sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl presidente Macron ofrece un liberalismo igualitario desde la educación y cumplió...
Fue filósofo antes de banquero, además de contar con Havas

El presidente Macron ofrece un liberalismo igualitario desde la educación y cumplió con Grecia

Redacción
La mayoría de la prensa opina este lunes que la victoria de Macron frente a Le Pen en las elecciones presidenciales de Francia frena la ola de descontento populista que triunfó en noviembre pasado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y, anteriormente, en el referéndum sobre el Brexit celebrado en Reino Unido.Muchos se sorprenden de que haya triunfado sin organización. La clave es que fue filósofo antes de banquero y político, además de contar con la comunicación del grupo Havas.

De 39 años, casado con una mujer que tiene 24 años menos, a diferencia de otros banqueros o empresarios mayores que se casan con jóvenes (ahí tenemos en primera línea política el caso de Trump y su esposa Melany), Macron tiene además algunos activos que le permiten reivindicar el centro político y su capacidad de consenso para compensar las campañas de quienes por la izquierda puedan presentarle de desalmado neoliberal y por la derecha de descabezado vendepatrias, entre otros símbolos o atributos ya en circulación. El nuevo presidente de Francia tiene ideas coherentes de liberalismo igualitario y ha mostrado firmeza en torno a ellas en momentos de crisis, no sólo al acometer la reforma laboral y otras como ministo de Economía de Hollande, sino al aplicarlas durante la crisis de Grecia mientras que otros pasaban de mojarse. TIene además contratados los servicios de comunicación del grupo Havas, presente en un centenar de países.

Las valoraciones editoriales de la prensa impresa española se han centrado este lunes mas en los desafíos inmediatos y en las opiniones y reacciones del mundo político que en la propia figura intelectual del próximo presidente francés, como reflejan los principales mensajes de los grandes medios: Macron no lo tendrá fácil (EL PAÍS); Francia, un país dividido (LA VANGUARDIA); El éxito de Macron alivia a Europa (EL MUNDO); La victoria de Macron, un triunfo balsámico (ABC); Francia apuesta por Europa (LA RAZÓN ). Todos los diarios nacionales dedican sus portadas a la victoria electoral de Macron. "Francia derrota al populismo", titula a cinco columnas EL PAÍS, que subraya la promesa de "defender Europa" realizada por el presidente electo, compromiso también  destacado por EL MUNDO, que titula: "Francia se pone en manos de Macron". ABC, por su parte, dice en su primera que "Francia elige reinventarse dentro de Europa y del sistema". LA RAZÓN, bajo un expresivo "Merci la France!", dice que "Europa respira tras la derrota del populismo". En la misma línea, LA VANGUARDIAdice que "Francia vota sí a Europa", mientras que EL PERIÓDICO habla de una "Francia liberada" por la derrota de Macron a Le Pen.

El candidato del centrista movimiento En Marcha!, Emmanuel Macron, venció con el 66,06% de los votos en las elecciones celebradas el domingo a la líder del ultraderechista Frente Nacional, Marine Le Pen, que logró el 34,94% de los apoyos. Macron, que con 39 años será el presidente más joven de la V República, se benefició del apoyo de los tradicionales partidos conservador y socialista, que tras su derrota en la primera vuelta electoral pidieron el voto para el candidato liberal para cerrar el paso de la ultraderecha al Elíseo. A pesar de ese llamamiento a votar en contra de Le Pen, la abstención alcanzó el 25,3% del censo, 2,3 puntos más que en la primera vuelta celebrada el pasado 23 de noviembre y la más alta registrada en una segunda vuelta de las presidenciales desde 1969. Además, el número de votos en blanco y nulos alcanzó la cifra récord del 11,5%.

Los diarios consideran que la victoria del ex banquero Emmanuel Macron, que fue ministro de Economía en el Gobierno del actual presidente, François Hollande, frena la ola de descontento populista que triunfó en noviembre pasado en las elecciones presidenciales de Estados Unidos y, anteriormente, en el referéndum sobre el Brexitcelebrado en Reino Unido. Su mensaje centrista ha convencido a seguidores moderados de uno y otro lado de los partidos que tradicionalmente han dominado las instituciones francesas, aunque tiene entre sus principales lastres formar parte de un movimiento sin representación parlamentaria.

Compromiso con una Europa, Educación y Cultura

En sus primeras declaraciones tras conocer su victoria, Macron resaltóvarias veces la necesidad de mejorar la educación y la cultura para elevar las oportunidades de empleo, en especial delos jóvenes, y reiteró su compromiso con una Francia y una Europa unidas. "Defenderé Francia, sus intereses vitales, su imagen, su mensaje. Me comprometo con todos vosotros a defender Europa, la comunidad de destino que se han dado los pueblos de nuestro continente. Es nuestra civilización la que está en juego, nuestra manera de vivir, de ser libres, de sacar nuestros valores adelante, nuestras empresas comunes y nuestra esperanza", señaló ante los miles de seguidores reunidos en la explanada del Museo del Louvre de París.

Con la vista puesta en las elecciones legislativas que se celebrarán los próximos 11 y 18 de junio, el presidente electo se comprometió a trabajar para conseguir la confianza de los votantes que han optado "por los extremos", al tiempo que hizo un llamamiento a sus seguidores para conseguir "una mayoría del cambio". "Quiero que se abra la página de la esperanza y la confianza (…) Escucharé la indignación, las dudas y ansiedades que se han expresado en las urnas", afirmó. Pocos minutos después, a través de un vídeo titulado "Gracias" difundido en primera instancia por el diario Le Monde, Macron anunciaba su retirada como líder del movimiento ¡En Marcha! para dedicarse de forma íntegra a ser "el presidente de todos los franceses".

Los líderes europeos celebraron la victoria de Macron, después de que Le Pen, declarada partidaria de que Francia abandone la UE, hubiera prometido en campaña que si llegaba al Elíseo convocaría un referéndum similar al celebrado en el Reino Unido. "Enhorabuena a Emmanuel Macron y a los franceses que han elegido la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad y dicho no a la tiranía de las fake news[noticias falsas]", escribió en su Twitter el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. En la misma línea, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, se declaró "feliz" al ver que los franceses han "elegido un futuro europeo". La canciller alemana, Angela Merkel, a través de su portavoz, Steffen Seibert, consideró el resultado electoral "una victoria para una Europa fuerte y unidad y para la amistad germano-francesa". Por su parte, la primera ministra británica, Theresa May, felicitó al presidente electo y mostró su deseo de seguir colaborando con Francia. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se unió a las felicitaciones a Macron. "¡Tengo muchas ganas de trabajar con él!", afirmó en su cuenta de Twitter: Rajoy envió un telegrama de felicitación a Macron en el que le manifiesta su "convicción" de que su victoria electoral "contribuirá activamente al impulso y al reforzamiento de la Unión Europea". Asimismo, expresa su deseo de que "la confianza y la intensidad" sigan presidiendo las relaciones entre España y Francia.

Liberalismo igualitario de Macron: Educación=Oportunidades

Sin embargo, pocos resaltan que Macron tiene ideas profundas, coherentes y además las cumple,como recordó alpedir el voto desde la prensa para él elexministro griego Yanis Varoufakis, ofreciendo testimonio de que Macron apoyó a Grecia durante su crisis de hace años, la diferencia de otros politicos de la izquierda francesa y alemanes..

Asimismo, Karim Nehme en EL MOSTRADOR de Chile o más recientemente Xataca recuerdan que, lejos de ser un montón de ideas de derechas e izquierdas, el programa de Macron pertenece a una corriente de pensamiento coherente conocida por el nombre de "liberalismo igualitario", para otros medios como LA MAREA "liberalismo digital". Y es que añade Xataca que Emmanuel Macron ("Manu" para sus padres)  fue filósofo antes de convertirse en funcionario del gobierno, banquero y ministro.

Su obra filosófica le otorgó hace 17 años el reconocimiento de Paul Ricœur en el prólogo de La memoria, la historia y el olvido, un libro bastante denso. Hoy en día, el programa del candidato Macron se inspira en otros dos filósofos, John Rawls (1921 – 2002) y Amartya Sen (nacido en 1933). Al primero se le considera el filósofo político más más importante importante el siglo XX, el segundo recibió el Premio Nobel de Economía en 1998.

El liberalismo igualitario es, ante todo, una filosofía de igualdad de oportunidades. Su idea principal es que en una sociedad justa cualquier individuo debe tener la oportunidad de hacer realidad sus proyectos sin que las desigualdades heredadas de nacimiento o por accidente se lo impidan. Esta idea parece inspirar el primer eslogan de Macron: "Francia debe ser una oportunidad para todos". En la misma línea está uno de los clips de la campaña en el que aparece Charles Rozoy, quien tras sufrir un accidente se convirtió en campeón paralímpico en 2012.

El liberalismo igualitario es una corriente que combina libertad e igualdad en una teoría coherente de la justicia social. Su representante más conocido, John Rawls, considera en su libro Teoría de la justicia que una sociedad justa debe tener en cuenta los siguientes principios:

  1. Aumento de las libertades básicas igualitarias para todos (ya su partido ha reiterado este lunes que empezará por las de género).
  2. Limitar la desigualdad económica con el fin de mejorar: (a) la igualdad de oportunidades; (b) la situación de los más desfavorecidos.

Cualquiera que haya leído a Rawls se sorprenderá al descubrir que la presentación de sus dos principios está estructurada en el mismo orden que el discurso de Lyon que pronunció Macron el 4 de febrero de 2017. Defendía (1) "las libertades básicas" considerando el laicismo como una libertad de conciencia compatible con la libertad de los demás; la libertad de trabajo, empresa e innovación; libertad de asociación. Luego insistía sobre (2) la igualdad de oportunidades que quiere promover invirtiendo en la educación de los niños en ZEP (reduciendo a la mitad el tamaño de las clases) y de los adultos (desarrollando la educación continua), así como la paridad y las medidas antidiscriminatorias en las empresas.

En su programa, la prioridad acordada (2b) para la situación de los más desfavorecidos se traduce en el aumento de las prestaciones sociales (las pensiones de la tercera edad de y los adultos con discapacidad) y de las medidas para las personas sin hogar. En general, la creación de un sistema universal de pensiones y de un seguro de desempleo universal suponen un profundo igualamiento de la situación.

¿Libertad o igualdad? ¡Capacidades, capitán!

El liberalismo igualitario es una teoría fértil, dotada de numerosas aplicaciones. Uno de los debates que ha suscitado concierne al tipo de igualdad que nos debe preocupar: ¿se deben igualar los recursos dejando a la gente hacer el uso que desee? O ¿se debería igualar el nivel de bienestar o de satisfacción, incluso si esto significa desigualdad de recursos? 

Tratando de responder a estas cuestiones, Amartya Sen se centra en "las capacidades”. Según él, lo que hay que igualar es “la capacidad" de los individuos para elegir y combinar diferentes acciones para llevar a cabo sus proyectos. Desde esta perspectiva, la redistribución de recursos no es más que un medio como cualquier otro. Lo que cuenta en materia de justicia social es elegir las políticas que amplíen las oportunidades para la acción. En otras palabras, la libertad de todos.

No es tan evidente que la idea de la pobreza sea una privación de la libertad, recuerda también Xataca. Se puede entender comparando, tal como hace Amartya Sen, la situación de dos personas: una que ayuna y otra que está desnutrida. Si tenemos en cuenta los recursos y el malestar, ambas personas se encuentran en una situación similar. Lo que marcaría la diferencia es que una ha elegido no tomar alimento y la otra no tenía elección. La idea de Amartya Sen es comparar las posibilidades de acción que poseen los individuos, sus capacidades; es la mejor forma de entender las desigualdades, mejor que comparar el nivel de recursos o de satisfacción.

Comparar las capacidades es algo que ha inspirado el Índice de Desarrollo Humano(IDH), creado en 1990 por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Este índice mide el progreso del país en materia de lucha contra la pobreza y la institución se ha consagrado a una filosofía de desarrollo centrada en el ser humano y su autonomía, en detrimento de una visión marxista, centrada en las estructuras económicas y la satisfacción de las necesidades básicas. 

El programa de Macron parece inspirarse en los que afirman que la lucha contra la pobreza no sólo tiene como objetivo asegurar la subsistencia, sino permitir la autonomía para aumentar la capacidad de "hacer cosas".

La igualdad de capacidades es una constante en el discurso de Macron, algo que se puede medir gracias a la herramienta de análisis estadístico del discurso desarrollado por investigadores de la Universidad de la Costa Azul. Esta herramienta permite mostrar que entre los cinco candidatos de la primera vuelta, Macron es el que más utiliza la palabra "igualdad", algo que se ha confirmado usando motor de búsqueda.

Esta herramienta también proporciona un esquema con los temas relacionados con la palabra "igualdad". El término "capacidades" es el primero que aparece y Macron lo utiliza para reforzar su idea de la comparación por capacidades. Por ejemplo, en el discurso de Toulon del 22 de febrero, Macron critica un liberalismo sin igualdad de capacidades:¿Defendemos realmente la libertad cuando algunos no tienen derecho a ella, cuando algunos no tienen (a pesar de quererlas) la capacidades para "hacer cosas", en nuestros barrios y en nuestros pueblos?

¿Hacia un "consenso entrecruzado"?

En su obra sobre el liberalismo político, Rawls afirma que el liberalismo igualitario podría ser un "consenso entrecruzado". Está convencido de que, en una sociedad que respeta el pluralismo de las doctrinas opuestas, estas pueden superponerse a los principios esenciales, manteniendo al mismo tiempo sus características.

Es difícil no ver similitudes entre la opinión de Macron y las ideas de izquierdas, de centro y de derechas. Se trata de ideas que pueden coincidir en los principios fundamentales, sin abandonar sus diferencias. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que para Rawls dicho consenso se logra mediante una sencilla deliberación dentro del marco de la razón pública, concuye Xataca.

De interés

Artículos Relacionados