sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadIntelectuales latinoamericanos se suman a pedir a Cataluña "que no se independice...
Abogan por una España unida y apelan a los lazos históricos

Intelectuales latinoamericanos se suman a pedir a Cataluña «que no se independice de América»

Redacción
Tras el manifiesto de la banca, el mundo editorial también se mueve contra la secesión catalana. Ocho escritores y periodistas latinoamericanos se pronuncian hoy en EL PAÍS en contra. Prácticamente todos coinciden en un llamamiento: "Cataluña, no te vayas", pues América y Cataluña han construido una larga relación de intercambio político y cultural y Barcelona ha sido hogar adoptivo de tres de los cinco premios Nobel de Literatura latinoamericanos: García Márquez, Vargas Llosa y Neruda.

El manifiesto editorial, como el de la banca, al que se han sumado este lunes declaraciones similares del presidente del BBVA y del gobernador del Banco de España, se produce despues de que el presidente de EEUU, Barack Obama, expresó la pasada semana al rey Felipe VI el compromiso de su país a mantener la relación con "una España fuerte y unida". Obama señaló que "la presencia de España es importante no sólo para Europa, sino para EEUU y para el mundo". El líder estadounidense agradeció a España su compromiso con la seguridad mundial y su colaboración en este ámbito. Don Felipe subrayó que ambos países se necesitan mutuamente para contribuir a solucionar, junto a otras naciones, problemas como los de millones de personas que ponen en riesgo su vida, tanto por violencia y falta de libertad, como por escasos recursos y pobreza. También despues de que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, expresó en un mitin en Vilanova i la Geltrú la voluntad de "construir futuro juntos con España" y agregó: "No son nuestros enemigos". El dirigente catalán pidió a sus simpatizantes que no caigan "en las provocaciones" y respondan "siempre con una sonrisa", "aunque no falten motivos para responder a los ataques, las amenazas, las mentiras y las querellas". E insistió: "Este es un proceso que no va contra nadie, presidido por las ganas de entendernos con todos, con España y en el marco de Europa".

Dice EL PAIS que hace un año, cuando la Generalitat de Cataluña ya estaba metida de lleno en su plan hacia la independencia unilateral, el escritor colombiano Héctor Abad Faciolince se dirigió a los catalanes en un artículo en el diario El Espectador que llevaba este título: “No te vayas, Cataluña”. Ahora, a menos de una semana de las elecciones autonómicas catalanas del 27-S, varios intelectuales, escritores y periodistas latinoamericanos se suman a esa apelación, subrayando que la separación de Cataluña del resto de España implicaría también en cierta forma una ruptura de los lazos con América Latina.

El director de la revista mexicana Letras Libres, Enrique Krauze(México, 1947), descalifica los fundamentos del independentismo: “El fanatismo de la identidad es el opio del siglo XXI. El nacionalismo es una variante común y patética de ese fanatismo. No lo mueve un sentimiento de amor sino una voluntad de poder”, afirma. Un punto de vista que comparte Ibsen Martínez, periodista y novelista venezolano: “Todo me remite a lo que en verdad quería la aristocracia criolla caraqueña liderada por Bolívar: un cortijo propio, un coto para ellos solos”, dice. Martínez (Caracas, 1951) cuestiona las diferencias del presidente catalán respecto al resto de políticos españoles: “El soberanismo de Artur Mas tiene, tal como observaba días atrás Javier Marías, un espíritu caciquil que, con ser catalanista, es de honda raigambre española”.

Entre los autores latinoamericanos que vivieron en Barcelona —Neruda, García Márquez, Vargas Llosa, el poeta nicaragüense Rubén Darío, el chileno Roberto Bolaño— está el peruano Alfredo Bryce Echenique, ganador del Premio FIL de Literatura 2012. Bryce Echenique (Lima, 1939) expone un argumento inflexible: “No creo que a Cataluña le haga ningún bien la independencia. Si la comunidad europea dice que no va a reconocerlo como país, esto sería fatal”. Su compatriota, el escritor Santiago Roncagliolo (Lima, 1975), va más allá y ahonda en la relación con Latinoamérica: “Cataluña no solo sería una pérdida de España. Lo sería para el mundo hispano. Y ese mundo sería también una pérdida para Cataluña, aunque a los nacionalistas no les importe”, señala.

Roncagliolo desató el pasado julio una polémica sobre la situación de los autores latinoamericanos en Cataluña. Denunció que escritores, editores y periodistas de América Latina estaban abandonando Barcelona, en buena medida por una política lingüística que a su juicio excluye laboralmente, sobre todo en el ámbito público, a los autores en español. Héctor Abad recurre a un poeta catalán para criticar el fenómeno: “Como diceJoan Margarit, renunciar al privilegio de ser bilingües por odio al recuerdo de Franco es una tontería”.

El llamamiento de Abad (Medellín, 1958) aboga por la conciliación: “Las naciones tienen impulsos centrípetos y centrífugos: Europa ha sido mucho mejor y más pacífica con los impulsos centrípetos. Cuando se concentraron más en las nacionalidades y en las peculiaridades de cada pueblo, hubo más discordias y más guerras”, afirma. También el mexicano Héctor Aguilar Camín (Chetumal, 1946) es claro: “Habría que volver a la mesa de los acuerdos, al estilo de la Transición española, y suspender los discursos del ‘sí’ y el ‘no”, apunta. El historiador y director de la revista Nexos advierte de que este no es el primer reto histórico del país: “España ha dado muestras de su capacidad de reformarse y convertir sus conflictos en consensos”.

Hay voces discordantes, como la del periodista Juan Luis Font (Ciudad de Guatemala, 1966), que sostiene: “Veo venir una relación más estrecha y específica entre los países de América Latina y una Cataluña independiente, sin que medie la relación con España entre ellos”. Aunque para eso, advierte Alejandro Miró Quesada (Lima, 1944), exdirector del diario limeño El Comercio, “Cataluña tendría que trabajar mucho”, porque no le resultaría fácil “ser reconocida como país por la población” americana.

América tiene una deuda con Cataluña. Barcelona les dio un hogar a varios de sus mejores escritores. Joan Grijalbo fundó y dirigió la editorial que lleva su nombre en México. Ramón Vinyes le enseñó la literatura de Faulkner a García Márquez. Pau Vila modernizó el estudio de las ciencias sociales en Venezuela y Colombia. Antoni López Llausàs lideró, junto a Paco Porrúa, la editorial Sudamericana en Argentina. Muy pocos intelectuales latinoamericanos esperan que Cataluña se separe de España si eso va a significar que se aleje de América Latina. “No te vayas”, vuelven a decir, “no te independices de América”.

Palabras del presidente del BBVA 

El presidente del BBVA, Francisco González, defendió ayer desde Singapur que el desafío secesionista liderado por Artur Mas "va en contra de Cataluña, de España y del proyecto europeo". "No beneficia a nadie", concluyó tajante en una entrevista concedida a la agencia EFE. En su opinión hay espacio para el entendimiento entre los políticos, pero fijó una línea roja: la ley. "Tiene que ser sobre la base de propuestas coherentes con el marco legal", afirmó. González echa de menos argumentos más racionales: "El debate tiene una enorme carga emocional y creo que falta mucha más información concreta y real de las consecuencias económicas de lo que se está planteando", señaló, abundando en el comunicado difundido la semana pasada por la Asociación Española de la Banca y la Confederación Española de Cajas de Ahorro, en el que alertaban de los riesgos de la secesión y avisaban de la posibilidad de reconsiderar su presencia en Cataluña.

De interés

Artículos Relacionados