martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl director de PISA: "España gasta bastante en Educación en relación a...
"Hay muchos profesores y pocos alumnos"

El director de PISA: «España gasta bastante en Educación en relación a su PIB»

Redacción
Andreas Schleicher ha indicado que el "éxito" del sistema educativo "no solo" depende de los recursos económicos, sino también al "tipo de políticas" que se apliquen y la gestión del dinero para conseguir una evolución.

El director de PISA ha apuntado que uno de sus factores de coste es lo que dirige a pagar a sus profesores.

También ha señalado que, a la hora de gastar sus recursos, España lo encamina a reducir el número de alumnos por aula mientras que otros países con mejores resultados en PISA, como Corea, con 40 o 50 alumnos en cada aula, "priorizan la calidad de la enseñanza" sobre el número de estudiantes por clase.

Por otra parte, ha indicado que en España hay "demasiados" profesores en relación con el número de alumnos. Asú, ha explica que no se les debe pagar a todos lo mismo, sino "atraer a los mejores" con incentivos, ya que hay que "reconocer y recompensar" el talento y que los profesores tomen un papel "más activo". 

Durante su participación en un Encuentro de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP),  ha señalado que en España hay, a su juicio, un "gran nivel de aislamiento" y el grado de autonomía del docente "es muy reducido", por lo que es un ámbito que "tiene que mejorar".

En su exposición, ha subrayado que en otros países con mejores resultados en PISA, como Corea, se aboga por tener menos profesores, mejor pagados y mejor preparados, priorizando su calidad sobre el número.

"No puede haber mejor sistema educativo que sus docentes", ha afirmado Schleicher en el Encuentro de la UIMP ´Educar en el siglo XXI: buenas prácticas en el sistema educativo español´, durante el que ha definido a los profesores como "el corazón" del mismo.

Así, y a partir de los datos que obtienen los distintos países en el informe PISA, ha abogado por seguir también el ejemplo de Finlandia, Canadá o Singapur, donde los profesores se sienten "parte del sistema", se dedican a "desarrollarlo" y tienen un "papel" en el "diseño" de lo que enseñan y no sólo imparten "conocimientos prefabricados", algo que, a su juicio, contribuye a aprovechar su talento.

Además, ha opinado que, a diferencia de algunos de estos países, en España hay "mucho aislamiento entre centros", que desconocen cómo se enseña en otros de su entorno, lo mismo que ocurre con los profesores.

Ha citado que países como Canadá han dedicado "esfuerzos" a que los profesores trabajen juntos, destinan una serie de horas a reciclarse y a conocer qué hacen otros docentes.

Además, ha citado otros ejemplos como China, un país en el que hay cuatro niveles en la carrera profesional y si quieren avanzar en ella tiene que demostrar "que pueden cambiar las cosas" y "dar la vuelta" a centros que rinden mal o que pueden desenvolverse en entornos educativos difíciles.

Transparencia en los resultados

En su conferencia, seguida, entre otros, por la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio, Schleicher ha opinado que en España los centros tienen "muy poca capacidad de maniobra" y "no configuran su propio entorno de aprendizaje".

En este sentido, ha señalado que, según PISA, "el rendimiento más alto" se consigue en aquellos sistemas donde se combina esta autonomía de los centros con una cultura de la transparencia en la rendición de resultados.

Sin embargo, el director de PISA también ha resaltado algunos puntos positivos del sistema educativo español, como el de la equidad, en las posibilidades que sus alumnos tengan la posibilidad de tener "éxito" vengan de donde vengan.

Según ha señalado, éste es un ámbito en el que España y su sistema educativo va "bastante bien" y ha abogado por mantenerlo, pero mejorando su calidad y su "excelencia", haciendo que sus alumnos desarrollen su capacidad "al máximo".

La opinión de los periódicos

Los periódicos han recogido las palabras de Schleicher en sus editoriales. Así, La Razón explica que "Schleicher al ser alemán y carece de complejos para señalar dónde le aprieta el zapato a la escuela española: tiene demasiados profesores, no están pagados de acuerdo a sus méritos y su formación deja mucho que desear. Lo dijo ayer, como buen maestro que es, sin tapujos en la UIMP. Ni siquiera el Wert más espontáneo se habría atrevido a tanto, aunque ésa sea la realidad. Mientras tanto, la izquierda trata de despistar con ´mareas verdes´ de mediocridad".

Por su parte, La Gaceta, aunque sin mencionar las palabras del responsable de PISA, hace una análisis de los problemas de la Educación en España en cuando a sistema y finanaciación. "Una muestra sobre cómo se enfocan en España las cuestiones educativas es que el comienzo de curso se examina siempre desde el punto de vista de la conflictividad que se espera, nunca desde el punto de vista de la eficacia de unas posibles mejoras. Parece como si la mejora de la educación no interesase a nadie, pese a que el ministerio haya tomado algunas medidas que podrían ayudar a que las cosas fueran a mejor.

Mejorar la educación no es una prioridad real para muchos que no cesan de agitar esa causa cuando lo que quieren es aumentar el gasto público y reducir los niveles de exigencia. Lo que buscan es igualar por abajo, no educar, porque educar es estimular, aprender, atreverse a ser mejores, a competir, a tener criterio propio, a valorar la experiencia sobre el tópico, a ser saludablemente escéptico para enfrentarse valientemente a la verdad. Como esta clase de estímulos no ayuda a que se fortalezca la mentalidad igualitaria que propugna la izquierda, se eliminan, y la educación se convierte en lo contrario de lo que debiera ser.

En el colmo del cinismo estos educadores de la izquierda niegan la evidencia de que nos gastamos mucho más que muchos y conseguimos bastante menos que la mayoría, pero, según ellos, esto se arregla con más dinero, más impuestos, más Estado, más control y más ideología.

Por fortuna la educación también está sólo en manos de profesores, de padres, de todos nosotros, y todos debiéramos hacer un esfuerzo por ayudar a que la educación sea más eficaz, más exigente, más ejemplar, más competente. La educación debiera ser vista como lo que es, una actividad que exige sacrificio. Sólo una auténtica vuelta a la pedagogía del estímulo, de la emulación y del reconocimiento de la excelencia nos permitirá salir de este océano de mediocridad en que se ha convertido la educación española".  


De interés

Artículos Relacionados