viernes,21 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónFernando Herrero, ADICAE: "El nuevo mapa bancario solo funcionará si proteje a...
Director de Comunicación ADICAE

Fernando Herrero, ADICAE: «El nuevo mapa bancario solo funcionará si proteje a los consumidores»

ibercampus.info
Fernando Herrero, Director de Comunicación y Relaciones Institucionales de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (ADICAE), expone las perspectivas de los consumidores para el nuevo panorama bancario que resultará tras la culminación del proceso de restructuración financiera iniciado en España y la UE.

-Pregunta: Desde la Universidad se ve la banca como el sector que más ha contribuido a traer esta crisis económica y, al mismo tiempo, el que más puede beneficiarse de ella ¿Comparten esa visión los consumidores?  

Respuesta: En principio, sí, aunque uno de los motivos por los que ADICAE ha decidido convocarla es buscar puntos de encuentro sobre hacia dónde va el sector y qué papel esta teniendo en las crisis y sus perspectivas de solución los consumidores.  De ahí que entre la casi treintena de oradores que intervendrán como ponentes destaquen, junto a representantes del consumo, cerca de otro tercio de académicos de la economía y del derecho, algunos de ellos involucrados en otras funciones que requieren su conocimiento. También reguladores (tanto de grupos parlamentarios, que hacen las leyes, como de la Administración, que las complementa y aplica), así como supervisores  y otros representantes del sector bancario y asegurador. Pero todos somos conscientes de que el sector financiero ha tenido mucho que ver en el problema y debe tenerlo también en las soluciones. También de que, en esas soluciones, las organizaciones de consumidores debemos estar presentes, no solo para vigilar que vayan a no vayan a perjudicar más a los ciudadanos como consumidores, inversores o contribuyentes, sino también para impulsar, desde la experiencia de años de análisis y respuesta a los conflictos de los consumidores, medidas que tengan en cuenta a los usuarios y que propicien un nuevo marco de relaciones del sector financiero y la banca con la clientela que permita una salida sostenible y duradera de la crisis y un sector bancario moderno, adaptado a una nueva realidad y propio del siglo XXI.

-P.: A la espera de las conclusiones de los debates ¿tienen una idea preconcebida de hacia donde va el sector?.

-R.: Sí. ADICAE piensa que de esta crisis saldrá un nuevo panorama bancario y financiero, no sólo en España, sino igualmente en Europa-. Por eso, junto alestudio de las tendencias actuales y perspectivas de futuro del negociobancario, donde participarán entre otros varios representantes de la CECA y del Servicio de Estudios de Banco Santander, como Luis Teijeiro y Tomas Riestra, o el profesor Jorge Fonseca, hablarán de los proyectos de supervisión bancario europeo, junto a Manuel Conthe, expresidente de la CNMV, y el profesor Gustavo Matías, experto del Consejo Económico y Social Europeo para el proyecto de unión bancaria europea que discutirán nuevamente los jefes de Estado y de Gobierno de la UE en su cumbre de los próximos días 13 y 14, jueves y viernes de esta semana. Pero, al margen de la esperada regulación europea,  empieza ya a vislumbrarse en buena parte hacia dónde va el sector financiero, tras varios años de crisis económica en nuestro país y en Europa, mayor a la inicial en los EEUU. Los problemas de liquidez de muchas entidades financieras, como consecuencia de sus excesos alentando la burbuja inmobiliaria, la intervención-nacionalización de entidades, la desaparición de las Cajas de Ahorro, etc… han empezado a originar un nuevo mapa bancario en nuestro país, que todavía debe ser perfilado. También tenemos claro que en ese nuevo mapa bancario deberá haber necesariamente un nuevo modelo de regulación del mercado hipotecario y de protección al ahorro familiar, en el que no primen incondicionalmente, como hasta ahora, los intereses comerciales, financieros y contables del sector sobre los intereses de los consumidores y la clientela.

-P.: ¿Hay alguna esperanza de que el nuevo modelo de protección al ahorro familiar no vuelva a perjudicar de nuevo a los consumidores como tales, o como inversores o contribuyentes?

-R.: Esta es una pregunta que las organizaciones de consumidores españolas y europeas debemos de convertir en programa de acción, para que no se repita de nuevo la experiencia de que los paganos de la crisis y también de sus soluciones y del nuevo mapa bancario y sus riesgos sean los consumidores. En ADICAE estamos convencidos de que el nuevo mapa bancario solo funcionará si existe un adecuado marco de respeto y protección de los consumidores, tanto en España como en Europa. Por eso nuestro empeño estará en que reguladores, supervisores y autoridades de competencia asuman un papel más activo en la protección de los consumidores y usuarios, desde el mismo momento de su diseño, aunque luego igualmente en la aplicación y supervisión.  De momento el miércoles estudiaremos las consecuencias que va a traer para los consumidores. En estas jornadas se va a analizar este proceso y, sobre todo, qué efectos va a tener en los usuarios de servicios financieros. Debe determinarse si los consumidores, tras esta restructuración, se van a beneficiar de una mejora de sus derechos con las recientes reformas normativas dentro de este ámbito y de una mejor oferta y calidad de los productos y servicios ofrecidos por las nuevas entidades financieras surgidas en nuestro país o si prima una "vuelta a los orígenes" que solo seria una salida en falso de la crisis actual.

-P.: ¿El bienestar de los consumidores dependerá más de reguladores, de supervisores o de autoridades de competencia?

-R.: De todos ellos, aunque debemos exigir que ninguno de ellos se lave las manos como Pilatos, pues el Tratado de la UE pone como objetivo de ese bienestar de los consumidores incluso a las normas de competencia. Este es uno de los temas más delicados, pues muchos de los temas que vamos a tratar, en profundidad, como el de las preferentes y el grave problema hipotecario, los abusos que han sufrido los consumidores de manera masiva y generalizada  recientemente  a raíz de las participaciones preferentes y otros productos tóxicos del ahorro, tienen como trasfondo el olvido de las normas de competencia y la laxitud en su control y aplicación, que empieza por las propias autoridades nacionales y europeas. Si todas ellas exigieran y los reguladores regularan o los supervisores supervisaran con la perspectiva de que los procesos de concentración no deben mermar los derechos de los consumidores las cosas cambiarían. Por el contrario, a veces las autoridades de competencia aplican enfoques sesgados y parciales. Lo acabamos de ver en el caso del libro verde europeo sobre pagos electrónicos, por Internet y móviles. Tanto la Comisión, al ocuparse de la competencia en ese sector, como luego el Tribunal de Justicia, se han obsesionado en forzar las reducciones de las tasas de intercambio, cuando estas son solo uno de los costes de los medios de pago electrónicos, ni siquiera el mayor, y sin abordar el mayor problema para los consumidores, el de las comisiones bancarias y su desregulación, falta de transparencia y abuso acreditados incluso por la propia Comisión. La realidad es que, como se ha comprobado en diversos países como España,, cuando se bajan las tasas interbancarias para favorecer al comercio los consumidores no nos beneficiamos de un menor precio y, sin embargo, luego pagamos mayores comisiones por todo tipo de servicios relacionados con las tarjetas, mayores recargos o tipos de interés e incluso menores premios como formula empleada por la banca para compensar con cargo a los usuarios sus menores ingresos por tasas de intercambio. Las cosas cambiarían sin en esto o en otras muchos frentes las autoridades cumplieran el Tratado de la UE, en vez de andarse con rodeos o medias verdades o de enfocar toda medida y regulación sin tener en cuenta a los consumidores.

-P.: ¿También cambiaría un mejor enfoque de la competencia los problemas de las hipotecas?

-R.: Por supuesto. ADICAE también quiere tratar a fondo en estas jornadas otro de los temas que más revuelo e indignación han creado entre la opinión pública: la inevitable reforma de la normativa hipotecaria. Desde todos los sectores (políticos, judiciales,…) se relaman ya cambios en la vetusta legislación hipotecaria española. Se pondrán encima de la mesa problemas y soluciones factibles y urgentes que pueden implementarse para evitar miles de inminentes desahucios de familias españolas, y por supuesto se abordaran las propuestas que desde hace 5 años ADICAE viene poniendo encima de la mesa de ministerios y parlamentarios. Muchos de los abusos surgen debido a la posición dominante de las entidades favorecidas por los procesos de concentración bancaria, sin que Bruselas recuerde en todas sus actuaciones que su obligación, impuesta por el Tratado, es buscar los beneficios de los consumidores.  

P.: Se les nota muy críticos con el comisario Almunia y sus homólogos nacionales…

-R.: Si, porque las autoridades de competencia como decía antes ni pueden lavarse las manos, sobre todo después de aprobar las ayudas estatales a los rescates bancarios. Y esto es lo que ha hecho Almunia, quien a la pregunta de EL PAÍS sobre a quién pedir daños y perjuicios, responde hoy en sus declaraciones culpando a otros y olvidándose de su actuación: “La lista de culpables es extensa: los primeros, quienes llevaban las riendas de las entidades que se lanzaron a una expansión insostenible, incapaces de gestionar los riesgos que surgieron en el sector inmobiliario. Después podemos discutir cómo actuó el Gobierno de turno, el regulador, quién debía haber tomado decisiones y no lo hizo o se retrasó. Pero en lo alto de esa lista están los gestores de las entidades que no son capaces de seguir adelante por sus propios medios: los casos más graves son los de quienes además han querido premiarse a sí mismos con bonus inmerecidos que han provocado situaciones lacerantes”. Es evidente la responsabilidad de los dirigentes y gestores, pero no es menos cierto que instituciones y autoridades han preferido mirar para otro lado, cuando no posicionarse dirrctamente al lado de la banca y enfrente de los consumidores, como en el caso de las perdidas que desde la UE se quiere imponer a cientos de miles de victimas del fraude de las preferentes.

-P.: ¿Pero están de acuerdo con él en que "la restructuración bancaria no es un capricho".

-R.: Quizá no sea un capricho, pero se podría haber evitado tanto sufrimiento con la buena regulación, supervisión y competencia que siempre hemos reclamado los consumidores, tanto a las autoridades españolas como a las europeas. Por eso nos sorprende que algunos como Almunia se sorprendan ahora que “ los estragos se notan en toda la economía, no sólo en la banca, pero imprescindible para que las pymes vuelvan a tener crédito, para que los préstamos fluyan cuando se recupere la demanda". Y sobre todo la restructuración bancaria no se puede hacer sin tener en cuenta el pasado y los derechos de los consumidores, ni pretendiendo que "todo cambie para que todo siga igual"

De interés

Artículos Relacionados