miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEl Ministro Wert se rinde ¿Y para eso tanto empeño?
Humor y Comunicación Política

El Ministro Wert se rinde ¿Y para eso tanto empeño?

Humor y Comunicación Política
Reconozco que he formado parte de quienes estaban esperanzados con alguno de los proyectos del Ministro Wert, posiblemente el político más criticado en décadas. Sobre todo, el impulso al esfuerzo personal, que tiene como resultado la meritocracia.  En varias ocasiones he señalado que la influencia de los sindicatos españoles no se ha traducido en que […]

Reconozco que he formado parte de quienes estaban esperanzados con alguno de los proyectos del Ministro Wert, posiblemente el político más criticado en décadas. Sobre todo, el impulso al esfuerzo personal, que tiene como resultado la meritocracia. 

En varias ocasiones he señalado que la influencia de los sindicatos españoles no se ha traducido en que salgan adelante los más valiosos. Sólo hay que ver la historia de su influencia en los concursos-oposiciones. ¿Cuántas veces los licenciados jóvenes han obtenido los primeros números en los ejercicios públicos y, sin embargo, ese mérito no se ha traducido en obtener una plaza?

Sí, me llegué a creer que las cosas iban a cambiar. También pensé que Wert iba a introducir algunos criterios en los que pudieran coincidir los sistemas educativos de las 17 autonomías.

Ayer he leído en la prensa que no sólo no ha impulsado esos criterios sino que, al final, ha dejado que cada autonomía haga lo que quiera.

Una tercera nota que me caía bien en Wert es que sabía responder a las críticas, que no se descomponía. Al final, parece que se ha derrumbado o se ha sentido sin fuerzas. El caso es que le han doblado las manos. ¿La oposición? ¿Los de su propio partido? ¿El Presidente del Gobierno, que no quiere que nadie haga olas?

¿Y para eso tanta polémica durante estos años pasados? Ni siquiera ha dado ocasión a que derogasen su Ley. Sencillamente, es la vuelta a la Logse, pero cambiando el nombre.

Parece que los políticos de los diversos partidos, incluyendo el propio, han adaptado, aun sin saberlo, una frase de Talleyrand: «Apoyémonos firmemente en Wert para ver cómo cede bajo nuestro peso».

Entonces, hemos de esperar que venga otro ministro que tenga en cuenta lo que Baltasar Gracián escribió en el aforismo 66 de su extraordinario Oráculo Manual y Arte de Prudencia: «El que vence no necesita dar satisfacciones. No perciben los más la puntualidad de las circunstancias, sino los buenos o los ruines sucesos; y así, nunca se pierde reputación cuando se consigue el intento. Todo lo dora un buen fin, aunque lo desmientan los desaciertos de los medios. Que es arte ir contra el arte cuando no se puede de otro modo conseguir la dicha del salir bien».

De interés

Artículos Relacionados