lunes,4 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSLos jóvenes europeos tardan más en irse de casa de sus padres
Los porcentajes siguen la tencencia de España

Los jóvenes europeos tardan más en irse de casa de sus padres

Marga Peñafiel
La crisis económica ha provocado que los jóvenes europeos tarden más en irse de casa de sus padres. La imposibilidad por encontrar un trabajo acarrea que cada vez se de más en países anglosajones el tópico español de no abandonar la casa familiar hasta los treinta. Según los datos publicados por la Oficina Nacional de Estadística de Reino Unido (ONS, por sus siglas en Inglés), más de 3,3 millones de adultos en el Reino Unido de entre 20 y 34 años vivían con sus padres, es decir el 26% de ellos.

El informe señala que en ocho años esta tendencia ha crecido un 25%, ya que en 1996 (fecha de la que se tienen los primeros datos) tan solo el 2,2% de este sector no se había independizado.  En 2013, el 49% de 20 a 24 años de edad vivía con sus padres, en comparación con el 21 % de los de 25 a 29 años de edad y 8% de 30 a 34 años de edad . 

Esta tendencia puede deberse "a la reciente crisis económica", ya que "el 13% de la población económicamente activa de 18 a 24 años de edad estaba en el paro entre abril y junio de 2008, llegando a 19 % entre abril y junio de 2013". 

Por sexos, los hombres se ven más perjudicados, ya que por cada 10 mujeres, 17 hombres de entre 20 y 34 vivían con sus padres en 2013. Esta sustancial diferencia se puede explicar al observar sus estilo de vida. En el grupo de 20 a 34, más de 600.000 mujeres que hombres estaban viviendo en pareja en su propia casa. La razón principal es que "las mujeres se relacionan con hombres mayores que ellas".

Los medios británicos hablaban, tras analizar los datos, de la "Generación Boomerang". Es decir del problema que conlleva que un joven, después de haber salido del nido materno, tenga que regresar por la situación económica que atraviesa. "No es un fenómeno extraño porque la crisis es de carácter mundial y afecta especialmente a la juventud. Sus índices de paro son mucho más elevados que el de las personas de mediana edad", explica Rubén Urosa, director general del Instituto de la Juventud (Injuve). 

Estos datos dotavía distan mucho de los publicados hace un año en el Informe de la Juventud en España. En él se señala que el 69,5 % de los jóvenes entre 20 y 24 años todavía vive con sus padres, así como el 45,9% de los que están entre 25 y 29. Según los datos de Eurostat, actualmente el porcentaje de los menores de 30 se sitúa en 37,8 %.  No obstante, la razones económicas, así como la imposibilidad de encontrar trabajo, que se reflejan en las altas tasas de paro juvenil, son dos argumentos afines en ambos informes. 

Reino Unido no es el único país de Europa en el que se está expandiendo este problema social. En 2011 más del 50 % de los  jóvenes entre 25 y 34 años de Grecia, Bulgaria, Eslovaquia y Malta aún vivía en casa de sus padres, según refleja Die Spiegel

En segundo lugar les siguen Portugal, Italia, Hungría y Rumania, donde más del 40 % de los de este grupo de edad no han abandonado nido.

Los católicos, menos independientes

Los países con un alto porcentaje de católicos muestran un número particularmente elevado de adultos jóvenes que aún tienen que mudarse de la casa de sus padres. Al igual que en Europa del Este, donde las condiciones de trabajo para los trabajadores son particularmente precarios.

Estos números están en marcado contraste con los de los países miembros más septentrionales de la UE, en los que menos del 5 % de los de entre 24 y 34 años en Finlandia, Suecia y Dinamarca siguen disfrutando de la comodidad de sus casas.

La "Generación Boomerang", también ha sido identificada en Estados Unidos, que sufre de una larga recesión . El Centro de Investigación Pew informa que alrededor del 29 % de sus ciudadanos de la misma edad han tenido que regresar a casa de sus padres en los últimos años . Y alrededor del 78 % de ellos aseguran ser felices viviendo con sus familias. 


De interés

Artículos Relacionados