sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPSOE rechaza intentar su investidura hasta que lo haga un candidato del...
Sánchez busca sortear las tácticas de Rajoy e Iglesias

PSOE rechaza intentar su investidura hasta que lo haga un candidato del PP

Redacción
El PSOE rechazará intentar su investidura hasta que lo haga un candidato del PP por haber sido la lista más votada, como reclamaba. Sánchez busca así sortear las tácticas de Rajoy e Iglesias, que según los editoriales de la prensa de hoy le sitúan en una situación difícil o encrucijada. La valoración más extendida indica también que el Rey ha estado prudente, Rajoy táctico, Iglesias audaz, pero que la política queda en España en una situación penosa. He aquí un resumen de opiniones y hechos.

Todos los diarios destacan este sábado en sus aperturas la decisión de Rajoy de declinar la oferta del Rey para presentarse a la investidura, que, en muchos casos, relacionan con la oferta de Pablo Iglesias al PSOE. "Rajoy se retira y deja que Iglesias y Sánchez intenten un Gobierno", destaca en su primera EL PAÍS, que refleja la "incertidumbre política tras el 20-D". Según EL MUNDO, "Rajoy evita la investidura tras el órdago de Iglesias a Sánchez". En esta línea, LA RAZÓN dice que "Rajoy declina por ahora la investidura tras el ´reparto del Gobierno´ de Iglesias y Sánchez". ABC destaca que "Rajoy espera su momento", y LA VANGUARDIA apunta que "Rajoy gana tiempo mientras espera un giro en el PSOE". "Rajoy cede el turno", titula EL PERIÓDICO.

Sin embargo, fuentes del PSOE han anunciado entre esos ecos de la prensa que no van a emprender "negociaciones con otras fuerzas políticas para intentar fraguar una alternativa de Gobierno estable" hasta que el PP presente un candidato en el Congreso de los Diputados para ser investido, ya sea Mariano Rajoy o cualquier otro dirigente popular.

Tras resaltar en su web que la decisión de Rajoy es irresponsable y más propia de un trilero que de un presidente, dicen que la decisión del presidente en funciones y líder de los populares de "declinar el encargo del Rey para presentar su candidatura a la investidura como presidente del Gobierno y, al tiempo, anunciar que no renuncia, es inaceptable", y que solo se puede entender por la "complicada situación judicial que afronta el partido".

Pese a mantener que no van a negociar con otros partidos la formación de posibles alternativas, dicen que sí van a mantener diálogos con otras formaciones políticas para "evaluar la situación y acercar posiciones en torno a cómo afrontamos los graves desafíos que España tiene" y afirman que "es un momento para el diálogo, la negociación y el acuerdo en interés de España", aunque sin especificar si ese diálogo y negociación incluye al PP o a todo el arco parlamentario salvo el PP.

Editoriales de los diarios

Penoso escenario.Rajoy da un paso táctico que debería ser un adiós definitivo; Sánchez queda en manos de Iglesias(EL PAÍS)"Por si cabían dudas sobre la difícil situación de Mariano Rajoy y su pésima gestión de la crisis desatada tras las elecciones del 20 de diciembre, ahora sorprende con un supuesto movimiento táctico para ganar tiempo y confundir al rival. ¿Eso es lo que este país necesita?". "Es dudoso que este paso le dé nuevo oxígeno, pero aunque así fuese, a nadie le importa eso más que al propio Rajoy". El PP tiene una amplia mayoría en su contra hoy, "pero la tendrá también mañana, la próxima semana y hasta que no encuentre un candidato a la Presidencia con más opciones de crear consenso que el actual presidente en funciones. Por eso, la única contribución seria que puede esperarse de él a estas alturas es su verdadera retirada".No es mucho mejor la situación de Pedro Sánchez, a quien Pablo Iglesias "tendió una trampa en forma de Gobierno de coalición de la que haría bien en salirse cuanto antes o seguir la senda de Rajoy". La comparecencia de Iglesias "sembró el desconcierto" en las filas socialistas. "No hay utopía alguna en Iglesias a la hora de exigir el cargo de vicepresidente para su persona, ni de plantear una cuota de ministros que él ya tiene decididos, o en la insólita forma de perdonarle la vida al secretario general del PSOE". "Usar al Rey como frontón para hacer un juego que descoloque a los receptores de su mensaje es un jalón más en su carrera de falta de respeto a las instituciones". 

El gesto de Rajoy no invalida la necesidad de un Gobierno estable(EL MUNDO): "España es hoy un país bloqueado políticamente después de la inesperada decisión de Mariano Rajoy de rechazar presentarse como candidato a la investidura". "Es cierto que el intento de Rajoy estaba condenado al fracaso, pero es dudoso que haya acertado en su decisión de ganar tiempo y dejar a Pedro Sánchez que negocie con Podemos". "Rajoy debería haber aceptado el reto y haber subido a la tribuna del Congreso". "Su aceptación de acudir a la investidura hubiera sido una ocasión propicia para defender la necesidad de un Gobierno estable, apoyado por el PP, PSOE y Ciudadanos". Para "justificar ese giro", Rajoy recurrió a la oferta de un Gobierno de coalición efectuada por Pablo Iglesias a Pedro Sánchez, "pero el argumento es discutible porque también existen serios obstáculos para llegar a ese acuerdo".Lo propuesto por Iglesias, que "montó un verdadero espectáculo", "podría ser asumible para el PSOE", pero "lo que irritó a Sánchez y los dirigentes socialistas fue sin duda el tono de autosuficiencia y de prepotencia de Iglesias, que incurrió en la provocación de distribuir las carteras ministeriales del nuevo Gobierno entre sus colaboradores sin antes hablar con el secretario general del PSOE". "El colmo de la provocación a Sánchez llegó cuando Pablo Iglesias enfatizó que ´siempre tendrá que agradecer a la sonrisa del destino´ la oportunidad de ser presidente". "No faltará quien interprete hoy que la oferta de Podemos estaba cuidadosamente pensada para obligar al PSOE a rechazarla, ya que la estrategia de Iglesias pasaría por unas nuevas elecciones". En estos momentos el acuerdo entre PSOE, Podemos e IU, con el probable respaldo del PNV y la abstención de ERC y Convergència, "parece la opción más probable", pero esta alternativa "sería muy mala para este país".La Casa del Rey anuncio que el Monarca reanudará las consultas el miércoles y todo indica que tendrá que proponer a Sánchez para la investidura, pero el PSOE aseguró que no dará ningún paso hasta que Rajoy renuncie oficialmente a ser candidato. Mientras, Rajoy insistió en que mantiene su candidatura y que no desiste en recabar apoyos. "Pero lo cierto es que el presidente ha perdido la iniciativa política, que ahora ha pasado a manos de Sánchez e Iglesias". "Estamos ante una peligrosa e indeseable situación de bloqueo", y "eso no es bueno para un país que necesita un Gobierno para consolidar una situación económica que podría deteriorarse a corto plazo".

El PSOE, en la encrucijada(ABC): "Mariano Rajoy convulsionó ayer el escenario político con su decisión de no aceptar la propuesta de investidura que le hizo Su Majestad el Rey". "Si la decisión de Rajoy es una jugada inteligente para descolocar a Sánchez o un ejercicio de voluntarismo que puede acelerar el pacto de izquierda y nacionalistas es algo que se verá en los próximos días". Por lo pronto, la única "opción verosímil" de gobierno es la que, "entre la arrogancia de Pablo Iglesias y las tragaderas de Pedro Sánchez" podrían formar PSOE y Podemos. "En el fondo de la intervención de Rajoy "late la esperanza de un movimiento revulsivo en el seno del PSOE para que los barones socialistas frenen el intento de Sánchez de pactar con Podemos"."Iglesias se aprovecha de las ansias de poder que exige Pedro Sánchez, ofuscado por su hostilidad irracional contra el PP". "Es evidente que la dirección del PSOE tendrá que reunirse con urgencia si quiere que Sánchez no practique una política de hechos consumados". La decisión de Rajoy "puede ser un catalizador de reacciones opuestas: o el PSOE se rebela contra Sánchez o dobla la rodilla ante Podemos". La opción de Rajoy sitúa el foco sobre Pedro Sánchez, pero saca al PP del protagonismo que le correspondería como partido ganador, convirtiéndolo en espectador de decisiones ajenas y usufructuario de oportunidades creadas por otros".

Rajoy declina, tiempo para Sánchez (LA VANGUARDIA): La renuncia de Mariano Rajoy "supuso un jarro de agua fría en el partido hasta ahora en el Gobierno y en el escenario político español", y "abre la puerta a Pedro Sánchez, el líder socialista, a pactar un difícil y complicado ejecutivo con Podemos, cuyo líder se ofreció ayer después de reunirse con el Rey". "Rajoy se da tiempo -aun a riesgo de que Sánchez logre formar gobierno- para que algunas capitales comunitarias y centros de poder económico puedan convencer al dirigente socialista de las bondades de una gran coalición"."La sorpresa de la renuncia temporal de Rajoy vino precedida por otra propuesta que también causó fuerte estupor. El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ofreció al secretario general del PSOE un acuerdo de gobierno de los dos partidos más Izquierda Unida". "Sánchez reaccionó con sentido de humor a la propuesta, pero aceptó el envite de Iglesias al afirmar: ´Los votantes no entenderían que no nos entendiéramos´". "Una oferta de pacto que levanta un fuerte rechazo en el PSOE". "La renuncia temporal de Rajoy relanza, pues, las opciones de Pedro Sánchez, pero también le pone en aprietos puesto que este dispone de apenas una semana para pactar con Iglesias y convencer a los barones de su partido de la bondad de un acuerdo, todo un reto para el político madrileño".

Rajoy deja pasar a Sánchez(EL PERIÓDICO): Con la decisión de Mariano Rajoy de "hacerse a un lado -que no de renunciar-" el candidato del PP pone toda la presión sobre el líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ya había manifestado su voluntad de explorar un acuerdo con Podemos. "Sánchez, que contaba con tener más tiempo para madurar el pacto mientras Rajoy se quemaba en una investidura imposible, se encuentra ahora en el centro de los focos". "Felipe VI abre la próxima semana una nueva ronda de contactos, que probablemente concluirá con el encargo a Sánchez". "Ahora será Rajoy quien esperará a que Sánchez falle. Para el líder del PP, el fracaso del pacto de izquierdas permitiría a los socialistas contrarios a Sánchez forzar un golpe de timón y abrir paso a una abstención que permita al PP gobernar con el apoyo de C´s"."La próxima semana sabremos si es la hora de Pedro Sánchez; para ello debe explorar con más rapidez la posibilidad de un gobierno de izquierdas con Podemos (e IU). Los de Iglesias, sin embargo, no se lo pusieron fácil ayer con su oferta sorpresa, pensada para descolocar al líder socialista. Su puesta en escena antes de conocer el movimiento de Rajoy fue audaz a efectos mediáticos, pero poco efectiva en la práctica. La nueva política no debería hacerse con iniciativas en que no está claro dónde acaba el ruido y dónde empiezan las nueces. La transparencia debería acabar con el secretismo de pasillos, pero no para sustituirlo por el vocerío mediático. La teatralización de ayer facilitó el movimiento de Rajoy y complicó el margen de maniobra de Sánchez. Todo un éxito".

Acto de responsabilidad de Rajoy(LA RAZÓN): "Para Mariano Rajoy, afrontar un pleno para intentar lograr el apoyo del Congreso a sabiendas de que es imposible en este momento, y que así hubiera comenzado a correr el plazo de dos meses para la elección de presidente del Gobierno, habría sido una deslealtad y una falta e respeto para los más de siete millones de votantes del Partido Popular". "No había razón para protagonizar una suerte de paripé parlamentario, en el que Mariano Rajoy habría tenido que afrontar la sesión en circunstancias absolutamente adversas, cuando PSOE, Podemos, IU y los grupos separatistas catalanes estaban ya repartiéndose los cargo gubernamentales". La decisión de Rajoy "fue un ejercicio de honradez, responsabilidad y coherencia institucional y política". Pedro Sánchez "ha preferido despreciar su mano tendida para estrechar la de Pablo Iglesias a cualquier precio". Iglesias ayer "se lanzó en tromba para minimizar a los socialistas con un trato condescendiente e intentar copar el protagonismo de una jornada trascedente". "Lo más alarmante" fue la reacción de Pedro Sánchez, "que ayer quedó retratado en una posición e inferioridad política y mediática frente a su futurible vicepresidente". Tras la decisión de Rajoy, "los socialistas están en una encrucijada histórica que es crucial saber gestionar. El entreguismo de su secretario general frente a la impactante puesta en escena del líder populista, rodeado de su equipo de gobierno, fue decepcionante. Harían bien los notables socialistas en poner orden y coto a la ambición desbocada de Pedro Sánchez" para que acepte la mano tendida de Mariano Rajoy.

Arriesgada alza de la tensión política (EL ECONOMISTA): "Es muy probable que los inversores extraigan como conclusión principal de ayer que, de momento, la gobernabilidad está en manos de un posible pacto de izquierdas. Esa perspectiva sólo puede reforzar la ya alta incertidumbre política, hasta el punto de frustrar el rebote con el que el Ibex cerró está semana y las posibilidades de un alza del 5%. Hasta ahora, las dudas sobre la gobernabilidad cotizaban muy por debajo de problemas como el enfriamiento de China. A partir de ahora la situación puede cambiar".

Artículos con firma

A por Sánchez (EL PAÍS 2. José Ignacio Torreblanca) "Nada explica mejor el paso dado ayer por Podemos que el deseo de terminar con un PSOE muy debilitado y con un líder sin margen de maniobra debido a sus pésimos resultados electorales".

´Sorpassokización´ (EL PAÍS 17. Manuel Jabois) Iglesias es el único que puede "proponer un pacto, desde una posición inferior, mientras anuncia ministerios, inventa carteras, trata con condescendencia al otro y lo lleva a collejitas a La Moncloa. Con ese panorama no es extraño que Rajoy haya decidido apartarse".

Vuelta a la casilla de salida (EL PAÍS 19. Javier Ayuso) "A la vista de los acontecimientos, el presidente del Gobierno en funciones decidió que todas las fichas vuelvan a la casilla de salida".

Coalición (EL MUNDO 2. Enric González) "Con nuevas elecciones o sin ellas, acabará cuajando algo parecido a la gran coalición. Pienso que el resultado será malo porque el PP y el PSOE aún no han acabado de defraudarnos".

Alarde de poder (EL MUNDO 14. Rafael Moyano) "La estudiada prepotencia de Iglesias es letal para Sánchez, incluso si de esta acaba de presidente. Si no es así, Iglesias también gana".

Las cartas desparramadas (ABC 13. Ignacio Camacho) "Cualquier político con cuajo hubiera mandado a Iglesias a hacer puñetas en el acto, por autoestima y por principios".

Resumen de hechos en la prensa

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, declinó ayer el ofrecimiento del Rey de someterse a la investidura porque "todavía" no cuenta con los apoyos suficientes para ser reelegido. "No renuncio a nada, pero de momento no tengo los apoyos", subrayó en una comparecencia en el Palacio de la Moncloa tras la reunión que mantuvo con Felipe VI. Rajoy señaló que no sólo no tiene una mayoría de votos a favor, sino que tiene una "mayoría absoluta, acreditada" de votos en contra de al menos 180 diputados. El presidente explicó que el debate de investidura tiene como objetivo que un candidato logre el respaldo de la Cámara, y no un trámite para que empiecen a contar los plazos. "Yo no me voy a prestar a eso por respeto a los más de siete millones de españoles que dieron su confianza al PP", añadió Rajoy, quien insistió en que no ha dicho no a su investidura.

Rajoy admitió que en su decisión ha influido la oferta de Gobierno del líder de Podemos, Pablo Iglesias, al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. Para el líder del PP, "no tiene ningún sentido" que él acuda a la investidura "mientras otros están negociando ya el reparto del Gobierno".

En cualquier caso, garantizó que seguirá trabajando para lograr una mayoría suficiente, al estimar que el acuerdo entre PP, PSOE y Ciudadanos es la mejor opción para España, "la de la moderación". En su opinión, el acuerdo entre las fuerzas que creen en la unidad de España, la soberanía nacional, la igualdad de los españoles y la consolidación de la recuperación económica sería un buen mensaje" a los inversores dentro y fuera del país. A su juicio, sus propuestas de diálogo están claras y le resulta "sorprendente" que se le sigan demandando.

Rajoy no quiso comentar la oferta de Iglesias a los socialistas, pero reiteró su reproche a Sánchez por negarse a hablar con él mientras está "en la operación con Podemos y otras fuerzas". "Creo que eso no es lo que conviene a España", enfatizó.

Desde el PP, el vicesecretario general de Autonomía y Ayuntamientos del PP, Javier Arenas, valoró la decisión de Rajoy de no prestarse a "espectáculos que no tengan que ver con la realidad". En su opinión, Rajoy no podía ir a la investidura tras la oferta de Iglesias al PSOE. Por su parte, el ministro de Industria en funciones, José Manuel Soria, se mostró convencido de que "con el paso del tiempo", el PP tendrá los votos necesarios para conformar Gobierno y para que Mariano Rajoy sea investido presidente para un segundo mandato.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, se arrogó el "paso atrás" de Rajoy, y dijo que espera que Pedro Sánchez esté "a la altura" y apueste por formar un gobierno del cambio. "España no tiene por qué esperar a Rajoy", resaltó .

Desde el PSOE, el secretario de Organización, César Luena, acusó a Rajoy de actuar como un "trilero" y un "antisistema" por no someterse ahora a la investidura, lo que consideró un paso "muy irresponsable".

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, subrayó que ahora es Sánchez quien debe decidir si busca acuerdos en el constitucionalismo o con partidos separatistas. El diputado de Ciudadanos Juan Carlos Girauta constató el "fracaso" de Rajoy en su intento de buscar apoyos para ser investido e instó a PSOE a no "hipotecarse" con Podemos.

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero expresó su "respeto" por la decisión de Mariano Rajoy y respaldó que "es un derecho que tiene" el líder del PP.

En otro orden de cosas, EL PAÍS destaca que "críticos del PP retoman el debate sobre la sucesión de Rajoy y le piden sacrificios". En este sentido, el diario se hace eco de declaraciones realizadas por dirigentes del PP de Madrid con anterioridad a la decisión de Rajoy de no presentarse a la investidura. En concreto, la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, quien pidió "los sacrificios y renuncias que hagan falta". Mientras, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, expresó todo su apoyo a rajoy.

El movimiento de Iglesias

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, propuso ayer al líder del PSOE, Pedro Sánchez, la formación de un gobierno de coalición, que contaría también con la presencia de IU, con una representación de estas tres formaciones "proporcional" a los resultados obtenidos en las pasadas elecciones, en el que el secretario general del PSOE sería el presidente y él, el vicepresidente. Iglesias hizo público este ofrecimiento en la rueda de prensa que ofreció en el Congreso tras reunirse con el Rey, a quien trasladó esta propuesta.

Arropado por la plana mayor de su partido, Iglesias consideró necesario la creación de un ´Ministerio de la Plurinacionalidad´, que, en su opinión, deberían ocupar sus socios catalanes de En Comú Podem, para abordar el debate territorial. Además, sugirió que áreas como Economía, Defensa, Exteriores, Interior y la Radio Televisión Española debería personificar el cambio con "personas comprometidas" en el mismo. También cree que IU debería ocupar una cartera.

Iglesias argumentó que "para evitar filtraciones" entendió que el Jefe del Estado debía ser la persona que conociera en primer lugar su voluntad de formar "un gobierno de cambio y de progreso". Reconoció que no tiene "gran confianza" en "los aparatos del PSOE" y en ciertas "élites que los dominan" y destacó que ahora Sánchez tiene la ocasión de "demostrar quién manda" en su partido, y permitir que se imponga el sector "sensato". Iglesias se mostró seguro de que Sánchez "estará encantado" de dialogar, pero le advirtió de que en este momento "no caben medias tintas". "O se está con el cambio o con el inmovilismo", alertó.

Aseguró que afrontan esta negociación sin "líneas rojas", ni siquiera la referida al referéndum en Cataluña. Preguntado por la búsqueda de apoyos en el resto de fuerzas políticas que requiere su oferta, señaló que está "convencido" de que habrá dicha posibilidad. "Si hay que ponerse de acuerdo con PNV y ERC hemos demostrado el talante necesario para hacerlo", señaló. En el terreno de las propuestas, abogó por pedir a la UE mayor flexibilidad con el déficit, y subrayó: "España no está para más recortes".

Por último, Iglesias resaltó que el "cambio es posible" y que espera que "el PSOE esté a la altura". "Ser presidente es una sonrisa del destino que siempre tendrá que agradecer", dijo Iglesias en referencia a Sánchez.

Posteriormente, el portavoz de En Comú Podem en el Congreso, Xavier Domènech, aclaró que el objetivo del ´Ministerio de la Plurinacionalidad´ no tendría como objetivo la convocatoria de un referéndum en Cataluña, sino "la construcción de la plurinacionalidad" en España. En este punto, subrayó que esa "plurinacionalidad" trasciende a su comunidad.

Explicaciones de Sánchez

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, dijo ayer que "agradece" la oferta de Pablo Iglesias, pero le pidió "respeto" a los tiempos y procedimientos democráticos, según los cuales correspondería en primer lugar a Rajoy intentar formar gobierno. Sánchez, que compareció en el Congreso para dar cuenta de su audiencia con el Rey antes de conocerse la renuncia de Rajoy, explicó su sorpresa al llegar a La Zarzuela y que Felipe VI le informase de la propuesta de Iglesias. "Entré en Zarzuela sin un gobierno y parece que tengo ya todos los ministros nombrados", bromeó.

Sánchez señaló que si Rajoy no logra ser investido "por supuesto" que hablará con Iglesias, con Garzón, con Rivera y con los representantes del resto de formaciones políticas. El líder socialista admitió que los votantes del PSOE y de Podemos "no entenderían" que no llegaran a entenderse.

Sobre la oferta de diálogo de Iglesias, dijo que su intención es "hablar primero de políticas". "Programa, programa, programa", dijo, emulando a Julio Anguita. Recordó que, aunque los socialistas coinciden en el "diagnóstico" de muchos de los problemas de España con Podemos, "cuestión distinta son las políticas" que ambos partidos proponen para resolver dichos problemas.

Entretanto, líderes históricos del PSOE consideraron que la oferta de Iglesias es una humillación y un insulto. En este sentido, el exsecretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, exigió respeto al líder de Podemos, y criticó que ofrezca un acuerdo de gobierno "insultando gravemente". Según Eduardo Madina, "se trata más de un intento de humillación que de una voluntad real de negociar". El exministro Jordi Sevilla advirtió en su cuenta de Twitter que la política no puede ser "sólo y siempre" trucos de prestidigitación y criticó que hayan empezado por "repartirse" los ministerios. Por su parte, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero se mostró "convencido" de que el PSOE tomará la mejor decisión de cara a la formación de un gobierno.

Garzon espera que la oferta sea sincera 

Mientras, el diputado de IU-Unidad Popular Alberto Garzón insistió en su apuesta por un pacto de izquierdas para evitar que el PP siga en el Gobierno. Garzón urgió a empezar las conversaciones sobre el programa y confía en que la oferta de Podemos al PSOE sea "sincera".

Por su parte, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, criticó que "lo primero" que haya pedido Iglesias para negociar un acuerdo de investidura con el PSOE e IU hayan sido "sillones de gobierno".

Desde el Gobierno, la vicepresidenta en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, dijo que Sánchez tendrá que explicar si para "sentarse en la silla del presidente del Gobierno y presidir un Consejo de Ministros" va a "jugar con la vida, el futuro y la tranquilidad de los españoles".

Para el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado, Sánchez ha dado un "espectáculo lamentable" por su "respuesta de brazos caídos" en la rueda de prensa tras conocer la propuesta de Podemos. El vicesecretario de Acción Sectorial del PP, Javier Maroto, afirmó que Iglesias ha decidido dejar "la pancarta" y ser "el vicepresidente de la casta".

El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, señaló que su partido está abierto a hablar de un apoyo a un hipotético gobierno PSOE-Podemos "sin líneas rojas", pero insistió en que hasta el momento no tienen ninguna propuesta y que cuando se la hagan decidirán según el programa que les expongan.

De interés

Artículos Relacionados