martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónRecargando el victimismo catalanista
Una especialidad regional

Recargando el victimismo catalanista

Vanity Fea
¿Por qué simula el gobierno que confiaba en que los Mozos de Escuadra pararían el referéndum del 1-O?

El gobierno está procurando que los independentistas salven los muebles, interviniendo lo menos posible y evitando enfrentarse a ellos, procurando que la Fiscalía no les impute delitos, etc. Pero no se da cuenta de que en lugar de salir impunes y con ventajas, como el gobierno querría, van a enmerdarse cada vez más y se van a tirar ellos solitos por el precipicio, y al gobierno con ellos de la mano.

El plan del gobierno, ya se ha visto en su tratamiento de la cuestión hasta ahora, es subvencionar el catalanismo y darles ventajas injustificables sobre los demás españoles. Y no aplicarles la ley—cosa que puede hacerse cada vez más difícil conforme más flagrantes se vuelven sus delitos, implicando en ellos al propio gobierno por dejación de funciones.  

En esto seguiría el gobierno de Rajoy probablemente hasta el infinito, hasta que la situación sea insostenible y el propio gobierno sea echado por los españoles. Eso pasará por la declaración unilateral de independencia, por desórdenes callejeros, por enfrentamientos cada vez peores en la misma sociedad catalana, y en la española. Luego un gobierno de izquierdas y nacionalistas darán nuevos privilegios al nacionalismo catalán, y los que hayan sido condenados, menos algún chivo expiatorio quizá, serán debidamente indultados.

Pero el resultado no será la independencia catalana de hecho. Será un mayor envenenamiento de la situación en Cataluña, más acogotamiento para los disidentes, más ambiente sofocante de nacionalismo como plato único, y más dinero para comprar la paz social cuando ellos mismos no aguanten. Porque los muebles catalanes habrá que salvarlos, y será con más dinero, más cesiones injustificables, y más desactivación a medida de las leyes. Cataluña no está yendo hacia la independencia. Está yendo a más ventajismo sobre los españoles, y está recargando las pilas para otros cincuenta años de catalanistas dándonos la matraca con lo oprimidos que están mientras nos sacan el dinero y nos tratan a los demás como ciudadanos de segunda. Y como pagafantas.

Mientras, el 1-O y Putschdemón se irán transformando de charlotada infecta en épica nacional catalana. Para el consumo universal, digo: en Cataluña, por supuesto, ya están en eso.

 

 

—oOo—

 

De interés

Artículos Relacionados