martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadTezanos deja por el CIS la Ejecutiva del PSOE y la UNED,...
No está previsto que los otros 16 altos cargos renuncien

Tezanos deja por el CIS la Ejecutiva del PSOE y la UNED, tras las críticas de PP y Ciudadanos

Redacción
José Félix Tezanos anunció este lunes la suspensión inmediata en sus funciones académicas y como secretario de Estudios y Programas de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, para dedicarse plenamente a la presidencia del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). La noticia llega tras las críticas de PP y Ciudadanos a que 17 ejecutivos hayan pasado al Gobierno de Sánchez. Aunque han recibido asó cargo público un 37% de sus miembros, no está previsto que los otros 16 renuncien.

El 37% de los miembros de la dirección socialista ha sido nombrado para un puesto oficial, informa este lunes EL PAIS. Sánchez 'desmantela' Ferraz: se lleva a su Ejecutivo a 17 miembros de peso de su cúpula, indicaba el domingo EL CONFIDENCIAL La acción del PSOE pivota ahora en torno al Gabinete, el que tiene todo el foco. Una veintena de cargos emigran, entre ellos Tezanos, como presidente del CIS, que sí podría dejar la dirección.

El PAÍS precisa este lunes que, Salvo Tezanos, no está previsto que los nuevos cargos públicos renuncien a sus puestos en la dirección del PSOE. En términos económicos el salto al Gobierno no provoca un gran ahorro al partido, ya que en la dirección solo había seis liberados, que ahora pasan a ser dos (la presidenta, Cristina Narbona, y el secretario de Coordinación Territorial, Santos Cerdán). Pero el desmantelamiento de Ferraz sí preocupa en algunos dirigentes, porque tras el verano hay que preparar el nuevo ciclo electoral. De momento, se ha traducido en una actividad casi nula del partido, cuya dirección se ha reunido solo una vez en las cinco semanas desde que Sánchez ganó la moción de censura. 

La noticia de EL CONFIDENCIAL señalaba que PP y Ciudadanos se lanzaron a la yugular contra Sánchez por haber elegido a un miembro de su cúpula, a su sociólogo de referencia —y azote de los sondeos publicados por los medios de comunicación—, para dirigir el organismo público encargado de elaborar las encuestas de opinión más prestigiosas del país. Y encima sin dejar su responsabilidad en la ejecutiva. Tezanos no entendía dónde estaba el problema y, como ya publicaba este diario hace una semana, creía que no debía abandonar su puesto en la dirección: argumentaba que ambas ocupaciones, el CIS y Ferraz, eran compatibles, y abandonar la segunda suponía aceptar que se cuestionase su profesionalidad después de una larga carrera dedicada a la investigación científica y a la docencia como catedrático.

Al cuestionamiento de la oposición —PP y Cs calificaron el nombramiento de "partidista", "sectario" y "caciquil"— se unió la creciente presión interna para que dejara su cargo orgánico, siquiera por razones estéticas. Ahora él medita qué hacer, aunque fuentes de Ferraz sostienen que la hipótesis más probable es que su dimisión se produzca en apenas unos días. La propia portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, evitó defenderle el pasado viernes: "Es una cuestión para que el propio presidente del CIS dirima". Fuentes oficiales reconocían que la polémica merece una reflexión por parte de Tezanos. Santos Cerdán ya habló con él en los últimos días. "Ahora, la decisión la debe tomar él. Y seguro que José Félix acierta", indicaba un mando de la dirección a este diario.

Sánchez formó en el 39º Congreso Federal, en junio de 2017, una ejecutiva de 49 miembros. 29 hombres y 20 mujeres. El primer núcleo lo conformaron la vicesecretaria general, Adriana Lastra, y el secretario de Organización, José Luis Ábalos, más la presidenta (sin poderes ejecutivos), la exministra Cristina Narbona. Debajo de ellos, 18 responsables de área, los pilares de la dirección, de los que cuelgan los secretarios ejecutivos, en un peldaño inferior.

El presidente reclutó para su Gobierno a tres miembros de la ejecutiva como titulares de departamentos. A Carmen Calvo (secretaria de Igualdad) la convirtió en su número dos todopoderosa. Vicepresidenta, ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes e Igualdad. A su número tres, Ábalos, le destinó a Fomento —un ministerio eminentemente gastador y que le permite tener contacto con los territorios—, y a Magdalena Valerio (Seguridad Social y Pacto de Toledo) le encargó Trabajo, Migraciones y Seguridad Social.

La incorporación al Gobierno de mayor impacto para el partido es, obviamente, la de Ábalos, al ser el jefe del aparato, el líder de toda la maquinaria interna. Él no cede las riendas de Organización, pero en la práctica, quien lleva el día a día con el PSOE y conduce la interlocución con las federación es Santos Cerdán, su mano derecha, formalmente el secretario ejecutivo de Coordinación Territorial. El dirigente navarro es el enlace básico entre los dos mundos, Ejecutivo y PSOE, junto con el propio Ábalos, Calvo y la número dos y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra.

También en cargos de menor nivel

Para su Gabinete, su núcleo de colaboradores en la Moncloa, Sánchez fichó a dos personas más de Ferraz. Como director de Análisis y Estudios, con rango de director general, a Paco Salazar, responsable ejecutivo de Acción Electoral de la dirección y uno de los hombres de confianza de Ábalos en Ferraz. Y como jefa del Alto Comisionado para la Lucha contra la Pobreza Infantil, a la exsenadora asturiana Luisa Carcedo, que en la cúpula llevaba Sanidad y Consumo.

Dos miembros más de la ejecutiva se han convertido en secretarios de Estado. Números dos de sus respectivos ministerios. Uno es Paco Polo, responsable del Área de Emprendimiento, Ciencia e Innovación, que ha asumido ahora, en Economía, bajo la tutela de Nadia Calviño, la Secretaría de Estado de Sociedad de la Información y Agenda Digital. El otro es Hugo Morán, encargado del Área para la Transición Ecológica de la Economía en el PSOE, que salta al ministerio de Teresa Ribera para llevar Medio Ambiente.

Otros tres integrantes de la nomenclatura socialista han asumido tres delegaciones del Gobierno. Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, titular de Relaciones Institucionales y Administraciones Públicas de la ejecutiva, el apoyo fundamental de Sánchez en el sur en su cruzada contra Susana Díaz, es el nuevo representante del Ejecutivo central en Andalucía. Manuel González Ramos, secretario del Área de Agricultura, Ganadería y Pesca, es ya el delegado en Castilla-La Mancha. Y en Madrid lo es José Manuel Rodríguez Uribes, responsable de Laicidad de la cúpula socialista.

A los ministerios, pero en cargos de menor nivel, pasan otros integrantes del organigrama del PSOE. Javier Izquierdo (Formación) ejerce como secretario general de Infraestructuras; el almeriense Fernando Martínez, a cargo de la cartera de Memoria Histórica en el partido, asume una dirección general con ese nombre en Justicia; la madrileña Isaura Leal, secretaria de Función Pública de la ejecutiva, es la comisionada del Gobierno frente al Reto Demográfico, área que depende de la ministra de Política Territorial, Meritxell Batet. El canario Héctor Gómez, responsable de Relaciones Internacionales, se hace con la dirección general del Instituto de Turismo de España (Turespaña).

Los dos más veteranos de la dirección, los dos hombres que coordinaron el proyecto político de Sánchez en su carrera por las primarias del año pasado, también han sido fichados por él ahora. Manu Escudero, encargado de Política Económica en la cúpula, es ya embajador jefe de la Delegación Permanente de España ante la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), puesto que antes ocupaba el exministro José Ignacio Wert. Y José Félix Tezanos, secretario de Estudios y Programas, ha asumido la presidencia del CIS rodeado de enorme polémica. Externa, mucha, pero también interna.

Comunicado de Tezanos desde el CIS y Moncloa
En el día de hoy he pedido ser suspendido con carácter inmediato en mis funciones como secretario de Estudios y Programas de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, para dedicarme plenamente a mis nuevas responsabilidades como presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) desde la profesionalidad y la más absoluta imparcialidad. Sin condicionantes.
También he presentado la renuncia a los ingresos y actividades académicas correspondientes a mi condición de Catedrático Emérito de Sociología de la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED).​
Después de conocer en detalle las tareas y responsabilidades que implica la Presidencia del CIS, y de sopesar diferentes opiniones y criterios, he entendido que en estos momentos debía dedicar mis esfuerzos y dedicación primordial a intentar realizar bien esta tarea, garantizando y apoyando el buen hacer y la acreditada profesionalidad de los excelentes técnicos y personal del CIS, que siempre han sido la mejor garantía de su imparcialidad, de su rigor científico y de su credibilidad.
En la adopción de esta decisión he valorado, de manera especial, la necesidad de preservar la buena imagen del CIS y su credibilidad y reputación institucional.
En el día de hoy también quiero hacer público mi compromiso de trabajar en el CIS de acuerdo a los más estrictos criterios propios de la deontología profesional y el rigor científico, como he hecho a lo largo de muchos años, y como bien saben aquellos que me conocen, tanto en el mundo académico y de la investigación, como en los ámbitos sociales y políticos. No en vano tengo reconocidos el máximo número de sexenios de investigación que es posible en un Catedrático de la Universidad, habiendo acreditado a lo largo de mi vida académica y profesional mi vocación y capacidad de colaborar y trabajar imparcial y objetivamente con personas de otras orientaciones y opiniones. Como no puede ser de otra manera en el mundo científico y profesional.
José Félix Tezanos Tortajada
 

De interés

Artículos Relacionados