jueves,30 junio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODS¿Qué hará quien suspenda la reválida de Secundaria?
Reforma educativa

¿Qué hará quien suspenda la reválida de Secundaria?

Redacción
Quienes se oponen a esta nueva medida del ministro Wert aseguran, que lejos de favorecer al alumno y a la sociedad española, lo que va a conseguir es favorecer el abandono escolar temprano

Con la instauración de una revalida al finalizar los cursos de la ESO que contempla la reforma educativa presentada por el ministro de Educación, José Ignacio Wert, , padres, profesores y alumnos se preguntan qué pasara con aquellos que no cumplan los requitos necesarios para aprobar la prueba. El diario El Mundo publicó ayer en su edición impresa un análisis sobre el futuro de estos alumnos.

Según el proyecto de la LOMCE que tramita el Congreso, los alumnos de 4º de la ESO (15-16 años) deben superar una prueba externa, estandarizada y común en toda España si quieren estudiar el Bachillerato.

Las fuentes consultadas poe El Mundo temen que se genere en ese curso "un tapón" de alumnos que no aprueban este examen y se quedan en una especie de limbo que contribuya a engordar el ya alarmante porcentaje de abandono escolar temprano (es el 25%, el doble que en la UE).

Existen tres circunstancias que hacen pensar a distintas fuentes educativas que puede haber "un preocupante número de alumnos" que no apruebe la reválida de 4º de la ESO.

La primera es que la ley permite pasar curso con tres asignaturas suspendidas. Esto significa que las carencias se van acumulando año tras año y difícilmente va a superar satisfactoriamente la reválida un chico que no ha alcanzado los mínimos en hasta tres materias.

Según Adrián Vivas, del sindicato CSIF, las reválidas "pueden ser motivadoras, pero algunos las ven como un frontón: si ponemos reválidas, podemos encontrarnos con que va a haber más abandono temprano. Pero el abandono no se arregla promocionando a todo el mundo. La Administración tiene que poner todos los recursos para que haya refuerzo y no dejar a ningún alumno en la estacada".

En segundo lugar, las pruebas externas y estandarizadas que se realizan en 3º y en 6º de Primaria no tienen efectos académicos, por lo que no obligan a repetir a los alumnos que no las hayan superado. En otras palabras, no será hasta los 16 años cuando los estudiantes que hayan ido adquiriendo y arrastrando lagunas se encuentren con el primer freno contundente a sus aspiraciones de seguir promocionando.

En tercer lugar, está la naturaleza de la reválida. Gomendio dijo que iba a ser una prueba parecida a Pisa, que es un examen complicado. Evaluará las competencias del alumnado, no los contenidos, que, a la hora de la verdad, simplemente basta con memorizarlos. "¿Debe un alumno que ha ido bien durante el curso jugarse la obtención del título en una sola prueba?", se pregunta el diputado del Grupo Socialista Germán Rodríguez. 

En realidad, la ley permite presentarse a la reválida tantas veces como haga falta, por lo que esto podría paliar la posible naturaleza arbitraria del examen. Pero el alumno sólo puede repetir 4º de la ESO dos veces como máximo y nadie tiene muy claro quién va a preparar al alumno que no logre aprobar y qué va a hacer ese chico mientras tanto, dado que sólo hay dos convocatorias al año.

Fuente: El Mundo

De interés

Artículos Relacionados