miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económica"Ya nada será igual que antes de la tragedia", coincide la prensa
Apenas se habla de formación y responsabilidad empresarial

«Ya nada será igual que antes de la tragedia», coincide la prensa

Redacción
Los editoriales de la prensa sobre la muerte de las 150 personas que volaban con el piloto que decidió estrellar el avión el pasado lunes coinciden este fin de semana en que "Ya nada será igual que antes de la tragedia". AL menos de momento se centran principalmente en las nuevas normas de seguridad de la Agencia Europea de Seguridad Aérea, sin replantear -salvo este domingo EL PERIÓDICO- la formación ni la responsabilidad social corporativa de las empresas en vuelos habituales o de bajo coste.

Tras las primeras expresiones del debate en la opinión editorial de los diarios españoles eludiendo la formación y la RSC empresarial, este domingo EL PERIÓDICO sí afronta esta perspectiva, desde los siguientes términos:

Hay que revisar la normativa de las aerolíneas de bajo coste (EL PERIÓDICO): El accidente aéreo del pasado martes en los Alpes ha reabierto el debate sobre los controles de seguridad y formación de unas compañías que buscan la rentabilidad a partir de la reducción de costes. La crisis ha llevado, en todas las aerolíneas a ajustes en la selección, formación y entrenamiento de personal. Todo dentro de una legalidad que convendría revisar, porque no parece invulnerable.

Otras opiniones se encuentran este domingo en artículos con firma, como los titulados en ABC Mas Murder de José María Carrascal indicando que "todo individuo tiene derecho a conseguir su sueño profesional, pero nadie con historial de disturbios mentales puede pilotar un avión", y Pilotos de Jon Juaristi, quien afirma que "impedir pilotar a los depresivos podría disminuir el riesgo de catástrofes como la de los Alpes, pero no lo eliminará.

Por su parte, el diario LA VANGUARDIA dirige esa debate este domingo hacia la información del propio sinuestro, en los siguientes términos:

El accidente de Germanwings reabre el debate sobre los límites de la información (LA VANGUARDIA): Los diarios están al servicio de la ciudadanía. Su deber es informar sobre los hechos de interés que acontecen, a veces, felices y, a veces, trágicos. Casos como el del avión de Germanwings siniestrado en los Alpes reabren el debate sobre la seguridad aérea y también el debate sobre cuáles son los límites de la información. Entre el amarillismo y la mojigata y progresiva sustracción de contenidos informativos hay un largo trecho, y un lugar para el equilibrio, que es el propio de la prensa de calidad. Las víctimas del vuelo siniestrado no merecen que el fundido a negro que les ha deparado una mente enferma tenga su prolongación en los medios. El compromiso periodístico consiste en revelar lo ocurrido, no en ocultarlo, cuidando las formas y el respeto, con el fin de ofrecer la mejor y más completa información. De eso hablamos cuando hablamos de periodismo.

Previamente, los editoriales publicados por la prensa impresa esapañola indicaban en resumen lo que sigue:  

La posible negligencia de permitir volar a Lubitz debe ser investigada hasta el final(EL MUNDO): La incógnita tecnológica sobre lo ocurrido en el accidente de los Alpes dejó paso al factor humano y el asombro aumentó al conocerse el historial de problemas mentales del copiloto. Además, en el registro de su vivienda se encontraron documentos facultativos que desvelan que Lubitz estaba en tratamiento y que tenía un parte de baja laboral para el mismo día del accidente y lo ocultó a la aerolínea. En la aviación civil "ya nada será igual" que antes de la tragedia. Cada vez más compañías harán obligatoria la presencia permanente de dos personas en cabina. La insuficiencia de los exámenes pisicológicos "también requerirá una profunda revisión por parte de unas empresas que resultan responsables morales, y hasta penales, del siniestro que pueda causar el desequilibrio de un copiloto". "Los laberintos de la mente humana son profundos y oscuros. Y nunca hay dos iguales".

El factor humano, una pesadilla(EL PERIÓDICO): La incógnita tecnológica sobre lo ocurrido en el accidente de los Alpes dejó paso al factor humano y el asombro aumentó al conocerse el historial de problemas mentales del copiloto. Además, en el registro de su vivienda se encontraron documentos facultativos que desvelan que Lubitz estaba en tratamiento y que tenía un parte de baja laboral para el mismo día del accidente y lo ocultó a la aerolínea. En la aviación civil "ya nada será igual" que antes de la tragedia. Cada vez más compañías harán obligatoria la presencia permanente de dos personas en cabina. La insuficiencia de los exámenes pisicológicos "también requerirá una profunda revisión por parte de unas empresas que resultan responsables morales, y hasta penales, del siniestro que pueda causar el desequilibrio de un copiloto". "Los laberintos de la mente humana son profundos y oscuros. Y nunca hay dos iguales".

Las víctimas como prioridad(LA RAZÓN): Ante el giro dado por los acontecimientos que ha supuesto un trauma añadido al dolor de los familiares de las 150 personas fallecidas en el Airbus estrellado en los Alpes, el Gobierno español ha decidido reforzar la Oficina de Atención a las Víctimas, así como el equipo multidisciplinar destacado sobre el terreno. "Es una medida oportuna que responde a una necesidad real" y es "una manera de trasladar la solidaridad y el cariño de todos los ciudadanos a quienes han sufrido directamente" la tragedia. Pero la catástrofe "obliga a las autoridades aeronáuticas a revisar los procedimientos de seguridad, tanto los operativos como los que fueron establecidos a raíz de los atentados del 11-S que, desgraciadamente, se han demostrado susceptibles de provocar un efecto contrario al que se buscaba". La Agencia Europea de Seguridad Aérea emitió una ´recomendación provisional´ para que se establezcan nuevas medidas de seguridad y que haya al menos dos personas autorizadas en las cabinas. "Se trata de decisiones que no conviene adoptar bajo la terrible impresión de la tragedia cercana y que serán sometidas a las habituales recomendaciones que contiene todo informe sobre accidentes aéreos y que responden a su principal fin: mejorar la seguridad de la aviación comercial".

De interés

Artículos Relacionados