martes,18 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEuropa negocia su futuro con Xi y May, inquieta por las inversiones...
Tras prorrogar la renegociación del Brexit y fijar posturas

Europa negocia su futuro con Xi y May, inquieta por las inversiones chinas en el Este y Sur

Redacción
La Europa que se enfrente a las elecciones de mayo, acosada por los populismos en política y por la desaceleración en economía, negociará el próximo martes su futuro con China, tras renegociar el Brexit. Para España, el coste de salir el Reino Unido de la UE ha sido estimado entre 9.600 y 240 millones de euros, en función del acuerdo. Gibraltar saldría de Europa a ojos de Hacienda y todas las bonificaciones fiscales de las que ahora se beneficia desaparecerán al consolidarse como paraíso fiscal

Ambas negociaciones supondrán costes o beneficios para los los países miembros de la UE,en lo que inciden algunas noticias, en especial las relativas a la eventualidad del Brexit sin acuerdo, que parece alejarse ante la eventualidad de que Londres decida hacer elecciones europeas este mayo y seguir en la UE al menos otros ocho años. Entre tanto, a los 17.000 estudiantes británicos que se preparaban para pasar un año en el extranjero nadie les garantiza que recibirán ayuda económica ni el alojamiento si no se alcanza un acuerdo, según el diario.es "Nos han dicho que nos llevemos un mínimo de 1.200 libras esterlinas de nuestro propio bolsillo para pasar las primeras seis semanas y que no podremos encontrar alojamiento antes de llegar allí", cuenta una estudiante.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se reunirá en París el próximo martes con el líder chino Xi Jinping, la canciller alemana Angela Merkel y el titular de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker, para conversar con China sobre comercio y clima,  inquietos por las inversiones chinas en el Este y Sur. La reunión llegará días después de otra vuelta al Brexit y de una primera discusión sobre China prevista este viernes en Bruselas entre los 28 dirigentes de la Unión Europea (UE), inquietos por las inversiones de Pekín en el bloque, especialmente el Este y el Sur.

Con este encuentro, que se realizará durante una gira por Europa de Xi para defender su proyecto de "nuevas rutas de la seda", se busca "encontrar puntos de convergencia entre Europa y China", indicó la presidencia francesa.

Este jueves, el presidente francés aplaudió un "despertar europeo" frente al gigante asiático y recordó que "desde el inicio de su mandato" instó a defender la "soberanía europea". Las discusiones sobre China estaban previstas para el jueves por la noche, pero fueron aplazadas hasta el viernes, eclipsadas por el 'brexit'. Será la primera vez que los 28 socios europeos abordan este tema.

La gira de Xi se produce un mes después de que la Eurocámara aprobara un marco europeo de control de las inversiones extranjeras en la UE, que busca responder a las incertidumbres sobre las adquisiciones, principalmente chinas, en sectores estratégicos. Francia y Alemania reclamaban esta legislación para controlar mejor determinadas operaciones, preocupados por ver cómo grupos extranjeros, especialmente chinos, adquirían a un precio más bajo y a su juicio de manera injusta conocimientos y tecnologías clave al comprar sus empresas. Los europeos están inquietos también por los riesgos de espionaje de Pekín si utilizan para las futuras redes de comunicación de quinta generación (5G) los aparatos del grupo chino Huawei.

La UE acuerda una prórroga del "brexit"

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, anunció la víspera de esa cumbre de los 28 que los líderes de los Veintisiete han acordado de manera unánime su respuesta a la petición británica de extender el periodo de negociaciones del "brexit" y señaló que se reunirá inmediatamente con la "premier" británica, Theresa May.

Tras casi seis horas de negociaciones, el compromiso ofrece una ampliación hasta el 22 mayo si el Reino Unido consigue aprobar el acuerdo de salida la próxima semana y, en caso de que el Parlamento británico no dé su apoyo al texto, un límite hasta el 12 de abril para que el Gobierno británico decida si convoca elecciones u opta por salir de la UE sin un acuerdo.

Escenarios tras la prórroga

La prórroga acordada este jueves por los Veintisiete contempla por tanto dos escenarios. Si la Cámara de los Comunes aprueba el acuerdo de retirada pactado entre Londres y Bruselas la próxima semana, la UE daría al Reino Unido una prórroga técnica hasta el 22 de mayo en la que pueda culminar el proceso legislativo sobre la retirada.Si el acuerdo de salida no recibe el visto bueno del Parlamento británico, el Reino Unido tendría hasta el 12 de abril para decidir si organiza elecciones a la Eurocámara o no.Si finalmente opta por convocarlas, deberá indicar ante la UE cuáles son sus planes con respecto al "brexit", que implicarían una extensión larga.May debería argumentar ante la UE esa extensión larga, que podría llegar hasta los cinco años, coincidiendo con el fin de la próxima legislatura de la Eurocámara.

En este caso, quedaría de nuevo en manos de la UE decidir si concede esta nueva ampliación larga, que implicaría que el Reino Unido cuente con eurodiputados en la próxima Eurocámara y haya un comisario de nacionalidad británica en la futura Comisión Europea.

Coste del Brexit para España, entre 240 y 9.600 millones

Sin un acuerdo todavía, el Banco de España estimó este martes que un Brexit duro restaría ocho décimas al PIB español en los próximos cinco años, el equivalente a 9.600 millones de euros alaño, una pérdida de entre una y dos décimas de PIB. En cambio, una salida acordada que incluyera tratados comerciales apenas tendría efectos,según destaca el organismo dirigido por Pablo Hernández de Cos.

Además de ponerse en el peor de los escenarios, el organismo analiza el impacto que tendrían otras dos situaciones más suaves y favorables. En el caso de lograr un Brexit acordado con un periodo transitorio en el que se estableciera que la futura relación comercial con Reino Unido estaría sujeta a tratados comerciales similares a los que la UE ya mantiene con otros socios (por ejemplo el CETA con Canadá), el impacto para el PIB español sería tan solo del 0,02% hasta 2024. Ello supondría una pérdida de 240 millones, un efecto 'muy reducido', según el organismo, ya que la apreciación de la libra mitigaría, en parte, los efectos de una menor demanda británica.

Otro escenario algo menos optimista en el que se diera un Brexit con acuerdo pero en el que no se lograra sellar acuerdos comerciales conduciría a la imposición de aranceles y otras barreras al comercio sujetas a las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC). En esta situación, el impacto para España sería bastante más importante: una pérdida de 6.000 millones de euros (o cinco décimas del PIB) en los próximos cinco años.

Volviendo al peor escenario de un Brexit a las bravas, el informe revela que cerca del 70% del impacto se produciría por las relaciones comerciales directas entre España y Reino Unido, mientras que el 30% restante se debería al efecto causado en el resto de los socios comerciales de la UE. Una salida abrupta causaría por tanto mayores daños pero también más bruscos. El 80% del coste se daría durante los tres años posteriores al divorcio,frente al 60% en el caso de que la salida viniera acompañada de un acuerdo comercial entre ambas áreas.

El comercio exterior sería, con diferencia, el sector más afectado por una ruptura no pactada con la UE. En concreto, el mayor efecto se daría del lado de las exportaciones españolas, con un impacto acumulado que supondría una reducción del 2,6% en cinco años, mientras que en el caso de las importaciones la pérdida sería del 1,78%. A ellas les seguiría la inversión, que sufriría una pérdida del 1,15% y, en menor medida, el mercado laboral que vería el empleo reducirse en un 0,77% en cinco años, una magnitud similar a la del conjunto de la economía. Respecto a la inflación, el efecto máximo sería de una caída del 0,47% como consecuencia de la menor demanda interna, mientras que el consumo descendería un 0,4%.

El Banco de España remarca que los efectos estimados son algo superiores a los ya calculados por el Fondo Monetario Internacional el pasado año,debido a que se apoya en previsiones más recientes del Banco de Inglaterra, que esbozan un panorama económico para Reino Unido más sombrío del considerado por el organismo que dirige Christine Lagarde. El informe indica además que los resultados deben tomarse con 'cautela' ya que no se han tenido en cuenta 'potenciales elementos mitigantes' por la acción compensatoria de las políticas monetaria y fiscal que podrían adoptarse, ni incorpora las medidas de contingencia que los gobiernos han aprobado para aminorar los costes de una salida sin acuerdo.

Gibraltar, paraíso fiscal a todos los efectos

El día después del Brexit España considerará a Gibraltar como un paraíso fiscal a todos los efectos, pues si bien España ya considera a Gibraltar paraíso fiscal, al pertenecer a la Unión Europea se beneficia de numerosos guiños fiscales que gozan los países miembros, por lo que de facto no le aplica este trato, según Javier Tahiri en ABC. Pero al salir el Reino Unido de la UE, Gibraltar saldría de Europa a ojos de Hacienda y todas las bonificaciones de las que ahora se beneficia, desaparecerán.

 Ello afectaría sobre todo a la factura fiscal a pagar de empresas afincadas en Gibraltar en dividendos, plusvalías y rentas de establecimientos permanentes, que ahora gozan de los parabienes propias de cualquier territorio de la UE.

Si bien el Gobierno aprobó la semana pasada en Consejo de Ministros un acuerdo sobre el estatus del Peñón negociado con Reino Unido, que permite que Gibraltar salga de la lista de paraísos fiscales, este pacto debe ser aprobado y ratificado por las Cortes. Algo que en plena parálisis política no ocurrirá en varios meses, lo que provoca que en este interludio, aumenten los impuestos a pagar.

El Ejecutivo aprobó en 1991 su lista de paraísos fiscales, pero a medida que ha ido firmando acuerdos de intercambio de datos fiscales y financieros como el que ha rubricado con Gibraltar, el número de países y territorios ha ido perdiendo peso.

 "Gibraltar pasaría a tener la consideración de paraíso fiscal a todos los efectos, sin posibilidad de beneficiarse de las excepciones previstas para paraísos fiscales miembros de la unión Europea en determinados artículos de la Ley del impuesto de Sociedades (por ejemplo, exención de dividendos,plusvalías y rentas de establecimientos permanentes)", asegura el jefe de equipo regional de Inspección de la Agencia Tributaria e inspector de Hacienda, José Manuel Lizanda Cuevas, en un acto sobre las implicaciones del Brexit organizado por el despacho Bové, Montero y Asociados junto a la Cámara Franco-Española.

De interés

Artículos Relacionados