Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
Versión Española Versión Mexicana Ibercampus English Version Version française Versione italiana

lunes, 28 de septiembre de 2020  
    en Ibercampus en  | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | Suscribirse | RSS RSS
I+D+i
Capital humano
Economía
Cultura
Estrategias verdes
Salud
Sociedad
Deportes
Debates y firmas invitadas
Entrevistas
Educación
Becas & prácticas
Empleo y Formación
Iberoamérica
Tendencias
Empresas y RSC
Universidades
Convocatorias
Ranking Wanabis
Denuncias de los consumidores
Consumo
El Tiempo
EMPRESAS Y RSC Ampliar +  
Abuso fiscal, blanqueo de capitales y corrupción plagan las finanzas mundiales, revelan FinCEN Files
Las inversiones de impacto social y medioambiental positivo pasaron de 90 a 229 millones en 2019
Bayer pierde 8.059 millones de euros por el glifosato tras admitir que Monsanto espiaba a críticos
ABENGOA
ABERTIS
ACCIONA
ACERINOX
ACNUR
ACS
ADECCO
AMADEUS
ARCELORMITTAL
ASIFIN
BANCO POPULAR
BANCO SABADELL
BANCO SANTANDER
BANKIA
BANKINTER
BBVA
BME
CAIXABANK
DIA
EBRO
ENAGAS
ENDESA
FCC
FERROVIAL
GAMESA
GAS NATURAL
GRIFOLS
IAG (IBERIA)
IBERDROLA
INDITEX
INDRA
JAZZTEL
MAPFRE
MEDIASET
OHL
REE
REPSOL
SACYR
SOLIDARIOS
TÉCNICAS REUNIDAS
TELEFÓNICA
VISCOFAN
UNIVERSIDADES Ampliar +  
Los economistas, por bajar fiscalidad de módulos,a la riqueza y el endurecimiento en comprobaciones
Dos alumnas UPM ganan el James Dyson Award 2020 con 3 mascarillas en un solo producto más ventilado
Primer estudio del síndrome del trabajador quemado entre los doctorandos españoles: lo sufre un 36%
 Universidades




















ENTREVISTAS Ampliar +  
"Los niños rara vez son el caso primario de un brote, pero algunos viven en familias sin comida"
"Si tenemos que cerrar los colegios en las primeras semanas de curso, habrá sido un fracaso"
"Al ver daños y retorno del juego vía impuestos, el perjuicio multiplica con creces al beneficio"
EMPLEO Y FORMACIÓN Ampliar +  
La formación en habilidades digitales, resaltada como clave en la reconversión y recuperación
Trabajo propone a sindicatos y patronal mantener el veto al despido objetivo por COVID hasta 2021
Este curso hay 8.294.270 alumnos matriculados en 28.624 de centros y confirma el mayor alza de FP
IBEROAMÉRICA Ampliar +  
CEPAL pide a los Estados garantizar el acceso a agua,electricidad y alimentos a los más vulnerables
Más de 130 años de cárcel al exmilitar Montano por la Matanza de Estado de jesuitas en El Salvador
¿Cómo evaluar y retroalimentar para movilizar aprendizajes ante la COVID-19?", plantea UNESCO
TENDENCIAS Ampliar +  
El consejo editorial de Ibercampus pide aprovechar la crisis para lograr una enseñanza del sigloXXI
Los economistas urgen afrontar el envejecimiento más allá de la reforma del sistema de pensiones
Competencia aconseja atacar los factores de abuso de poder en la cadena alimentaria con la nuevaLey


I+D+I
Damiá Barceló yLuis Alberto Moreno,nuestros hipertrolificos

Publican una investigación cada 5 dias y les llaman científicos: son 265 en el globo, 2 españoles

La evaluación de méritos al peso ha inflado las listas de autores de los artículos

Los autores de este análisis-denuncias no quieren acusar a nadie, sino promover la reflexión sobre qué significa la autoría científica. Dicen que hay 265 investigadores, entre ellos 2 españoles, que sacan más de 73 papers al año. Se preguntan en Nature si estiran el concepto de autoría o merece alguien firmar por haber puesto recursos o solo por supervisar.Hay recomendaciones claras, pero muchos se las saltan. Para algunos, estos fenómenos alertan de injusticias en la atribución de méritos.
Mónica G. Salomone Periodista especualizada en ciencia / Sinc 2 de febrero de 2019 Enviar a un amigo
Comparte esta noticia en LinkedInComparte esta noticia en FacebookComparte esta noticia en TwitterEnviar a MeneaméAñadir a del.icio.usAñadir a YahooRSS


 Noticias relacionadas
 "Los factores de impacto de las revistas científicas son fake news"
 Las revistas científicas son subjetivas y de calidad variable, dice un estudio
 Revistas académicas ´open access´: la vocación pública frente a "que pague el autor"
 Un falso estudio científico pone en entredicho los filtros de 157 revistas de ´open access´

“Esto hay que repetirlo”, suele decir el químico Damiá Barceló, profesor de investigación del CSIC y director del Instituto Catalán de Investigación del Agua (ICRA), si ve algo “muy llamativo” en los trabajos de su grupo. Barceló explica que, cuando firma un trabajo, realmente lo supervisa y se hace responsable. Y señala que, como editor de la revista Science of the Total Environment, “estas cosas de la autoría las miramos con cuidado”.

Barceló, experto en detección de contaminantes en agua, es el científico español más productivo según un análisis de las publicaciones en Scopus publicado en Nature. Entre los años 2000 y 2016, ambos incluidos, publicó 797 papers –artículos en revistas y en conferencias, pero no cartas al editor–. En 2015 firmó 74 trabajos, así que cumple la condición establecida en el análisis en Nature para ser considerado hiperprolífico: quienes, durante al menos un año, publican más de un paper cada cinco días.

Hay otros 264 investigadores en ese grupo, entre ellos, otro español, @, catedrático de la Universidad de Zaragoza, experto en nutrición y obesidad infantil. Moreno, investigador principal del grupo GENUD, es autor de 535 papers en los 17 años estudiados, una productividad que él atribuye, sobre todo, a su liderazgo en grandes proyectos internacionales.

Entre los hiperprolíficos hay una treintena de investigadores que firmaron más de un millar de publicaciones en ese periodo. El récord es del experto en materiales Akihisa Inoue, ex-rector de la Universidad Tohoku, en Japón, con 1.680 publicaciones –en 2007 publicó 223–. De siete tuvo que retractarse porque copiaban trabajos ya publicados.

Pero los autores del análisis, liderado por el médico del Meta-Research Innovation Center de la Universidad de Stanford (California, EEUU) John P. A. Ioannidis, niegan querer sacar los colores a nadie: “No tenemos pruebas de que estén haciendo nada inapropiado. Hay miembros de grandes consorcios que pueden cumplir los criterios de autoría en muchas publicaciones”. Su objetivo es promover la reflexión “sobre qué significa la autoría científica”. El propio Ioannidis firma unos 50 artículos al año.

Aclarar qué es ser autor no solo es importante para el ego. La autoría “es la moneda en el ámbito académico”, dice Ioannidis. Ser rico en esta divisa da más posibilidades de acceder a puestos de trabajo y a fondos para investigar. Y, sin embargo, pese a su importancia, el concepto de autor parece ser fluido: “Algunas áreas funcionan con una definición propia”, escriben Ioannidis y sus coautores. “Una definición laxa de la autoría, unida a la desafortunada tendencia a reducir las evaluaciones al conteo de papers, genera confusión en la asignación del crédito”.

La autoría es la moneda que da más posibilidades de acceder a puestos de trabajo y a fondos para investigar

Del análisis de los hiperprolíficos se ha excluido a los físicos, cuyas publicaciones tienen a menudo miles de coautores. También a autores de China y Corea, porque Scopus no los diferencia bien. Según los datos de Nature, de los que quedaron (265), entre la mitad y dos tercios son de ciencias de la vida y trabajan en 37 países.

Estados Unidos es donde hay más hiperprolíficos, pero también donde más se publica. En cambio, Alemania Japón, en segundo y tercer puesto, están sobrerrepresentados. También Malasia Arabia Saudí, algo atribuible a que en estos países el hecho de publicar se incentiva económicamente.

Veinte veces más hiperprolíficos ahora

Es llamativo que el número de autores hiperproductivos se multiplicó por veinte entre 2001 y 2014 –el total solo aumentó 2,5 veces–, algo que casa bien con otra observación: el número de autores por trabajo también crece.

Captura

Evolución en el tiempo del número de autores hiperprolíficos de 2000 a 2016, excluyendo la física, Corea y China. / Ioannidis et al.

Ambos fenómenos hacen levantar la ceja. ¿Por qué ocurren y con qué consecuencias? ¿Habría que ponerles coto?

Lo primero es aclarar qué se entiende por autor. Hay varios criterios, emitidos por organismos como el Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (ICMJE) o los Institutos Nacionales de Salud estadounidenses (NIH).

Todos coinciden en que las contribuciones deben ser “significativas”. Aportar fondos o recursos, o ser mentor del primer firmante (sin un papel importante en el trabajo), no da derecho a firma.

No hay acuerdo en que todos los autores deban poder defender la totalidad del trabajo.

No solo se detecta un gran aumento del número de autores hiperprolíficos, sino también de trabajos con muchos autores

Pero todos los criterios tienen algo en común: son teoría. Al final la vida real impone sus propias normas. Todos los científicos consultados por SINC coinciden en que hoy ya es raro el ‘toro blanco’ (white bull), o en España ‘el mandarín’: ese catedrático que ejerce el parasitismo científico imponiendo el principio feudal de que el ‘señor’ lo firma todo. “Haberlos haylos, pero cada vez son menos y peor vistos”, dice una investigadora.

Lo que sí abunda es la disparidad de criterios a la hora de conceder autoría y una cultura de ‘mejor pasarse de generoso’Una encuesta sobre cuestiones de autoría realizada a 6.000 de los investigadores más citados en 25 áreas, y publicada el año pasado en PLOS ONE, revelaba que la tendencia a saltarse las recomendaciones “se relaciona con grandes colaboraciones y con la importancia de construir relaciones sociales. Añadir personas que han hecho aportaciones imperceptibles se tolera más que excluir a quienes aportan contenido creativo”.

Miles de encuestados admitieron seguir sus propios criterios. Los autores del análisis, liderado por el ingeniero químico Gregory Patience, del Polytechnique Montreal, en Canadá, concluyen: “Las listas de autores [por paper] crecen, así que las revistas exigen que todos aclaren su contribución; aun así los artículos siguen incluyendo a individuos con un aporte intelectual módico. En contra de las recomendaciones de los NIH, miles de investigadores optan por valorar también la supervisión y los comentarios al manuscrito. Pero las opiniones están polarizadas: quienes no reconocen casi nunca contribuciones como la supervisión son casi tantos como quienes las reconocen casi siempre”.

La tendencia a saltarse las recomendaciones se relaciona con grandes colaboraciones y con la importancia de construir relaciones sociales


Criterios demasiado estrictos

Los investigadores consultados por SINC muestran, en efecto, diversidad de criterios. Mercedes Robledo, directora del grupo de Cáncer Endocrino Hereditario en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), incluye como autores a los médicos que le envían muestras con datos clínicos. Su contribución puede no ser conceptual ni experimental, pero es indispensable. Al hacerles autores se les agradece con la moneda de la ciencia, algo que para Robledo es justo porque el sistema no prevé otra forma de recompensa: “Los criterios son tan estrictos que es difícil poder ajustarse a ellos. Pero yo necesito motivar a los médicos”.

Otros aluden a la dificultad de negar la autoría a quien la espera por haber cedido equipo o personal. “Solo un grupo grande puede permitirse entrar en guerras así”, comenta un investigador.

Y en colaboraciones amplias, ¿se refleja bien la aportación de cada uno? La percepción de Miren del Río, experta en dinámica y producción de bosques mixtos en el Instituto Nacional de Investigaciones Agrarias (INIA), es que “cada vez firmamos más autores en los trabajos”; la decisión de a quién incluir no siempre es inmediata: “Si coordinas un proyecto, hay quien dice que solo por eso debes firmar siempre; otros son más estrictos”.

Algunos han presenciado más de una discusión no ya por firmar o no, sino hasta por el orden en que aparecen los autores

Manuel Collado, director del laboratorio de Células Madre, Cáncer y Envejecimiento del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago (IDIS), ha presenciado más de una discusión no ya por firmar o no, sino hasta por el orden en que aparecen los autores. Opina que “el sistema no es perfecto en absoluto, pero es muy difícil cambiarlo”. Por su parte Víctor de Lorenzo, del Centro Nacional de Biotecnología (CNB), tiene claro que todos los autores “deben poder responder de la totalidad del trabajo”. Ser autor supone compartir el mérito, pero también la responsabilidad si algo falla.

¿A más autores, menos crédito?

Una pregunta relevante es: ¿hay que hacer algo para revertir la tendencia a la hiperproducción científica? Por lo pronto, varios han recordado que los responsables de grandes casos recientes de fraude –el físico Jan Hendrik Schön y el anestesiólogo Yoshitaka Fujii– tenían una altísima productividad (falsa).

Y tanto Ioannidis como Patience señalan que las instituciones deberían tener en cuenta estas tendencias a la hora de asignar fondos o puestos. En su trabajo de los autores hiperprolíficos, Ioannidis concluye: “Hay pruebas de que el incremento en el número medio de autores por trabajo no refleja tanto la necesidad real de trabajar en equipo como la presión del ‘publicar o morir’. Las métricas de citas e índice de impacto deberían revisarse bajo esa óptica. Por ejemplo, si la regla fuera que a más autores, menos crédito, la multiautoría inmerecida se reduciría”.

“Si la regla fuera que a más autores, menos crédito, la multiautoría inmerecida se reduciría”, dice Ioannidis

No es el único en apuntar a las evaluaciones al peso como causa de la inflación de autores. Entre los clásicos, una referencia es el biólogo Peter Lawrence, que en La política de las publicaciones, en Nature en 2003, denuncia la “cultura anticientífica en que las habilidades políticas reciben demasiada recompensa, y demasiado poca los abordajes imaginativos y los resultados de calidad”.

“El cambio más efectivo –prosigue Lawrence– sería que los organismos que asignan fondos confiaran mucho menos en análisis cuantitativos con una pátina de falsa precisión (...), y que los evaluadores se preguntaran, en cambio, si los trabajos han sido influyentes o si otros han podido confirmar los resultados”.

Respecto a cómo se consigue ser un autor hiperprólífico, los autores del trabajo en Nature les preguntaron directamente y obtuvieron 27 respuestas. Muchos aluden a  la participación en grandes colaboraciones; la eficacia –uno habla de “precrastinación”: hacer las cosas inmediatamente–; la falta de burocracia; o la generosidad, tanto la propia, dando ideas a otros grupos –“ser un cuco que pone huevos fértiles en otros nidos rinde”, afirma uno– como la de otros.

No consta qué piensa la familia del científico que agradecía a su esposa el haberle “permitido” trabajar 80 horas semanales durante 35 años.

¿Quién debe ser considerado autor?

El Comité Internacional de Editores de Revistas Médicas (International Committee of Medical Journal Editors, ICMJE) considera que un autor debe cumplir cuatro condiciones: hacer contribuciones sustanciales a la concepción o el diseño del trabajo, o a la adquisición, análisis o interpretación de los datos; escribir o revisar el manuscrito de manera crítica con su contenido; aprobar el manuscrito final; y aceptar la responsabilidad no solo de la parte realizada, sino a la hora de facilitar el que se investigue cualquier cuestión relativa al trabajo en su conjunto.

Todos los autores deben confiar en la integridad de sus coautores. Estos criterios fueron establecidos en 1988 y se consideran los más extendidos.

La Asociación Mundial de Editores Médicos (World Association of Medical Editors, WAME) es menos estrictarespecto a la capacidad de responder por la totalidad del trabajo para los autores que hacen aportaciones técnicas específicas. Pero especifica: “Es deshonesto incluir autores solo por su reputación, posición de autoridad o amistad”.

Los Institutos Nacionales de Salud (National Institutes of Health, NIH) estadounidenses tienen un código muy explícito. ¿Autoría por aportar fondos? “Reconocimiento sí, autoría, no”; ¿por recursos como reactivos, animales o pacientes? Depende; ¿por supervisión del proyecto? “Sí, cuando el supervisor se implica activamente”; ¿por formación? “No”; ¿por ser mentor del primer firmante? “No, a menos que se haya contribuido significativamente al trabajo”; ¿por leer y comentar el manuscrito? “No. Los comentarios relevantes pueden merecer agradecimientos”.


Cómo lo hacen los científicos españoles más productivos

Damiá Barceló: colaboraciones y libertad 

damia_barcelo

Damiá Barceló / GenCat

Barceló dirige dos grupos de investigación, uno de ellos de unas treinta personas. Desarrolla métodos para controlar los contaminantes emergentes en aguas residuales y agua potable. Su trabajo más citado (unas 550 veces) se publicó en 2009 e informa de la detección de decenas de fármacos en aguas residuales tratadas. Desde 2010 está en el grupo de los más citados, los ISI Highly Cited. Su índice de impacto es H96.

Su área es muy interdisciplinar y en los trabajos hay muchos coautores (microbiólogos, ecólogos, químicos, etc.). Barceló no duda de que quien escribe el primer borrador es el primer firmante; el autor senior corrige, revisa y asesora.

Desde 1992 ha supervisado más de 50 tesis doctorales y a más de 30 investigadores posdoctorales. Afirma trabajar “bastante”, desde luego “más de ocho horas”.

Atribuye su alta productividad a haber establecido buenas colaboraciones y al hecho de dar libertad a los investigadores, lo que amplía el abanico de temas que trata su laboratorio. “En España tenemos tendencia al individualismo y a formar grupos pequeños”, dice. Su mayor crítica es hacia la falta de financiación de la ciencia.

Luis Alberto Moreno: trabajo en red

moreno

Luis Alberto Moreno / AU

También es un ISI Highly Cited, con un índice H de 65. También se declara un trabajador sin horas, aunque ha decidido bajar el ritmo y dedicar los fines de semana “a lo que la mayor parte de la gente hace los fines de semana”. Su tercera coincidencia es en el énfasis en las colaboraciones: “Fuimos de los pioneros en trabajar en red y eso ha sido muy fructífero”. Colaborar no implica que “todo el mundo firme todo” en la red, pero sí que se entablan más relaciones sociales y crece el propio campo de actividad e influencia.

Moreno investiga en obesidad infantil. Es autor de más de 600 artículos en revistas científicas y más de 100 capítulos de libros, ha dirigido 28 proyectos financiados, entre otros, por el Instituto de Salud Carlos III y la Comisión Europea.

Su productividad se vio impulsada cuando empezó a coordinar el proyecto europeo Helena (Estilos de vida saludables en Europa mediante la nutrición en la adolescencia) que entre 2005 y 2009 investigó la alimentación, el comportamiento dietético, la condición física y la actividad física de los adolescentes europeos.

Moreno ha dirigido 19 tesis doctorales. Ha sido editor asociado de la revista Nutrition, Metabolism and Cardiovascular Diseases y es miembro delcomité editorial de la revista International Journal of Obesity.


 

Otros asuntos de I+D+i
Más asuntos de I+D+i
Aprobada sin Presupuestos la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027
Crean los materiales fluorescentes más brillantes y útiles
La tercera de las 23 vacunas antiCOVID que funciona pasa a la fase 3 en espera de aplicarse el 2021
El Gobierno anuncia un Plan de Choque por la Ciencia que apenas añade 396 millones a los 15.000-año
España, ausente en 35 científicos menores de 35 años con proyectos más innovadores del globo 2020
Emplean tijeras genéticas para desactivar SARS-CoV-2
Los genes, clave en las formas graves de COVID
Más llamadas de atención a las publicaciones científicas: el #LancetGate y la hidroxicloroquina
Resueltos 2.882 proyectos de I+D+i por 360,7 millones de euros
Inteligencia artificial
Sevillanos encuentran un mecanismo molecular para reparar ADN humano y matar células tumorales
CSN, CIEMAT y Universidad de Granada prueban materiales para futuros reactores nucleares
La inversión española en I+D, menor a la de hace 10 años, acentúa la desconvergencia con Europa
España participa en el repositorio europeo de metadatos de investigación clínica sobre COVID-19
Españoles "filman" la primera medición cuántica y demuestran que es un proceso real, no idealidad
Europa logra recaudar 7.400 millones para que haya pronto vacunas accesibles contra el coronavirus
Los editores de ciencia intentan recuperar el oligopolio del negocio en investigaciones por COVID
El telescopio Hubble celebra sus 30 años dando imágenes del universo con una de las más hermosas
Prueban con éxito un método para alertar de Covid en aguas residuales de las grandes ciudades
La ciencia española se desmarca de la reiterada apelación del Gobierno a ella durante esta crisis

Suscríbete gratis a nuestro boletín
LIBROS
¡Jugad, jugad, malditos! La epidemia del juego en España: ludópatas y capos del azar
Extendida la salud en la ciudadanía democrática hasta lograr erradicar un virus: el de la viruela
Renacimiento y revoluciones plagadas de infecciones y soluciones: hacia un mundo más saludable
Un milenio de oscuridad y Muerte Negra: aislar e incluso desterrar a infectados por epidemias
Adiós a la medicina sacerdotal:Apolo,dios de curas y oráculos, engendra a Asclepio,ya héroe médico
La bonanza de los recursos naturales para el desarrollo: dilemas de gobernanza en Latinoamérica
TESIS Y TESINAS
Equilibrio y control postural en la niñez autista, claves para mejorar su integración sensorial
China tiende a elevar su influencia al sur de Panamá y EEUU al norte, geográfica y funcionalmente
Banco de España urge reforzar educación y formación de habilidades con el Fondo de Reconstrucción
Gana fuerza la idea de que los anticuerpos del COVID no garantizan inmunidad ante la reinfección
En confinamiento, la desigualdad se magnifica
España, segundo país de la UE donde más creció la desigualdad de rentas durante la crisis
1 `The lancet` carga de nuevo contra la gestión del COVID en España: fallaron gobiernos, no ciudadanos
2 Pandemia de Pánico
3 Covid-19: de nada sirve sólo limar los dientes al lobo
4 Aprobada sin Presupuestos la Estrategia Española de Ciencia, Tecnología e Innovación 2021-2027
5 Crece entre profesores y sanitarios la petición de que sea enfermero todo coordinador COVID 19
6 El consejo editorial de Ibercampus pide aprovechar la crisis para lograr una enseñanza del sigloXXI
7 La expansión mundial de LaLiga
8 Economistas auditores alertan de concentraciones de mercado que perjudican a pymes y economía total
9 "La información incorrecta trunca vidas",dicen sobre la infodemia una decena de entidades de la ONU
10 Concurso para diseñar electrodomésticos sin obsolescencia programada, extendida en móviles e Ipac
RANKING WANABIS Ampliar +  
"La evolución del e-learning: de "sólo ante el peligro" al aprendizaje interactivo"
"Los profesionales con formación online están mejor preparados para la economía global"
El big data, la robótica y el Mobile Learning, principales tendencias del e-learning
DEBATES Y FIRMAS Ampliar +  
Falta un Goya que pinte esta pandemia
Teorías conspirativas ante la pandemia sin desescalada, pero surgen luchas contra la desinformación
Por otra investigación educativa y social:mirar como autores y no espectadores de la transformación
Aviso Legal | Política de Privacidad | Consejo Editorial | Quienes Somos | Ideario | Contacto | Tarifas Publicitarias | RSS RSS