domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónLinyera fino. Carlos Alegre

Linyera fino. Carlos Alegre

Marga Peñafiel
Linyera es el término argentino para definir a los vagabundos. Su autor, Carlos Alegre, lejos de serlo se siente como uno. Licenciado en Humanidades, trabaja como analista de sistemas desde hace diez años. Ha abandonado su camino; es un vagabundo de su intelecto; un sin casa de su sueño. Ed: Dunken, 68 pags, 60 dólares.

Este es el argumento principal de Linyera fino, el primer libro de Carlos Alegre. El texto busca trasmitir a la sociedad el problema de los egresados universitarios, quienes no consiguen ingresar en el mercado laboral para el que se han preparado. Explica que, aunque los recién graduados en ocasiones tienen hasta dos títulos, lo común es que terminen trabajando en otro mercado. Así, pone su propio ejemplo, quien tras haber estudiado en la facultad de Humanidades, ahora es docente de analista de sistemas.

Sin embargo, el libro no está centrado en su vida personal, sino que se trata de una visión objetiva y general. No obstante, sí que “juega con las cuestiones de alguien que le hubiera gustado ser artista, pero para poder comer tiene que trabajar de otra cosa”, explica Alegre a la página Misiononline.net.

Por otro lado, el autor mezcla la realidad con la ficción. Desarrolla historias fantásticas, aunque especifica que "no de terror”. Además, relata “otros breves relatos con historias simples para tratar de llegar al lector que no lee mucho”. Estas son “son temas fuertes de lectura rápida, dado que los tiempos hoy son otros”, agrega Alegre.

En Linyera fino viven tres personajes que dialogan. El principal "se llama Juan Hidalgo, que está con dos títulos y está trabajando en una empresa en un área creativa que le asignaron pero que no tiene nada que ver con sus dos títulos. Un psicólogo de la empresa encargado de recursos humanos que le hace el test, y el tercer personaje es Linyera fino, que no es necesariamente el linyera sino Juan que motiva la denominación, cuando encuentra por la costanera a un hombre elegante pero un poco abandonado”.  

De interés

Artículos Relacionados