martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión"La UNED necesita una revitalización estructural"
José Antonio Díaz Martínez,uno de los 5 candidato a Rector:

«La UNED necesita una revitalización estructural»

Redacción
Este Catedrático de Sociología es el primero en responder a las preguntas de Ibercampus entre los cinco candidatos a Rector de la UNED en las elecciones abiertas hasta el martes 21. Dice que ese número indica el gran descontento existente.Propone rejuvenecer y revitalizar, empezando por la plataforma online y la reposición del 100% delas plazas vacantes.Pero discrepa de que la UNED haya desaprovechado oportunidades de digitalización y elude críticas en ello a Telefónica y Banco Santander.

Díaz Martinez es Director del Departamento de Tendencias Sociales (Sociología III), Presidente de la Asociación Madrileña de Sociología y Secretario de la Asociación de Profesores de la UNED. Ha sido Jefe del Gabinete Técnico del Rector, Vicerrector de Investigación, Vicedecano de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología, Presidente de la Junta de Personal Docente e Investigador, Diputado – Portavoz de Políticas Universitaria y de Investigación en la Asamblea de Madrid, Jefe del Área de Prospectiva y Planificación Estratégica de FUNDESCO (Fundación para el Desarrollo de la Función Social de las comunicaciones – Telefónica), y Vicesecretario General del Comité de Investigación del Futuro de la Asociación Internacional de Sociología (ISA).

¿En qué se diferencian sus propuestas respecto al Rector actual y los demás candidatos ante el papel de la universidad en la sociedad moderna?

Es sintomático que en estas elecciones a Rector de la UNED, en las que el actual puede volver a presentarse para un segundo mandato, se postulen cinco candidatos en total. Es una indicación clara del gran descontento existente frente a las actuaciones llevadas a cabo por el actual equipo rectoral. Hemos sufrido una etapa caracterizada por la inacción, dejando pasar el tiempo para que los problemas se olviden o se resuelvan desde el exterior, pero sin tomar iniciativas que mantengan la UNED en los imprescindibles niveles de calidad docente e investigadora requeridos en una universidad moderna. Se pretende justificar esta falta de proyectos por la crisis económica, pero hay muchas iniciativas que se podrían haber llevado a cabo sin coste alguno o con un coste muy reducido, como he dejado indicado en el listado de propuestas concretas que llevo en mi candidatura.

Como alternativa al Rector actual se presentan cuatro candidaturas que proponen un cambio en la UNED, pero algunas de ellas representan realmente una vuelta al pasado, un déjà vu que no genera ilusión, vistas las propuestas y/o trayectorias previas de estos candidatos.

Mi candidatura se basa en la anterior experiencia académica y de gestión, tanto dentro como fuera de la universidad; aporta frescura y nuevas ideas con propuestas concretas que pueden perfectamente implantarse en la UNED para convertirla en una universidad global de referencia en la educación superior en español.

Tal como indico en la documentación de mi candidatura, pretendo aunar opiniones y ofrecer un rectorado de consenso, que se adapte a los cambios sociales y a las necesidades del mundo laboral, que posicione a la UNED en el lugar que se merece y que recupere la posición de liderazgo en la educación superior a distancia a nivel internacional. Se trata de una alternativa real que, sobre la base del diagnóstico compartido y el trabajo de todos, nos permita construir la Universidad de la que estemos orgullosos. Estos son los motivos por los que he decidido presentar mi candidatura a Rector. Mi propósito, esfuerzo, ilusión y compromiso son respuestas positivas a los problemas actuales, que son muchos, y de futuro que tiene la UNED. Busco la opinión de la mayoría, el diálogo antes de tomar decisiones, amplios consensos que permitan facilitar la revolución moderada, pero continua, que nuestra Universidad necesita. La UNED requiere afrontar el horizonte y los retos evidentes de hoy y su futuro inmediato desde el esfuerzo individual, convertido en empeño colectivo, con la suficiente ilusión como para que ninguno pensemos que es un compromiso baldío.

 

¿Y cuáles son tales diferencias respecto sobre el futuro de la educación superior y también sobre la concepción del pacto educativo que tienen el Gobierno y los partidos de oposición?

Estamos en una nueva etapa con un Gobierno que no dispone de una mayoría absoluta y que requiere de pactos puntuales para llegar a un imprescindible pacto educativo que repare las graves grietas causadas por la aplicación de decretos sin consenso característicos de la etapa anterior. En mi opinión, dentro del pacto educativo deberían incluirse medidas consensuadas con ánimo de ser duraderas y que sirvan de base para el desarrollo de las universidades en el competitivo mundo en el que nos movemos. La comunidad universitaria debe contribuir activamente a este debate.

Los cambios de criterio y la continua modificación de normas dificultan la planificación a largo plazo en las universidades. Es preciso terminar, cuanto antes, con las indefiniciones de 4+1, 3+2, 4+2, x+y de la duración de Grados y Másteres universitarios oficiales. Toda la discusión está condicionada por la inadecuada política de precios de tasas académicas que debe ser reformulada. También es preciso que se aclaren los procedimientos de acreditación de títulos oficiales y de acreditación de profesorado, reduciendo la burocracia y facilitando la tramitación de expedientes.

Como Rector de la UNED prepararía un dossier con las fortalezas de nuestra universidad, que son muchas, con el fin de llevar al Gobierno, partidos políticos y entidades interesadas en la educación superior, unas propuestas de actuación con compromisos de futuro. La educación superior en España debe seguir las pautas de los centros universitarios de prestigio internacional. Docencia universitaria e investigación son las dos caras de la universidad que genera conocimiento y lo transmite formado a los estudiantes, utilizando todas las tecnologías y medios a nuestro alcance.

 

Si sted ganara las elecciones, ¿en qué se beneficiarían los profesores e investigadores, resto del personal y estudiantes de la UNED?

Una lista de compromisos para cada uno de los colectivos está disponible en la página web de mi candidatura. La UNED necesita una revitalización estructural para la que propongo las siguientes iniciativas:

  • Renovación de la plataforma de formación online.
  • Creación de una Oficina de Acreditación.
  • Fomentar la solicitud de evaluación de tramos de investigación por parte del PDI.
  • Apoyo a las Facultades y Escuelas para el establecimiento de nuevos planes de estudio (nuevos grados y otros títulos con itinerario definido).
  • Apoyo a la Escuela Internacional de Doctorado para la mejora de los programas de doctorado, cofinanciación de doctorados europeos y fomento de programas de doctorado de calidad.
  • Gestión de proyectos y contratos de investigación potenciando OTRI y OTAI (técnico y económico).
  • Plan especial de virtualización de las asignaturas de la UNED, incluyendo apoyo técnico al profesorado.

La plantilla de Personal Docente e Investigador (PDI) constituye la columna sobre la que se asienta toda la estructura universitaria. Cualquier universidad de calidad se basa en un profesorado motivado y preparado para afrontar los retos de futuro. La UNED debe establecer medidas que fomenten la calidad de la actividad docente e impulsen una investigación de excelencia; que posibiliten la promoción del PDI con base en criterios de méritos y capacidad. En mi programa electoral me comprometo a impulsar dos líneas de actuación: 100% de reposición de plazas y política de rejuvenecimiento de la UNED. Estas líneas de actuación me llevan a comprometerme en las siguientes medidas concretas:

  • Primar en las convocatorias de plazas la estabilización en el empleo.
  • Convocatoria inmediata de plazas de promoción (hasta alcanzar a un tercio de los 180 profesores acreditados a figuras superiores).
  • Impulso a la contratación de Ayudantes y la convocatoria de becas/contratos predoctorales para formar PDI cara a las sustituciones por las jubilaciones previstas, así como para reforzar las líneas docentes e investigadoras de calidad consideradas prioritarias.
  • Potenciación de la carrera docente del PDI con fondos propios: estancias en otros centros, intercambio de profesores, convenios de colaboración, financiación de proyectos de investigación para jóvenes.
  • Para el PDI la línea maestra de actuación será el apoyo a la mejora continua que posibilite la obtención de las acreditaciones para figuras de nivel superior y el reconocimiento de la calidad a la labor desarrollada por el PDI de la UNED.

El personal de administración y servicios (PAS) debe disponer de la formación adecuada y estar motivado. Me comprometo a las siguientes medidas:

  • Revisión del techo de plantilla y negociación con el MECD para su dimensionamiento. Oferta de plazas para consolidar al personal interino.
  • Implementación de sistemas de organización modernos con simplificación de procesos administrativos.
  • Planes de formación específicos para los retos de la nueva organización del trabajo.
  • Incentivación de las actividades de mejora del trabajo por parte de los trabajadores.
  • Nueva Relación de Puestos de Trabajo que defina y reconozca la actividad del PAS.
  • Reconocimiento del derecho a la productividad, implementando sistemas de calidad en el servicio.
  • Convocatoria de concursos de promoción interna.

Por otra parte, los estudiantes de la UNED son ejemplo de tesón, esfuerzo y sacrificio; necesitan mayor flexibilidad y adaptabilidad. Por eso propongo una serie de medidas que ayuden a planificar y adaptar los estudios a sus circunstancias personales:

  • Potenciación del formato electrónico en la publicación de las Unidades Didácticas, para reducir significativamente su precio.
  • Reducción del precio de segunda y sucesivas matrículas. Flexibilización en el abono de las cuotas de la matrícula fragmentada.
  • Ampliación de horarios de apertura de las instalaciones de cara a la preparación de exámenes.
  • Estudio y atención personalizada de alumnos con dificultades de seguimiento en sus estudios.

Asimismo, en la página web se incluyen propuestas concretas para la organización de la UNED, Red de Centros Asociados (reestructuración y mejora de instalaciones) y Profesores-Tutores (negociación de su reconocimiento, estabilidad laboral) que juegan un papel fundamental en la esencia semipresencial de la UNED.

 

Hay cierto consenso en la comunidad universitaria de que la UNED tenía mayores oportunidades que el resto para aprovechar las oportunidades de la revolución digital y no las ha aprovechado comparativamente para mantener o ampliar su cuota en la educación online o educación a distancia ¿Por qué ha sucedido esto y cómo podría remediarse?

No creo que exista este consenso que afirma en la pregunta. Las universidades tradicionales se han diversificado con una oferta educativa online (especialmente en estudios de Máster) y, además, se han creado nuevas universidades que multiplican su oferta en esta modalidad. La competencia ha surgido como consecuencia del interés creciente de la población al acceso a estudios universitarios y de la necesidad social hacia una enseñanza a lo largo de la vida. La UNED sigue manteniendo una cuota mayoritaria en la enseñanza a distancia y mantiene la iniciativa. Ahora bien, no podemos dormirnos en los laureles; se precisa una renovación de nuestra plataforma educativa, una ampliación de la edición electrónica del material didáctico propio y un fortalecimiento de nuestros Centros Asociados que son distintivos de nuestra universidad y posibilitan una enseñanza virtual a distancia junto con un apoyo presencial de profesores-tutores. Nuestros estudiantes valoran esta dualidad virtual-presencial.

 

En los últimos años, el Banco Santander y Telefónica, miembros del consejo de la UNED, lanzaron sus propias plataformas educativas y a distancia, algunos critican que incluso utilizando recursos de la UNED. En cualquier caso, ¿si usted fuera Rector cambiaría algo las relaciones con empresas interesadas en colaborar con la universidad?

Ambas compañías han tenido tradicionalmente representantes en el Consejo Social de la UNED y, como indico en la contestación anterior, existe una demanda creciente de formación continua de los empleados en las grandes corporaciones. Los cambios sociales y tecnológicos requieren una actualización del capital humano que es vital para las empresas. No podemos olvidar esta necesidad y la universidad debe ser capaz de proporcionar esta formación especializada. La oferta de programas de Máster Universitario debe ampliarse y complementarse con cursos de formación continua. Tenemos una amplia experiencia en formación no reglada y en cursos de enseñanza de idiomas a distancia que será reforzada.

 

Ahora, algunas voces de autoridad como un estudio de la UOC dirigido por LLuis Pastor señalan que en diez años desaparecerán la mitad de las universidades actuales.  ¿Existe algún riesgo de que UNED sea una de ellas?

Nos vemos dentro de diez años para analizar la certeza de este estudio, que para mí está muy sesgado. No hay que subestimar los riesgos, pero la experiencia me dice que una universidad se caracteriza por dos factores que aseguran su futuro: docencia de calidad e investigación de excelencia. Para ello se necesita disponer de medios técnicos y unos recursos humanos bien formados y preparados para utilizar las nuevas tecnologías. Estos son los retos de la UNED: reforzar la plantilla de personal docente e investigador (mediante la renovación y formación) y ampliar sus medios técnicos (plataforma y materiales docentes). Varias de las propuestas de mi programa van enfocadas en estas líneas y con ellas podemos afrontar el futuro con plenas garantías.

 

Usted dirige un curso de especialista en empleo y desarrollo local ¿Cómo pueden modificar las universidades el futuro del empleo y del desarrollo de las ciudades con las tendencias de la digitalización y de la robótica?

 

El concepto clave es el de formación a lo largo de la vida. Nosotros hablamos de Formación Permanente. La única forma de adaptarnos al futuro es mediante la investigación y la educación/formación. La competitividad laboral de las personas depende de la adaptación a un cambio que se produce a gran velocidad, y que hace obsoletos los conocimientos y destrezas que se tienen en un momento determinado de la vida. La consecuencia de ese cambio es que tenemos que aprender permanente nuevas habilidades. Y, en ese entorno de cambio, la Universidad es la institución por excelencia, precisamente para generar nuevo conocimiento, para difundirlo y transmitirlo a la sociedad.

Muchos informes coinciden en que la robotización y transformación digital de la vida va a tener un impacto negativo en el empleo. Muchos trabajadores se van a ver afectados. La única alternativa es buscar nuevas capacidades, nuevas habilidades, nuevas competencias. Y eso lo tiene que hacer la Universidad. El futuro de un país está condicionado por las políticas de investigación, desarrollo tecnológico e innovación. La Universidad es una agente fundamental de ese sistema de innovación tecnológica, en colaboración con empresas y otras instituciones públicas. Ese es el reto al que también la UNED debe hacer frente.

 

De interés

Artículos Relacionados