martes,18 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaLa mayoría de auditores rechaza regular más el conflicto de interés entre...
Pese a preocuparse un 70% por el oligopolio de las4 grandes

La mayoría de auditores rechaza regular más el conflicto de interés entre auditoría y consultoría

Redacción
El 81% de los economistas auditores cree que lo que más valora el cliente en un auditor es su labor de asesoramiento, dato usado por sus representantes para intentar ablandar el "complejo entramado en el régimen de incompatibilidades del auditor, de difícil cumplimiento". Dicen que los excesivos requisitos para ser auditor son difíciles de cumplir para las pymes de auditoría, lo que resta oferta al mercado cuando Competencia investiga conflictos de interés en grandes consultoras-auditoras.

El Registro de Economistas Auditores (REA) –órgano especializado en materia de auditoría del Consejo General de Economistas–  celebra este jueves y viernes su 9º AuditMeeting, que supone el encuentro anual más importante de la corporación y del sector y que ha congregado a más de 600 profesionales. En esta novena edición, se abordan, entre otros asuntos, las derivaciones que tendrá la aprobación del Reglamento de Auditoría –actualmente en trámite– para el futuro inmediato de la profesión, especialmente para firmas de auditoría pequeñas y medianas, tras  las recientes críticas de los profesionales de la auditoría a la concentración del negocio en las cuatro grandes Deloitte, PwC, KPMG y EY concentran desde 2015 unos beneficios superiores 1.845,5 millones,  seguidas a distancia por BDO, Grant Thorton, Auren, RSM, Mazars y Adabe ), oligopolio ampliamente cuestionado públicamente tras los fallos en la detección de problemas y de agujeros contables en las cuentas de algunas empresas.

En el marco del AuditMeeting, el presidente del Consejo General de Economistas de España, Valentín Pich, “nuestros legisladores han puesto el foco en la regulación minuciosa de la actividad profesional del auditor; sin embargo, nos hemos olvidado de que el principio sobre el que se asienta el informe de auditoría es la contabilidad”. “En España –ha señalado Pich– la actividad profesional del contable no se encuentra regulada, a diferencia de otros países de nuestro entorno; deberíamos dotar de mayor valor añadido a la actividad contable, germen de la información financiera de las empresas y parte relevante de la no financiera”.

Para el presidente del Registro de Economistas Auditores (REA), Carlos Puig de Travy, “el Proyecto de Reglamento de la Ley de Auditoría ha traído importantes cambios en términos de independencia, concentración de honorarios y la distinción de dos grupos de auditores –los que auditan Empresas de Interés Público (EIP) y el resto de empresas–, que no redundarán en la mayor calidad de los trabajos de auditoría y no incrementarán la transparencia de nuestras empresas todo lo que sería deseable”

Pich y Puig, en la rueda de prensa

El Reglamento de la Ley de Auditoría de Cuentas 

En referencia al Reglamento de la Ley de Auditoría, durante la rueda de prensa se han expuesto los aspectos incluidos en el texto que más preocupan a los profesionales. A este respecto, el presidente del Registro de Economistas Auditores (REA), Carlos Puig de Travy, agradeció la colaboración del ICAC y su voluntad de diálogo en la redacción de un texto con alto consenso. Para Puig de Travy “son muchas las mejoras que se han introducido al anteproyecto inicial de Reglamento de auditoría, pero cabe decir que sobre el texto último quedan todavía temas muy relevantes objeto de mejora”. Según Puig de Travy, “la concentración de honorarios y la estructura organizativa de las firmas que hacen auditorías de entidades de interés público, entre otros, deben ser tratados de diferente forma a la que están actualmente en el proyecto de reglamento”. Otro punto sobre el que el presidente del REA ha mostrado su inquietud ha sido el relativo a la independencia y régimen de incompatibilidades del auditor que plantea el texto del Reglamento. Sobre este asunto, Carlos Puig de Travy, ha señalado que “el hecho de que todos los años el auditor deba informar de su cartera de clientes a su entorno familiar y recabar información al respecto de su cónyuge, padres, hijos, hermanos y cónyuges de estos, no deja de ser una situación extraña y atípica”.

Entre los principales aspectos del Reglamento que, según el REA, dificultan la igual concurrencia de todos los profesionales en el mercado destacan:

  • El complejo entramado en el régimen de incompatibilidades del auditor, de difícil cumplimiento.
  • Los requisitos para ser auditor de EIP son excesivos y difíciles de cumplir para las pymes de auditoría lo que les impide el acceso a ese segmento superior y resta oferta al mercado.
  • Las obligaciones formales adicionales –comunicaciones, documentación, registros, etc. – que se han introducido, conllevan costes elevados para los auditores individuales y sociedades de pequeña dimensión, lo que dificulta su supervivencia.
  • Según el Reglamento, si los honorarios a pagar por la empresa auditada constituyen el 30% de los ingresos anuales del auditor es causa de abstención del auditor para realizar el trabajo, cosa que no pasa en Europa más que para las auditorías de EIP. Se propone aumentar este porcentaje al 50% para favorecer la entrada de nuevos auditores al mercado.

Encuesta a los profesionales:

 

Asimismo, en el transcurso de la rueda de prensa se expusieron las principales CONCLUSIONES extraídas de la encuesta –realizada por el REA entre sus auditores– Auditoría de cuentas: La visión de sus profesionales, sobre la situación de la auditoría de cuentas; entre las que se encuentran:

  • Competencia: Casi un 40% de los encuestados opina que la mayor preocupación de sus clientes hoy en día es la fuerte competencia entre las empresas que existe en el mercado. Asimismo, a un 28% le preocupa la competencia dentro del propio sector de la auditoría.
  • Valoración del auditor: El 81% cree que lo que más valora el cliente en un auditor es su labor de asesoramiento. Solo el 19% restante opina que el cliente valora la calidad del informe de auditoría.
  • Crecimiento: En cuanto a la actividad con más expectativas de crecimiento en este terreno, más de la cuarta parte de los encuestados (26%), creen que esta será la de experto contable por encima de la propia de auditoría con un 24%.
  • Concentración: Casi la mitad de los auditores encuestados (47%) ve en la concentración del mercado de auditoría en un número muy reducido de sociedades uno de los principales problemas para el sector y para las empresas clientes.
  • Reconversión de los despachos: Existen posturas igualadas –32% en contra, 37% a favor– sobre la necesidad o no de reconvertir los despachos de auditoría integrándose en redes para adquirir mayor dimensión y así ser más competitivos.

De interés

Artículos Relacionados