jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEuropa y la OCDE dan poca importancia al PIB español y urgen...
El INE confirma un crecimiento del 3,2% en el 2015

Europa y la OCDE dan poca importancia al PIB español y urgen reformas para sostenerlo

Redacción
La demanda nacional de consumo privado e inversión fue activaron la economía española en 2015, impulsando el PIB un 3,2% en tasa interanual más alta desde 2007, según confirmó el Instituto Nacional de Estadística (INE) y realzó el gobierno en funciones mientras Bruselas y la OCDE volvían a urgir ajustes y alertar de la alta vulnerabilidad española ante el sufrimiento de cualquier otra crisis internacional. En euros corrientes, el valor del PIB en el año 2015 se situó en 1.081.190 millones

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, subrayó que estas cifras muestran que empieza a verse un cambio en el patrón de crecimiento de la economía, que ha conseguido "generar empleo" y "tener un dinamismo importante". Destacó que la economía española ha crecido más del doble de la europea, "lo que es una indicación clara de que la española es una economía competitiva", fortalecida por factores como la exportación y la inversión.

La demanda nacional contribuyó 4,1 puntos al crecimiento anual del PIB, con el avance destacado del gasto en consumo final de los hogares, que fue del 3,5% en el cuatro trimestre, y el incremento del 6,4% de la formación bruta de capital fijo. Todas las ramas de la demanda crecieron, especialmente la inversión en bienes de equipo (un 10,9%) y en construcción (un 5,3%, por primera vez en positivo desde 2007).

El gasto en consumo final de las Administraciones Públicas subió un 3,7%, siete décimas más que en el tercer trimestre, con un crecimiento medio del 2,7% en 2015, frente al -0,1% de 2014. EL MUNDO destaca este extremo bajo el titular "más gasto público en 2015". En cuanto a la demanda exterior, el crecimiento de las exportaciones (un 5,3%) frente a las importaciones (un 7,7%), arroja una contribución negativa al PIB de 0,6 puntos.

Por sectores, la construcción creció un 4% en el cuatro trimestre de 2015, la agricultura un 6,2% y la industria manufacturera un 4,1%.

En lo referente a empleo, la variación trimestral de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo fue del 0,6%, una décima menos que en el trimestre anterior. En comparación anual, el empleo aumentó el 3%, lo que supone un incremento de 495.000 puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo.

La remuneración de los asalariados se incrementó del 3,8% al 4,3%. Aunque el número de asalariados se redujo del 3,7% al 3,3%, el aumento de ocho décimas de la remuneración media por asalariado arrojó un balance positivo de cuatro décimas.

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, destacó el crecimiento "sano y sostenible" en 2015, al aumentar la aportación del sector exterior, y aseguró que las proyecciones de su Ministerio avanzan que España recuperará el nivel de PIB de 2008 el año que viene si continúa la expansión de la economía. "La economía crece un 3,2% y reduce déficit público, endeudamiento y tiene la inflación baja", recordó, y destacó el superávit por cuenta corriente en el exterior por tercer año consecutivo, lo que tildó de "inédito".

Desde el PSOE, el secretario de Economía, Manuel de la Rocha, aseguró que España necesita un "cambio reformista sin más demora" para apuntalar el crecimiento en "cimientos sólidos".

Para UGT, el crecimiento económico sigue sin consolidarse y sin trasladarse al bienestar de los trabajadores y los ciudadanos.

La CEOE celebró la consolidación de la recuperación económica con un patrón de crecimiento "más equilibrado". Por su parte, la Cámara de Comercio consideró "imprescindible" que se garantice la estabilidad política e institucional para consolidar el crecimiento.

 Bruselas urge a España ajustes autonómicos, fiscales y laborales 

La Comisión Europea publica hoy su evaluación sobre los desequilibrios macroeconómicos de los Veintiocho. Según EL PAÍS, Bruselas alerta acerca de la vulnerabilidad de la economía española si se produce otra crisis global y de los "desequilibrios excesivos" que, aunque mejoran, aún suponen riesgos para el crecimiento. El paro y el déficit siguen entre los más altos de la zona euro y, pese a los "progresos" y al "despegue significativo gracias a las medidas tomadas como respuesta a la crisis", dichas medidas aún son insuficientes. Bruselas incide en la necesidad de profundizar en la reforma laboral y en la fiscalidad, especialmente en las autonomías, donde reclama medidas preventivas e incluso correctivas.

Por su parte, ABC considera que la Comisión está "pendiente del futuro político de España para concretar los ajustes" y todavía no ha tomado ninguna decisión. No ha cerrado las recomendaciones y aún no se sabe qué medidas tomará ante el probable incumplimiento del objetivo de reducción de déficit. El diario prevé "una llamada de atención a España" por parte de Bruselas, "en la que se recordará a las autoridades los deberes que tiene que llevar a cabo".

La OCDE alerta sobre la ralentización de las reformas en España

La OCDE considera en un informe presentado con ocasión de la reunión del G-20 en Shangai que la ralentización de las reformas en España constatada en 2015 podría ser preocupante "si hay un periodo muy largo sin reformas o con reformas muy lentas". A corto plazo, preocupa "la incertidumbre sobre la voluntad del Gobierno de continuar o no con las reformas". La organización recuerda que para los mercados "la incertidumbre política puede tener su efecto" y recuerda también el contexto poco favorable de la economía mundial, donde las perspectivas de crecimiento "siguen siendo muy poco claras en el corto plazo".

En este sentido, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, urgió a los países del G-20 a mantener el proceso de reformas estructurales a fin de restaurar la confianza en la recuperación a corto plazo. "El crecimiento se está ralentizando", advirtió, y si bien sigue siendo "modesto" en los países más avanzados, está "en peligro" en algunas economías emergentes.

De interés

Artículos Relacionados