sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsParo de larga, empleo de corta

Paro de larga, empleo de corta

Futurolandia
Entre los más de cuatro millones de parados en España hay situaciones muy dispares. Como también entre los más de dieciocho millones que calificamos como "ocupados". Se puede estar en paro, tener mayor o menor edad y formación, disponer o no de ahorros o ayudas... Se puede tener trabajo y ser este de duración, dedicación, calidad y salario muy diferente.

De lo que creo que no hay duda es de que,por la debilidad de su situación, deben preocuparnos especialmente los parados de larga duración y los trabajadores "cortos" por  temporalidad ,dedicación u otras causas.

Por su actualidad y contenido merece  la pena dedicar unos comentarios a la publicación sobre el paro crónico de VoxEU.org, dirigida por S. Bentolila y M. Jansen, Long-Term Unemployment After the Great Recession: Causes and Remedies, CEPR Press, disponible en su versión electrónica.

Los primeros capítulos se centran en las políticas activas de empleo y, en particular, en sus tres campos básicos de actuación: formación en el trabajo, asistencia en la búsqueda de empleo y subsidios públicos y privados. Destacan tres conclusiones básicas:

  1. Es vital actuar en una etapa inicial, antes de que los trabajadores se conviertan en desempleados a largo plazo y , para ello es fundamental dedicar una atención personalizada a los solicitantes de empleo.
  2. Las políticas activas de empleo no son sustitutivas de las reformas para crear mercados de trabajo más eficientes y dinámicos.
  3. El éxito depende, en último término, de la capacidad de los países para generar un desarrollo sostenido.

A partir de este diagnóstico general, se dedican capítulos especiales a exponer y valorar experiencias en ocho países europeos y entre ellos España. La situación de partida es la existencia de más de 12 millones  de desempleados de larga duración (más de doce meses en paro) en la UE, casi un 5% de la población activa (más del doble en nuestro país), pero en que la mitad de los sin trabajo superan los dos años consecutivos en esta situación.

A España se le dedica el capítulo 11 del libro y uno de sus autores, Marcel Jansen, acaba de  presentar en Fedea una valoración de la situación comparativa en nuestro país (http://www.fedea.net/n-saw/descargas/NSAN201611_marcel_keynote.pdf). Destaca la necesidad de hacer algunas mejoras en coordinación y apoyo individualizado, en particular utilizando indicadores objetivos de desempleabilidad para la elaboración de itinerarios personalizados.

Utilizando microdatos sobre tiempo de salida del paro al empleo, los datos más recientes apuntan que el 21% tardan entre 6 meses y un año, el 15% entre uno y dos años, el 12% entre dos y cuatro y el 9% más de  cuatro años. El desempleo se convierte en crónico para muchas personas e incluso conduce al abandono en la búsqueda activa de empleo.

Pero si dramática es la situación de los parados de larga duración, tampoco es aceptable la continuidad en el tiempo de empleos con contrato temporal (entre 3 y 4 millones de trabajadores según temporada) o a tiempo parcial (cuando es no buscado). Pero, además, España destaca también, según datos de la OCDE (Job Quality database, 2016), por salarios relativamente bajos, inestabilidad y tensión laboral.

Los contratos a tiempo parcial, temporales o de calidad reducida por otras razones, no deben considerarse  un mal en sí mismos, al facilitar el ajuste entre demanda y oferta en determinados casos especiales. Pero no conviene olvidar que, por ejemplo, los 18 millones de empleos en promedio de 2015 (datos EPA), son sólo equivalentes a 17 a tiempo completo (ETP en Contabilidad Nacional). Ni tampoco debe permitirse su uso fraudulento ni abusivo. Ni paro de larga , ni empleo de corta.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados