sábado,22 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl espacio sin pasaporte de Shengen, roto por la crisis de refugiados
El desacuerdo entre países extiende las fronteras interiores

El espacio sin pasaporte de Shengen, roto por la crisis de refugiados

Redacción
Hungría ha realizado este martes las primeras detenciones de refugiados (16 en Röszke), tras el desacuerdo de los ministros de Interior y Justicia de la Unión Europea para el reparto de 120.000 refugiados adicionales y pospusieron la decisión al 8 de octubre. Las fronteras al tránsito de personas se extienden por el centro de Europa, donde se ha suspendido el espacio libre de fronteras de Shengen, una de las señales distintivas de la Unión. Incluso Francia y Bélgica estudian levantar controles.

La decisión de Alemania de reinstaurar temporalmente los controles por cuestiones de seguridad ante la afluencia sin precedentes de refugiados ha provocado un efecto dominó en otros países europeos. El cierre de fronteras de Alemania con Austria confirmó a primera hora de la noche del lunes la dificultad de superar ese problema, convertido en el principal de Europa. 

Así lo destacan este martes los diarios, indicando que está en peligro el espacio Schengen, del que participaban 26 países (4 de ellos no miembros de la UE: (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza). Los 26 estaban comprometidos a suprimir los controles en las fronteras interiores (entre sus territorios) y trasladar esos controles a las fronteras exteriores (con terceros).

Austria anunció controles en su frontera con Hungría y el envío de 2.200 militares para que asistan a la policía en las inspecciones. También Eslovaquia, Holanda y Finlandia comenzaron ayer a reforzar sus fronteras con controles. Hungría terminó ayer de sellar su frontera con Serbia y endureció las leyes para castigar las entradas irregulares y tramitar sólo peticiones de asilo de sirios. La Autoridad de Transporte Nacional de Hungría informó de que desde el 10 de septiembre se ha impuesto un cierre parcial del espacio aéreo en su frontera meridional con Serbia, blindando desde la noche del lunes la valla de 175 kilómetros de largo; todo aquel que cruce ilegalmente las fronteras a Hungria puede ser condenado desde ahora a tres años de cárcel. Y tras la falta de acuerdo de los ministros de Interior y Justicia de la UE sobre el reparto de los refugiados hasta Francia y Bélgica estudian levantar controles.

No se logró acuerdo sobre los 120.000 refugiados adicionales llegados este año sobre todo de Siria y Libia a a Hungría, Grecia e Italia que propuso la Comisión Europea por el rechazo de algunos socios al sistema de cuotas y al carácter obligatorio de la medida. Por ello, los ministros aplazaron la decisión a su próxima reunión del 8 de octubre. Según fuentes comunitarias, los países que bloquearon el acuerdo fueron la República Checa, Eslovaquia, Polonia, Hungría, Letonia y Rumanía. Añadieron que el anuncio de Francia y Alemania de un acuerdo político antes de que finalizase la reunión no ayudó a conciliar posiciones.

     Espacio de Schengen      Legalmente obligados a unirse (Wikipedia)

El ministro luxemburgués de Asuntos Exteriores, Europeos y de Inmigración y Asilo, Jean Asselborn, dijo que "una gran mayoría" de países expresó su deseo de participar en el reparto, lo que consideró un paso en la buena dirección.

Finalmente, hubo una declaración de la Presidencia en la que consta que el Consejo "ha acordado en principio la reubicación de 120.000 personas adicionales" y que "todos los Estados miembros confirman su disposición a participar". "Las cifras propuestas por la Comisión constituyen la base para un acuerdo sobre la distribución de esas personas dentro de la UE", apunta el texto.

Los ministros sí confirmaron el acuerdo previamente logrado con dificultades para activar el primer programa de reubicación de demandantes de asilo llegados a Italia y Grecia, para el que Bruselas quiere 40.000 plazas. Los estados han comprometido 32.000, pero confían en llegar a un acuerdo para alcanzar los 8.000 que faltan.

El ministro español de Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró que nuestro país no ha planteado "ninguna reserva" a la propuesta para reubicar a 120.000 refugiados en la UE, "Incluso con los criterios de asignación para cada uno de los Estados miembros". "España, desde el primer momento ha mantenido una actitud constructiva, positiva, solidaria y responsable", añadió.

Por su parte, el exministro socialista y directivo de la OTAN Javier Solana atribuyó a Hungría incumplimientos de los tratados europeos.

Editoriales de la prensa

La crisis de refugiados no es un problema alemán, es un gran problema europeo (EL PAÍS): "Pasada la oleada de solidaridad generada por las imágenes de miles de personas huyendo de la guerra -y la de quienes desgraciadamente han muerto por el camino-, la gestión de la crisis de los refugiados está generando algunas señales alarmantes". "La decisión de Austria de utilizar al Ejército para tratar de gestionar la avalancha tras la suspensión temporal de las comunicaciones ferroviarias con Alemania, unida a la negativa de cinco países a admitir cupos de refugiados, o a la alambrada fronteriza levantada por Hungría, muestran que las cifras de los que están llegando -y los que están por venir- son de tal magnitud que desbordan todas las previsiones". "Es cierto que esta crisis es compleja y tiene causas diversas, pero a Europa le toca jugar un papel decisivo en su resolución, sabiendo además que está en juego su presente y su futuro". "Por eso la crisis no es un problema alemán, sino un gran problema europeo, el más importante de los que tiene ahora mismo".

Europa se atasca con los refugiados (EL PERIÓDICO):  "Aún no han pasado 15 días desde que la imagen del niño sirio Aylan estremeciera las conciencias de los europeos, y sacudiera la cicatera posición de algunos gobiernos sobre el drama de los refugiados, y las cosas ya vuelven a ser como antes". "Ayer, los ministros de Interior de los 28 países de la UE, reunidos ante la grave situación que estamos viviendo, sólo fueron capaces de ratificar la cuota de 40.000 refugiados que se había planteado en mayo". "La memoria es muy frágil". "Tenemos ante nuestras casas un grave problema, pero por responsabilidad y humanidad los europeos debemos afrontarlo y resolverlo".

De interés

Artículos Relacionados