soluciones: hacia un mundo más saludable
Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados por epidemias
Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico
La bonanza de los recursos naturales para el desarrollo: dilemas de gobernanza en Latinoamérica
TESIS Y TESINAS
Equilibrio y control postural en la niñez autista, claves para mejorar su integración sensorial
China tiende a elevar su influencia al sur de Panamá y EEUU al norte, geográfica y funcionalmente
Banco de España urge reforzar educación y formación de habilidades con el Fondo de Reconstrucción
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
1 Pandemia de Pánico
2 Covid-19: de nada sirve sólo limar los dientes al lobo
3 Aprobada sin Presupuestos la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027
4 Crece entre profesores y sanitarios la petición de que sea enfermero todo coordinador COVID 19
5 La ley del teletrabajo,ya en el BOE,entra en vigor en 20 días, tras presentarla como vanguardia EU
6 El Foro de la Gobernanza de Internet en España 2020 prepara la próxima cumbre mundial del IGFGlobal
7 Iniciativa pionera en España para mejorar la educación científica en el aula a partir de evidencias
8 La expansión mundial de LaLiga
9 Las 55 sociedades científicas del I Congreso COVID urgen a gobiernos y ciudadanos que "reaccionen"
10 Miedo y ansiedad, acentuados por la COVID, activan circuitos cerebrales diferentes pero conectados
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Falta un Goya que pinte esta pandemia
Teorías conspirativas ante la pandemia sin desescalada, pero surgen luchas contra la desinformación
Por otra investigación educativa y social:mirar como autores y no espectadores de la transformación
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS