sábado,21 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónDebatesDía internacional del TDAH. Día nacional de la vergüenza

Día internacional del TDAH. Día nacional de la vergüenza

Redacción
Carta abierta de la Plataforma Internacional contra la Medicalización de la Infancia contra las teorías educativas en la infancia relacionados con trastornos de atención o similares, contra el tratamiento con fármacos a niños "inquietos" y una crítica a la creación de un día internacional del DSM-IV (TDAH), ya que consideran que es un invento de la industria farmacéutica.

 "El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a desarrollar medidas con las que mejorar la diagnosis y el tratamiento del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), favoreciendo la detección precoz y promoviendo un abordaje multidisciplinar y transversal, estudiando la elaboración de un protocolo de actuación que implique a las administraciones sanitarias, sociales y educativas, respaldando la petición de las asociaciones de afectados para la fijación de un día internacional del TDAH, respetando las medidas adoptadas por las Comunidades Autónomas, e impulsando las recomendaciones establecidas en la Guía de Práctica Clínica sobre el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad en Niños y Adolescentes, publicada en 2010, en el marco del Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud."

En nombre del Grupo Parlamentario Socialista me dirijo a esa Mesa para, al amparo de lo establecido en el artículo 194.2 y siguientes del vigente Reglamento del Congreso de los Diputados, presentar la siguiente enmienda a la Proposición no de Ley sobre la necesidad de fijar un Día Internacional del Trastorno por Déficit de Atención con o sin Hiperactividad (TDAH), del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural.

El totalitarismo ha invadido el espacio democrático

Toda la clase política parece estar entregada al poderoso lobby de la industria farmacéutica que ha conseguido que una patología inexistente, el TDAH, sea diagnosticada, tratada y medicada incluso preventivamente de manera que desde nuestro nacimiento corremos el riesgo de ser diagnosticados, tratados, segregados y medicados, incluso coercitivamente por nuestras características de personalidad, por nuestras inquietudes, por actuar u opinar de manera diferente a quienes decidan cuales son las pautas a cumplir.

El pensamiento único totalitario se ha apoderado de las democracias que con tanto esfuerzos, luchas y sacrificios nuestros antecesores se propusieron conseguir. Las libertades individuales, los derechos y la humanidad humanas quedan conculcadas en manos de las fuerzas de seguridad psiquiatricas como lo estuvieron bajo la Alemania de Hitler, la Unión Soviética y sus estados satélites. Se cumplen así las peores previsiones anticipadas por George Orwell en 1984 y por Huxley en Un Mundo Feliz.

El TDAH es un invento de la industria farmacéutica. No exisite.

Recordamos con añoranza aquellas felices épocas en la que los niños no tuvimos que soportar el peso de la falsa Ciencia que ahora dictamina sobre crecientes "enfermedades" y "trastornos" de la infancia. ¿Es que acaso los niños sanos no hemos sido siempre distraídos e inquietos? Cuando el niño era inquieto, hacía un poco más de lío en la escuela o "navegaba" en sus fantasías, pensamientos o ensoñaciones, mientras se dictaba la clase; los maestros, a partir de su formación, utilizaban distintas técnicas que le permitían indagar y aplicar métodos no descriptos en ningún manual, acorde a la necesidad de cada niño, y de esta manera colaboraban en la solución de los problemas con el apoyo de la familia, o al menos sin su interferencia.

Claro está, los maestros actuales son de otra generación, obedecen a otras "teorías educativas" (ideologías), y los padres también son distintos; suele ocurrir que ambos por diversos motivos se desresponsabilizan de la educación de los niños, sostenidos por una falsa "Ciencia" que dice, aunque pero no puede comprobarlo, entre otras cosas, que si un niño no puede realizar un cálculo matemático, está distraído, triste o inquieto seguramente es como consecuencia de un desequilibrio químico en el cerebro. Pareciera que se hubiera desencadenado una auténtica epidemia de "trastornos" en la infancia, antes inexistentes.

El DSM-IV es un panfleto publicitario pagado por la industria farmacéutica 

¿Qué es un "trastorno"? Un término no definido por el Manual paradigma y modelo para la clasificación de las enfermedades mentales, cuyo nombre abreviado es DSM-IV elaborado por la Asociación Americana (norteamericana) de Psiquiatría. En sus primeras páginas afirma que No existe una definición conceptual de lo que es un "Trastorno"; "A pesar de que este volumen se titula ´Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales´ el término "trastorno mental" implica, desafortunadamente, una distinción entre trastornos "mentales y físicos" (un anacronismo reduccionista del dualismo mente/cuerpo).

El problema planteado por el término trastornos mentales ha resultado ser más patente que su solución, y, lamentablemente, el término persiste en el título del DSM-IV, ya que no se ha encontrado una palabra adecuada que pueda sustituirlo".

Una afirmación sumamente interesante, el propio manual califica de "desafortunado" el uso del término "Trastorno" y reconoce que su aplicación ha creado un problema mayor que lo que pretende solucionar. En el párrafo siguiente, nos dicen que "debe admitirse que no existe una definición que especifique adecuadamente los límites del concepto trastorno mental", pero aún así avanzan de la siguiente manera para definir los distintos trastornos: "En este manual cada trastorno mental es conceptualizado como un síndrome o un patrón comportamental o psicológico de significación clínica". Es un reconocimiento de que deciden medicar sin prueba objetiva alguna. Porque no exisite.

El derecho del niño a ser escuchado

En nuestro país estabamos contentos por la sanción de la Ley 26.061, por medio de la cual se logró derogar la antigua Ley de Patronato. La nueva Ley de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes entre otras cuestiones reconoce Principios, Derechos y Garantías; en el Título I artículo 3 declara de INTERES SUPERIOR entre otras cuestiones, el derecho de las niñas, niños y adolescentes a ser escuchados y a que su palabra sea tenida en cuenta. En el Título II sobre los Principios, Derechos y Garantías; se refiere en su art. 14 en el derecho a la Salud, en el 24 hace nuevamente referencia al derecho a opinar y ser oído. El Dr. Fred A. Baughman Jr., neurólogo infantil y miembro de la Academia Americana de Neurología, que ha ido expresando por todo el mundo su postura en contra de la administración de drogas a los niños, afirmó: "No existe un sólo ´trastorno de comportamiento´ que se haya podido comprobar que sea una enfermedad o algo orgánico o biológico".

¿Qué dicen los expertos?

Esa evidencia incluye un informe publicado en el ejemplar del 22 de agosto de 2001, de la Revista de la Asociación Médica Americana, sobre el estudio dirigido por la Dra. Nora Volkow. La Dra. Volkow comenta que: "A los investigadores nos sorprendió muchísimo encontrar pruebas concluyentes de que la Ritalina es más potente que la cocaína. No nos lo esperábamos. Los datos muestran claramente que la noción de que la Ritalina es un estimulante débil es totalmente incorrecta".

Los investigadores admitieron que se desconocen los efectos a largo plazo de los cambios químicos en el cerebro, causado por el methyphenidate (el nombre químico de Ritalina) a pesar de que desde hace varias décadas se administra esta droga a los niños. El afán de los psiquiatras por poner etiquetas y drogar a los niños, trae graves consecuencias para toda la sociedad.

Los distraídos e hiperactivos somos el motor de cambio

Cuenta Gillian Lynne que de pequeña, en el colegio informaron a sus padres que su hija no paraba quieta, molestaba la concentración de sus compañeros en sus tareas y no acababa nunca las suyas, que debía padecer de algún trastorno y que debían consultar al pediatra.

El pediatra que la conocía desde su nacimiento conversó con ella, la examinó y les informó a sus padres que su hija no padecía trastorno alguno, que le apasionaba el baile, que quería ser bailarina, que la llevaran a una escuela de danza. Aún no habían inventado el DSM ni el TDAH. "Mi madre siguió la indicación y entré en una escuela de baile. Era un sitio extraordinario. Allí nadie se estaba quieto, todos estaban en movimiento permanente. Acabé graduándome en la Royal Ballet School. Fundé la Gillian Lynne Dance Company, me encontré con Andrew Lloyd Weber el cual me eligió como coreógrafa. Juntos hemos sido responsables de algunas de las producciones más exitosas del teatro musical internacional como Cats y El Fantasma de la Ópera"

"Su hijo sufre de trastorno por déficit de atención con hiperactividad, nunca llegará a concentrarse en nada", le predijo la maestra a Deborah Pehlps, la madre del deportista olímpico más exitoso de todos los tiempos.

Michael, corría enloquecido en torno a la piscina pidiendo aprender a nadar. La respuesta de sus maestros fue dura: "Imposible. Michael Phelps no es capaz de calmarse, de estar en silencio ni de concentrarse en nada." Lo obligaron a medicarse con Ritalina, el metilfenidato, una superanfetamina. Afortunadamente Phelps se rebeló, pidió dejarlo para dedicarse y concentrarse en la natación.Aquel niño, estigmatizado por sus maestros, acusado por correr, saltar y no leer más de dos párrafos sin perder la concentración es hoy el dominador absoluto de ese deporte clave que es la natación.

Albert Einstein fue diagnosticado por su pediatra de retrasado mental. Su escolaridad fue un fracaso total. "Es lentísimo y no consigue memorizar nada, no entiende de reglas y no obedece órdenes". A Honorato de Balzac lo expulsaron del colegio por desatento, Charles Darwin fue un alumno muy mediocre que abominaba de la escolaridad, Gustave Flaubert siendo niño, fue calificado de pasivo e inestable, Paul Cézanne consiguió aprobar el bachillerato de milagro y en una repesca final, Alexander Graham Bell, el inventor de la telefonía, detestaba el colegio y en lugar de concurrir se dedicaba a pasear.

 A Thomas Edison, el inventor de la bombilla eléctrica y del cine, su madre se ve obligado a retirarlo del colegio acusado de ser inestable y desordenado, Claude Debussy, el eximio compositor musical, nunca concurrió al colegio. A Pablo Picasso la asistenta tenía que llevarlo al colegio a rastras, no atendía a los maestros y se pasaba las clases dibujando palomas y toros, no permanecía en su asiento y era permanentemente castigado, encerrado en un cuarto oscuro. Charlie Chaplin, huérfano, fue castigado físicamente hasta escapar del orfanato a los 9 años. El poeta Jean Cocteau fue un mal alumno, acusado de ser nervioso y distraído.

Walt Disney fue considerado un mal alumno que no atendía en clase y se dedicaba en cambio a dibujar. Salvador Dalí abominaba del colegio, no atendía en clase y se dedicaba a dibujar. John Lennon suspendía todas las asignaturas, no atendía en clase, se dedicaba a dibujar y componer canciones.

Recuerdo la historia de un niño inglés que a comienzos del siglo pasado no soportaba estar quieto en clase, se levantaba del asiento y se escapaba a correr por los jardines del colegio, no solía atender a sus profesores, no se sometía muy pacíficamente a sus indicaciones y no solía cumplir con sus tareas escolares, por lo cual solía ser castigado físicamente, siguiendo las rígidas normas de la disciplina inglesa. De adulto su lucidez, su entereza y su valentía nos salvó a todos de perecer bajo las garras del nazismo. Se llamaba Winston Churchill. Gracias Churchill por habernos salvado, por haber salvado al mundo del nazismo y haber liderado el camino de la democracia en el mundo. Tuvimos la inmensa fortuna de que en su época no hubieran inventado aún la Ritalina, Rubifén, Concerta, Strattera, Intuniv, Medikinet y otros nombres bajo los cuales se disfraza la cocaína pediátrica.

El metilfenidato es cocaína pediátrica

El prospecto del metilfenidato indica como posibles efectos secundarios: sequedad de boca, vértigo, dolor de cabeza, insomnio, náuseas, nerviosismo, palpitaciones, reacciones cutáneas y alteraciones de la presión arterial. Según algunos estudios, puede llegar a producir la muerte súbita del niño. El mismo prospecto indica que no debe administrarse a niños menores de 6 años y advierte que su uso puede generar dependencia anfetamínica.

La página web de la Agencia Antidroga Norteamericana (DEA) indica que las reacciones a la cocaína, anfetamina o metilfenidato cuando se administran de la misma manera a dosis comparables producen efectos casi idénticos.

Lisa Cosgrove, psicóloga de la Universidad de Massachussets, y Sheldon Krimsky, profesor en la Universidad Tufts, realizaron un estudio publicado bajo el título de Nexos Financieros entre los Miembros del Panel del DSM-IV y la Industria Farmacéutica. El estudio reveló que todos los "expertos" del panel sobre trastornos de la personalidad del DSM, sin excepción alguna, estaban a sueldo de la industria farmacéutica. Y que en 2003 la industria farmacéutica le había pagado a la revista de la American Psychiatric Association 7,5 millones de dólares en concepto de publicidad, y que esa cantidad había sido incrementada en un 22% hasta llegar a la suma de 9,1 millones de dólares en 2004 y en esa misma proporción se ha ido incrementando hasta hoy día.

De interés

Artículos Relacionados