lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadLa muerte por inasistencia de la niña de Treviño abre otro juicio...
El Servicio de Salud vasco lo investiga

La muerte por inasistencia de la niña de Treviño abre otro juicio a las autonomías españolas

Redacción
Las autonomías vasca y castellano-leonesa sigue el debate de competencias tras dejar morir por inasistencia sanitaria a una niña en Treviño, lo que para el diario LA RAZÓN revela "la grave desigualdad en la atención sanitaria a los españoles, consecuencia de la dispersión autonómica, que es preciso resolver".

La Fiscalía del País Vasco ha abierto una investigación para aclarar la asistencia sanitaria a la niña Anne Ganuza, residente en Treviño (Burgos), por parte del Servicio de Salud del País Vasco (Osakidetza), que no envió una ambulancia para trasladarla al Hospital Universitario de Vitoria, el más cercano a su domicilio. 

Los padres de la niña, enferma de varicela, llamaron al 112 vasco solicitando una ambulancia ante el agravamiento del estado de la pequeña, de tres años y medio. El coordinador de Urgencias del 112 decidió que acudiera al domicilio el médico del centro de salud de La Puebla de Arganzón y dijo a los padres que no era posible el envío de una ambulancia desde el País Vasco, ya que este servicio correspondía a la Sanidad de Castilla y León. Finalmente el padre llevó en su propio vehículo a la niña al hospital de Vitoria, donde ingresó con "shock séptico por un estreptococo" y nada pudo hacerse por su vida. El día anterior los padres estuvieron en las Urgencias de ese hospital porque la fiebre alta de la niña no remitía, pero el centro no consideró pertinente su ingreso.

El fiscal Juan Calparsoro atendió la petición de la Defensoría del Paciente, que reclamó la "depuración de responsabilidades", e investigará si hay indicios de delito por denegación de auxilio. No consta que la familia haya presentado denuncia alguna contra la Osakidetza por negligencia médica.

Los consejeros de Salud del País Vasco, Jon Darpón, y de Castilla y León, Antonio María Sáenz Aguado, negaron que los servicios de emergencias de Vitoria pidieran a la familia que llamara a una ambulancia de Castilla y León. Según Darpón, "en las grabaciones del 112 ninguna persona ni de Osakidetza ni del 112 transmite que hay que pedir nada a Miranda o a Burgos. Eso no es verdad". Ambos desvincularon lo ocurrido del "contencioso político" de Treviño y añadieron que existe un protocolo por el que el servicio "más óptimo" debe atender la urgencia.

Sin embargo, dos diputados del PNV alimentaron la polémica política, siendo obligados a rectificar horas después. El presidente del grupo parlamentario del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, dijo que la muerte de la niña demuestra que "no tiene sentido" que Treviño siga perteneciendo a Burgos "por motivos de eficacia en la prestación de servicios". El diputado Emilio Olabarria afirmó que si "Treviño hubiera estado integrado en Álava y formalmente integrado en los servicios de salud de Euskadi, que son los que tienen los ratios de calidad más alta del Estado español, probablemente no estaríamos hablando de una desgracia de esas características". Horas después, el PNV pidió disculpas en un comunicado y señaló que no existe "ningún componente de tipo político o competencial en este desgraciado suceso".

Desde el PP vasco, la portavoz Laura Garrido lamentó los comentarios "desafortunados, fuera de lugar y oportunistas" de los diputados nacionalistas. "Nunca se puede utilizar una tragedia de este tipo, con un niño muerto, como argumento para cualquier tipo de reclamación política", dijo. Por su parte, EH Bildu y PSE reclamaron ayer la comparecencia del consejero Jon Darpón para aclarar las circunstancias de la muerte de Anne.

Disparate autonómico

LA RAZÓN habla en su portada de "disparate autonómico: el protocolo permite al País Vasco negar una ambulancia a un vecino de Treviño" y detalla que fija el "dispositivo más óptimo" pero "con la autoridad de cada CCAA sobre sus medios". ABC destaca que "el PNV mezcla la tragedia y la política".

Por su parte, ABC dice: "¿Cómo es posible que la sanidad pública vasca negara una ambulancia a una niña de tres años vecina de la Puebla de Arganzón, en el Condado de Treviño, a veinte kilómetros de Vitoria? Esta tragedia no se explica por cuestiones políticas ni administrativas relativas a la situación del condado de Treviño, municipio burgalés, y su relación con el País Vasco, como sugirió ayer el PNV a través de un impresentable y atroz comentario. Lo sucedido en Treviño es el resultado de la absurda fragmentación de competencias que se ha implantado en España por un desarrollo anómalo del Estado autonómico". "Así no se puede seguir en España. Este caso se conoce porque se ha saldado con la muerte de una niña de tres años, pero a diario se producen muchos conflictos administrativos, igualmente insensatos, de este tipo". "Los pruritos competenciales no deben anteponerse a las verdaderas prioridades de los poderes públicos, que son el bien común, el interés general y los derechos de los ciudadanos".

La muerte de la pequeña Anne debe tener consecuencias, editorializa EL MUNDO: Que una criatura haya fallecido de una simple varicela sin la asistencia de una ambulancia por un posible problema de descoordinación entre Comunidades debe avergonzarnos como sociedad y como país". "Un sistema de salud único para toda España no habría dado lugar a una controversia competencial administrativa como la que puede subyacer en este caso".

De interés

Artículos Relacionados