miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadSanchez y Rivera vetan a Rajoy, pero PP no lo acepta y...
Duras críticas de prensa a cómo Sanchez sortea a sus barones

Sanchez y Rivera vetan a Rajoy, pero PP no lo acepta y amenaza con elecciones

Redacción
Todos los diarios españoles, excepto EL PERIÓDICO, critican este domingo con duras palabras la propuesta de Sanchez al Comité Federal del PSOE de suavizar la influencia de los barones territoriales con una consulta a los militantes. Coinciden también en que Rajoy abandona la esperanza de un gobierno apoyado por el PSOE. Con Soraya Sáenz de Santamaría seguirá negociando un futuro gobierno con Ciudadanos, cuyo líder pide hoy su renuncia. Si tampoco lo logra, el PP optará por convocar elecciones.

La casi unanimidad de la prensa en sus críticas a Sanchez es comparable con la lograda ya por el veto a Rajoy en toda la oposición. Pero el PP todavía alberga la idea de pactar con ciudadanos como alternativa al anticipo de elecciones, ya que al parecer no se plantea la renuncia del actual presidente del gobierno en funciones.

Todos los diarios llevan la reunión del PSOE a sus portadas, con titulares que destacan, sobre todo, el clima de enfrentamiento y división que se vive en el partido. Así, EL PAÍS titula "Sánchez traslada a las bases la decisión del pacto con Podemos", y añade que "el secretario general del PSOE desafía a las federaciones y someterá los pactos a la militancia". En esta línea, EL MUNDO señala: "Sánchez reta a los barones y dará voz a la militancia". ABC, por su parte, dice que "Sánchez utiliza a los militantes para frenar a los barones". "Si fracasa", añade este diario, "Susana Díaz y los críticos del PSOE le estarán esperando en el Congreso Federal de mayo, y entonces volverán a cuestionar su liderazgo". LA RAZÓN destaca en su portada que "Díaz forzó a Sánchez a adelantar el Congreso a mayo". En la prensa catalana, LA VANGUARDIA destaca que "Sánchez consigue el aval para buscar apoyos a su investidura", mientras que EL PERIÓDICO titula: "El líder del PSOE solo intentará la investidura si el PP renuncia".

El secretario general del PSOE anunció ayer que consultará a los militantes de su partido para que ratifiquen cualquier acuerdo que pueda alcanzar de cara a la formación de gobierno. En su intervención en el Comité Federal socialista, Pedro Sánchez aseguró que no será "presidente a cualquier precio", pero tampoco facilitará un Gobierno del PP. Adelantó que si el Rey le encarga buscar apoyos para su investidura hablará con todos los partidos, "a izquierda y derecha", dirigiéndose a Podemos y a Ciudadanos. En todo caso, añadió, "que Rajoy abandone toda esperanza, el PSOE no le va a indultar con su voto y va a votar en contra de su investidura". El Comité Federal decidió, además, convocar primarias el 8 de mayo y ratificar al secretario general elegido en un congreso que se celebrará del 20 al 22 de ese mismo mes.

 Rivera juzga imposible que Rajoy lidere la regeneración 

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, insiste en una entrevista concedida a EL MUNDO en que Mariano Rajoy "no puede liderar una nueva etapa política" porque, en su opinión, está incapacitado para dirigir la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática que necesita España.

Rivera endurece su discurso hacia el presidente en funciones, situándole como un obstáculo para un posible acuerdo de gobierno, y traslada la presión al PP para que "mueva ficha". Acusa tanto a Rajoy como a Pedro Sánchez de estar "jugando al ratón y al gato" con la gobernabilidad del país, lo que considera una "irresponsabilidad", máxime cuando a su juicio "están trasladando la patata caliente al Rey".

El líder de Ciudadanos apuesta por lo que llama un "Gobierno de transición", aunque elude aclarar si votaría a favor del PP o del PSOE.

Rajoy pierde la esperanza de un pacto in extremis con el PSOE

Según destaca ABC, el "último asidero" de Rajoy para constituir un gobierno con PSOE y Ciudadanos que defienda los valores de la Constitución cayó ayer cuando Pedro Sánchez echó un pulso a sus barones anunciando que consultará con las bases los pactos con otros partidos, en la seguridad de que los militantes, en torno a 200.000, sellarán un acuerdo que lime la pretensión de Podemos de convocar un referéndum en Cataluña. Así las cosas, añade el diario, lo que tienen claro los populares es que el liderazgo de Rajoy es innegociable. Las últimas declaraciones del líder de Ciudadanos, Albert Rivera, cuestionándole han sentado muy mal al presidente en funciones. Además, el escándalo de corrupción en Valencia "ha descolocado al partido", sostiene un alto cargo popular que cita ABC, "pero por mucho que reconozcamos los errores frente a la corrupción no hay ruido interno para que cambiemos de candidato. Ni ahora ni si hay nuevos comicios".

Coincidiendo con esta información, EL PAÍS señala hoy que el poder territorial del PP, sus dirigentes al mando y en la oposición de las autonomías más importantes, asume que Mariano Rajoy debe tener otra oportunidad para intentar ser presidente del Gobierno. Los populares admiten ahora como lo "razonable, lógico y sensato" gobernar en coalición con el PSOE pero si no es posible están dispuestos a que su líder se presente otra vez a las elecciones. Si los resultados se repiten y Rajoy no gobierna, dice el diario, comenzarían entonces los debates para sustituirlo por medio de unas primarias.

LA RAZÓN asegura, finalmente, que en el PP se asume que Pedro Sánchez recibirá esta semana el encargo de Felipe VI de intentar la investidura. No obstante, Rajoy se apoyará en Soraya Sáenz de Santamaría para seguir negociando un futuro gobierno con Ciudadanos, seguro de que una alianza de izquierda tiene pocas posibilidades de prosperar. Rajoy, en todo caso, "se mantiene firme pese a los rumores de nombres que suenan para desbancarle".

 Resumen de  editoriales en la prensa española

Sánchez pone en peligro la unidad del PSOE (EL PAÍS): La consulta a la militancia socialista sobre un posible pacto de investidura anunciada por Pedro Sánchez es una maniobra para desbordar a los aparatos territoriales del PSOE refugiándose en las bases socialistas. Este anuncio teatral evidencia su falta de liderazgo. Esa tendencia de acudir a las bases cuando el dirigente tiene problemas es recurso de políticos mediocres y de organizaciones populistas, no de un partido serio y comprometido con la gobernabilidad. Hacerlo, además, sin contar con los demás dirigentes de su partido -peor aún, burlando su autoridad, puesto que se había reunido con ellos días antes y no les informó de sus planes- significa desconfiar de la democracia interna del partido y saltarse las reglas del juego. Este paso demuestra también su desconocimiento de la naturaleza verdadera del PSOE, un partido de electores más que de militantes. A la hora de armar pactos, Sánchez no debe jugar al equívoco de decir que va a reunir una imposible mayoría progresista o de izquierdas. La gobernabilidad sólo puede resolverse si el PP o el PSOE aceptan abstenerse en la investidura.

Sánchez aboca al PSOE a un laberinto sin salida (EL MUNDO ): Pedro Sánchez comunicó ayer en el Comité Federal del PSOE que someterá a consulta entre la militancia un posible pacto de investidura, lo que atará las manos al Comité Federal. Este tacticismo le hace ganar tiempo y orillar a los barones, pero aboca al PSOE a una balcanización de la que puede salir fracturado. Sánchez debería pensar que su repudio del PP y el previsible fracaso del pacto con Podemos puede generar una doble frustración entre los dirigentes y militantes socialistas. Su margen para formar gobierno es muy estrecho, tanto por la fragilidad que supone aspirar a gobernar con 90 escaños, como por las líneas rojas trazadas por los barones. La falta de altura de Estado de Sánchez puede costarle caro al PSOE y a España porque en lugar de facilitar un acuerdo con PP y Ciudadanos sigue parapetado en formar un gobierno a la portuguesa que abonaría la desconfianza de los mercados.

Encerrona de Sánchez a sus críticos (ABC):  Pedro Sánchez anunció ayer una consulta directa a los militantes socialistas sobre el pacto de gobierno que se le proponga, lo que es un desafío directo a los barones socialistas porque todos los dirigentes del PSOE saben que hay una opinión general entre las bases a favor del pacto con Podemos. Esta es la táctica que ha encontrado Sánchez para hacer frente a los líderes territoriales que recelan del acuerdo con Podemos: refugiarse en los militantes. Ahora, los barones deberán medir con cuidado sus pasos, porque podría ser que Sánchez quisiera convertir la consulta a la militancia en un plebiscito general sobre la orientación política del partido. Los problemas internos del PSOE supeditan el interés general al juego de poder interno desatado entre Sánchez y los dirigentes críticos socialistas.

Los barones doblegan a Sánchez, que convierte al PSOE en la CUP (LA RAZÓN): er Pedro Sánchez apeló a un recurso que le acerca más a los usos y costumbres de los partidos asamblearios de izquierdas como la CUP, que a la tradicional organización socialista. Porque su apelación a que sean las bases del partido quienes avalen unos hipotéticos pactos de gobierno con Podemos y los nacionalistas puede provocar un conflicto interno entre militantes y dirección del PSOE, y además dejaría prácticamente sin funciones al Comité Federal que es el máximo organismo entre congresos y el que marca la política general del partido. Los barones socialistas están cada vez más preocupados por la deriva de Sánchez, que pone en peligro el futuro del socialismo. El líder socialista ha dejado clara su intención de buscar un pacto que le lleve a La Moncloa, incluso aunque haya que saltarse algunas de las líneas rojas que le ha mandado el Comité Federal. Se ha ahondado la brecha interna en el PSOE y las espadas están en alto ante un paso en falso de cualquiera de los contendientes.

Sánchez supera la presión de los barones con una jugada inteligente (EL PERIÓDICO): La decisión de Pedro Sánchez de someter al voto de la militancia del PSOE los posibles acuerdos de gobierno es una jugada inteligente de un secretario general acosado por los barones socialistas. Sánchez supera así la presión de aquellos con una medida que, pese a no estar en los estatutos, nadie podrá calificar de antidemocrática. Siempre es mejor para el futuro dejar el partido en manos de los militantes que de unos barones que tratan de impedir lo que ellos han hecho en sus feudos: pactar con Podemos. Además, una cosa es no pactar o no aceptar el voto de ERC y de Democracia y Llibertat y otra muy distinta rechazar hasta su abstención, como si un partido pudiera inmiscuirse en lo que van a hacer otros. Si Sánchez se sale con la suya, reforzará su liderazgo y no tendrá rival para seguir al frente del partido.

 Opiniones con firma 

Órdago a los barones (Màrius Carol. LA VANGUARDIA) A Sánchez no han podido derrotarle los barones. Nadie podrá decir que el líder del PSOE no se está moviendo bien. Otra cosa es si podrá gobernar. Y con quién. Pero lo tiene mejor que Rajoy.

Una vez más y se acabó (Soledad Gallego-Díaz. EL PAÍS Ideas ) Lo que es inconcebible eslo que quiere Mariano Rajoy: llegar a unas nuevas elecciones sin haber tenido que someterse a la investidura ni haber permitido a Sánchez intentar llegar a un pacto de izquierda.

Duelos y pulsos en Ferraz (Anabel Díez. EL PAÍS) Con su decisión de someter cualquier acuerdo de gobierno al veredicto de la militancia, Sánchez contrapone al comité federal del con las bases del PSOE.

Pedro Sánchez: todo o nada (Casimiro García-Abadillo. EL MUNDO) Sánchez se sacó de la manga una oferta que nadie en la dirección del PSOE podía rechazar, al menos públicamente: que decida la militancia.

Una consulta sobre el qué o sobre el quién (Rafa de Miguel. EL PAÍS) Da la impresión de que la consulta a los militantes del PSOE anunciada por Sánchez no será para saber su opinión sobre lo que se pretende sino sobre quién manda en el partido.

El honor herido del PSOE (Lucía Méndez. EL MUNDO) Sánchez -que ni siquiera tiene la mayoría del Comité Federal del PSOE- busca un milagro que le permita gobernar y la política siempre fue el arte de lo posible. La vieja y la nueva.

¿El PSOE pactará esto? (Ángel Expósito. ABC) El hartazgo es total. Corrupción, chulerías, comités federales, mentiras, campañas, debates, congresos, referéndums… Por favor ¿hay alguien que piense en el futuro de España?

Golpe y contragolpe en el socialismo (Cristina López Schlichting. LA RAZÓN) Se abre un interesante baile de negociaciones en la izquierda española. Si fracasa Sánchez, Susana se convertiría en la primera mujer candidata a presidenta de Gobierno en España.

Yo, yo y más yo (Luis Ventoso. ABC4) El único programa de nuestro Sánchez se llama sobrevivir. Yo, Yo y luego otra vez yo. Sobrevivir. Como sea y a costa de lo que sea.

España rota antes que azul (José Mª Carrascal. ABC7) Sánchez busca pactar con aquellos que el Comité Federal del PSOE no estaba dispuesto a autorizarle.

No porque sí (Belén Bajo. LA RAZÓN 16) Pedro Sánchez siempre ha conseguido sus objetivos porque en el camino alguien se ha retirado. Ahora quiere ser presidente y tampoco por méritos propios, como sería ganar unas elecciones.

 

 

De interés

Artículos Relacionados