domingo,29 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOrganizacionesInclusión socialManifiesto #EcoSocialTech: Tecnologías, sí, pero libres y con propósito socioambiental
Urge nueva ruralidad, retención de talento y reconectar con la naturaleza

Manifiesto #EcoSocialTech: Tecnologías, sí, pero libres y con propósito socioambiental

"¿Y si conectáramos elementos rurales con la tecnología para democratizarla, evangelizar tecnológicamente territorios, romper brechas y abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)"?, dice el Manifiesto #EcoSocialTech, lanzado por Áxel Pena López y Javier Albalate desde la cooperativa Voluta. con propósito socioambiental y de nueva ruralidad. Su texto, que ofrecemos a continuación y que ha suscrito Ibercampus por reflejar parte de su ideario, urge retención de talento y reconectar con la naturaleza. "No lo planteamos como una proclama, sino como la adhesión a una comunidad activa. Creemos que lo interesante es que gente proactiva se una al grupo de Telegram para encontrarnos, conocernos, organizarnos y actuar", dice Áxel Pena López.

En voluta.coop venimos del mundo tecnológico y un día, reflexionando sobre el binomio tecnología-medio rural, durante el confinamiento, nos dimos cuenta de que la tecnología juega un papel preeminente a la hora de aislarnos de la naturaleza y disolver comunidades. 

Las máquinas, las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) y las tecnologías habilitadoras o exponenciales (IoT, IA, Cloud, Big Data, Blockchain, VR, AR…) tienen la capacidad de incrementar las competencias y la productividad de las personas, y por tanto de las organizaciones, sí… pero precisamente por ello, si no se conciben con un propósito socioambiental —y no solo económico— dañan el medio por acción u omisión, ocultan nuestra ecodependencia y generan más individualidades que comunidades.

Esta revelación que tuvimos durante el confinamiento nos hizo sentir incómodos con lo que veníamos haciendo en nuestra trayectoria profesional. Y entonces, nos hicimos las siguientes preguntas: 

  • ¿No podríamos generar un movimiento que utilice el poder arrollador de la tecnología para darle la vuelta a la tortilla, para repoblar el medio rural y reconectar a las personas con la naturaleza?
  • ¿Y si conectáramos elementos rurales con la tecnología para democratizarla, evangelizar tecnológicamente territorios, romper brechas y abordar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?
  • ¿Qué pasaría si establecemos para la tecnología un “PARA QUÉ” diferente al de sacarle más rendimiento al capital?

Y así surgió el Manifiesto #EcoSocialTech, para pasar a la acción, plantar semillas digitales, diversificar la economía y retener y atraer talento al medio rural. 

No es un «brindis al sol» más… En el link anterior tienes acceso a  nuestra web, donde puedes unirte a un grupo de Telegram para encontrarnos, conocernos, organizarnos y actuar.

¿Para actuar haciendo qué, te preguntarás?

Pues haciendo lo que haga falta para que las personas no solo visualicen al medio rural como agricultura, ganadería o turismo, si no que el desarrollo tecnológico para modernizar esos sectores tradicionales y la formación de alto valor añadido también sean una opción para ellas; y eso les invite a quedarse —o volver— en el marco de una nueva ruralidad. 

Pero, eso sí… siempre buscando que las iniciativas tecnológicas tengan una perspectiva socioambiental que revierta esos problemas mencionados anteriormente, en lugar de profundizarlos.

El manifiesto reza así:

1.Tecnología, sí, pero con propósito socioambiental.

La tecnología aumenta las competencias y la productividad de las personas que tienen acceso a ella. No obstante, también es un factor que, utilizado con fines tan solo productivos, nos aísla de la naturaleza, destruye nuestro entorno y nos perjudica a medio y largo plazo; porque no debemos olvidar que somos seres ecodependientes. Con lo cual, la tecnología debe ser un medio (y no un fin) al servicio de un propósito socioambiental, no sólo económico. 

Por ello, rechazamos la tecnología que solo genera beneficios para unos pocos y no preserva nuestra conexión con la naturaleza. Demandamos formación para democratizar la tecnología, accesible para tod@s y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

2.Participación activa de las mujeres en la tecnología.

La tecnología sigue siendo una disciplina masculina; esa es la razón por la que todavía no brotan suficientes vocaciones STEM en las chicas (Ciencia, Tecnología, Ingeniería, Matemáticas); no es justo, porque las profesiones asociadas a estas vocaciones suelen tener mejores salarios. 

Además, tradicionalmente, las mujeres tienen una mayor sensibilidad por las iniciativas socioambientales, e incluirlas en este sector favorece la consecución de lo manifestado en el punto 1. 

Por ello, motivamos la participación activa de la mujer en la concepción, el diseño y el desarrollo de tecnología.

3.Defensa del software y hardware libre.

Las tecnologías privativas encarcelan el conocimiento y favorecen que continuamente «reinventemos la rueda» (y paguemos por cada reinvención). En el mundo hay demasiados problemas como para que estemos continuamente solucionando los mismos. Cuando compartimos el conocimiento, liberamos recursos para solucionar problemas que aún no se han abordado (Android, Arduino, WordPress, Telegram o Moodle son buenos ejemplos de tecnologías libres). 

Lejos de perjudicar al sector tecnológico, gracias a las tecnologías abiertas surgen nuevas profesiones que antes ni concebíamos. 

Por ello, apoyamos el software y el hardware libre y priorizamos su uso por encima de las soluciones privativas.

4.Fomento de la nueva ruralidad.

Los mayores problemas socioambientales que tenemos tienen su origen en darle la espalda a la naturaleza y desconocer sus ritmos, ciclos y límites: 

  • El cambio climático,
  • la contaminación del medio (tierra, agua y aire),
  • la pérdida de fertilidad del suelo,
  • la pérdida de biodiversidad,
  • la despoblación rural, etc. 

¿Por qué este último? La naturaleza está en el medio rural. Lo que subyace en el abandono del mismo es la desvinculación emocional y laboral de las personas con el medio natural, lo cual, en última instancia se convierte en despoblación rural y produce: 

  • Riesgo de corte de suministro de alimentos, 
  • aumento de importaciones, 
  • personas mayores desatendidas, 
  • brecha digital, 
  • erosión medio ambiental e incendios, 
  • cambios en el ciclo del agua que bebemos, 
  • masificación en la ciudad, 
  • cierre de escuelas, 
  • desequilibrios territoriales, 
  • ineficiencias en la prestación de servicios públicos, 
  • pérdida de patrimonio cultural… 

Por ello, impulsamos: 

  • La vuelta al medio rural (el avance del teletrabajo tras la pandemia ayuda), 
  • la retención del talento ya presente allí, 
  • la reconexión con la naturaleza, 
  • la diversificación económica del territorio mediante la evangelización tecnológica,
  • la recuperación de valores rurales como soluciones de raíz a esos retos socioambientales.

¿Te unes?

Autores:

Áxel Pena López:  https://www.linkedin.com/in/axel-pena-lopez/

Javier Albalate:  https://www.linkedin.com/in/javier-albalate/

 

 

 

 

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados