sábado,23 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa educación femenina ayuda a bajar su fecundidad un tercio en menos...
España encabeza el retraso europeo en la maternidad

La educación femenina ayuda a bajar su fecundidad un tercio en menos de tres décadas(Banco Mundial)

Redacción
La tasa de fecundidad de las adolescentes ha disminuido su media mundial del 6,5 al 4,4% en menos de tres décadas, con mucho mayores impactos en Asia y el África subsahariana. Ha pasado de 65 nacimientos por cada 1000 mujeres adolescentes en 1990 a 44 nacimientos en 2017. Esta disminución en la tasa de fecundidad de las adolescentes se asocia fuertemente con un aumento en la matriculación de las niñas en la escuela secundaria.

En las regiones con altas tasas de fecundidad de las adolescentes en 1990, como África al sur del Sahara y Asia meridional, esta relación es aún más pronunciada. En diversos estudios mencionados en el informe del Banco Mundial “The Cost of Not Educating Girls” (2018) se indica que existe una relación causal: una mayor educación de las niñas puede resultar en un retraso de la maternidad. Estas cifras internacionales llegan meses después de que las estadísticas españolas confirmaran que los nacimientos y la fecundidad están en mínimos históricos, apuntando como principal causa adicional la crisis económica. Años antes un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona mostraba que España encabeza el retraso europeo en la maternidad

En promedio, un año adicional de escuela secundaria reduce las posibilidades del embarazo adolescente en 6 puntos porcentuales.  Esta relación causal se explica por el costo de oportunidad más elevado en términos de la pérdida de ingreso asociada con el embarazo adolescente para las mujeres con mayor nivel de educación. 

A nivel mundial, solo tres de cada cuatro niñas completan su nivel más bajo educación secundaria. En países de bajos ingresos, la proporción es uno de cada tres. El bajo nivel educativo en las niñas tiene consecuencias negativas no solo para ellas, sino también para sus hijos y hogar, así como para su comunidad y sociedad. Este estudio ha documentado los posibles impactos del logro educativo para las niñas y

mujeres en seis dominios: (1) ingresos y nivel de vida; (2) matrimonio infantil y maternidad temprana; (3) fertilidad y crecimiento de la población; (4) salud, nutrición y bienestar; (5) agencia y toma de decisiones; y (6) capital social y instituciones.

Los beneficios de la educación son mucho mayores en los niveles secundario y terciario que en el nivel primario

Los resultados son aleccionadores: el potencial económico y los costos sociales de no educar a las niñas son grandes. Los hallazgos clave se resumen en la Tabla que aparece arriba, bajo el titular dd esta pieza.

El bajo nivel educativo reduce las ganancias esperadas en la edad adulta, y deprime la participación de la fuerza laboral, lo que recorta ingreso futuros. Cuando las chicas abandonan la escuela prematuramente, son mucho más propensas a casarse y tener su primer hijo antes de los 18 años, cuando aún no están listos para ser esposas y madres. Esto a su vez está asociado con tasas más altas de fertilidad y crecimiento de la población, que en los países de bajos ingresos son importantes impedimentos para cosechar los beneficios de la demografía.

El bajo nivel educativo también se asocia con peores resultados de salud y nutrición para las mujeres y sus niños, lo que lleva, entre otros, a una mayor mortalidad de menores de cinco años y retraso en el crecimiento. Las niñas que abandonan la escuela también sufren de adultas por falta de capacidad de toma de decisiones dentro del hogar y en la sociedad en general. También menos probabilidad de comportamientos altruistas como donar a organizaciones benéficas, ser voluntarias o ayudar a otros.

Las estimaciones de los costes de la carencia de educación en las niás realizadas por el Banco Mundial deben considerarse a titulo solo ilustrativo, ya que se basan en muchos supuestos, y diferentes enfoques de estimación conducirían a diferentes estimados. Sin embargo, está claro que los costes económicos son grandes, y se cuentan en miles de millones de dólares solo con los dos posibles impactos para los cuales los costos tentativos fueron estimados. Pero un mensaje final del análisis es que garantizar la educación primaria universal no es suficiente. Los beneficios de la educación son mucho mayores en los niveles secundario y terciario que en el nivel primario. Invertir en programas y políticas comprobados será clave para garantizar un futuro mejor para las niñas y permitir que los países cumplan su potencial de desarrollo.

 

De interés

Artículos Relacionados