jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPP usará el caso ERE contra las acusaciones de corrupción
Aznar y Ciudadanos sugieren un Gobierno sin Rajoy

PP usará el caso ERE contra las acusaciones de corrupción

Redacción
El PP elabora un argumentario para exigir explicaciones a Pedro Sánchez y utilizar el caso ERE para neutralizar acusaciones de corrupción de los socialistas, según resaltan EL PAÍS y EL MUNDO. Rajoy, a quien Aznar parece empezar a pedir que se retire tras las elecciones para facilitar Gobierno, aseguró que usará el caso en la campaña. "Estaré a lo que digan los tribunales y nada más", zanjó. Los sondeos siguen sin otear mayorías absolutas, con más escaños pero menos votos de Unidos Podemos.

Una encuesta sobre intención de voto encargada por el PSOE y publicada por EL MUNDO sitúa a Unidos Podemos a 1,4 puntos de los socialistas. El PP seguiría ganando las elecciones con un 27,9% de los votos, 0,8 puntos menos de lo que consiguió en diciembre. Igualmente, en el sondeo sobre intención de voto encargada por LA RAZON a NC Report. Unidos Podemos suma 454.000 votos menos de lo que Podemos e IU lograron por separado.

El expresidente del Gobierno José María Aznar alertó del peligro de caer en la "tentación" de pretender "polarizar y radicalizar" a los españoles ante las elecciones del 26 de junio, porque advirtió de que en ese caso garantiza "los peores". En su intervención durante la clausura de un curso organizado por el Instituto Atlántico de Gobierno, que él preside, explicó que "alentar y alertar" son las dos únicas actividades públicas a las que se dedica, y advirtió de la necesidad de "evitar un descarrilamiento histórico que a día de hoy no es en absoluto imposible". Ello significa, según recalcó, "abandonar de inmediato cualquier tentación de polarizar, amedrentar, extremar, excluir, radicalizar, dividir o enfrentar a unos españoles con otros". Aznar habló de "la obligación de contribuir con los sacrificios personales que sean necesarios" para evitar el regreso de los totalitarismos, algo que lleva a EL MUNDO a titular: "Aznar insinúa que Rajoy debe irse tras el 26-J".

Ciudadanos también rechaza a Rajoy de presidente

Al tiempo, Ciudadanos, aunque tampoco parece sumar con PP escaños suficientes para la mayoría, absoluta se presenta como "el antídoto para que Podemos no gobierne" y responsabiliza a Rajoy y su "falta de valentía política" de la repetición de las elecciones, en palabras de Juan Carlos Girauta señala entrevistado por La Vanguardia. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, participó ayer en el Foro AB, donde marcó las líneas de su campaña y se presentó como "antídoto contra el populismo", con la advertencia de que "el populismo se hará fuerte si no regeneramos el país". Según el diario, además de la "confrontación con Podemos", Rivera "volvió a certificar su rechazo a Mariano Rajoy" al reiterar que España "tiene que cambiar de Gobierno, de personas y de políticas".  En cuanto a los posibles resultados del 26-J, aseguró que "si Ciudadanos es fuerte y decisivo tras las elecciones, España tendrá un gobierno". "No renuncio ni a ganar ni a ser humilde", dijo, y confesó que "le encantaría" ser el presidente de España. "El ganador de las elecciones será el partido capaz de formar Gobierno y en esto sí soy muy ambicioso", afirmó. "Soy consciente de que si no puedo ser el presidente o vicepresidente no pasa nada. No voy a ser obstáculo para formar Gobierno, pero le pido lo mismo a los otros candidatos", manifestó.

El líder socialista señaló que "no puede ser que a Mariano Rajoy le salgan gratis los últimos cuatro años, con todo lo que ha mentido", tras lo que mostró su convencimiento de que los españoles optarán por otro gobierno. Según Sánchez, votar al PSOE el 26-J supone, además de propiciar un cambio político, recuperar la senda del progreso frente a los recortes del PP, dado que, según incidió, en los últimos años "Rajoy ha desmantelado el Estado del bienestar".

La abstención, enemiga del PSOE

Sánchez, que hizo hincapié en la idea de un "cambio de era" y subrayó que el gran enemigo de su partido "es la abstención", dijo que España afronta "grandes desafíos que nos trascienden como sociedad y exigen la colaboración de todos". El candidato socialista avanzó que si gobierna tras las próximas elecciones, además de derogar la reforma laboral, aprobará un nuevo Estatuto de los Trabajadores y establecerá un impuesto a las grandes fortunas.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, dijo que "sólo hay un camino". "Si queremos desalojar a Mariano Rajoy el PSOE tiene que ganar las elecciones", enfatizó. Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Antonio Hernando, dijo que los socialistas van a pedir a los ciudadanos en las elecciones generales que "quiten el cerrojo al cambio".

Felipe González: "nunca pactaría" con Podemos

El expresidente del Gobierno Felipe González, sin nombrar a Podemos, dijo a entender que nunca pactaría con esta formación. González señaló: "Yo nunca he pactado con los comunistas, sin ser anticomunista", para añadir que "nunca pactaría con quien sea incompatible con las reformas que necesita España, y nunca pactaría con quienes quieren para España una política como la de Venezuela"

Durante su intervención en un encuentro sobre Venezuela en Casa América, en Madrid, acompañado por el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, González rechazó también la posibilidad de un gobierno de coalición con el PP porque, según explicó "ya se ha probado en Austria o en Grecia", tras lo que añadió: No la veo. .

El juez pacto con los fiscales los procesamientos 

El abogado del expresidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñán anunció ayer que recurrirá la imputación por el delito de malversación de fondos públicos, que conlleva penas de prisión. El defensor, José María Mohedano, sostuvo que esa malversación "continuada" de la que le acusa el juez "no existe" y recordó que el Tribunal Supremo descartó "claramente" ese delito, por lo que la acusación ha sido "un mazazo" que nadie esperaba ya que, insistió, "no está sustentada en ningún fundamento ni en ningún razonamiento diferente" al del Supremo, dado que "los hechos son los mismos". Según EL MUNDO, el juez instructor consensuó con los fiscales el auto de procesamiento, lo que descarta que el Ministerio Público recurra la resolución.

La imputación de Chaves y Griñán en el caso de los ERE siguió generando reacciones políticas ayer. Según reflejan los diarios, el PSOE teme el impacto de dicho proceso de cara a las elecciones y los ataques de sus rivales políticos, especialmente de Podemos y Ciudadanos. Ayer en Tenerife el líder socialista, Pedro Sánchez, incidió en su mensaje de "limpieza", "honradez" y "exigencia" en la lucha contra la corrupción. "Yo he demostrado no solamente con palabras, sino también con hechos, que soy un político limpio", dijo, y consideró que el PP no está en condiciones de pedir responsabilidades "cuando tiene un tesorero con 48 millones en Suiza". También el expresidente del Gobierno Felipe González salió en defensa de los exdirigentes andaluces y aseguró que pone "la mano en el fuego" por su "honradez personal". "Creo que son inocentes de los delitos que les imputan y que quedará demostrado", dijo.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, también fue preguntado por Chaves y Griñán en el Foro ABC. "Menos mal que está Ciudadanos, porque si fuera por IU o el PP estos señores seguirían en un escaño", respondió

Detalles del auto 

El juez Álvaro Martín, encargado de la instrucción del caso de los ERE de la Junta de Andalucía, cerró la investigación con el procesamiento de los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán por prevaricación. En total hay 24 procesados, entre ellos seis exconsejeros andaluces. Chaves podría ser inhabilitado para ejercer cargo público y Griñán, acusado también de malversación continuada, podría enfrentarse a penas de entre 4 y 8 años de prisión.

El juez detalla en su auto el "procedimiento específico" aplicado en la Junta de Andalucía entre 2000 y 2011 que tenía por objeto "eludir la aplicación de los procedimientos ordinarios y, en especial, los mecanismos de control previo de la Intervención General" de la Junta y a través del cual se repartieron al menos 854,8 millones de euros "de forma discrecional o arbitraria", pese a "las indicaciones contrarias recibidas de la Intervención General de la Administración del Estado", de la Intervención de la propia Junta, del despacho Garrigues y de la auditora Price-Waterhouse.

Según el instructor, los imputados "mediante un concierto expreso o tácito, han dictado una pluralidad de resoluciones contrarias a derecho del modo más grosero, por su abierta oposición a los procedimientos ordinarios de concesión de ayudas y subvenciones y a los procedimientos de presupuestación". En relación a Chaves, el juez señala que "concurren elementos suficientes para sostener, siquiera indiciariamente, que conocía la ilicitud del sistema que estaba manteniendo". El magistrado marca un "hito cronológico en el año 2005", cuando la Intervención General de la Junta de Andalucía emitió un informe relativo al ejercicio de 2003 en el que se advertía de que "se estaba prescindiendo de manera total y absoluta del procedimiento establecido para conceder subvenciones". Y añade que "no era posible desconocer los graves hechos que se ponían de relieve ni su conexión con el reparto de ayudas y subvenciones instaurado en 2000" y que "se mantuvo con una vocación de perpetuidad hasta que fue puesto al descubierto en el año 2011", de modo que "quien decidió proseguir con la praxis instaurada lo hizo asumiendo todas sus consecuencias".

El auto detalla que los fondos públicos "eran puestos en manos de persona no autorizada para disponer de ellos", que eran repartidos "con total discrecionalidad o arbitrariedad, sin justificar los motivos de la concesión", sin controlar su destino y "asumiendo obligaciones de manera arbitraria, comprometiendo con ello el erario de la Junta de Andalucía". Desde el año 2005 las "resoluciones prevaricadoras" que se incluían en el "procedimiento específico" eran "el instrumento a través del cual eran objeto de apropiación los fondos públicos inicialmente destinados a ayudas a empresas y personas afectadas por las crisis empresariales".

El juez precisa que el tipo que se aplica para el delito de malversación – del que se acusa a Griñán y a otros 17 exaltos cargos – "no exige el lucro personal del sustractor", sino que "se beneficie a un tercero" y aclara que "no todos ellos cooperan activamente en la malversación, limitándose algunos a dejar hacer".El auto es recurrible y da un plazo de 45 días a las partes para que presenten alegaciones o soliciten archivos.

Sánchez y Gonzalez defienden a los procesados 

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, expresó su "respeto" al trabajo de los jueces y defendió la "presunción de inocencia" de Manuel Chaves y José Antonio Griñán que, subrayó, "no están siendo investigados por haberse lucrado" y que ya asumieron "en primera persona" responsabilidades políticas a finales del año pasado, cuando dimitieron de sus cargos.

Sánchez dijo que no ha hablado con ninguno de ellos y recordó que el partido tiene un código ético "muy exigente" para responder "con contundencia" a los casos de corrupción, ante los que hay que reaccionar "alto, claro y rápido". El líder socialista aprovechó para anunciar que, si llega a la presidencia del Gobierno, impulsará leyes para que la corrupción "no se produzca" y que "sea perseguida, caiga quien caiga, se llame como se llame". "Yo soy un político limpio y mi Gobierno será el de la honradez intransigente", proclamó.

Por su parte, la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, señaló que Chaves y Griñán son dos personas "inocentes" y "honradas", que "nunca se han beneficiado de los cargos que han ocupados" y los han ejercido "con honestidad". El portavoz parlamentario del PSOE andaluz, Mario Jiménez, señaló que el partido confía "plenamente" en que ambos "quedarán libres de cualquier delito" cuando concluya el proceso judicial.

Manuel Chaves y José Antonio Griñán comunicaron hace unos días a la dirección del PSOE su baja voluntaria del partido, anticipándose a la suspensión cautelar que establece el código ético del partido para los afiliados imputados por delitos relacionados con la corrupción. Fuentes socialistas precisaron que se trata de una "suspensión temporal de militancia" hasta que haya sentencia.

Este "gesto" fue resaltado por varios dirigentes socialistas, empezando por Pedro Sánchez. El vicecoordinador del Comité Electoral Federal del PSOE, Óscar López, destacó que Chaves y Griñán "han ido incluso por delante del código ético del PSOE, que es el más estricto de todos", en contraposición a otros que "ni siquiera colaboran con los jueces y tienen hasta fianzas, como el PP, un partido bajo fianza", que "mantiene a la señora Barberá en el Senado" y que "tiene tramas de corrupción a lo largo de toda España". También el secretario de Organización, César Luena, y el portavoz parlamentario, Antonio Hernando, destacaron que no ha habido "enriquecimiento personal". "No se han llevado ni un céntimo, ni tienen dinero en paraísos fiscales, ni sobres, ni sobresueldos", dijo Hernando.

El PP exige al PSOE que asuma la "responsabilidad política"

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, exigió ayer al PSOE que dé "explicaciones" por el procesamiento de Chaves y Griñán y que muestre "la misma transparencia" que ha mostrado el PP en la lucha contra la corrupción. El vicesecretario de Organización del PP, Fernando Martínez-Maíllo, reclamó al PSOE que "asuma las responsabilidades políticas que exige a los demás" y señaló que Susana Díaz y Pedro Sánchez "hoy parece que se han puesto de acuerdo en esconderse y no dar la cara". Desde el Gobierno, la ministra de Empleo en funciones, Fátima Báñez, instó a Chaves y Griñán a "explicar" el "gran fraude".

C´s enarbola el pacto anticorrupción

El líder del PP andaluz, Juanma Moreno, señaló que el auto demuestra "que el caso ERE no eran cuatro golfos, sino una trama perfectamente organizada para crear una red clientelar en beneficio del PSOE".

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se atribuyó el mérito de que "gracias a Ciudadanos y al pacto anticorrupción los imputados no tengan ya lugar en la política española" y de conseguir que los dos expresidentes andaluces "en vez de sentarse en un escaño o en un Gobierno se sienten en una comisión de investigación". "Chaves, que nos llamaba chantajistas por pedir su marcha, ha acabado procesado", recordó.

La líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, dijo que "es una vergüenza para todos los andaluces que los dos presidentes que han gobernado durante más tiempo en Andalucía se tengan que sentar ante los juzgados por prevaricar, por utilizar mal el dinero público".

El líder de IU Alberto Garzón aplaudió el procesamiento por el "robo y el expolio" del dinero de los trabajadores, del que se aprovecharon "un puñado de chorizos".

De interés

Artículos Relacionados