domingo,29 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadRebelión e intelectualidad: Cuando la necesidad histórica nos interpela a todos 
Extinction Rebellion: siguiendo los pasos de Saramago

Rebelión e intelectualidad: Cuando la necesidad histórica nos interpela a todos 

El escritor y Premio Nobel de Literatura José Saramago habló de la necesidad de una insurrección ética de la sociedad civil global frente a la tiranía encubierta de los poderes económicos. Posiblemente, un ejemplo cercano de lo que Saramago propugnaba haya sido Extinction Rebellion (XR), un movimiento social global basado en una desobediencia civil no-violenta masiva contra la extinción de especies y el cambio climático. 

Extinction Rebellion es un fenómeno social reciente, que surge en Reino Unido a lo largo del año 2018 y que recibe un importante apoyo mediático en octubre de ese mismo año, cuando casi un centenar de académicos y académicas británicas (Green et al. 2018) emitieron una carta de apoyo llamando a la sociedad a la acción e invitándola al lanzamiento de Extinction Rebellion en Londres el 31 de octubre de 2018. 

Cinco meses y medio después, XR ya era un fenómeno global, con presencia en más de 70 países y con acciones directas no-violentas masivas, como la que bloqueó la ciudad de Londres durante 8 días en abril de 2019, y que llevó a la detención de 1.160 de activistas de XR. 

Pero, ¿qué es exactamente Extinction Rebellion? 

XR es un movimiento social, horizontal, apartidista y auto-organizado, que tiene por objetivo promover una rebelión no-violenta de la sociedad civil global contra la actual extinción masiva de especies y la gravísima crisis climática que se cierne sobre el planeta, ejerciendo presión en las calles contra unos gobiernos y unos poderes económicos que, por negligencia y omisión, están llevando a la humanidad y a la vida sobre la Tierra a la peor catástrofe que se haya conocido en tiempos históricos. 

El método utilizado por XR es el de la desobediencia civil no-violenta de carácter masivo, a la vista de que, durante 50 años, el movimiento medioambiental mundial no ha conseguido influir suficientemente en gobiernos ni mercados a través de manifestaciones, de lobbies y de acciones directas no-violentas a pequeña escala. 

Para ello, y para conseguir un apoyo multitudinario de la ciudadanía, XR propone tres demandas irrenunciables: 

  1. Decir la verdad: Que los gobiernos digan la verdad sobre la gravedad y la urgencia de la crisis medioambiental que vivimos, reviertan sus políticas y trabajen junto con los medios de comunicación para concienciar a la ciudadanía. 
  1. Actuar YA: Que los gobiernos promulguen medidas legalmente vinculantes para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para 2025. 
  1. Asambleas ciudadanas: Que los gobiernos creen asambleas ciudadanas elegidas por sorteo representativo, y asesoradas por personas de ciencia expertas en los distintos campos, para que supervisen a los gobiernos en la toma de decisiones relativas al cambio climático y la extinción masiva de especies. 

Pero, ¿hay motivos suficientes para una insurrección ética de la sociedad civil? 

La situación es más grave de lo que gobiernos y medios de comunicación han venido reconociendo en los últimos decenios. Cierto es que se han difundido informaciones suficientemente preocupantes en los últimos años, pero la tendencia general ha sido la de minimizar la preocupación entre la ciudadanía, a la espera de una solución tecnológica milagrosa que no sólo no ha llegado, sino que la comunidad científica afirma ya que no llegará a tiempo. 

La conclusión, tal como lo viene advirtiendo la comunidad científica desde hace decenios, es que vamos hacia un colapso de nuestra civilización para antes de la mitad de este siglo, un colapso que podría llegar a suponer hasta un 90% de reducción de la población humana, sin hablar del gravísimo apocalipsis animal y vegetal en el que nos sumiríamos. Esto es algo que ha comenzado a reconocerse ya entre la sección científica del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de las Naciones Unidas, que finalmente, ante la desesperación de sus llamadas de atención, optó el pasado año por filtrar sus conclusiones más dramáticas en tres ocasiones: una a través de France Press, y las dos últimas a través de la sección científica de Extinction Rebellion, Scientists Rebellion. Concretamente, fueron miembros de XR España quienes recibieron las dos últimas filtraciones. 

Es por ello que XR, ante la inacción y negligencia de los gobiernos, ha optado por la rebelión, por la insurrección ética que tan necesaria veía José Saramago.  

Pero, ¿podría funcionar tal insurrección ética, tal rebelión? Eso, al menos, es lo que sugieren los trabajos de Erica Chenoweth y Maria Stephan (2008), uno de los trabajos más influyentes en Ciencias Sociales de los últimos decenios. Chenoweth y Stephan, en un estudio en profundidad sobre insurrecciones violentas y no-violentas entre 1900 y 2006, llegaron a la conclusión de que las insurrecciones no-violentas fueron el doble de eficaces que las insurrecciones violentas, y que ninguna campaña había fracasado tras haber alcanzado el 3,5% de participación de la sociedad durante un evento clave. En estos datos basa sus esperanzas Extinction Rebellion. 

Pero, para lograr ese 3,5% de apoyo social, qué duda cabe que vamos a necesitar del compromiso y el apoyo de multitud de personas que actúan como referentes en nuestras sociedades. Y esto es una llamada directa a la puerta del mundo científico y académico en general. 

Saramago también anticipó este tipo de respuesta, al hablar en repetidas ocasiones del necesario compromiso de los intelectuales. En la Carta Universal de los Deberes y Obligaciones de las Personas (AA.VV. 2017), surgida del ejemplo y de las sugerencias de Saramago, ya se decía Todas las personas tenemos el deber y la obligación de proteger la biodiversidad” (art. 11.3) y “Todas las personas tenemos el deber y la obligación de contribuir a la defensa de los intereses fundamentales de su comunidad” (art. 23). Pero Saramago lo dejaría más claro aún en una declaración conjunta que realizó junto a Dario Fo, Costa Gavras y José Luis Sampedro, en la que, tras preguntarse dónde estaban los intelectuales que en otro tiempo se habían pronunciado contra las injusticias, afirmaban:  

Algunas mujeres, algunos hombres, continúan sin embargo librando a diario el combate, luchando sin retroceder, actuando incansablemente para abrir una brecha en el pensamiento dominante. Así, perpetúan con coraje el rol de contrapoder del intelectual crítico. (Fo, Gavras, Sampedro y Saramago, 2003). 

“¿Dónde están los intelectuales críticos y comprometidos?” clamaban estos grandes intelectuales. 

Ése fue el motivo por el cual, como escritor e investigador en Ciencias Sociales –y habiendo sido el principal redactor de la Declaración de Rebelión de Extinction Rebellion en España– me manifesté públicamente en diciembre de 2019 en la Universidad de Vigo, diciendo: “quiero hacer una llamada a la rebelión, una llamada dirigida al colectivo global de intelectuales, científicos, pensadoras y artistas de todo tipo; en definitiva, a los maestros y maestras del pensamiento, las emociones, la ética y la estética de nuestra especie. Hoy, más que nunca, se necesita del compromiso de los y las intelectuales, pues nunca encontrarán una situación más grave y necesitada en la historia en la cual arriesgar su prestigio y su posición en la vida”. 

Cutanda, tras 28 días de huelga de hambre

Más de dos años después, desde Ibercampus, me atrevo a realizar el mismo llamamiento que hice entonces, animando a científicos, académicos, artistas e intelectuales a que asuman el compromiso con el tiempo que les ha tocado vivir y con el sufrimiento de la humanidad a la que pertenecen, de la Comunidad de Vida planetaria de la cual forman parte y del planeta Tierra que todos y todas somos. 

Grian A. Cutanda 

______________
 

  1. VV. (2017). Carta Universal de los Deberes y Obligaciones de las Personas. México: Gobierno de México. <https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/278330/Carta_Universal_de_los_Deberes_y_Obligaciones_de_las_Personas.pdf>
  2. Chenoweth, Erica y Stephan, Maria (2008). «Why civil resistance works: The strategic logic of non-violent conflict». International Security 33(1), 7-44. 
  3. Fo, Dario; Gavras, Costa; Sampedro, José L. y Saramago, José (2003). Abrir una brecha. Rebelión.org. <https://www.rebelion.org/hemeroteca/cultura/031213brecha.htm> 
  4. Fundaçao José Saramago (2010). «Insurrección ética». Otros cuadernos de Saramago [13 agosto 2010]. <https://cuaderno.josesaramago.org/78625.html> 
  5. Green, Allison et al. (2018). «Facts about our ecological crisis are incontrovertible. We must take action». The Guardian [26 octubre 2018]. <https://www.theguardian.com/environment/2018/oct/26/facts-about-our-ecological-crisis-are-incontrovertible-we-must-take-action>  

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados