jueves,26 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadDía de la Salud Mental: OMS resalta graves daños del COVID tras...
Estudio global y en España afecta casi al 50%de asalariados

Día de la Salud Mental: OMS resalta graves daños del COVID tras recibir sólo el 2% del presupuesto

Redacción
Dirigentes mundiales y personalidades de la sociedad civil, entre ellas del deporte y la cultura, participarán en la Gran Cita de la OMS en favor de la Salud Mental este sábado 10 de octubre, para conmemorar el Día de la Salud Mental.La pandemia de COVID-19 ha perturbado o paralizado los servicios esenciales especializados del 93% de los países del mundo, en tanto que aumenta la demanda de atención hacia ella, después de que la mayoría de los países solo le dedicaban el 2% de sus presupuestos.

Antes de la ‎pandemia, los países destinaban menos del 2% de sus presupuestos nacionales de salud a la salud mental y ‎tenían dificultades para responder a las necesidades de sus poblaciones, según la OMS. Ahora, el duelo, el ‎aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando o agravando trastornos de salud mental. ‎Muchas personas han aumentado su consumo de alcohol o drogas y sufren crecientes problemas de insomnio ‎y ansiedad. La misma COVID-19 puede traer consigo complicaciones neurológicas y mentales, ‎como estados delirantes, agitación o accidentes cerebrovasculares. Las personas que padecen trastornos ‎mentales, neurológicos o derivados del consumo de drogas también son más vulnerables a la infección del ‎SARS-CoV-2 y podrían estar expuestos a un mayor riesgo de enfermedad grave e incluso de muerte.‎

Ya antes de la pandemia, organizaciones internacionales ajenas a la salud como la del Trabajo se preocupaban porque los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030.Pese a ello se registraban tales negligencias a la hora de presupuestar los recursos públicos, lo que esta pansado factura  actualmente a los sistemas de salud y seguirá haciendolo durante muchos años, según todas las impresiones. Ya el COVID daña la salud mental de casi la mitad de los asalariados españoles, como teme OMS globalmente, sobre todo después de que incluso países de menor impacto del COVID como China hayan probado el alto coste mental de la pandemia sobre el personal sanitario,  como se esperaba en España y ya se nota.

‎«Una buena salud mental es absolutamente fundamental para la salud y el bienestar en general», dijo el Dr. ‎Tedros Adhanom Ghebreyesus, Director General de la Organización Mundial de la Salud al presentar el estudio. «La COVID-19 ha ‎venido a interrumpir la atención prestada por los servicios de salud mental esenciales de todo el mundo justo ‎cuando más se los necesitaba. Los dirigentes mundiales deben actuar con rapidez y determinación para invertir ‎más en programas de salud mental que salven vidas, mientras dure la pandemia y con posterioridad a ella».‎

El estudio de la OMS concluye que los servicios de salud mental esenciales han sufrido graves perturbaciones ‎

El estudio fue llevado a cabo entre junio y agosto de 2020 en 130 países de las seis regiones de la OMS con el ‎objetivo de evaluar las alteraciones sufridas por los servicios de salud mental, neurológicos y de tratamiento de ‎las toxicomanías como consecuencia de la COVID-19, determinar los tipos de servicios que han sufrido ‎perturbaciones y analizar las medidas tomadas por los países para adaptarse y hacer frente a estos problemas.‎

Los países señalaron perturbaciones generalizadas de muchos tipos en los servicios de salud mental esenciales:‎

  • Más del 60% de los países señaló perturbaciones de los servicios de salud mental destinados a las ‎personas vulnerables, incluidos los niños y los adolescentes (72%), las personas mayores (70%) y las ‎mujeres que requieren servicios prenatales o postnatales (61%).‎
  • El 67% observaba perturbaciones en los servicios de orientación psicológica y de psicoterapia; el 65% ‎en los servicios esenciales de reducción de riesgos; y el 45% en los tratamientos de mantenimiento ‎con agonistas de opiáceos para los adictos a los opiáceos.‎
  • Más de un tercio (35%) señaló perturbaciones en las intervenciones de emergencia, incluidas las ‎destinadas a personas afectadas por convulsiones prolongadas, síndromes de abstinencia severos ‎relacionados con el consumo de drogas y estados delirantes, que con frecuencia son la señal de ‎graves trastornos médicos subyacentes.‎
  • El 30% señaló perturbaciones en el acceso a los medicamentos destinados a tratar trastornos ‎mentales, neurológicos y derivados del consumo de drogas.‎
  • En torno a tres cuartas partes señalaron perturbaciones al menos parciales en los servicios de salud ‎mental de las escuelas y los lugares de trabajo (78% y 75% respectivamente).‎

Tres cuartas partes de los países reconocieron al estudio de la OMS perturbaciones al menos parciales en los servicios de salud ‎mental de las escuelas

Aunque numerosos países (70%) han adoptado la telemedicina o la teleterapia para subsanar las ‎perturbaciones de los servicios de atención presenciales, se observan disparidades relevantes en la adopción ‎de estas intervenciones. Más del 80% de los países de altos ingresos declararon haber recurrido a la ‎telemedicina y la teleterapia para paliar las dificultades de los servicios de salud mental, porcentaje que no ‎llega al 50% en el caso de los países de bajos ingresos.‎

La OMS ha publicado orientaciones sobre el mantenimiento de los servicios esenciales, incluidos los servicios ‎de salud mental, durante la COVID-19, destinadas a los países, a los que recomienda asignar recursos a la ‎atención de la salud mental en el marco de sus planes de respuesta y recuperación. La Organización también ‎insta a los países a que controlen los cambios y las perturbaciones que se registren en los servicios, de tal modo ‎que puedan reaccionar cuando sea necesario.‎

Incluso ahora, 9 meses despues de la pandemia, apenas el 17% de esos países disponen ‎de una financiación adicional suficiente

Si bien el 89% de los países señalaron, en el marco del estudio, que la salud mental y el apoyo psicosocial ‎formaban parte de sus planes nacionales de respuesta a la COVID-19, apenas el 17% de esos países disponen ‎de una financiación adicional suficiente para sufragar esas actividades.‎

Todo ello pone de manifiesto la necesidad de inyectar más dinero en el sector de la salud mental. A medida ‎que la pandemia siga su curso, se intensificará la demanda de programas nacionales e internacionales de salud ‎mental, que se encuentran debilitados por años de carencias crónicas de financiación. Destinar el 2% de los ‎presupuestos nacionales de salud en salud mental no es suficiente. Los donantes internacionales también ‎deben hacer más: la salud mental sigue recibiendo menos del 1% de la ayuda internacional destinada ‎específicamente a la salud.‎

Quienes inviertan en salud mental cosecharán beneficios, según la OMS. Estimaciones previas a la COVID-19 cifran en casi un ‎billón de dólares las pérdidas anuales de productividad económica causadas únicamente por la depresión y la ‎ansiedad. Sin embargo, algunos estudios revelan que cada dólar gastado en tratamientos de la depresión y la ‎ansiedad basados en datos empíricos genera un retorno de 5 dólares ‎

La OMS ante este Día Mundial de la Salud Mental: movilizar a la comunidad mundial en torno a ‎‎#AcciónaFavordelaSaludMental‎

Con motivo del Día Mundial de la Salud Mental  de este sábado 10 de octubre, y en el marco de su campaña Acción a ‎favor de la salud mental: invirtamos en ella, la OMS invita a la comunidad mundial a participar en la Gran Cita de ‎la Salud Mental, un evento de concienciación en línea sin precedentes que servirá para reclamar más ‎inversiones en la salud mental a todos los niveles, desde los particulares hasta las empresas, pasando por los ‎países y la sociedad civil, con vistas a que el mundo pueda empezar a subsanar las deficiencias descritas en el ‎informe publicado hoy. ‎

La Gran Cita es gratuita, está abierta al público y será retransmitida este 10 de octubre de las 16.00 a las 19.00 ‎horas (CEST) a través de los canales y el sitio web de la OMS en YouTube, Facebook, Twitter, TikTok y LinkedIn. ‎

Varios dirigentes mundiales y personalidades de renombre mundial, así como activistas a favor de la salud mental, se reunirán para celebrar la Gran Cita de la Salud Mental. Este primer evento en línea de la Organización para promover la salud mental se centrará en la necesidad urgente de subsanar la persistente falta de inversión en salud mental en todo el mundo, un problema que la pandemia de COVID-19 ha puesto especialmente de relieve.

Cerca de 1.000 millones de personas viven con un trastorno mental 

Cerca de 1.000 millones de personas viven con un trastorno mental, 3 millones de personas mueren cada año por el consumo nocivo del alcohol y una persona se suicida cada 40 segundos. Y ahora, miles de millones de personas en todo el mundo se han visto afectadas por la pandemia de COVID-19, que sigue haciendo estragos en la salud mental de las personas.
La Gran Cita, presentada por la galardonada periodista Femi Oke, incluirá una interesante batería de conciertos y entrevistas con personalidades famosas y activistas sobre sus motivaciones para defender mayores inversiones en salud mental. Contaremos con la presencia de:
  • Cynthia Germanotta: Presidenta y cofundadora (junto con su hija Lady Gaga) de la Fundación Born This Way y Embajadora de Buena Voluntad de la OMS para la salud mental.
  • Alisson Becker: Portero del Club de Fútbol Liverpool y de la selección nacional de fútbol del Brasil, además de Embajador de Buena Voluntad de la OMS para la promoción de la salud.
  • Natália Loewe Becker: Doctora en medicina y Embajadora de Buena Voluntad de la OMS para la promoción de la salud.
  • Talinda Bennington: Viuda de Chester Bennington, vocalista principal de los Linkin Park, y socia fundadora de la organización para la promoción de la salud mental 320 Changes Direction.
  • Klas Bergling: Padre del disc jockey, músico y productor Tim "Avicii" Bergling y cofundador de la Fundación Tim Bergling.
  • Korede Bello: Cantautor nigeriano.
  • Jonny Benjamin: Activista a favor de la salud mental, productor de cine y orador.
     
    Durante el evento, diferentes dirigentes nacionales e internacionales que han defendido la salud mental en sus países y organizaciones hablarán sobre las ventajas de este compromiso. Entre ellos se incluyen:
  • Su Majestad la Reina Mathilde de los belgas
  • Epsy Campbell Barr, Primera Vicepresidenta de Costa Rica
  • Sigrid Kaag, Ministra de Comercio Exterior y Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos
  • Peter Sands: Director Ejecutivo del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria
  • Muhammad Ali Pate: Director Mundial de Salud, Nutrición y Población, Banco Mundial.
Con el lema Moverse a favor de la salud mental: invirtamos en ella, los oradores pondrán de relieve las medidas que pueden adoptarse a todos los niveles para aumentar las inversiones en salud mental: en el plano personal, adoptando medidas para apoyar la salud mental de uno mismo y la de los amigos, familiares y la sociedad en general; en el plano nacional, estableciendo servicios de salud mental o ampliando los existentes; y en el plano mundial, invirtiendo en programas mundiales para promover la salud mental.
Además de la participación de personalidades famosas, activistas y dirigentes mundiales, la Gran Cita incluirá la transmisión de cortometrajes sobre iniciativas de la OMS y sus asociados para mejorar la salud mental en todo el mundo. Los cortometrajes, que darán a conocer programas de diferentes países, como Filipinas, Jordania, Kenya, Paraguay y Ucrania, abarcan una amplia selección de cuestiones relacionadas con la salud mental, como la autoayuda, la gestión del estrés, la salud mental de los adolescentes, la salud mental y los trabajadores de la salud, la prevención del suicidio y la mejora de la calidad de vida de las personas con demencia y sus cuidadores. Durante el evento se anunciará el ganador de la mejor película sobre salud mental, una categoría establecida recientemente en el Festival de cine Salud para todos, organizado por la OMS.
«La salud mental nos preocupa a todos», ha señalado Dévora Kestel, Directora del Departamento de la OMS de Salud Mental y Abuso de Sustancias. «No obstante, durante varios decenios, las inversiones en salud mental han quedado lamentablemente muy lejos de lo que se necesita en todos los países del mundo. La COVID-19 ha dejado patente de forma dolorosa que es necesario garantizar que nuestros servicios de salud mental sean suficientemente sólidos y puedan ofrecer atención por otros medios cuando las visitas a los centros de salud ya no son posibles, y que puedan prestar apoyo a un mayor número de personas. La Gran Cita dejará bien claro que hay un camino de salida cuando hay compromisos de inversión, y que dicha inversión tiene beneficios positivos que van más allá de la salud pública»

De interés

Artículos Relacionados