sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaDesarrollan una prótesis para ser controlada con el cerebro
Financiado por el ejército de EEUU

Desarrollan una prótesis para ser controlada con el cerebro

Redacción
La interacción directa entre hombre y máquina es un objetivo que ya se está desarrollando y que dentro de poco estará al alcance de cualquiera. La tecnología aplicada en las prótesis actuales es notable. Sus diseños se han vuelto mucho más eficientes de acuerdo a las necesidades de la persona, utilizando materiales livianos y fuertes que permiten recuperar una capacidad de movimiento antes considerada imposible.
Son muchas las aplicaciones capaces de leer las ondas cerebrales y que se pueden manejar con los pensamientos, sin usar las manos. Pero además de estas opciones más orientadas al ocio o a la comodidad, también hay avances que harán más fácil la vida a las personas que han sufrido una amputación. 

Un equipo de investigadores del Centro de Rehabilitación de Chicago han presentado la primera prótesis que se puede activar usando impulsos nerviosos. En este caso, el ingenio va conectado a los nervios del paciente y es capaz de interpretar las señales que recibe del cerebro para realizar los movimientos.

Zac Vawter es un ingeniero de software de Seattle que perdió una pierna por encima de la rodilla hace cuatro años en un accidente de moto. Ahora ha podido recuperar su movilidad como pionero de una nueva tecnología en prótesis biónicas que permite controlar su pierna robótica mediante el aprovechamiento de los nervios que antes regula el movimiento de la extremidad. 

El estudio ha estado dirigido por el doctor Levi Hargrove, quien destaca que el funcionamiento es muy intuitivo, lo que permite que se haga el movimiento de manera fluida. El aparato “lee” las señales que reciben los nervios que no están dañados y que llevaban las órdenes del encéfalo a estas partes del cuerpo por medio de un algoritmo. Además ha permitido el movimiento del tobillo, con lo que se logra caminar de manera natural.

Las prótesis de este tipo que se utilizan hasta ahora precisan de un control remoto para realizar los movimientos. Entre los inconvenientes del ingenio, que todavía tiene por delante mucho tiempo de desarrollo, se cuenta su peso, de unos cinco kilos, que no es silencioso y que no permite correr.

Los científicos están trabajando en estos problemas y esperan que en unos años estos aparatos estén al alcance de cualquier paciente que lo pueda necesitar.

El estudio cuenta con financiación del ejército norteamericano, que espera poder ayudar de esta forma a la recuperación de soldados heridos y darles la posibilidad de retornar al servicio activo.

De interés

Artículos Relacionados