domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPremio Nobel de la Paz 2021, a dos periodistas, filipina y ruso,...
Tras las críticas al galardón por la actuación posterior de 6 de los políticos premiados el último medio siglo

Premio Nobel de la Paz 2021, a dos periodistas, filipina y ruso, por defender la libertad de expresión

Dos periodistas (la filipina María Ressa y el ruso Dmitry Muratov) han ganado el Premio Nobel de la Paz 2021 El Comité Noruego destacó al dar a conocer este viernes su decisión la lucha de ambos por la libertad de expresión, la democracia y la paz.. Este es el más controvertido de los galardones anuales de la Fundación Alfred Nobel el último medio siglo, dadas las críticas recibidas en concreto por seis de los políticos premiados. Una de las razones que podría haber inclinado la balanza hacia estos dos informadores o agentes del cuarto poder, debilitando en este tiempo más incluso que las democracias donde actúa de contrapeso de las grandes voluntades. Es vez la primera vez que ese Nobel recae en periodistas desde 1935

Para este año se habían presentado un total de 329 candidaturas –234 individuos y 95 organizaciones–, la tercera mayor cifra de la historia, a pesar de las citadas críticas, algunas de ellas en defensa de que el Premio recaiga solo en personas ya fallecidas. Medida que contravendría el testamento del químico, ingeniero, escritor e inventor sueco que se enriqueció con el registro registro de hasta 355 patentes de invención, entre ellas numerosos explosivos y proyectiles basados en su dinamita.

Las crecientes críticas al Nobel de la Paz por sus errores y omisiones parece haber influido en el reconocimiento del jurado a la función desempeñada por el poder de la prensa a la hora de balancear los tres poderes clásicos de la política (ejecutivo, legislativo y judicial), así como a los crecientes nuevos poderes: los de las finanzas y las multinacionales digitales, así como el llamado cuarto poder los medios de prensa que no cumplen o no pueden cumplir con su función de contrapeso de la política o la empresa en la gobernanza de las sociedades actuales.

86 años de los Nobel sin premiar a un solo periodista

La última vez que el Nobel de la Paz recayó en periodistas fue en 1935 (hace ahora justo 86 años), cuando el alemán Carl von Ossietzky lo lograra por revelar el programa secreto de rearme de su país previo a la Segunda Guerra Mundial. Los Nobel de la Paz siguieron mirando después casi solo hacia la política, por ejemplo, incluso cuando hace 50 años, un analista de Defensa y un reportero del New York Times, y luego otros del The Washington Post, empezaron a revelar los llamados «papeles del Pentágono». Hecho que no solo cambió la política, la guerra y el derecho a la información en los EEUU y en todo el mundo, sino incluso más principalmente la economía global: (ver recuadro final).

La presidenta del jurado de este Nobel, que ahora sí premia méritos centrados en valores de la información y el conocimiento, Berit Reiss-Andersen, ha reconocido la «lucha valiente» de la filipina María Ressa y el ruso Dimitri Muratov en sus respectivos países. Pero también los ha descrito como un ejemplo de «todos los periodistas que defienden este ideal en un mundo en el que la democracia y la libertad de prensa se enfrentan condiciones cada vez más adversas». 

Según el jurado, «Resa y Rappel han documentado asimismo cómo las redes sociales están siendo utilizadas para difundir noticias falsas, acosar a adversarios y manipular el discurso público».

«Resa y Rappel han documentado asimismo cómo las redes sociales están siendo utilizadas para difundir noticias falsas, acosar a adversarios y manipular el discurso público»

María Ressa, de 58 años y confundadora en 2012 de Rappler, una empresa de medios digitales de periodismo de investigación, «utiliza la libertad de expresión para exponer el abuso de poder, el uso de la violencia y el creciente autoritarismo en su país natal, Filipinas», según el Comité Noruego.

Como periodista y directora ejecutiva de Rappler, «ha demostrado ser una valiente defensora de la libertad de expresión. Rappler ha centrado su atención crítica en la controvertida y asesina campaña antidrogas del régimen de (Rodrigo) Duterte«, ha añadido el comité en su explicación del galardón de este año en alusión al presidente de Filipinas. 

Reconocida en 2018 como una de las Personas del Año por la revista Time, la difícil situación de Ressa ha suscitado la preocupación internacional debido al hostigamiento a los medios de comunicación en Filipinas, un país que en su día llegó a ser considerado como uno de los abanderados del periodismo en Asia.

Tras conocer la noticia, Maria Ressa ha asegurado estar «en shock». En una vídeo entrevista, la periodista filipina ha afirmado que se va a ganar» la batalla de los hechos y la verdad» y ha denunciado que vivimos en un mundo donde «los hechos son debatibles» por lo que «el periodismo se ha convertido en activismo». 

Los periodistas Maria Ressa y Dmitry Muratov, galardonados con el Premio Nobel de la Paz 2021.

Los periodistas Maria Ressa y Dimitry Muratov,  Premio Nobel de la Paz 2021. CROPPER

Por su parte,  Dimitry Muratov, de 59 años, el Comité ha destacado su defensa «durante décadas de la libertad de expresión en Rusia en condiciones cada vez más desafiantes». Muratov fue en 1993 uno de los fundadores del periódico independiente Novaja Gazeta, «una importante fuente de información sobre aspectos censurables de la sociedad rusa que raras veces mencionan otros medios de comunicación» y que ha desafiado al régimen de Vladimir Putin con investigaciones sobre irregularidades y corrupción.

Es el primer ruso en ganar el Nobel de la Paz desde que lo lograra en 1990 el último dirigente de la Unión Soviética, Mijail Gorvachov, quien precisamente ayudó con el dinero ganado por el premio a la fundación de Novaja Gazeta

El Comité Noruego recordó que desde el inicio del periódico fundado por Muratov seis de sus periodistas fueron asesinados., entre ellos Anna Politkovskaya.  «El periodismo libre, independiente y basado en hechos sirve para proteger contra el abuso de poder, las mentiras y la propaganda de guerra. El Comité Noruego del Nobel está convencido de que la libertad de expresión y la libertad de información ayudan a garantizar un público informado», agregaron los responsables del anuncio del galardón.

Muratov ha afirmado que el Nobel es mérito de los periodistas que murieron para defender la libertad de expresión en este país: «Igor Domnikov, Yuri Shekochijin, Anna Politkovskaya, Asatasia Baburova y Natalia Estemirova son las personas que recibieron hoy el premio Nobel», ha afirmado en la web de Novaya Gazeta.

El Kremlin ha felicitado a Muratov, a pesar de que Novaja Gazeta ha criticado con frecuencia a las autoridades rusas. «Trabaja insistentemente de acuerdo a sus propios ideales, está dedicado a ellos, tiene talento y es valiente», ha asegurado el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El Kremlin ha felicitado a Muratov, a pesar de que Novaja Gazeta ha criticado con frecuencia a las autoridades 

También la oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas ha mostrado su satisfacción por el premio, que ha calificado de «reconocimiento a la importancia del trabajo de los periodistas en las circunstancias más difíciles». 

El Nobel de la Paz de este año hace el número 102 de la historia de estos premios, que han reconocido a un total de 135 personas y organizaciones. Ressa y Muratov toman el testigo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, que lo recibió en 2020.

Críticas por el Nobel de la Paz a 6 políticos, entre ellos Santos de Colombia

Entre las criticas por la concesión del Nobel de la Paz a políticos, destacan las recibidas por el caso del expresidente de Colombia Juan Manuel Santos, quien recibió el galardón por la firma de unos acuerdos de paz con las FARC cuya aplicación está en tela de juicio.

El líder israelí Menachem Begin, el ganador de 1978 por los acuerdos de Camp David, anunció 4 años después la invasión del Líbano en 1982.

El líder soviético Mikhail Gorbachov, que ganó el Nobel en 1990 por su papel pacificador al final de la Guerra Fría, envió tanques en 1991 para detener la independencia de los países bálticos. 

Henry Kissinger lo compartió en 1973 con el revolucionario vietnamita Le Duc Tho por sus intentos de poner fin a la guerra en la península asiática pese a que al mismo tiempo bombardeaba el país. Barack Obama también está en la lista de los más polémicos.

Las criticas más recientes se derivan de la concesión del Nobel de la Paz 2019 a Abiy Ahmed Ali, primer ministro de Etiopía (el país con mayor pobreza de la tierra), por «sus esfuerzos para alcanzar la paz y cooperación internacional», tras firmar la paz con la vecina Eritrea, en África. Pero dos años después su imagen se ha derrumbado, aunque se ha impuesto para otro mandato de cinco años en unas polémicas elecciones y en medio de una guerra civil en la región de Tigray, con miles de personas víctimas de abusos y del hambre, acusaciones de limpieza étnica, desplazados internos y fuertes estallidos de violencia y represión en otras regiones, según informa A. Alamillos en El Confidencial.

De interés

Artículos Relacionados