martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl contador de historias
Rabih Alameddine. Random House Mondadori, 2008.

El contador de historias

Lecturas de un viejo profesor
Escuchad. Dejad que os guíe en un viaje hacia los confines de la imaginación. Dejad que os cuente una historia…

Así empieza a hablar Osama, el hombre recién llegado a Beirut que en estas páginas nos develará los secretos de su estrafalaria familia y muy en especial de su abuelo, el hombre que había dedicado su vida al ilustre oficio de contar historias en bares y mercados.

El libro se titula en su original, The Hakawati, los contadores de historias en bares y cafés, en los zocos y en las plazas. Su abuelo era un hakawati y contaba muy bien relatos de  héroes y villanos, de princesas y esclavas, de tesoros ocultos en ciudades encantadas; nadie sabría mezclar tan sabiamente los hilos de la realidad y la leyenda; nadie como él para hacer de la vida un cuento mágico. Osama decide seguir los pasos del abuelo y su obra es su manera de llevarnos a un mundo donde todo es posible, incluso la felicidad.

El autor confiesa que “por naturaleza, un contador de historias es un plagiario. Todo lo que se cruza con él es un grano de café que será machacado, mezclado y al que se añadirá un toque de cardamomo, una pizca de sal, se hervirá tres veces y se servirá como cuento humeante y recién hecho”.

Esta es la línea actual de los narradores de cuentos: recuperar la gran tradición de los cuentos ancestrales pero desde la realidad actual del narrador. Y no hay mejor camino para comprender el judaísmo más profundo que los cuentos hasídicos, el Islam en su vertiente más profunda y misteriosa que los rubayats persas y otros cuentos árabes, que las grandes tradiciones africanas sin sus cuentos y danzas rituales, el budismo Zen sin los maravillosos haikús “No decían palabra el anfitrión, el huésped y el crisantemo”, el inconmensurable mundo de los indios norteamericanos sin sus grandes tradiciones expresadas en cuentos, danzas y costumbres iniciáticas, y así en un largo etcétera y ¡que están al alcance de la mano! 

“Alabado sea Dios, que ha dispuesto las cosas para que las anécdotas placenteras sirvan como instrumento para pulir la inteligencia y limpiar el óxido de nuestros corazones”, escribió Ahmad Al-Tifashi en Los deleites del corazón, y Rabih Alameddine la coloca como frontispicio en esta historia amena, bien escrita y de lenguaje picante y libre, como corresponde a los relatos tradicionales de cuentos no censurados, desde Las mil y una noches hasta nuestros días.

José Carlos García Fajardo

Profesor Emérito de la U.C.M.

 

De interés

Artículos Relacionados