sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPodemos marca toda la agenda política española
El partido de Iglesias se aleja del Rey y el PSOE del PP

Podemos marca toda la agenda política española

Redacción
Podemos ha pasado a marcar toda la agenda política española, a juzgar por hechos reflejados en la prensa. Hoy lleva al secretario general del PSOE a negar pactos postelectorales con el PP, anima a Rajoy y al PP a intentar de nuevo pactos de regeneración democrática con los socialistas, causa ataques de soberanistas catalanes y vascos, y se aleja del mensaje del Rey. Todo ello cuando Syriza, su homólogo en vuelve a centrar la atención sobre los límites del rescate y de la política de la Eurozona.

Tras el mensaje navideño del Rey a favor de la regeneración y una economía al servicio de las personas, el partido creado este mismo año por profesores universitarios se aleja hoy de las palabras de Felipe VI, y su salto al primer puesto en intención de voto en las elecciones generales influye en todas las demás formaciones. El PSOE no pactará con el PP incluso en el supuesto de que Podemos tuviera la llave del Gobierno o capacidad para gobernar, según informa EL PAÍS en su portada. Pedro Sánchez defiende esta posición pero también los miembros de su ejecutiva y los secretarios regionales: desde Susana Díaz, presidenta de Andalucía, y Javier Fernández, presidente de Asturias, hasta los candidatos autonómicos y secretarios generales de toda España. El diario añade que esta es la respuesta del PSOE al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que en su balance de fin de año del pasado viernes hizo una defensa vigorosa del bipartidismo. 

Pedro Sánchez dice en EL PAIS que "es imposible cualquier acuerdo; no por sectarismo, sino porque el PSOE es el partido de la izquierda que quiere atraer al centro, en tanto que Rajoy demuestra todos los días que legisla para la derecha más extrema". Además, la percepción de que el PSOE puede ir del brazo del PP "llenaría las urnas de votos hacia Podemos", según señala uno de los dirigentes consultados por el diario. Desde Valencia, el candidato socialista, Ximo Puig, también respondió a Mariano Rajoy que un pacto de los dos grandes partidos "además de ser una mala idea para el PSOE es una mala idea para España". 

Respecto a este debate, EL MUNDO señala que Mariano Rajoy ha "cambiado el paso al PP", puesto que nadie en el partido esperaba sus elogios al PSOE en su última comparecencia ante los medios, en su intención de frenar terceras vías. Según interpreta el diario, Mariano Rajoy teme una etapa de incertidumbre, de inestabilidad y de confusión, por lo que cree llegado el momento de apuntalar una opción que pueda abrir el paso al mantenimiento del bipartidismo y la alternancia en el poder. Aunque el debate electoral será duro, se tenderán lazos entre el PP y el PSOE, y así lo quiere Rajoy, concluye el diario. 

Por su parte, ABC y LA RAZÓN destacan que Rajoy ha pedido al Grupo Parlamentario Popular que pongan todo su empeño en lograr un pacto con el PSOE sobre la regeneración democrática impulsada desde el Ejecutivo. Si no es posible el acuerdo global, dicen ambos diarios, el objetivo es que se llegue a un consenso en la mayor parte de las 70 medidas que Rajoy expuso en el pleno del Congreso el 27 de noviembre. De ahí deduce ABC el intento del presidente del Gobierno en su reciente comparecencia por rebajar la tensión con el PSOE. Sobre este mismo asunto, LA RAZÓN añade que el presidente del Gobierno ha forzado al Congreso a abrir en el mes de enero para acelerar las medidas anticorrupción presentadas por el Ejecutivo. Para ello, el PP registró el pasado viernes tres oficios para que haya sesiones extraordinarias entre el 8 y el 9 de enero y un pleno en el que se aborde el paquete de medidas de regeneración democrática. El objetivo es que el parón parlamentario no afecte al calendario de tramitación de estas reformas y retrase su aprobación definitiva. 

Ataques catalanes y vascos

Entre tanto, los partidos soberanistas catalanes y los independentistas vascos han empezado a atacar a Podemos y a actuar como si fuera una de las principales amenazas en las elecciones (algo sí indicado por las encuestas) y también en el camino hacia la secesión. Como la irrupción de Podemos en los sondeos coincide con una caída de once puntos del sentimiento independentista, CiU ayer tildó al partido de Iglesias como "el caballo de Troya" del proceso. Podemos conseguiría, según el sondeo de la Generalitat de diciembre, la quinta plaza (9-11 diputados) en unas elecciones autonómicas en las que CiU y ERC están en situación de empate técnico. Esto, sumado a que el partido de Pablo Iglesias sí encabeza la intención directa de voto en Cataluña en unas elecciones generales, ha encendido todas las alarmas entre el soberanismo, que daba por hecho la consolidación del poder en manos de CiU o de ERC,  según informa EL PAÍS . 

Igualmente, PNV y Bildu descalificaron ayer la encuesta del Euskobarómetro (Universidad del Pais Vasco), que sitúan a Podemos como segunda fuerza en Euskadi. Ambos atacan con dureza la metodología de la encuesta electoral y tratan de quitarle credibilidad, tras considerar que la muestra elegida (600 personas) es muy reducida. Podemos irrumpiría como segunda fuerza parlamentaria con 21-22 representantes, relegando a EH Bildu al tercer puesto (13-14). En línea con las declaraciones del PNV (Joseba Egibar), por EH Bildu Iker Casanova arremetió contra el sondeo, que calificó de "manipulación grosera de la realidad con intenciones políticas poco claras". 

Guiños de Giblantar y EL PAIS 

Al mismo tiempo, Fabián Picardo coquetea con Podemos para sacar ventaja con Gibraltar, pues según ABC el ministro principal de la Roca considera que Pablo Iglesias no tiene "viejos prejuicios" , y una encuesta de Metroscopia dice que el Rey es la figura más valorada tras el papa Francisco, pues “los votantes del PSOE, PP y Podemos otorgan un saldo positivo a los Monarcas”, tras la cual afirma EL PAIS en su editorial: “El Rey ha aprobado con nota sus seis primeros meses de mandato, en los que ha dibujado una nueva Monarquía basada en la transparencia, la ejemplaridad y la utilidad. Desde el 19 de junio, en que pronunció su discurso de proclamación, ha ido subiendo el tono de sus intervenciones hasta concluir en Nochebuena con un mensaje potente y directo en el que fijó sus prioridades como jefe del Estado: la regeneración política y la lucha contra la corrupción, la defensa del Estado de bienestar y la unidad de la España diversa. Aunque todo el mundo sabe que el Rey reina, pero no gobierna, es evidente que en muchos casos, como en el de Cataluña, don Felipe puede jugar un papel destacado sin sobrepasar los límites que marcan su función constitucional.” 

De esta línea se alejan, sin embargo, las últimas opiniones de los dos principales líderes de Podemos, Pablo Iglesias en EL PERIÓDICO, y Juan Carlos Monedero en PÚBLICO. Tras indicar en Navidad desde @Pablo_Iglesias_  que comparte “aspectos del diagnóstico del Jefe del Estado pero se equivoca si piensa que los responsables de la crisis nos sacarán de ella”, el primero resalta sobre la independencia que “todo se debe discutir democráticamente", e incluye en ello la necesaria “ruptura del candado de la Constitución”, que si el Rey quiere intervenir en política debe presentarse a las elecciones, y que los partidos socialistas han abandonado su programa socialdemócrata. Todo ello en medio de un discurso suave en lo económico, para mostrarse esperanzado en limitar comportamientos como los financieros y que empresas digitales como Apple y Google que apenas pagan fuera de los EEUU un 4% sobre sus beneficios entiendan si se les explica bien que deben empezar a pagar impuestos en España . Pero precisa que, si se produce el cambio en Grecia y España para aplicar su programa de rescate ciudadano, es posible que Italia y Francia digan que también se puede abordar un programa europeo como el suyo, y así podrían sentarse con la señora Merkel, porque “a las poblaciones del sur de Europa cada ve es más difícil tomarles el pelo”. 

Sobre el debate monarquía o república, Pablo Iglesias considera que "si entras en él, ganan los de siempre: ganan los corruptos, ganan los urdangarines, gana lo que ha significado una institución degradada. Lo que más desean los monárquicos es ver a sus adversarios como republicanos en lugar de como una mayoría social. La pregunta es: ¿los ciudadanos son mayores de edad o no? Pues si el señor Felipe de Borbón está tan preparado, suscita tanta simpatía y lo hace tan bien, que se presente a las elecciones, que igual las gana. Entonces será jefe del Estado porque le habrán votado, no por tener sangre azul". 

Por su parte, Juan Carlos Monedero escribe en PUBLICO sobre el mensaje del Rey: “Buen talante vinculado al tono, la juventud y el cambio respecto de Juan Carlos I, apelaciones a la ilusión, peticiones de paciencia, invitación casi desesperada a no buscar alternativas, ruegos para enmascarar los conflictos creyendo que porque no se vean dejan de existir, ofertas vacías de renovación y, como eje central, repetir la transición sobre la inmutabilidad de la Constitución de 1978. Y dos ausenciasn que reafirman la monarquía es donde se concilian todos los intereses del régimen del 78, que en el discurso no están los asuntos más ominosos. No están los tres millones de parados que no reciben cobertura, los doscientos desahucios diarios, los exiliados económicos, las mujeres víctimas de la violencia machista, la gente sin electricidad en su casa, los enfermos a los que se niegan los medicamentos, las mujeres que triplican su tarea por los recortes en cuidados, los jóvenes que no tienen futuro en su país, los que se han suicidado desesperados por su situación económica, los estudiantes ausentes en las aulas, los 800.000 niños pobres desde 2008. Tampoco están los corruptos más cercanos a su propia responsabilidad” 

Junto a esas opiniones y otras muchas sobre Podemos como la de que Podemos cambia de piel buscando la hegemonía en las izquierdas (Casimiro García-Abadillo en EL MUNDO), una tribuna publicada en EL PAIS SOBRE Syriza, Podemos y los límites de la eurozona (Antonio Roldán), tras pedir cuidado con los experimentos, dice que “hay una vía intermedia entre el populismo y la ortodoxia alemana (…): “Consiste, en primer lugar, en reivindicar un mayor esfuerzo fiscal a aquellos que tienen espacio para llevarlo adelante. Segundo, en proponer un debate serio sobre la deuda acumulada, que representa un enorme lastre para el conjunto de la eurozona. Y tercero, en apostar por completar la unión monetaria con un pilar fiscal común fuerte que permita amortiguar el sufrimiento en periodos de crisis. No es el momento de hacer experimentos que sabemos que llevarán a un sufrimiento todavía mayor”.

De interés

Artículos Relacionados