miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaInteligencia emocional contra el fracaso escolar
Un estudio de la UIV defiende que se incluya en los CV

Inteligencia emocional contra el fracaso escolar

Redacción
Trabajar la competencia emocional desde la escuela favorece el rendimiento académico al tiempo que reduce el abandono, el absentismo y el fracaso escolar y propone abordar esta materia desde todas las áreas del currículum como ya lo hacen numerosos países en los que se han reducido estos tres indicadores. Así lo demuestra el estudio "La inteligencia emocional: una herramienta clave para la motivación del estudiante y su rendimiento", de la Universidad Internacional de Valencia.

Sus autoras, las expertas de la VIU Mª Estrella Alfonso y Cristina Gabarda, sostienen que las limitaciones en el desarrollo emocional del alumno se asocian a un bajo rendimiento académico, a procesos de fracaso y abandono escolar.

En este sentido, el trabajo defiende la “necesaria” implantación de la formación emocional en los planes de estudio por sus “múltiples beneficios” no solo sobre la configuración de la personalidad sino también por su efecto sobre el rendimiento y la motivación ya que permite al alumno conocerse mejor, regular sus emociones y capacidades y mantenerse conectado con lo que realiza.

Así, los estudiantes con actitudes prosociales y más competentes socialmente (con mayor empatía, sensibilidad y colaboración), obtienen un mayor rendimiento académico que los estudiantes con comportamientos asociales y antisociales. Unos valores que, “junto al autocontrol, el entusiasmo, la perseverancia y la capacidad para automotivarse pueden ser aprendidas gracias a la educación emocional” repercutiendo en la capacidad de aprendizaje.

Tanto es así que zonas como EEUU, Reino Unido, Hong Kong, Japón, Corea, Australia, Nueva Zalanda y algunos países latinoamericanos y africanos llevan años incorporándola a su sistema educativo, lo que ha permitido incrementar las tasas de motivación y reducir el fracaso escolar.

Por el contario, en España “sólo se hace una aproximación a la disciplina emocional pero no una verdadera incursión” porque “no está integrada en el currículo” de manera que de momento únicamente son los centros escolares de carácter privado los que aplican este tipo de formación.

Dos de cada diez alumnos abandona

De esta manera, las autoras reclaman la puesta en marcha de diferentes mecanismos que contribuyan a una mejora de nuestro sistema educativo y su calidad y, en este sentido, señalan que el abandono escolar temprano en España (jóvenes entre 18-24 años que no están escolarizados) se coloca en casi un 22%, frente al 29,9% de hace unos años (PISA 2014), el doble que la media comunitaria (11,1%) y muy lejos de las recomendaciones de la Unión Europea que colocan este índice en un 15%.

Actualmente los países de la UE que registran una menor tasa de abandono escolar son Croacia (2,7%), Eslovenia (4,4% y Suiza (5,4%), frente a los de mayor tasa donde se encontraría Turquía (38,8%), España y Malta (20,4%).

En cuanto al rendimiento académico, el informe destaca que en España se mantiene en los niveles europeos en áreas como Ciencias o Lectura, mientras que en el aprendizaje de Matemáticas se sitúa 10 puntos por debajo de la OCDE y 5 por debajo de la media europea al colocarse en los 484 puntos. Esta realidad sitúa a nuestro país por detrás de Reino Unido (494) Luxemburgo (490), Noruega (489), Portugal (487) o Italia (485) y sólo por delante de Eslovaquia (482), Estados Unidos (481), Suecia (478) o Hungría (477).

En este sentido, cabe destacar que Corea del Sur es el país con mayor puntuación media en matemáticas y, junto a Japón, lidera la puntuación en Lectura.

En relación al fracaso escolar, España se sitúa en un 14% frente al 16% de media de la OCDE, por lo que insiste en la necesidad de “llevar a cabo políticas que orienten a la reducción de esta tasa, mediante la motivación del alumnado”.

Por todo ello, las autoras argumentan que la educación emocional permite al alumno conocerse mejor, regular sus emociones y capacidades y mantener la motivación hacia lo que realiza.

De interés

Artículos Relacionados